Buscar este blog

Translate

martes, 19 de enero de 2016

Sopa de ajo o castellana

Si queréis una sopa barata, rica, que se hace con el "fondo de despensa", que sienta de maravillas y totalmente recomendable en la "cuesta de Enero", aquí os presento una opción deliciosa: la sopa de ajo  o  también llamada sopa castellana.

Os voy a presentar la receta clásica de esta sopa. Una de las opciones más habituales, es añadir unos dados de jamón serrano. Yo lo he dejado aparte, en pequeñas lascas, para que cada cual se eche lo que quiera. También la he comido con un sofrito de cebolla y pimientos, y le da un toque muy bueno también. 

Teniendo el caldo hecho, es una sopa que en apenas 15 minutos, mientras que cortamos el pan y preparamos todo, está puesta en el plato. El caldo nos sirve cualquiera que tengamos ya hecho de pollo o verduras. También tenemos muy buenas opciones, de caldo casero, ya envasadas en el mercado, incluso caldo de jamón. Todas son válidas si son de buena calidad.

El pan es que tengamos duro en casa. Con pan de hogaza, o pan cateto como decimos en Málaga, sale exquisita. Pero en la foto os muestro los restos que yo tenía: pan cateto, pan de barra y pan integral, y no penséis que estaba menos buena por eso.

El añadir huevo es una forma de enriquecer esta sopa y es totalmente opcional. También la he comido con el huevo cocido y picado fino por encima.

Os he dicho que esta receta es muy rápida y yo no quiero entreteneros más. A lavarse las manos que nos metemos en la cocina en 2 segundos:

Ingredientes para 4 personas:
- 1 litro de caldo. Tener preparado un poco más por si hiciera falta.
- Restos de pan duro, aproximadamente 500 gramos.
- 2 cucharaditas de pimentón dulce (la opción del picante la dejo en vuestras manos).
- 5 ajos no muy grandes (para que sea darle el toque).
- 1 huevo por persona.
- Aceite de oliva virgen extra, que yo he utilizado el Mondrón, con todo su #SaboraMalaga y la suavidad de la variedad Verdial. La cantidad aproximada es de 4 o 5 cucharadas soperas, que cubramos la base de la cazuela.
- Opcional: jamón serrano en dados o en lascas.

Preparación:
- El caldo tiene que estar caliente. Así que lo podemos ir calentando, en olla o en una jarra en el microondas por ej., mientras que picamos el pan en trozos pequeños. 
- Pelar 4 ajos, quitar el germen interior y picar muy fino. El ajo que nos queda, lo dejo entero para que de sabor, pero que sea más suave al comer. Si queréis, podéis hacer igual y será solo retirar los ajos a la hora de comer. Poner el aceite de oliva y los ajos en una cazuela y calentar a fuego medio alto. 
- Cuando veamos que los ajos se empiezan a dorar, añadir el pan y dar vueltas rápidas para que se tueste ligeramente y se impregne bien del aceite y los ajos.
- Retirar del fuego la cazuela y añadir el pimentón. Dar unas vueltas rápidas para tostarlo con el calor que tenga la cazuela. Añadir el caldo y volver a poner todo en al fuego.
- Al comenzar hervir la sopa, probar de sal por si hiciera falta rectificar. Si vamos añadir jamón a dados, lo podemos añadir con el caldo y que suelte la sal a la sopa y así no añadimos sal nosotros. Si la vemos demasiado espesa, añadir un poco más de caldo.
- Repartir 1 huevo por persona en la sopa, para que se cueza con el calor de la sopa. Dejar la cazuela medio tapada y dejarla a fuego suave para que hierva lento y los huevos no se rompan. Tardarán 5 minutos como mucho. Con una paleta sacar cada huevo y reservar.
- Servir muy caliente y poner un huevo sobre cada plato. ¡¡ Buen provecho !!


La sopa lista para comer y con jamón muy cerca.


Un primer plano de la sopa con el huevo cocido.


El origen de esta rica y barata sopa.