Buscar este blog

Cargando...

Translate

martes, 28 de abril de 2015

Cazuela malagueña de fideos con pescado y marisco

Esta es unas de las cazuelas más tradicionales de Málaga, y de las más ricas también.  No hay regla fija, ya que se hace con el pescado que encuentres ese día en el mercado, y eso, lógicamente, puede variar de una vez a otra.

Se suele hacer con fideos gruesos del nº 2, pero en mi casa, gusta mucho los fideos de las fideuas: huecos por el centro, curvado y que se curvan aún más una vez cocidos. No es el tradicional, pero os traigo la foto con ellos puestos en la cazuela, para que veáis que sino encontrais el otro tipo de fideo, con este también da buen resultado.

Yo no encontré gambas ese día. Según mi pescadero, pocas, caras y no le entraban por la vista. y si mi pescadero lo dice, yo le hago caso. Así que cogí unos langostinos crudos congelados (que descongelé previamente).También es muy frecuente hacer la cazuela con alcachofas, pero como en casa no gusta demasiado, no se las puse.

Lo que sí es que hay que tener un buen #AOVE y la suerte que en Málaga, lo tenemos exquisito. De la pedanía de Mondrón, junto al pueblo de Periana, es el verdial vigen extra que he utilizado. Y también las maravillosas hebras de azafrán manchego, con su Denominación de Origen. Tan sólo nos hará unas hebras para llenar de sabor y color este delicioso guiso.

En esta receta se tarda más en preparar todos los ingredientes, que en hacerla propiamente dicha: limpiar la jibia y trocearla, limpiar langostinos y separar carne de esqueletos y cabezas, hacer el caldo de la cazuela.... pero nada es difícil y el resultado merece la pena. ¿Nos metemos en faena? Pues arrancamos fogones ¡ya!

Ingredientes para 6 personas aprox.
- 250grs de fideos del nº 2 o fideua
-  1 tomate grande rallado o picado sin piel
- 1 cebolla mediana picada fina.
- 1 puñado de guisantes (si son congelados, descongelar primero).
- 1/4kg de mejillones.
- 1/4kg de almejas.
- 1 jibia pequeña (la mía pesaba alrededor de medio kg).
- Comino molido.
- Sal, ajos enteros, hoja de laurel, granos de pimienta, un clavo de olor, unas hebras de azafrán manchego con su DO. 

Preparación:
- Empezamos por tener un buen caldo, que será la base de nuestra cazuela. Para ello, limpiamos los langostinos y separamos cáscaras y cabezas, que reservaremos para el caldo. Limpiar los mejillones, y abrirlos al vapor con apenas un dedo de agua. Ir sacando mejillones conforme se vayan abriendo. Colar el caldo y reservar. Separar los mejillones de su concha, y reservar.
- Limpiar la jibia y trocear en trozos pequeños. Reservar.
- Las almejas las tendremos en remojo con agua fría con hielo y un poco de sal.
- Para preparar el caldo, ponemos las cabezas y pieles de los langostinos en una cazuela y un poco de aceite de oliva virgen extra y los rehogamos un poco. Añadimos el agua de que han soltado los mejillones, una hoja de laurel, un poco de comino molido, sal, granos de pimienta y clavo de olor, unos dientes de ajos machacados pero con su piel. Podemos poner un poco de vino blanco, pero como a mí me gusta añadir un poco de limón a la cazuela, no le echo vino. Si tuvieramos guardado algún hueso de rape, cabeza de merluza, etc, podríamos añadírselo para hacer este caldo. Así como si el pescadero os guarda el pescado que suelen llamar "morralla", que son los pescados menos vistoso y que no suelen poner a la venta, y son los que los marineros hacen sus guisos en el barco. Estos pescados son muy buenos para hacer estos fondos de caldos. Cubrir todo con agua y llevar a ebullición. Desespumar el caldo y mantenerlo hirviendo unos 10-15mnts a fuego medio.
- Mientras tanto, en la cazuela, ponemos un fondo de aceite de oliva virgen extra (como 2 o 3 cucharadas aprox). Rehogamos la cebolla muy picada a fuego suave hasta que esté transparente. Añadir el tomate (pelado y picado o rallado) y rehogar todo. Incorporar los guisantes y la jibia, y seguir rehogando todo suavemente. Por último, incorporar los fideos y las hebras de azafrán manchego. Dar unas vueltas más para que todo coja calor.
- Cubrir todo con el caldo que tenemos preparado. Rectificar de sal si hiciese falta.
- Cocer a fuego suave, removiendo de vez en cuando el fondo de la cazuela.
- Cuando le falten 5mnts al guiso, escurrir las almejas y pasarlas por el grifo para lavarlas. Añadir al guiso junto con los langostinos pelados. Dejar que se mezclen los sabores,
- Servir caliente, acompañado unas hojas de hierbabuena. ¡¡ Buen provecho!!

Arrancamos con los ingredientes listos para usar y nuestro maravilloso AOVE de Mondrón
con todo su #SaboraMalaga


Rehogando ingredientes antes de regarlos con el caldo de pescado.


El caldo hecho con los cuerpos y cabezas de langostinos.


Detalle de lo que pueden colorear todo un guiso
unas sencillas hebras de azafrán manchego.


Una ración lista para servir, con poco caldo,
para que se aprecie todo los ingredientes




El resumen de este paso a paso.




miércoles, 22 de abril de 2015

Lomo de cerdo a la cerveza (frío o caliente)

Este plato tiene dos vertientes: 

* Fría: para tomar a modo de fiambre, cortado en finas lonchas (mejor si puede ser con una máquina corta fiambre, sino, con un buen cuchillo muy bien afilado y con la carne completamente fría). También se puede servir en dados, a temperatura ambiente, con unos hilos de mahonesa o alioli por encima, a modo de aperitivo. O acompañado de una salsa picante de tomates por ej. Si queremos tomar una ensalada  como plato único, también podríamos ponerle unos dados de carne y tendríamos un completo plato único para almorzar / cenar.

* Caliente: acompañado por la propia salsa del guiso. Sacaríamos la carne una vez guisada, y reduciríamos un poco la salsa para concentrar sabores y ligarla bien. Podríamos ponerle una guarnición de arroz largo, unas patatas fritas / asadas, una menestra de verduras..... También podríamos dejar esa salsa reservada para cualquier otro guiso (unas lentejas, un estofado....por ej) y hacerle una salsa a la pimienta por ej. O hacerle una buena salsa de tomate con verduras (pimiento verde y rojo, cebolla, zanahorias, puerro...), cortar filetes y dejarlos sumergidos en esa salsa cuando estuviera listo unos minutos haciendo chup-chup, para que se mezclen sabores.

De cualquier forma el "modus operandi" es el mismo y queda muy rico. Además se guisa en olla expres (de forma rápida) y sino en olla tradicional (que tardaremos un poco más de tiempo pero con el mismo resultado). Vamos a lavarnos las manos y nos colgamos el delantal.

Ingredientes para 4-6 personas aproximadamente:
- 1kg aprox. de lomo de cerdo, en un sólo trozo.
- 1 cebolla grande.
- 1 zanahoria grande.
- 2 o 3 dientes de ajos pelados.
- Granos de pimienta (al gusto), clavos de olor (2 clavos que dan mucho sabor), una hoja de laurel, perejil fresco picado, sal.
- Aceite de oliva virgen extra, que yo utilizo el maravilloso #AOVE de la Axarquía con todo su #SaboraMalaga
- Media lata de cerveza o medio botellín (de los que son 1/3) de cerveza. A mí me está gustando mucho utilizar la Cerveza Murex "Rubia" (artesana, de la Axarquía y con todo su Sabor a Málaga). Os dejo AQUI  el enlace a su web donde podéis ver su historia y todas sus variedades, a cuál más exquisita. Ojo: la otra media cerveza, es de uso obligado para degustar por quien cocine este plato ;-)

Preparación:
- En el fondo de la olla expres, poner una base de aceite de oliva virgen extra, que cubra sin exceso el fondo. Poner las especias (menos el perejil) y cuando esté bien caliente, dorar el lomo de cerdo (sin nada de sal). Sellar todos los lados, hasta que tenga un ligero color dorado, para que los jugos de la carne se queden dentro y no quede seca.
- Mientras tanto, partir la cebolla en juliana. Raspar la zanahoria y partirla en trozos grandes.
- Retirar la carne una vez sellada por todas sus caras. Añadir la cebolla, zanahoria y los ajos pelados y enteros. Salar y dejar rehogar a fuego medio hasta que la cebolla esté blandita.
- Incorporar la cerveza, que "levantará" los jugos del fondo de la olla expres. Añadir la carne, el perejil fresco y sal para la carne. Cuidado que la cerveza también dará sabor, mejor quedarse un poco justo con la sal.
- Tapar la olla expres y subir el fuego a tope. Cuando salga vapor por la válvula, bajar el fuego a la mitad y dejarlo 20mnts. Dejar salir el vapor por completo y abrir la olla. Dar la vuelta a la carne y si hiciera falta, añadir un poco más de líquido. Volver a tapar, esperar que salga vapor y contar otros 20mnts a fuego medio. Dejar salir todo el vapor y la presión antes de abrir la olla. 
- Sacar el lomo y dejarlo reposar sobre una tabla. Si lo vamos a consumir en caliente, lo mejor es dejar reposar el lomo durante 5-10mnts. Mientras tanto, podemos colar la salsa (sino queremos encontrarnos con los granos de pimienta, clavo..) y reducirla a fuego fuerte. 
- Si lo utilizamos en frío, también podemos reducir la salsa y colarla. Metida en un bote de cristal (o un vaso tapado con un film de cocina), cuando deje de estar caliente, se conservará en la nevera 2 o 3 días y servirás para cualquier guiso, plato de carne, un arroz, hacer una salsa para una menestra de verduras ..... por citar algunos ejemplos.
- Pues hasta aquí esta receta con 2 versiones, para que la disfrutéis como más os guste. Buen provecho.

Vista frontal del lomo, una vez guisado.


Vista lateral, donde se aprecia mejor el dorado que hicimos
antes de empezar a guisarlo.







Programa 11 22-04-15: carrilleras de cerdo con tomate y mini bizcochos de Colacao

San Miércoles, y como todas las semanas, voy a Radio Miramar para cocinar "Entre fogones". Y con Eva Guzmán de compañera de micrófono, nos metemos de lleno en la cocina.

Empezamos con un plato principal, económico, fácil y rico: carrilleras de cerdo. Es una carne muy jugosa, sin apenas nervios y hueso. Gana más de un día para otro, por lo cuál es perfecta para dejarla hecha con antelación, por ej, por motivos de trabajo. Va en salsa de tomate casera, que es un "imán" para garantizar que los niños coman. Os dejo el enlace de la entrada al blog, donde está todo el paso a paso de esta receta: http://bit.ly/1IWtMKx

Y de postre, hacemos también algo super ajustado de precio, fácil para que lo hagan los niños y delicioso: mini bizcochos de Colacao con pepitas de chocolate. Además este bizcocho es #sinhuevo  por lo cuál, es apto para los intolerante / alérgicos. El yogur y la leche lo podemos adaptar a versión desnatada, sin lactosa, de soja.... totalmente a nuestro gusto o necesidad. ¿Quieres saber más? Pues pincha en el enlace y te llevo directamente a la entrada del blog, con todo lo necesario para que triunfes con estos ricos mini bizcochos:  http://bit.ly/1I5h6Rs

Para finalizar esta entrada y no aburrir demasiado leyéndome, os dejo el enlace del archivo Ivoox, donde podréis oír el programa entero y todos los detalles de las recetas que hemos hablado en la radio. Se puede reproducir con cualquier dispositivo multimedia que tengáis instalado. Sólo es pinchar sobre el enlace y tener encendido los altavoces (que a veces se nos pasa ese detalle...... a mi la primera.... jejeje)   

http://www.ivoox.com/entre-fogones-belen-diaz-22-04-15-audios-mp3_rf_4390051_1.html

Aquí me han pillado en la discoteca de Radio Miramar.
Que buenos recuerdos de los lps ¿recordais así a Diana Ross?






martes, 21 de abril de 2015

Tarta flan de chocolate

Hace poco me enseñó mi hija mayor un vídeo, no se si del Facebook....YouTube....blog.... lo siento pero no lo recuerdo, donde aparecía una tarta de chocolate, sin horno, hecha con bombones Ferrero Roché.  A mi niña le gustó y me pidió que se la hiciera por su cumpleaños.

Particularmente, al precio que están esos bombones, me "dolía" la barriga triturarlo para una tarta..... sinceramente, con lo que yo disfruto comiéndolo poco a poco, viendo todas sus capas, si puedo incluso ir capa a capa hasta llegar a la avellana..... Un sacrilegio gastronómico, sinceramente.....

Pero la idea de la tarta me gustó. No necesita horno, por lo cuál, llegando ahora el buen tiempo, se agradece bastante. Se puede hacer con niños, y que participen en su elaboración (para el flan.... mejor hacerlo tú o supervisarlos si son adolescentes), se podía hacer con otros ingredientes más económicos que estos riquísimos bombones.... así que me metí de pleno a ello e hice, con algunas modificaciones de la receta que vimos, mi versión. Yo la he llamado así, porque creo que es el  nombre que mejor le va, pero para no olvidar el origen de esta tarta, le puse un Ferrero Roché, porque mi hija decía que prefería comerse un bombón a apagar la vela... y sus deseos son órdenes para mí, claro está.

Por último, tan sólo reseñar un detalle. Está hecha en un molde de silicona con forma de flor. Para presentarla, la saqué de ese molde y lógicamente, el flan se "raja" sobre la superficie. La he dejado así a cosa hecha para que se vea. ¿Modo de solucionarlo? Pues aquí entra nuestra imaginación al poder: unos frutos secos troceados, fideos de azúcar de colores, mini gominolas, hay unos mini lacasitos (que venden en tiendan de golosinas al peso) que pueden venir muy bien.... Yo no he querido ponerle nada, porque nos gustó tal cual estaba. Pero son ideas que os dejo aquí, por si queréis un acabado más original. Si hacéis la tarta en un molde desmontable, no tiene porqué pasar esto, pero si pasa, ya tenéis también el remedio.

Vamos derechos a la cocina, que esta tarta además, cuenta con la ventaja que la podemos dejar hecha el día antes a comerla, para disfrutarla bien fresquita.

Ingredientes para 6-8 personas aproximadamente:
- 1 rulo de galletas. Pueden ser tipo "María", con fibra, sin azúcar, con trozos de fruta / chocolate.... la que queráis o incluso si tenéis algún paquete abierto, y ya están un poco blandas, son ideales para aprovecharlas.
- 100grs de mantequilla (puede ser light pero tiene que ser mantequilla, ya que la margarina no endurece en el frío y podría estropear la base de nuestro postre).
- 500ml de leche, preferiblemente, entera.
- 1 sobre de preparado para flan. Podéis utilizar alguno que ya lleven el azúcar incorporado, y así no se la tenéis que añadir.
- 100grs de frutos secos a vuestro gusto: avellanas, almendras, nueces.... Yo utilicé un paquete de cacahuetes garrapiñados que encontré en el supermercado.
- Media tableta de chocolate para postres (puede ser el chocolate que os guste y puede tener frutos secos ya incorporado. En ese caso, reducir los frutos secos a la mitad).
- 1 bombón Ferrero Rocher para decorar.

Preparación:
- Empezamos triturando las galletas. Se puede hacer muy fácil en un robot de cocina o con la batidora. Sino, también resulta bien meter las galletas en una bolsa, cerrarla,  pasáis el rodillo de cocina varias veces, hasta tenerlas trituradas de forma uniforme.
- Derretir la mantequilla unos segundos en el microondas y cuando esté lista, mezclarla con las galletas, hasta conseguir impregnarlas todas removiendo bien.
- Cubrir el fondo de un molde (mejor desmontable, o en su defecto, silicona). con el preparado de galletas y mantequilla. Repartir bien por la base, apretando un poco, para que nos quede una base sólida y uniforme. Se puede guardar en la nevera o congelador, para que la mantequilla endurezca y haga una base fuerte. Si utilizamos un molde de silicona, ponerlo sobre una base, para que nos sea más fácil manejarlo y no corramos el riesgo que la tarta se nos pueda volcar y caer al suelo.
- Mientras tanto, vamos con el relleno de nuestra tarta. En una olla o cazo amplio, poner el preparado de flan, los frutos secos y el chocolate troceados. Si queremos que el relleno tenga un punto más crujiente, reservar los frutos secos para el final. Mezclar los ingredientes con una cuchara de madera e incorporar la leche fría. Remover un poco para que todo  se mezcle  bien.
- Llevar el cazo al fuego, y con fuego medio alto y sin parar de remover, para evitar que se nos pegue en el fondo del cazo, llevar a ebullición. Hasta que no hierva, el preparado de flan no se disolverá y "cuajará" la leche. También al hervir, el chocolate se fundirá y dará color y sabor a nuestro relleno. En el momento que nuestro preparado "suba" al hervir, y notemos que ser una mezcla líquida, ya es una crema, apartar del fuego. 
- Verter con cuidado este preparado sobre la base de galletas con mantequilla que tenemos ya lista. Si hemos dejado los frutos secos para el final, este es el momento de echarlo. No importa que se hundan en el flan caliente. Dejar la preparación que pierda calor y quede a temperatura ambiente.
- Cuando el flan no queme al tacto, meterlo en la nevera un mínimo de 2h, para que esté bien frío y cuajado. Mejor si es del día anterior. 
- A la hora de servir, desmoldar y la superficie se puede quedar tal cual o bien decorarla con las ideas que he comentado al inicio de la receta. Decorar en el centro con un bombón Ferrero Rocher. ¡Buen provecho!

Detalle del Ferro Rocher y de como queda la superficie, al quitarle el molde
de silicona y colocar la tarta sobre una bandeja. Los "grumos" que se ven son los 
frutos secos troceados.


Detalle del costado. 


Si la base de las galletas "sube" un poco por el molde no pasa nada, porque
recoge el flan.


Vista de la tarta flan de chocolate, lista para degustar.






jueves, 16 de abril de 2015

Ensalada crujiente de naranjas y zanahorias

Esta receta, la vi en el programa de cocina Roobin Food (Tele 5) y me encantó la idea de una ensalada crujiente. Me la anoté y he hecho mi versión, con algún toque particular. El resultado fue sorprendente (para bien) y de hecho, pienso seguir haciéndola más de una vez, porque nos gustó mucho.

Lo que si quiero ponerle la próxima vez, es un poco de queso fresco. El cocinero, David de Jorge le puso unas cucharadas de yogur natural (si azúcar). Pero yo más que eso, le pondría unos dados de queso fresco, y si es de cabra malagueña, tanto mejor, con todo su #SaboraMalaga

Me gustó mucho la propuesta que hizo David de Jorge de ser una ensalada para llevar al trabajo, picnic, playa, etc. En este caso, guardar aparte el pan tostado en la sartén y las almendras, las cebollas rojas y las endivias, y añadirlas en el momento de comer, para que no pierdan el crujiente. 

Aunque pueda parecer que las naranjas ya no están buenas en esta época, yo compré unas naranjas de la comarca del Guadalhorce que estaban riquísimas. Las puse sólo con la pulpa. Es muy fácil y luego en la elaboración os lo detallo.

Pero os cuento como prepararla, y seguro que no os vais arrepentir de haberla probado, A colgarse el delantal y vamos a la cocina.

Ingredientes para 4 personas:
- 2-3 zanahorias grandes ralladas.
- 1 naranja grande.
- Un trozo de cebolla morada.
- 1 endivia.
- Un puñado de almendras crudas.
- Una rebanada de pan cateto, o de pueblo. Puede ser del día anterior.
- Un puñado de aceitunas aloreñas, recordar  que además del sello de calidad #SaboraMalaga son las 1ª aceitunas de mesa con la Denominación de Origen.

Aliño: zumo (lo que quede tras sacar la pulpa) y ralladura de la naranja, sal fina, pimienta molida, vinagre de manzana, aceite de oliva virgen extra (yo siempre os recomiendo cualquier variedad de las que se producen en Málaga: variedad Verdial, Hojiblanca, Manzanilla.....).

Preparación:
- En una sartén sin nada de grasa, vamos a tostar ligeramente el pan. Para eso partimos la rebanada en dados regulares y a fuego suave, lo vamos dejando que se ponga crujiente. Las almendras las troceamos un poco y las echamos con el pan, para que también vaya tostándose. Las almendras pueden soltar su propio aceite, que lo recogerá el pan. Hacerlo sin prisas, removiendo con frecuencia, y a fuego muy suave. Reservar una vez lo tengamos listo.
- Mientras que el pan y las almendras se tuestan en la sartén, podemos ir preparando el aliño de la ensalada. Para eso poner en una ensaladera la ralladura de la naranja (sin la parte blanca que amarga). Rallar las zanahorias en la misma ensaladera (podemos guardar un poco para el momento de servir la ensalada, sin mezclar con el aliño). La naranja, quitarle por completo la piel y sacar los gajos sin la piel, cortando entre las pieles (se ve una línea fina blanca). Exprimir el zumo que pueda tener y añadir también a la ensaladera. Los gajos, trocearlos de tamaño grande. Añadir algunos al aliño y reservar si queréis otros para el momento de servir. Aliñar (al gusto) con sal, pimienta, vinagre de sidra y el aceite de oliva virgen extra. Reservar en la nevera sino lo vamos a tomar de momento.
- Quitar el hueso a un puñado de aceitunas aloreñas y reservar hasta el momento de montar la ensalada.  
- Montar la ensalada poniendo un  poco de envidias picadas en el fondo del plato. Recordar que las endivias, para que no amarguen, no se deben de lavar. Si tuvieran algo de tierra, con una servilleta se quita. Repartir sobre ellas el aliño de zanahoria ralladas y naranjas (sin el caldo del aliño). Si hemos guardado zanahoria rallada sin aliñar, incorporar también ahora. Poner las aceitunas aloreñas, la cebolla roja troceada, el pan tostado y las almendras. 
- Regar todo con el aliño de las zanahorias y naranjas. Podemos añadir un poco más de sal, aceite, y vinagre como toque final, si viéramos que hiciera falta. Servir enseguida.

La naranja pelada para sacar los gajos sin piel. Sólo es cortar los gajos por esos
hilos blancos que se ven (es la piel interna). 


El pan después de pasarse por la sartén. No cambia de color pero estaba
más seco y crujiente.


Las riquísimas aceitunas aloreñas, tan típicas de Málaga.


Los gajos de naranja y zanahoria aliñados. Mirad el jugo que suelta
cuando llevan un ratito aliñadas.


Detalles de la ensalada ya montada. Juego de colores con el morado de la cebolla,
el naranja de zanahorias y fruta, blanco del pan y almendras, verde de las aceitunas....


Otro detalle de la ensalada. Aloreñas y almendras tostadas ¡que buena combinación! 


Una ración que puede ser plato único ¿verdad?


El resumen de este paso a paso.










  

miércoles, 15 de abril de 2015

Programa 10: arroz de aprovechamiento y mermelada casera de fresa

Llegando el miércoles, me cuelgo el delantal con Eva Guzmán y Patricia Padial en Radio Miramar con "Entre fogones" encendido. Y hoy apetecía encenderlos y darle "caló", ya que el día fuera parecía que llegaba el invierno: cielo cerrado, gris, amenaza de lluvia, viento.....

Empezamos a cocinar en los micrófonos con un arroz de aprovechamiento. Y ¿ese nombre? seguro que os estaréis preguntando. Pues porque aproveché, y nunca mejor  dicho, lo que tenía rondando por nevera. un par de chuletas de cabezal, unos aros de cebolla a la plancha, un resto de judías verdes que estaban en el congelador perdidas, el último resto de arroz que quedaba..... Con todo eso, salió un arroz muy sabroso y rico. Y sobre todo, que no tiramos nada a la basura y le damos una oportunidad. Os dejo el enlace con todos los detalles de la receta http://bit.ly/1GNtuHu

Y de postre, vamos a seguir también aprovechando y sin tirar nada. En este caso, las fresas muy maduras, que de un día para otro parece que se multiplican y no da tiempo a comerlas ¿verdad? Pues aquí tenéis una mermelada casera, hecha en apenas 20mnts, para evitar que se pongan "florecidas" de maduras y aprovecharlas estando al máximo de sabor y dulzor: http://bit.ly/1ErrZhE

Y si queréis oír el programa entero, y las risas que nos hemos hechado, pues solo tenéis que pinchar en este enlace que os pongo. El archivo Ivoox se reproduce con cualquier dispositivo multimedia que tengáis instalado. 
http://www.ivoox.com/entre-fogones-belen-diaz-15-04-2015-audios-mp3_rf_4355590_1.html

Nos vemos la semana que viene, donde otro miércoles más, volveremos a guisar fácil, económico y sobre todo rico. Hasta entonces, no olvidéis sonreír.




sábado, 11 de abril de 2015

Salteado de calabacin rápido

No se si os pasa a vosotras lo mismo, pero a mí a veces me apetece cenar ligero y no quiero ensalada.... aún que no hace calor, me apetece un plato calentito, pero ligero y sobre todo, rápido de hacer. Y de ahí salió este plato una noche. 

Tenía en la nevera un par de calabacines extraordinarios, que me regaló un amigo de su finca. Yo digo que sus productos no son ecológicos (llevan una normativa legal muy estricta y por eso no me gusta emplear esa palabra "alegremente"), pero sí son caseros (que los cultiva sin acelerar procesos, sin químicos, abonos naturales...). Y se nota una barbaridad en el sabor, en el olor que tienen, en su textura.... en todo.  Un lujo poder disfrutar de algo así, sinceramente. Pues con eso y alguna verdura más, y algunas conservas, tomamos una cena de campeonato mi marido y yo. Y ojo al dato: lo que sobró, a la noche siguiente, unos huevos batido y pedazo de tortilla que salió. Lástima que no le hice foto...

Pero me dejo de hablar y pasamos a la cocina, que esta receta es muy rápida y no tenemos tiempo que perder. ¡¡A lavarse las manos y ponerse el delantal!!

Ingredientes para 4 personas aprox.
- 2 calabacines.
- 1 cebolla pequeña.
- 1 zanahoria grande.
- 1 lata de champiñones laminados.
- 1 lata de tallos de espárragos blancos.
- 1 paquete de dados de jamón serrano (unos 50grs aprox).
- Aceite de oliva virgen extra, y si puede ser alguna variedad de #SaboraMalaga ni os cuento el extra de sabor y calidad que podéis aportar. Yo utilicé #AOVE de la Axarquía, que tengo en una aceitera con un ajo pelado. Así da su perfume sin el temor que el ajo "se repita".
- Sal y pimienta molida (yo tengo un molinillo de surtido de pimientas, que me encanta en este tipo de platos, porque no es tan fuerte como la pimienta negra, aunque la lleva).

Preparación:
- Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén, aproximadamente, 2 cucharadas soperas escasas. Ahí empezamos a rehogar a fuego suave una cebolla picada lo más fina posible. Salpimentamos, para que la cebolla vaya "sudando".
- Mientras tanto, raspamos la zanahoria y la rallamos. Añadimos a la cebolla y vamos rehogando suavemente, removiendo con frecuencia.
- Los calabacines los lavamos, partimos por la mitad a lo largo, y esa mitad, otra vez a la mitad, de manera que tenemos 1/4 de rodaja de calabacin. Lo cortamos en lonchas medianas de tamaño y también añadimos a la sartén. Rectificar de sal, pero ojo que luego añadiremos el jamón serrano.
- Mientras tanto, abrimos los champiñones y lo pasamos por el grifo, para quitar un poco el sabor del agua de conserva (particularmente no me gusta). Los espárragos blancos, los abrimos y dejamos escurrir (ese agua suele ser de su propia cocción). 
- En cuanto el calabacín empiece a estar blandito, añadimos los champiñones, los tallos de espárragos y el jamón serrano en dados. 
- Dejar todo un par de minutos, para que se temple las conservas y se mezclen sabores. Servir inmediatamente.

Foto de la sartenada, justo al echar los champis, el jamón y los espárragos.


Un primer plano ya emplatado. 




miércoles, 8 de abril de 2015

Programa 9: 08-04-15: Breca a la plancha y Hornazo de naranja y moscatel

Después del parón de Semana Santa, volvemos a los micrófonos de Radio Miramar con "Entre Fogones". Hoy ha tocado el turno con Eva Guzmán. Pero eso no ha impedido el encender nuestra cocina radiofónica.

Empezamos con un plato super sencillo y fácil de pescado. Preguntareis que porqué otra vez pescado, después de la Cuaresma. Pues porque el fin de semana pasado, Sabor a Málaga celebró en el Puerto de Caleta de Vélez,  el I Jornada del Pescado y Marisco Sabor a Mares. Y por este motivo, veía oportuno traer a la cocina radiofónica un plato de pescado. Y elegí uno que aún está de temporada, bajo en calorías y muy bien de precio: la breca ¿se puede pedir más? Así que explicamos como hacerlas a la plancha en apenas 5mnts y con dos formas distintas de saborearlas. En el enlace tienes la entrada del blog con todos los detalles: http://bit.ly/1Dt2aP3

Y seguimos con un postre super típico en Pascua: el hornazo, que yo lo he preparado con naranjas y nuestro exquisito vino Moscatel con todo su #SaboraMalaga. Receta que se creó para aprovechar los huevos que no se comían durante la Cuaresma cristiana y que es una delicia, además de muy fácil. Te cuento la historia y el paso a paso en este enlace: http://bit.ly/1P9dtyY

Pero si queréis oír el programa de hoy, nada mejor que pinchar en el enlace del archivo Ivoox. Como siempre os comento, se reproduce con cualquier dispositivo multimedia que tengáis instalado en vuestro equipo. Aquí lo tenéis: 
http://www.ivoox.com/entre-fogones-belen-diaz-08-04-15-audios-mp3_rf_4322084_1.html

Pues hasta aquí ha llegado el programa de hoy. Espero que os haya gustado y disfrutéis de estas recetas. Nos vemos en una semana, con más recetas fáciles, ricas y de temporada. Mientras tanto, sed felices y no olvidéis sonreír.




martes, 7 de abril de 2015

Pan blanco de leche y miel

Hoy he experimentado con el pan.... y ha salido bien. De hecho, uno de los mejores que me han salido, modestia aparte. Miga jugosa, corteza crujiente, muy alto, muy esponjado y muy jugoso por la leche. 

Está hecho en panificadora, en el programa de pan normal, que tiene 3h en total de duración. He modificado un poco la receta que traía el manual de la máquina. Entre otras cosas, porque de harina de fuerza ponía 550grs y apenas tenía 495-500grs y el resto, lo he sustituido por harina de repostería, que lleva un poco de levadura. También he cambiado el agua de la receta original, por leche. Quizás por eso ha quedado tan esponjoso.

El azúcar de la receta, lo he cambiado por miel de azahar, de Competa, un pueblo de la Axarquía malagueña. La miel hace que las cortezas de las masas, sea más crujiente. Tiene un ligero toque dulce, pero no es pan de postre. Y la mantequilla de la receta, la he sustituido por nuestro oro líquido: el aceite de oliva virgen extra, de Mondrón en este caso, también de la Axarquía, de variedad Verdial. Todo con el sello de calidad #SaboraMalaga

Para quien no tenga panificadora, aconsejaros empezar a amasar manualmente igual que os explico a continuación. Dejar la masa que leve en un lugar templado y sin corriente de aire. Cuando veáis que la masa ha empezado a subir, sacar del molde y volver amasar para sacar el aire que vuelva a fermentar de nuevo. Una vez tengamos una masa que sea el doble, al menos, de tamaño que cuando empezamos, el pan estará listo para hornear. A mí me gusta cocer, cuando lo hago en horno, a temperatura media, unos 150ºC con calor arriba y abajo, hasta que esté dorado. Si queréis saber si está hecho en el interior, es igual que un bizcocho: pinchar con una varilla. Tardará aproximadamente 1h pero es muy relativo según la forma del pan o el tipo de horno. No quitar el ojo.

Vamos a lío y os cuento como hacerlo este rico pan con la panificadora.

Ingredientes:
-  500grs de harina de fuerza.
- 50 grs de harina de repostería.
- 300ml de leche templada.
- 1 dado de levadura fresca.
- Media cucharilla (de café) de sal fina.
- Media cuchara (sopera) de miel de azahar.
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (poner un poco en la cubeta de la panificadora, antes que ningún ingrediente, para engrasar bien el recipiente).

Preparación:
- Templar la leche (sin que queme, que se mata la levadura) y disolver la levadura fresca. Añadir la sal y la miel, y mezclar todo bien. Incorporar el aceite de oliva y remover todo.
- Juntar las dos harinas y tamizarlas.
- Poner todo esto en la cubeta de la panificadora y programar el programa de "pan blanco", que dura en mi máquina 3h. Se empezará a mover el aspa y removerá los ingredientes líquidos que hemos hechado.
- Incorporar las harinas tamizadas poco a poco. Yo he utilizado una taza tamizadora. Cuando esté toda integrada, observar por si hiciera falta añadir un poco más de harina o un poco de líquido (las cantidades siempre pueden variar según las marcas de harina, el tipo de leche, etc).
- Dejar que la máquina haga su programa, supervisando de vez en cuando. No abrir la tapa cuando esté fermentando / horneando el pan, para evitar que se pierda calor. Estará hecho en 3h desde el inicio.
- Sacar de la cubeta de la panificadora y sino se va a consumir de momento (yo he calculado hacerlo justo para la cena), cubrir con un paño de algodón. Espero que os guste.

El pan recién horneado.


Vista de un lateral


Vista del otro lateral... parece una seta.


El corte de la miga, blanca, esponjosa y suave.



lunes, 6 de abril de 2015

Pasta con tomate casero y huevo duro

Esta receta la traigo por mi amiga Patricia Padial, de Radio Miramar. En uno de los programas "Entre fogones", comenté muchas veces acompañaba la pasta con huevo cocido, y que además los cocía con la pasta, a la vez. Le llamó mucho la atención. Y tras emitir el programa, también ha  habido gente que se ha extrañado "eso de ponerle huevo" a la pasta. Así que traigo, un poco por todo esto, esta entrada aquí.

La receta es súper sencilla y además de recurrente. Variamos de la tradicional "carne con tomate" y la hacemos más ligera. Veo a más de un estudiante de piso universitario o soltero independizado preparando esto con frecuencia, ya sea para sí mismo o compartir con amigos. Además acompañada de un tomate casero, con extraordinario #AOVE malagueño y cocinado además en microondas ¡súper limpio!. Mirar AQUI como se hace este tomate frito casero en microondas, que seguro que lo vais hacer a partir de ahora así.

Por lo demás, esta receta no tiene ninguna complicación, y por lo tanto, yo no me voy a enrollar más. Así que vamos a lavarnos las manos que el delantal ya espera en la cocina.

Ingredientes para 4 personas aprox.
- 1 o 2 puñados de pasta por persona. Yo en este caso, he utilizado "tiburones" pero da igual, la que os guste o tengáis por casa (con verduras, integral, al huevo, etc).
- 1 huevo por persona.
- 1 pastilla de Avecrem (no me gusta mucho este tipo de productos, pero es la única marca que me gusta utilizar y reconozco que a la pasta, le da un toque especial).
- 1 diente de ajo sin pelar y una hoja de laurel.
- Tomate frito casero (freír una lata de 800grs o bien esa cantidad en tomates naturales, mucho mejor esta opción). Se puede hacer en el microondas mientras preparamos la pasta.
- Agua para cocer.
- Queso rallado y orégano.
- Sal fina.
- Opcional: unos champiñones laminados de lata.

Preparación:
- Partimos que el tomate ya está frito,o lo vais haciendo como os cuento en enlace. Además como ya he comentado, se puede ir haciendo en el microondas mientras preparamos el resto de la receta.
- Ponemos una olla amplia con bastante agua a hervir, con una pastilla de Avecrem, el ajo y el laurel. Tapamos para que el agua hierva antes. 
- Mirar en el envase de la pasta los minutos que necesita para cocerse al dente. Cada pasta y cada fabricante, varía y siempre es bueno mirarlo en el paquete. Los huevos tardarán unos 8-9 minutos en cocerse (para que no queden demasiado hechos, que particularmente, los encuentro seco). 
- Cuando el agua hierva a borbotones, poner lo que tarde más en cocerse, que posiblemente, sean los huevos. Mover un poco para intentar que la yema quede centrada. Contar los minutos desde que el agua vuelva a hervir. Y añadir la pasta calculando que todo se terminará de cocer a la vez. Por ej, si los huevos son 9 minutos, y la pasta para que esté "al dente" son 7 minutos, echaremos los huevos, esperamos que el agua vuelva a hervir, contaremos 2 minutos, y echamos la pasta, removiendo todo bien y dándole una vuelta de vez en cuando. En 7 minutos tendremos los huevos ya cocidos (sin pasarse) y la pasta "al dente". Os aconsejo añadir un poco de sal cuando echemos la pasta, porque podemos correr el riesgo que quede "sosa".
- Escurrir la pasta y os huevos y refrescar con agua fría. Sino lo hacemos, la pasta seguirá cociendo y se nos pasará, al igual que los huevos.
- Mezclar la pasta con el tomate frito y los champiñones laminados. Poner un poco de orégano. Pelar los huevos duros.
- Disponer la pasta con el tomate en platos individuales o una fuente plana amplia. Poner los huevos pelados y cortados en rodajas sobre la pasta. Cubrir todo de forma generosa con queso rallado.
- Si es un plato individual, lo podemos calentar todo en el microondas. Si es una fuente, lo podemos poner en el grill del horno un par de minutos, para calentar y que el queso se nos funda. Si queréis darle un toque muy particular y sabroso, os recomiendo que en vez del tradicional mozarrella, pongáis un queso manchego semi curado rallado, o un queso de cabra malagueña suave. Vereis como el plato parece cobrar vida por arte de magia. ¡¡Buen provecho!!

La pasta ya cocida y mezclada con el tomate y los champiñones.


Con queso y el huevo cocido.


Calentada, con un poco más de queso cubriendo todo (ratona que he salido....)
y con un golpe de microondas para calentar todo y derretir el queso.




domingo, 5 de abril de 2015

Hornazo dulce de naranja y moscatel

Pasada la Cuaresma y con la llegada de la Pascua, son muy típicos los hornazos. Los hay dulces (como el que traigo yo aquí hoy) y también salado (relleno de embutido). El origen de los mismos es similar: antiguamente, no se comía carne en toda la Cuaresma (no sólo los viernes, que fue a lo que luego se dejó la vigilia). Y aunque los huevos no es carne, proviene del animal, y por lo tanto, tampoco se consumían. Pero nuestras amigas las gallinas no sabían (ni saben) nada de Cuaresmas, ni de comer esto o aquello.....ellas seguían poniendo huevos a diarios y allá el dueño hiciera con ellos los que creyese oportuno. Los granjeros entonces los cocían, para que durasen más tiempo los huevos, y en Pascua, se aprovechaban para hacer estos panes, tanto salados como dulces, y dar salida a todos los huevos que se habían acumulado en Cuaresma. Hasta aquí la historia, más o menos fiable, de este postre (en dulce) o de la versión almuerzo (en salado). 

Yo he hecho una versión además con menos grasas de lo habitual. He sustituido la mantequilla por margarina light. La leche usada, también es desnatada. Y en vez del anís, tan común en muchos dulces, he utilizado Vino Moscatel de Málaga, con su sello de calidad #SaboraMalaga y la DO Vinos de Málaga. Y he empleado harina de fuerzas, pero también un poco de harina de repostería, que llevaba algo de levadura ya incluida, para que quede la masa un poco más fina.

Al tener panificadora, la he utilizado para amasar y fermentar la masa. He batido manualmente los ingredientes líquidos, pero luego los he pasado a la máquina para ir añadiendo las harinas y que se hiciera todo. He utilizado el programa de masa de pizza, que amasa y fermenta pero no hornea. Para quién no tengáis panificadora, decir que se puede hacer perfectamente de forma manual. A la hora de fermentar, poner la masa en un lugar templado y evitando corrientes. A mí me gustaba ponerlo en el microondas, porque es un lugar pequeño y cálido (solo para guardar la masa, sin encenderlo). Y la verdad que antes de tener la panificadora, me ha resultado muy efectivo dejar que leve ahí las masas. Tardará aproximadamente 2h en doblar su volumen. Y aunque muchas recetas de hornazos, aconsejan un 2º levado de la masa cuando se le pone el huevo y da forma, a mí me ha subido tanto, que no lo he visto necesario. Se puede hacer un hornazo grande, con 1 o varios huevos en la superficie, o bien como yo he optado, porciones individuales. En este caso, os aconsejo pesar las piezas, para garantizarnos que todos, aproximadamente, pesan lo mismo. Yo los he hecho de 100gramos aprox (de masa en crudo).

Pero vamos al lío, que esta masa no es nada complicada. Además es ideal para hacerla con niños, sobre todo si forman mini hornazos, como yo he hecho. Y los niños forman las porciones, colocan el huevo, lo pintan con el huevo batido, etc. 

Ingredientes (para 6 personas aprox.)
- 500grs de harina de fuerza.
- 50 grs de harina de repostería.
- 1 dado de levadura fresca.
- 1 copita de vino Moscatel de Málaga.
- 150ml de leche.
- Ralladura de naranja.
- 150grs de azúcar glass.
- 100grs de margarina light.
- 1/2 cucharilla (de café) de sal fina.
- 2 huevos.
- 1 huevo para cada hornazo individual, o varios si se hace un hornazo grande (por ej 4).

Para decorar:
- Azúcar blanca.
- 1 huevo batido con un chorrito de vino Moscatel.
- 1 naranja (puede ser la que hemos utilizado la piel rallada).
- Opcional: almendras.

Preparación:
- Templamos la leche 30 segundos en el microondas y disolvemos el dado de levadura.
- Derretimos la margarina otros 20-30 sgdos en el microondas.
- En una fuente amplia, ponemos la leche con la levadura disuelta. Añadimos la margarina y disolvemos bien todo con unas barillas. Añadimos los huevos, de 1 en 1, y ligamos todos. Poner el azúcar glass también poco a poco, para evitar que haga grumos y se integre todo bien. 
- Tamizar las harinas. Añadir la sal y la ralladura de naranja y mezclar bien.
- Si tenemos panificadora, poner todo en la cubeta y seleccionar el programa de "masa de pizza", o alguno que tengamos donde sólo amase y fermente sin hornear. 
- Lavar los huevos que vayamos a utilizar en el hornazo y secarlos. Sólo una pasada por agua, por si tuviera algún resto de plumas o suciedad.
- Sino tenemos panificadora, ni robot que nos haga este proceso de amasar y fermentar, empezamos añadir las harinas poco a poco, mezclando e integrando todo bien. Al principio podremos hacerlo en el cuenco donde hemos empezado a trabajar, pero seguro que llega el momento de tenerlo que poner todo sobre una mesa, donde poder ligar y amasar todo bien y de una forma más cómoda. Puede ser que necesitemos un poco más de harina, porque las cantidades pueden variar un poco de unas marcas a otras. Tiene que quedar una masa blanda y elástica. Dejar reposar unas 2h aprox. o hasta que doble su volumen por lo menos.
- Una vez la masa haya fermentado, encender el horno a temperatura alta. 
- Empezar a formar los hornazos. Poner sobre una rejilla de horno un papel de hornear. Si hacemos porciones individuales, pesarlas para que todas tengan el mismo peso aproximadamente y así se cuezan en el horno de forma uniforme todas las porciones. Coger una porción de masa, por ej de 100grs, y dar forma de bola. Dejar un hueco en el centro y colocar un huevo. Ajustar la masa alrededor, para evitar que se salga. Con unas porciones de masa, hacer unas tiras y ponerlas encima del huevo, en forma de cruz. Esto hará que el huevo no se salga durante el horneado, donde la masa subirá. Los sobrantes de estas tiras, se esconden debajo de la base del hornazo. Hacer lo mismo con el resto de los hornazos individuales que vayamos a formar. 
- Si hacemos sólo 1 hornazo grande, reservar un poco de masa para hacer las cruces. Podemos poner 4 huevos en forma de cruz (arriba, abajo, derecha, izda) y sobre cada huevo, hacer una cruz con las tiras de masa que habremos reservado.
- Si utilizamos almendras, colocarlas sobre la base o sobre las tiras de masa que sujetan el huevo, a nuestro criterio. 
- Batir un huevo con un poco de azúcar y vino Moscatel, pintar bien todos los hornazos, de forma generosa. Dará color dorado al hornear y también sabor. Con azúcar blanca, espolvorear toda la superficie del hornazo.
- Meter en el horno en la parte central con calor arriba y abajo, y si tenéis ventilador también ponerlo, a 220ºC durante 15mnts y luego bajar la temperatura a 100ºC durante aproximadamente 30mnts o hasta que veamos que se hayan dorado los hornazos. Podemos comprobar si el centro está horneado pinchando con una varilla, y que salga limpia.
- Sacar del horno. Y la naranja que hemos utilizado para rallar la piel, partirla por la mitad. Con la ayuda de un tenedor, rociar todos los hornazos con el zumo de la naranja (las  dos mitades). Al estar caliente, absorverá enseguida todo el zumo. Dará jugosidad al dulce, y potenciará el aroma de la ralladura. Dejar enfriar por completo.
- Cuando no estén calientes al tacto, podemos espolvorear con un poco de azúcar glass o dejarlos tal cual. Se suelen comer acompañados de un buen chocolate caliente. ¡Buen provecho!

Todos los ingredientes pesados y listos para usar. Las harinas tienen la ralladura de naranja incorporada, y la sal (aunque no se vea en la foto). Tener todos los ingredientes listos y pesados, adelanta mucho a la hora de hacer cualquier preparación, y evita que se nos olvide algo.


Fijaros cuanto me fermentó la masa en la panificadora, que subió hasta la tapadera.


Los hornazos individuales recién salidos del horno.


Es importante centrar el huevo, y "sujetarlo" con las tiras de la masa, porque al hornear, se pueden mover y este es un ejemplo de ello.


Aquí se ve como el huevo queda "atrapado" por las tiras de masa.


Una porción, ya mojada con zumo de naranja, sin azúcar glass, que está lista para comer.


Todos los hornazos listos para servir y "nevados" de azúcar glass.


Un primer plano para ver detalles.


El resumen de toda la receta.











viernes, 3 de abril de 2015

Breca a la plancha

Hoy traigo un pescado que ha sido todo un descubrimiento para mí. Reconozco que no conocía este pescado, ni por nombre (porque hay a veces que los nombres cambian según la zona que estés) pero tampoco lo había visto. Y me lo recomendó mi pescadero y acertó de pleno. 

Bien de precio y con un tamaño que es muy fácil hacer una ración por cada pieza. La Breca es un pescado blanco, de la familia de los besugos, pero ligeramente rosados. Además me comentó mi pescadero que muy asustadizo, y que cuando la observan bajo el mar, suelen acentuarse las líneas rosáceas que tiene por miedo. Es baja en grasas (aproximadamente 70 kcal / 100grs), con lo cuál, muy indicada en dietas de control de peso. Además es unos de los pescados que sienta bien en trastornos digestivos, ya que su proteína es de alto valor biológico. Además posee gran cantidad de agua, y es una fuente de minerales como potasio, fósforo, sodio y en menor cantidad, calcio, hierro, selenio, cinc y magnesio.

Yo siempre recomiendo tocar lo menos posible un producto cuando tiene una excelente calidad. Y este era el caso. Pero vamos a la cocina, que este plato se prepara en un pocos minutos y nos vamos a perder ni un minuto más.

Ingredientes:
- 1 pieza de Breca por persona
- Sal gorda
- Ajo y perejil fresco picado lo más fino posible.
- Aceite de oliva virgen extra, que os recomiendo cualquier variedad de Málaga con su sello de calidad #SaboraMalaga

Preparación:
- Con las ayudas de unas tijeras, abriremos el pescado, y sacaremos las tripas. Podemos aprovechar para cortar las aletas laterales, y la espina dorsal que tiene. Repetimos con todas las piezas. Lavamos bien por dentro y fuera y dejamos escurrir. No quitamos las escamas, que nos van a servir para que hagan a la plancha.
- Pelar unos ajos y las hojas de perejil fresco, lo más fino posible (con cuchillo, mortero, picadora...etc). Reservar.
- Calentar a tope una sartén antiadherente. Repartir un puñado de sal gorda por el fondo. Cuando esté bien caliente, poner las brecas sobre un lado. Si la sartén es amplia, puede caber 3 o 4 piezas a la vez.
- Dejar unos minutos, sin mover, a fuego medio, hasta que veamos que se ha dorado ese lado. Dar la vuelta al pescado y repetir la operación.
- Sacar las brecas sobre una fuente y servir. Para comer, al no haber quitado las escamas, la piel se quedará pegada a la sal gorda, y será tirar de ella de forma muy fácil. En cuanto metamos el cuchillo y levantemos la piel, saldrá practicamente entera. 
- Se puede comer tal cual, porque es un carne muy suave y deliciosa, pero yo le he puesto un majado del ajo y perejil fresco, un poco de limón y un hilo de aceite de oliva virgen extra. ¡Buen provecho!
- NOTA: Podéis aprovechar el ajo y perejil picado y cubrirlo de aceite de oliva virgen extra en un vaso. Así tendremos, además del majado, un aceite aromatizado de ajo y perejil listo para usar. Se conservará bien en la nevera, donde menos frío haga. 


Ajo y perejil fresco picado para el acompañamiento final


Las brecas recién compradas.


En esta foto podéis notara mejor el ligero tono rosado que tiene.


Limpia de tripas, hechas a la plancha sólo con sal gorda.


Dar la vuelta rápido, para evitar que el pescado quede reseco.


Listas las brecas para ser consumidas. Ya han perdido su color rosado.


Sin piel, y con un majado de ajo y perejil fresco, y un hilo de aceite de oliva virgen extra.


El resumen de esta receta. Espero que os haya gustado.