Entradas

Berenjenas gratinadas con queso

  Esta receta es de esos platos, que combina con cualquier cosa o bien, por sí misma, es un plato estupendo por ejemplo para una cena. Podemos dejarlas hecha con antelación, a falta del golpe de horno, y así tenemos el trabajo adelantado (incluso congelar y sólo hornear cuando necesitemos). No es nada complicada y se puede hacer hasta por la cocinilla más principiante. Se le pueden añadir más cositas (lonchas de jamón cocido por ejemplo) y tendríamos un primer plato o plato único. Pero así sencilla, está para no dejar ni las migas. Esta   receta la tenía grabada hace unos años, creo recordar que de las primeras que tenía en el blog. Por un error del blog o a saber de qué, se borraron muchas recetas. Y esta era de las que suelo hacer y siempre digo “la próxima vez le saco fotos y la vuelvo a subir” Así que ahora ha tocado volver a traerla a este rinconcito. Faltan fotos del remojo con leche y agua, creo recordar que las hice…. Serán los duendes de las tecnologías ¿verdad? Nos lava

Lubina con guarnición al horno

Huevas de merluza con anchoas