Buscar este blog

Translate

martes, 13 de febrero de 2018

Bacalao en fritada

Un receta muy sencilla y que queda muy rica. Sino os gusta el bacalao, se puede hacer con cualquier otro pescado: rosada, merluza, lubina, dorada…  Yo lo he hecho con bacalao congelado (fresco). Se puede utilizar también con bacalao desalado (ver como desalar bacalao pinchando AQUI ). A veces el bacalao congelado es una opción poco habitual, porque es más frecuente que pensemos en el fresco o llegada la Cuaresma, en salado. Pero es un pescado ideal para tener en el congelador, por el juego que da en la cocina, todas sus propiedades y lo rico que queda siempre en cualquier preparación.

Además en apenas 30mnts podemos estar comiéndolo, con lo cual, tampoco nos robará demasiado tiempo. Una forma de adelantar trabajo, es tener toda la verdura ya cortada y guardada en la nevera. Y es también receta ideal si sois de los que os lleváis el “tupper” para comer en el trabajo. De hecho, os pongo una foto como idea para llevar o sencillamente, congelar y otro día tenemos la comida lista para calentar.

La salsa lleva cerveza, algo poco habitual si pensamos en pescado (más común si cocinamos carnes o aves). Pero me quedé sin vino blanco y mira por donde, se me encendió la bombilla y me dije ¿por qué no? Y dicho y hecho. El resultado es muy bueno. Eso sí: usar una cerveza suave (no la doble malta o de graduación alta por ejemplo), porque entonces ya no os puedo asegurar el resultado final. Le he puesto como un vaso de agua aproximadamente. ¿El resto? Pues la correcta hidratación de quién cocina, es vital para que las recetas tengan éxitos ¿verdad? jajajaja.

Bueno pues nos lavamos las manos, nos colgamos el delantal y paso firme a la cocina ¿me acompañas?

Ingredientes para 4 personas:
- 4 trozos de bacalao. Al ser congelado, lo he descongelado la noche anterior en el frigorífico, puesto sobre un escurridor y un recipiente debajo. De esta forma no se pierde la cadena de frío, y el pescado suelta todo el agua que pueda tener de la congelación.
- 1 cebolla
- 1 pimiento verde, otro rojo y otro verde
- 2 dientes de ajos
- Sal y pimienta
- 1 vaso de cerveza tipo Pilsen (Victoria en este caso, malagueña y exquisita)
- Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
- Secar muy bien el bacalao para quitar la posible agua que pueda tener. Salpimentar y pasar ligeramente por harina. Pasarlo de mano en mano para quitar el exceso. En una sartén con el fondo cubierto de aceite de oliva virgen extra, dorarlo ligeramente por ambas caras. El bacalao tiene que quedar con una ligera costra por fuera (de la harina) pero crudo por dentro. Sacar y reservar.
- Pelar en juliana la cebolla y en láminas los ajos. Rehogar en la misma sartén donde hemos dorado el bacalao, con un poco de sal, a fuego medio. Cuando la cebolla coja color, sacar bien escurrida del aceite. En una fuente que pueda ir al horno, repartir la cebolla y los ajos por el fondo. Reservar.
- Encender el horno a temperatura alta, para que vaya calentándose.
- En el aceite que nos queda en la sartén (añadir más si hiciera falta), rehogar los 3 pimientos de colores, cortados en juliana. Tener la precaución de quitar el nervio blanco que suelen tener, que da mucho amargor a los guisos. Salar y rehogar hasta que los pimientos los notemos blanditos. Escurrir del aceite de oliva y disponer  en la fuente de horno, repartidos sobre la cebolla y los ajos rehogados.
- Colocar encima de todo, los trozos de bacalao, con la carne hacia verdura y la piel  mirando hacia nosotros. Regar con el aceite que nos haya sobrado en la sartén (sino es excesivo), y  la cerveza. Hornear unos 10 minutos aproximadamente (según el tamaño y grosor del pescado),  a 180ºC con calor arriba y abajo.  Cuando veamos que el bacalao está a nuestro gusto de hecho, sacar y servir. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta
Los pimientos de colores, cebolla y ajos antes de meterles el cuchillo.


Bacalao fresco (descongelado) listo para salpimentar.


La cebolla y los ajos pochándose a fuego medio.


Les toca rehogarse a  esta juliana de pimientos.


La "cama" de cebolla en la fuente de horno.


Todo listo para ir al infierno del horno, regado con una
cerveza malagueña y exquisita: Victoria


Una ración lista para hincarle el tenedor...
y el pan para mojar en la salsa.


¿Comemos en el trabajo? Pues aquí tienes el tupper con tu ración.








Tiramisú al Moscatel


El tiramisú es uno de los postres más emblemáticos de Italia. Parece muy complicado pero no lo es en absoluto. De hecho, yo este lo he preparado con mi hija de 13 años. No lleva ninguna cocción, y se puede dejar hecho con antelación, que particularmente, es como más me gusta. Mi consejo es que no lo hagáis con demasiado tiempo, porque al llevar huevo crudo, a pesar que se conserve en frío, yo siempre tengo el miedo que pueda ponerse malo y terminar con una intoxicación. Si es para almorzar, hacerlo la noche antes (por ejemplo). También es un postre que congela perfectamente. Para comerlo, sólo bastará dejarlo unas horas en la nevera, para no perder la cadena de frío. Aunque esté medio congelado, se tomará como una tarta helada.

Lo tradicional es hacerlo con los bizcochos “de palitos”, como siempre le han dicho mis hijas. No es difícil encontrarlos, ya que en cualquier supermercado los hay, incluso de marca blanca. También hay una opción que es hacerlo con sobaos (partidos por la mitad, que 1 sobao solo es muy alto para este postre) o plancha de bizcocho (como los del brazo gitano). Estos son más blanditos que los bizcochos, y nos bastará humedecer ligeramente el bizcocho o sobaos, mientras que con los “palitos”, hay que humedecer bastante con un pincel, o poner el café y licor en un plato sopero, y sumergir ligeramente los palitos en él por ambas caras.

También es tradicional hacerlo con licor de Amaretto, el típico licor de almendras italiano. Yo he utilizado vino moscatel de Málaga, el famoso y delicioso Quitapenas, por 2 razones: la 1ª es que el postre lo iba a comer una persona que es totalmente alérgica a las almendras, y por lo tanto, no podía utilizar Amaretto. La 2ª es que, particularmente, no me gusta mucho ese licor ya que es ligeramente amargo y no me deja el gusto que deja en boca… me la deja muy áspera. Así que como al Quitapenas nadie decía que no, pues es lo que he utilizado. Otras opciones válidas pueden ser: licor de café, ron o brandy.

Si el postre es para niños, yo he sustituido el café (que puede ser normal o descafeinado sin problemas), por Colacao o similar, que a los niños les suele gustar más, y como van con cacao en polvo, combina muy bien.

Se utiliza azúcar glass y como me preguntó una amiga hace tiempo ¿no sirve la blanca normal? Mi consejo es que no, porque al ser un azúcar en grano (no en polvo como el azúcar glass o impalpable, como le llaman en América), cuesta más disolverlas en las yemas de los huevos. También la cantidad de azúcar es aproximada, ya que cada uno tiene un nivel de dulzor. Yo con la cantidad que os he puesto, me sabe bien pero siempre hay quien que le gusta con más o menos azúcar. Al café sí le podéis poner azúcar blanco sin problemas (se disolverá con el calor), o edulcorante, o dejarlo tal cual porque el postre ya lleva azúcar en la crema y en el moscatel.

Para batir las claras a punto de nieve, lo mejor es que los huevos estén a temperatura ambiente y no recién sacada de la nevera. Así montarán las claras antes y más firmes. Se pueden montar las claras a mano, aunque con una batidora con el accesorio de batir se hará mucho antes y con menos esfuerzo (lógicamente).

El cacao en polvo, a mí me gusta utilizar el que tengo para hacer cacao a la taza (de la marca Valor). Podéis poner un cacao tipo Colacao, pero con el otro queda más rico al saber más a chocolate.

El queso de este postre, es el Mascarpone, tradicional queso blando italiano. Es fácil de encontrar pero si por algún motivo, no lo tenéis, puede servir cualquier queso crema de sabor natural. Si queréis rebajar alguna caloría, sirve si es desnatado.

Y dicho todo esto, vamos a meterle mano a nuestro tiramisú, que yo ya le tengo ganas de meterle la cuchara. ¡A la cocina!

Ingredientes:
- 500grs de queso mascarpone o queso crema sabor natural
- 3 huevos grandes
- 3 cucharadas colmadas soperas de azúcar glass (aproximadamente).
- Cacao a la taza en polvo (unas 3 cucharadas soperas pero dependerá del molde).
- 1 copita + 3 cucharadas soperas de vino moscatel Quitapenas
- 1 paquete de bizcochos “de palitos”

Preparación:
- Hacer un café de taza grande y endulzarlo al gusto (o no, si os gusta sin nada). Mezclar con el Quitapenas y reservar.
- Separar las claras de las yemas de los huevos. Montar las claras a punto de nieve, hasta que haga picos en la batidora, o al poner el recipiente boca abajo  no se mueva nada. Reservar.
- En una fuente honda, vamos a empezar hacer la crema con las 3 yemas, 3 cucharadas soperas colmadas de azúcar glass, 3 cucharadas de Quitapenas y el queso Mascarpone. Lo mejor es hacerlo poco a poco, ligando las yemas con el azúcar y el Quitapenas. Luego ir añadiendo poco a poco el queso crema, hasta tener una crema bien ligada. Si tenemos varillas eléctricas, podemos utilizarla que será más cómodo. Mezclar esta crema, con las claras a punto de nieve. Para eso, lo mejor es utilizar una lengua o espátula de silicona, y añadiendo poco a poco las claras, mezclar con movimientos suaves de abajo arriba y poco a poco, para que las claras no se bajen y pierdan el aire que tiene. Probar la crema y si necesita más azúcar, añadir sin problema hasta que tenga el toque que os gusta. Reservar.
- Euna fuente honda cuadrada o rectangular, poner una capa de bizcochos y mojar abundantemente con la mezcla de café y Quitapenas. Como ya os he explicado, se puede poner el líquido en un plato sopero y pasar ligeramente los bizcochos, por ambas caras, para que se mojen bien y queden húmedos pero firmes. Si utilizáis bizcocho normal o sobaos, bastará pasarle un pincel ligeramente humedecido.
- Cubrir todos los bizcochos con una capa de la crema de queso. En  un colador pequeño, poner un poco del cacao en polvo y espolvorear toda la superficie de crema, hasta cubrirla por completo. Hacer otra capa mínimo de bizcochos, crema y cacao. Si tenéis manga pastelera, se puede reservar un poco de crema para la capa final, y con la ayuda de una boquilla rizada o lisa, hacer pequeñas bolas de crema. Si no, bastará con dejar la última capa lisa y bien cubierta de cacao.
- Meter la fuente en la nevera, donde más frío haga, un mínimo de 4h aunque puede estar toda la noche. Así los sabores se mezclaran bien, la crema se asentará, el postre queda más compacto y frío. ¡Qué lo disfrutéis mucho!

Foto resumen del paso a paso de todo el proceso.


¡Sorpresa!: huevo con 2 yemas



Los ingredientes listos para entrar en acción, salvo
el azúcar glass.... que se retrasó y no llegó a tiempo a la foto ;-)


¿Qué asomará por esta tapa de sandía?


Un mega tiramisú al moscatel para tomar
con uno de los bizcochitos ¿quién se anima?


Canto del mega tiramisú donde se ven
las capas de bizcochos y crema.



La fuente lista para enfriar. El chocolate va cambiando de color
conforme se funde con la crema.


Mirar como se espolvorea el cacao sobre la crema.


En una fuente de cristal se ven las capas del postre.





martes, 6 de febrero de 2018

Menú Fin de Semana 10 y 11 febrero 2018

Menudo frío llevamos toda la semana y este finde también ¿verdad? Pero no nos podemos quejar: estamos en los meses más fríos del año y frío es lo que tiene que hacer. Para combatirlo y que no nos gane la batalla, os dejo un Menú Fin de Semana bien calentito, rico y fácil de preparar ¿te animas? Pues vamos a la cocina que sólo nos falta colgarnos el delantal:

SABADO 10 FEBRERO
- Almejas salteadas AQUI
- Arroz largo con calamares y langostinos  AQUI
- Macedonia de fruta fresca: vamos a limpiar el frutero y cargarnos de toda esa fruta que anda por nuestra cocina, que sus vitaminas son la mejor defensa para este frío.

DOMINGO 11 FEBRERO (por cierto, Felicidades a las Lourdes)
- Mil hojas de tomate, queso de cabra malagueña y pesto  AQUI
- Lomo de orza (por ej. con patatas y habichuelas verdes cocidas)  AQUI
- Flan de leche de cabra al moscatel  AQUI

Pues con todos los platos servidos, los enlaces a las recetas donde tenéis todo el paso a paso, sólo me queda despedirme hasta el próximo fin de semana. Abrigarse mucho, comer sano y no olvidarse llevar la sonrisa por bandera. Buena semana a todos.

Foto resumen de este menú. Espero que os guste.




Lomo en orza

Una de las recetas más tradicionales de nuestra gastronomía: Lomo de Orza. En otras épocas, servía para conservar la carne guisada, en tinajas de barro con tapa de madera, y guardada en bodegas alejadas del calor. Hoy se puede guardar, siempre cubiertas de aceite (y mejor si es nuestro oro líquido: el aceite oliva virgen extra. Yo he utilizado un verdial sin filtrar, de la Axarquía, en concreto del Puente de Los Romanes, con el sello de calidad #SaboraMalaga). Si lo guardamos en botes herméticos y le hacemos un vacío en casa (igual que si hiciéramos mermelada), lo podríamos guardar en una despensa lejos de la luz y el calor durante al menos 1 año. En la nevera donde más frío haga, siempre cubierto de aceite y bien tapado, nos puede aguantar varias semanas.  

Se puede comer frío (acompañado de una ensalada, por ejemplo), o caliente con unas patatas fritas que es la guarnición más tradicional. Si lo tenemos guardado en la nevera, fácilmente se puede calentar en el microondas. Es mejor hacerlo, en este caso, con una potencia suave y alargar unos minutos el calentamiento, para garantizarnos que se calienta por todos lados igual. Y es uno de los platos que nos sirven, perfectamente, para un rico tapeo o cortar los tacos de carne, en lonchas finitas y dispuestas sobre rodajas de pan tostados (tipo canapé).

El aliño puede estar 24h o 48h. Yo he preferido dejarlo sólo 24h. Se puede hacer con menos tiempo, pero la carne no estará tan adobada. También en cuanto al adobo, hay mucha libertad. Yo he utilizado unas de las hierbas que más me gustan, pero se puede hacer con las que más os guste. Sí que os recomiendo que el vino, tenga un poco de calidad y que al menos, tenga una D.O. reconocida, que sinónimo siempre de garantía de calidad (otra cosa es que nos guste). Eso que el vino malo es para cocinar, no es cierto. Si utilizas algo que no está rico, es imposible que ese ingrediente haga magia y convierta el guiso en un plato exquisito. Contra mejor calidad de los ingredientes que utilicemos, mejor resultado tendremos al final de sabor.

Pero vamos a la cocina, que no vamos a esperar más para cocinar este rico plato. A lavarse las manos que nos esperan los fogones en la cocina.

Ingredientes para 6-10 personas aprox.
- 1kg de lomo de cerdo, en una pieza, y lo más limpio de grasa externa que se pueda.
- 1 cucharada sopera de vinagre, que, en mi caso, he utilizado de manzana para que sea más suave.
- 1 vaso (de agua) sin llenarlo hasta arriba (algo más de ½ vaso aprox.) de vino blanco de calidad.
- Sal gorda (mejor para esta preparación que la fina, que da más sabor).
- 3 hojas de laurel.
- 1 cucharada sopera de: tomillo, orégano, comino en grano, pimienta de colores.
- ½ cabeza de ajos pelados.
- Aceite de oliva virgen extra: la cantidad es un poco a ojo. Calculo unos 2 litros aprox., entre lo que se utiliza en el adobo y el que se necesita para freír la carne, pero es algo orientativo.

Preparación:
- Cortar el lomo de cerdo en 4 medallones lo más iguales posibles. Y esos medallones, partirlos por la mitad a lo ancho, para tener 2 mitades de cada medallón. Reservar.
- En un mortero (o en vaso de la batidora como yo he hecho), poner los ajos pelados, las especias (menos el laurel), un par de puñados de sal gorda (la cantidad a gusto), el vinagre, el vino y un chorreón de aceite de oliva virgen extra. Triturar todo hasta ligarlo, pero dando pequeños batido con la batidora: 2 segundos y paramos, y repetimos. Si lo hacemos en un mortero, machacamos los ingredientes secos y luego añadimos los líquidos para ligar todo. Reservar.
- En una fuente un poco honda (evitar el plástico), poner los trozos de lomo y cubrirlos del majado con las especias, ajos, vinagre, aceite y vino. Añadir las hojas de laurel y remover todo bien. Tapar con un film de cocina y meter en la nevera 24h / 48h. Es bueno durante ese tiempo, abrir la fuente y remover todo un poco.
- En una sartén honda, poner aceite suficiente para cubrir los trozos de carne durante la fritura. El aceite no puede estar ni muy frío (no se haría la carne), ni muy caliente (quedaría dorada por fuera y cruda por dentro). Tiene que ser una fritura suave, que nos haga la carne por dentro y quede dorada por fuera al gusto. Se escurren los trozos de carne del adobo, y se meten en el aceite. Sería bueno sacar la carne de la nevera 1h antes de freírla, para que pierda ese frío y se vaya poniendo a temperatura ambiente. Mínimo ha tardado 15mnts aproximadamente. Ir haciendo la carne en 2 o 3 tandas de fritura, para que el aceite no pierda temperatura si metemos todo de golpe. Conforme se vaya friendo la carne, escurrir del aceite y reservar en una fuente honda (mejor de cristal o loza, no plástico que vamos a cubrir luego con aceite caliente y podemos tener problemas con el plástico).
- Durante la fritura es importante ir quitando las bolitas de adobo que vayan subiendo a la superficie, así como las hojas de laurel cuando veamos que ya están fritas y antes que se quemen y den mal sabor al aceite. Para esos restos, es bueno tener a mano un cazo (de los de servir la sopa, por ejemplo) y un colador.
- Una vez frita toda la carne, apartamos la cazuela del fuego un minuto, para que pierda un poco de calor. Se añade el adobo que nos ha sobrado, al ir sacando los trozos de carne. Como lleva vinagre y vino, es importante hacer esto un poco retirado del fuego, para que no nos salpique. Una vez echado el adobo al aceite de fritura caliente, se remueve con una espumadera y se vuelve a poner la cazuela al fuego. Se deja freír a fuego suave, para que el adobo de sabor al aceite de fritura. Veremos que el adobo se forma en pequeñas bolas y se van dorando. Cuando estén todas listas, lo apartamos del fuego.
- Sobre la fuente donde tenemos los trozos de carne frita, echamos el aceite de fritura a través de un colador, para quitar el adobo frito y cualquier otro resto de carne que pueda tener, y que el aceite, caiga lo más limpio posible. Hay que cubrir completamente la carne con aceite. Si nos sobra, se guarda ese aceite en un recipiente aparte. Y si falta, se completa con aceite de oliva crudo sin ningún problema.
- La carne está lista para comer tal cual. Y si la queremos comer otro día, cuando no queme, se cubre con papel film y se guarda en la nevera hasta que la vayamos a consumir. Podemos ir sacando tacos de carne conforme necesitemos. Hay que estar atentos que siempre esté, la carne que queda en el recipiente, bien cubierta de aceite de oliva para su conservación y metida en frío. Si hacemos conserva casera y no consumimos todo el bote, lo que nos quede, se guarda en la nevera cubierto de aceite de oliva.
- El aceite de oliva que nos haya sobrado, bien después de comer todos los trozos de carne o de la fritura, nos sirve para cualquier plato que cocinemos con carne. Sólo hay que conservarlo bien colado, en un bote bien cerrado y alejado de la luz.

Foto resumen de este rico lomo en orza


Un ejemplo para servirlo: acompañado de patatas y habichuelas verdes cocidas,
y todo regado con el #AOVE sobrante de la fritura.


Estas son los restos del aliño, que hay ir quitando conforme
se van friendo la carne, para evitar que se quemen y den mal
sabor al aceite y al lomo.


Os dejo unas fotos de como queda listo para guardar en la nevera. 
Si el recipiente no tiene tapa, cubrir con papel film de cocina.








martes, 30 de enero de 2018

Menú 03 y 04 febrero 2018

Tenemos encima el 1º fin de semana del mes más corto del año. Sigue haciendo frío ¿verdad? Pues vamos a poner un menú bien calentito, que nos alimente con fundamento y nos de fuerzas para afrontar el frío, el fin de semana y todo lo que venga por delante ¿me acompañas?

SABADO 03 FEBRERO
- Conchas finas a la plancha AQUI
- Garbanzos con arroz  AQUI
- Natillas caseras  AQUI

DOMINGO 04 FEBRERO 
- Pastel de patatas  AQUI
- Albóndigas fritas en salsa  AQUI
- Fresas al chocolate  AQUI

Foto resumen del Menú Fin de Semana. Espero que os guste.


Pastel de patatas

Este Pastel de patatas, o también llamado Gratén de patatas. Está delicioso tal y cual, y es un acompañamiento ideal para cualquier plato, sea de carne o pescado o verduras.
Yo en esta ocasión, lo he hecho con lo que tenía en la despensa, pero los rellenos son infinitos. Le va muy bien el ponerle cebolla en láminas, porque les da mucha jugosidad a las patatas. Yo no se la puse porque venía a comer una persona que no puede ni oler las cebollas.
Lo ideal es cortar las patatas con una mandolina, o si como yo, tenéis máquina de corta fiambres en casa, es también ideal. Otras opciones son hacer lonchas con el corta patatas para garantizar el mismo grosor y sino, el plan que todos tenemos en casa: a mano con un cuchillo muy afilado. Si las patatas son grandes, se pueden partir por la mitad a lo largo, para que sea más fácil lonchearlas. Dependiendo del grosor de las patatas, tardarán más o menos tiempo en el horno. Y para saber si están hechas, es igual que en los bizcochos: pinchar el centro y si entra sin dificultad, es que las patatas están hechas en todas sus capas.
¿Tienes hambre? Pues el horno lo tengo ya encendido y hay un delantal en la cocina esperándote ¿me acompañas a preparar la receta? ¡Derechos a la cocina que nos vamos!

Ingredientes para 6 personas aproximadamente
- 4 patatas grandes.
- ½ litro de nata para cocinar (mínimo 18% de grasa). Si queréis hacer una opción más light, se puede sustituir por leche evaporada (que suele tener un 9% de grasa).
- 3 huevos.
- 1 lata de champiñones laminados (perfectamente podrían ser naturales).
- 1 paquete de jamón serrano picado.
- Sal, pimienta, hierbas provenzales (o las especias que más os guste).
- 1 paquete de quesos rallados surtidos (suelen tener 200grs aprox. Y la variedad de quesos que trae dan muy resultado en este plato).
- Aceite de oliva virgen extra, para untar el molde, aunque podría ser también de girasol o mantequilla, pero me gusta más el sabor y olor del AOVE.

Preparación:
- Precalentar el horno a temperatura alta, con calor arriba y abajo.
- Pelar y lonchear las patatas lo más fina posibles. No importa si en vez de lonchas enteras, hacemos medias lonchas por el tamaño de la patata. El grosor de la patata será lo que indique el tiempo en el horno.
- En un batimos los 3 huevos con la nata para cocinar, salpimentando todo al gusto. Reservar.
- En una fuente o molde apto para el horno, untamos todo el interior con aceite de oliva virgen extra. Esto hará que las patatas no se queden pegadas al molde y dará sabor y olor al pastel.
- Empezamos a montar el pastel, poniendo un poco del batido nata y huevos que hemos hecho y haciendo capas que vamos a ir repitiendo hasta que tengamos el molde lleno: Capa de lonchas de patatas, champiñones laminados, jamón serrano picado, sal, pimienta, especias y queso rallado. Cada capa, irá igual que esta y regada con un poco del batido de nata y huevos, que ayudará a hidratar las patatas y que se hagan antes. Podemos terminar con una capa sólo de patatas, de queso o como haya resultado después de montar todo. Si hiciera falta más patatas, pelamos y loncheamos sin problemas. Está bonito con un molde lleno de patatas, y queda tan rico, que seguro que merece la pena llenar el molde.
- Tapar la fuente con papel de aluminio y meter al horno a 180ºC – 220ºC. Si tenemos otra cosa en el horno, por ejemplo, que estemos asando un pollo, se puede hacer a la vez sin ningún problema. Después de 30mnts en el horno, quitaremos el papel de aluminio y lo dejaremos unos 15-20mnts más aproximadamente, hasta que veamos la superficie gratinada y que, al pinchar en el centro del pastel, el pincho entra sin dificultad porque la patata está hecha.
- Servir muy caliente. Si sobrara pastel, se conserva bien en la nevera y es sólo calentar en el microondas. Buen provecho.

Foto resumen de esta receta


Los ingredientes principales listos para entrar a trabajar.


Empezamos a formar capas con los ingredientes, a falta del queso
y regar todo con un poco de nata + huevos.


Fuente recién salida del horno y lista para llevar a la mesa.


Vista del interior del pastel una vez puesto en la mesa.



Una ración servida, acompañando un muslo de pollo asado en esta ocasión.







martes, 23 de enero de 2018

Menú Fin de Semana 27 y 28 enero 2018

Casi sin darnos cuentas, llegamos a final de Enero, o al menos, al último fin de semana. ¿Y qué comemos para dar cerrojazo a este mes? Pues os dejo unas propuestas, casi de fondo de despensa y de congelador, por aquello de la famosa cuesta y del fin de mes. Además se anuncia frío para este finde, así que pega algo calentito de meter bien la cuchara ¿verdad? Pero no por ello, vamos a dejar de comer con fundamento, sano y rico. ¿Me acompañas a la cocina? Venga... que tengo un delantal para tí esperándote.

SABADO 27 ENERO
- Mejillones alegres al vapor de Barbadillo AQUI
- Gazpachuelo  AQUI
- Gachas de leche  AQUI


DOMINGO 28 ENERO
- Pinchos de sobrasada y queso  AQUI
- Negritos con arroz 3 colores y calamares  AQUI
- Tarta flan de chocolate  AQUI

Foto resumen de todo el Menú Fin de Semana aquí planteado


lunes, 22 de enero de 2018

Negritos con arroz 3 colores y calamares

Hoy viajamos a mi admirada Asturias para cocinar uno de los platos de su rica gastronomía: los negritos, que todo no va a ser la fabada (que está de lujo y como allí, no se come en ningún otro sitio). Me acordé de un plato que comí hace años, creo que fue en Ribadesella, y se me antojó… y lo he tenido que poner en prácticas para quitarme el antojo. Y desde luego, este antojo se va a repetir más veces: no me explico como he podido estar sin hacerlo tanto tiempo.
Los negritos son alubias negras, pequeñas, redondas y con un punto blanco. Como todas las legumbres, tienen que estar a remojo desde vísperas. Combinan con todo: desde tal cual guisadas y acompañadas de arroz blanco (lo más típico), a guisarlas con chacina, carnes o con aires de mar como los he acompañado hoy yo. Para aprender un poco más de legumbres, os dejo pinchando  AQUI  un enlace donde os hablo más detenidamente de ellas. Como ya os he comentado, lo más tradicional es servirlas con arroz blanco cocido. Yo hoy he cogido, para darle un poco más de colorido y sabor, un arroz de guarnición de 3 colores: blanco (vaporizado), rojo (con pigmento natural) y negro (salvaje).
Pero dejemos la charla y vayamos a la cocina. Los negritos ya están remojados y toca cocinarlos  ¿me acompañas?

Ingredientes para 2 personas:

Para cocer los negritos
 3 puñados de alubias negras: 1 por persona + 1 para la olla, medida de mi madre que nunca me ha fallado.
- ½ cebolla. 
- 1 pastilla de caldo de pescado, sino tenéis caldo de pescado, o en su defecto, sal gorda. 
-  Comino molido. 
- 1 hoja de laurel. 
- Agua.

Para el arroz: 
- Arroz para guarnición al gusto. Yo he cogido la variedad de 3 colores, pero puede ser cualquiera que sea vaporizado o de grano largo, para que quede más suelto. Suelo cocer más cantidad de la que necesito, porque el sobrante, me gusta tenerlo en la nevera y es guarnición rápida e ideal para otros platos. Vamos a necesitar 1 tacita de arroz cocido por persona. 
- Agua.
- Sal. 

Para el salteado: 
-  3 calamares limpios y enteros con sus patas. 
-  2 dientes de ajos laminados.
-  Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva virgen extra, que os recomiendo cualquier variedad suave dentro del abanico #SaboraMalaga

Preparación:
- La víspera antes, poner a remojo las alubias negras bien cubiertas de agua y con un poco de sal. Dejar un mínimo de 8h en remojo. Pasado este tiempo, escurrir del agua del remojo y dar una pasada por el grifo. 
- Poner en la olla exprés (en cazuela tradicional puede tardar 1h aproximadamente), las alubias cubiertas ligeramente de agua. Añadir la pastilla de caldo de pescado sino se ha puesto caldo casero, un poco de comino molido y la hoja de laurel. Tapar y cuando la válvula suelte vapor, contar 15mnts a fuego medio. Abrir la válvula y cuando no suelte vapor, abrir la olla. Sacar las alubias con el menor caldo posible. Reservar. 
- Mientras que se cuecen las alubias, podemos cocer el arroz según las indicaciones del fabricante, bien cubiertas de agua y sal. Escurrir y reservar cuando esté cocido.
- Los calamares, los abrimos y separamos de las patas. Por la parte interna del cuerpo, pasar el cuchillo para hacer unas marcas, sin llegar a cortar el calamar. Hacer como una rejilla: primero líneas en un sentido del cuerpo, girarlo, y hacerlos hacia el otro lado. Esto nos hará una superficie más atractiva visualmente. Este truco lo vi a Sergio Fernández en Canal Cocina, y son de los que funcionan al 100%
- En un cacillo, ponemos agua a hervir con un poco de sal. Cuando hierva fuerte, añadimos los cuerpos de los calamares unos segundos (contarlos, no más de 10 segundos). Esto hará que se giren sobre sí mismos, y salga hacia fuera, todos los cortes que le hemos dado con el cuchillo por la parte interior del cuerpo.
- En una sartén, con un poco de aceite de oliva virgen extra, doramos los ajos laminados. Cuando estén fritos, los sacamos y reservamos. En ese aceite, marcamos los cuerpos de los calamares que hemos pasado por el agua hirviendo, para marcar el cuerpo y que se nos queden dorados. Poner también las patas de los calamares salpimentadas y marcarlas. Una vez todo hecho, sacar los cuerpos y patas de los calamares y reservar. En esa sartén, con el gusto del ajo y los calamares, añadir un poco más de aceite y dar unas vueltas al arroz cocido.
- Para servir, poner las alubias cocidas en una fuente ligeramente honda (por el caldo que puedan contener). Colocar las tazas de arroz cocido (para que se despeguen fácilmente, untar el interior de la taza con unas gotas de aceite) boca abajo para que salga el arroz. Poner los calamares y láminas de ajos fritos alrededor y servir enseguida. ¡Buen provecho!

Presentación de los negritos con arroz y calamares.


Un primer plano de este rico plato.



Clases de legumbres

Hoy abordamos un especial sobre unos ingredientes muy tradicionales en la gastronomía: las legumbres. Muy propias en invierno, pero riquísimas en época de calor en ensaladas. Ofrecen mil variades, al margen de los tipos que hay. Combinan tanto con carne, como pescado, con chacina... siempre ricas y siempre recomendables. Las legumbres son las semillas secas de las plantas leguminosas. Los guisantes y habas también son leguminosas, pero al consumirse frescos, no les podemos llamar legumbre. Vamos hablar brevemente, cuáles son las variedades más conocidas:

Alubias: llamadas judías en algunas regiones de España, fríjoles en América, o habichuelas en Málaga, entre otros nombres. Suelen tener varios tamaños, pero la forma es muy similar: bajitas, recuerdan a un riñón y no muy grandes. Hay una excepción, la variedad de la fabada asturiana que sí es más grande que las demás alubias. ¿Colores de las alubias? Blancas, pintas, rojas, negras.... Quizás la legumbre más colorista que hay.

Garbanzos: pequeño y redondo. Hay que desechar los más oscuros (el famoso dicho de "soy el garbanzo negro"). Las variedades de garbanzos más habituales en España son: lechoso (alargados y arrugados), castellano (con un llamativo pico curvado) y Pedrosillano (el más pequeño de todos).

Lentejas: muy populares en la dieta mediterránea, pero pocos conocen que llegaron desde Asia. Como las alubias, las hay de distintos colores. Y también como los garbanzos, hay distintas variedades: pardina, castellana y verdinas, entre las más populares en España. Son muy pequeñas, y por eso mismo, no es necesario ponerlas a remojo la víspera antes de cocinarlas, aunque suele ser costumbre en algunas zonas de España, dejarlas en remojo antes de guisar.

Soja: De forma alargada y gruesa. Viene de China y es una legumbre vital en toda la franja asiática. Cocinadas se está abriendo paso en España, donde su consumo más habitual es líquida tanto sola (leches) y combinadas en zumo de frutas, y usadas con cereales en forma de panes, galletas, etc.

Las propiedades y beneficios de las legumbres son muchos. Se recomienda un consumo de varias veces a la semana y actualmente, se están haciendo muchas campañas para aumentar este consumo. Hace unos años, formaban parte de nuestra despensa y hoy en día, lamentablemente, su consumo ha bajado a 1 vez por semana y si se comen ... Os dejo pinchando AQUI un enlace de la Fundación Española de Nutrición, donde podéis ver un informe muy completo sobre los beneficios y propiedades de las legumbres. Me gustaría destacar, los falsos mitos y las leyendas urbanas que circulan sobre las legumbres, y que muchas veces, son las culpables que dejemos de comerlas o no las comamos tan a menudo. Os destaco algunas de estas falsedades, aunque tenéis todos en ese enlace:

- Las legumbres engordan: Falso. Las legumbres en si no son las responsables del alto nivel calórico de los platos, sino los acompañamientos del plato, como pueden ser el chorizo, la morcilla, la costilla, refritos, etc. además del tamaño de la ración que se consuma.
- Las legumbres no aportan nutrientes importantes. Falso. Las legumbres aportan: proteína, vitaminas del complejo B y minerales (hierro, magnesio, zinc). Además, la gran mayoría también poseen alto contenido de fibra alimentaria.
- Las legumbres no la pueden comer los diabéticos. Falso. Las legumbres contienen hidratos de carbono complejos de digestión lenta, por lo que liberan glucosa en sangre paulatinamente. Por tanto, los diabéticos pueden tomarlas sin ningún problema.
- Las lentejas contienen mucho hierro. Es verdad que las lentejas son un alimento con alto contenido en hierro, pero en cuanto a calidad, aunque hay que tener en cuenta que la absorción de este mineral,  es menor que el hierro de origen animal.
- Las alubias rojas son más nutritivas que las blancas. Falso. Si comparamos la composición de ambos alimentos, comprobaremos que el valor nutricional es idéntico o muy similar. La única diferencia es referente a las cualidades organolépticas (forma, olor, sabor, textura).
- Las legumbres aportan mucha grasa. Falso. Las legumbres en crudo aportan de media por cada 100grs, tan solo 3grs de grasa y mayoritariamente son ácidos grasos insaturados que aportan beneficios, por lo que debemos desmentir este mito.

Consejos para guisarlas:
- Al ser semillas secas, hay que hidratarlas antes de cocinarlas, a excepción de las lentejas. Lo ideal es la noche antes de guisarlas. Bastará cubrirlas con bastante agua ("engordaran" durante el remojo, tenerlo en cuenta para que no se queden toda la noche húmedas en vez de sumergidas en agua).
- Los gases que suelen provocar al guisarlas, se pueden evitar o reducir si lo hacemos añadiendo unos granos de comino al guiso. También podemos utilizar el comino molido, por ejemplo, para un salteado. El apio y el hinojo también ayudan a reducir esos molestos gases.
- Los platos de legumbres, cuando se hacen con chacina y/o carnes, ganan con el reposo tras el cocinado. Saben mucho mejor al día siguiente, que el propio día de guisarlos.
- Combinan muy bien con picantes (pimienta de cayena, pimentón picante... por ej.)  y con agridulces como banderillas o piparras (muy típico en el Norte de España).
- Los garbanzos, una vez remojados la víspera, se pueden congelar tanto con agua como solos. Para guisarlos, sólo bastará echarlos a la olla directamente del congelador (se pueden descongelar antes sin problemas). Con este truco, nos salvará de aquellas veces que hemos querido guisarlos y se nos olvidó ponerlos a remojo. Ver esta entrada pinchando AQUI  donde os hablo de ello.


Surtido de legumbres a la venta 

Foto procedente de Pixabay




lunes, 15 de enero de 2018

Menú Fin de Semana 20 y 21 Enero 2018

Otro fin de semana encima, y con mucho frío (lógico por las fechas en las que estamos). ¿Os apetece un menú de invierno, rico, fácil y calentito?. Pues seguirme a la cocina, que os lo dejo sobre la mesa. Para ver las recetas de cada paso, sólo tienes que pinchar al lado donde ponga AQUI  Espero que te gusten. Que disfrutes el "finde".

SABADO 20 DE ENERO
- Croquetas de jamón caseras  AQUI
- Sopa de picadillo  AQUI
- Quesada pasiega  AQUI

DOMINGO 21 DE ENERO
- Brochetas de queso, cherrys y aceitunas  AQUI
- Fabada asturiana  AQUI
- Natillas al AOVE  AQUI

Foto resumen de este Menú Fin de Semana


jueves, 11 de enero de 2018

Potaje de garbanzos con acelgas

Uno de los platos de mi infancia: Potaje de garbanzos con acelgas. Cada vez que los hago, me veo en la cocina de mi casa de niña, y me parece estar viendo a mi madre sirviéndome el plato de la olla. Es de los guisos que ganan de un día para otro, y podemos jugar con esa ventaja de dejarlo hecho el día anterior. Tradicionalmente, lleva su pringá: tocino salado, morcilla y acompañado de un trozo de ternera que se habrá guisado con los garbanzos. Yo he preferido hacerlo "light" y sin esas calorías de más, y con pechuga de pollo sin piel. Más digestivo y ligero, pero igual de rico. 

Es un muy buen 1º plato, y detrás de esto, poco más que te puede entrar: unas croquetas por ejemplo o algo así. Para que los garbanzos, y legumbres en general, sean más digestivas, yo los cuezo con granos de comino. Los pongo en una bola de té, junto con la pimienta en grano, el clavo de olor y el laurel, y así están todas las especias juntas y no dispersas por el guiso. Cuando se termine de guisar, se retira la bola de té y se quitan todas las especias del tirón y no molestan al comer.

Por ganar tiempo, yo lo he guisado en olla exprés tradicional (no rápida), pero perfectamente se podría hacer en cazuela a fuego medio. Tardaría aproximadamente 1h / 1.30h, ya es escoger lo que mejor os convenga.

Pero dejemos la charla y vayamos al lío ¿nos metemos en la cocina? Pues a lavarse las manos que el delantal y el potaje nos espera.

Ingredientes para 6 personas aproximadamente:
- 7 puñados de garbanzos (1 por persona + 1 más para la olla).
- La mitad de una pechuga de pollo, con la piel quitada.
- 1 cebolla pequeña.
- 2 tomates medianos.
- 2 zanahorias grandes.
- Un trozo de pimiento rojo.
- 1 nabo.
- 1 rama de apio.
- 2 patatas.
- Medio manojo de acelgas.
- Aceite de oliva virgen extra, que quienes me conocéis, sabéis que siempre recomiendo las variedades de #SaboraMalaga
- Agua.
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- Sal y especias: pimienta en grano, clavo de olor, hoja de laurel, granos de comino, ajos al gusto.

Preparación:
- La víspera tendremos los garbanzos a remojo con bastante agua y un poco de sal. Mínimo necesitarán 8h pero pueden ser algo más. Se puede dejar toda la noche. A mí me gusta guisarlos con ese agua de remojo, que ya tienen el sabor a garbanzos.
- En la olla exprés, poner un poco de aceite de oliva virgen extra y rehogar la cebolla y los ajos (mejor sin el germen interior). No importa como se troceen, porque luego lo vamos a triturar todo. Salar y dejar rehogar unos minutos a fuego suave hasta que esté la cebolla blandita.
- Añadir el pimiento rojo troceado y los tomates. Rehogar todo, removiendo con frecuencia.
- Cuando la verdura esté blandita, apartar del fuego y añadir el pimentón. Dar unas vueltas rápidas para que se tueste, sin peligro que el calor del fuego lo queme. Añadir un poco de agua y triturar todo el sofrito.
- Incorporar los garbanzos, la bola de té con las especias, el nabo pelado y entero, las zanahorias raspadas y enteras, la rama de apio lavada, las patatas peladas y enteras y la pechuga de pollo sin la piel entera. Cubrir todo de agua ligeramente y salar.
- Poner la agua al fuego y cuando comience a hervir, quitar las posibles espumas que salgan. Tapar y cocer a fuego suave, desde que salga vapor por la válvula, unos 30mnts. Pasado ese tiempo, quitar la válvula y cuando ya no suelte vapor, abrir la olla.
- Mientras los garbanzos se están cociendo, podemos ir preparando las acelgas. Cortar la penca y quitar las hebras. Limpiar bien las hojas y pencas de la posible tierra que puedan tener. Trocear todo y reservar.
- Retirar la pechuga, el nabo, las zanahorias y las patatas y reservar. Quitar el apio y tirarlo. Reservar todo el caldo posible, sin los garbanzos (si están tierno, sino, dejarlos en el caldo).
- En una olla aparte, poner el caldo de cocción de los garbanzos (o dejar los garbanzos si les faltara cocción) y poner al fuego. Cuando comience a hervir, añadir la acelga troceada. Al principio se verá con mucho volumen, pero enseguida baja. Rectificar de sal si hiciera falta, y dejar cocer las acelgas unos 10mnts a fuego suave.
- Mientras vamos troceando las patatas, zanahorias, nabo y la pechuga de pollo separada del esqueleto. Reservarmos todo.
- Cuando le falten unos minutos a las acelgas para terminar, añadir toda la verdura y la carne de pollo (y los garbanzos si los hubiéramos dejado aparte). De esta manera, los sabores se mezclarán y se calentará todo el guiso. Servir muy caliente.

Os he comentado que este guiso, me recuerda a mi infancia.
Una foto de una buena ración, con toque antiguo en la foto.


Unos primeros planos de este rico potaje.










martes, 9 de enero de 2018

Menú Fin de Semana 13 Enero

Se terminaron las Navidades y volvemos a la "rutina" diaria.... bendita rutina que diríamos muchos ¿verdad?. La verdad que todo tiene su encanto: ni pueden ser todos los días lo mismo, ni estar todo el día de fiesta.

Para este 1º fin de semana de "normalidad", he propuesto algo sencillo, casi de fondo de despensa y platos económicos, que la cuesta de Enero es muy laaaaaargaaaaaa ¿a que sí?. En las recetas, tenéis el enlace que os lleva a esa entrada y explica todo el paso a paso. Espero que os guste. Buena semana a todos.

SABADO 13 ENERO 2018
- Guacamole con atún y aceite de oliva virgen extra  AQUI
- Pescaito frito
- Arroz con leche light  AQUI

DOMINGO 14 ENERO 2018
- Cogollos con anchoas del Cantábrico  AQUI
- Sopa de ajos  AQUI
- Manzana asada al moscatel AQUI


jueves, 28 de diciembre de 2017

Cena de Fin de Año 2017

Hoy nos metemos en la cocina para la Cena de Fin de Año 2017. Antes de las tradicionales uvas, hay que cenar. Vamos a intentar dejar un menú encima de la mesa fácil, rico, con platos que se puedan preparar con antelación y al gusto de todos. ¿Empezamos? Pues acompañame que te cuento todo el paso a paso:

Entrantes:
- Surtidos de quesos y patés. Es un recurso fácil, que da mucho juego y que tan sólo nos tenemos que "molestar" en cortar y servir. Los patés se pueden poner en los mismos envases, acompañados de panecillos de canapés. La variedad en nuestros comercios de estos panes son infinitas: desde las tostadas finas, de forma rectangular, redonda, integrales, con pasas, cebolla, especias.... Una combinación muy amplia para todos los gustos.
- Pastel frío de cangrejo y langostinos: tienes la receta AQUI  Un aperitivo que se hace en el microondas y que perfectamente puede hacer 1 o 2 días con antelación.
- Ensalada templada de queso de cabra: tienes la receta  AQUI  Soy de las que me gusta comer con ensalada, y esta versión con queso de cabra templado, creo que viene muy bien en una cena como la de esta noche.

Platos principales:
- Langostinos al pil pil: tienes la receta  AQUI  Un plato que se hace muy rápido y que no nos va robar tiempo en la cocina. Podemos tener los langostinos ya pelados y los ajos picados con antelación, sólo para preparar la receta mientras se recoge la mesa de los entrantes.
- Redondo de ternera mechado:  tienes la receta  AQUI  Esta receta la podemos dejar hecha con antelación. La carne, una vez fría, será más fácil de cortar que en caliente. Para calentar, ponerla en una fuente de servir que pueda ir al horno. Meter al horno, tapada con papel de aluminio, a 50ºC (la tempera mínima que suelen tener los hornos). De esta forma, se calentará mientras estamos cenando y sólo será sacar la bandeja en el momento de servir.

Postre:
- Corazón de crema y frutas: tienes la receta  AQUI  Otra receta que podemos dejar hecha, por ejemplo, por la mañana. La crema pastelera se hace rápida. Mientras se enfría, que también es algo rápido, podemos ir precalentando el horno y horneando el hojaldre. Sino queréis poner gelatina encima de la fruta, podemos guardar la tarta ya horneada pero sin fruta. Dejar unos cuencos con la fruta elegida, lista para colocar. Por ejemplo, podemos utilizar piña fresca o en su jugo (menos dulce que en almíbar), melocotón en almíbar, frutos rojos. Recordar que si queréis utilizar manzanas, plátanos, peras o kiwis, se tienen que partir en el momento de servir porque se ponen negros.

Foto resumen de los principales platos propuestos para este Menú Fin de Año 2017



Pues ya sólo quedaría combinar estos platos con unos buenos vinos. Os recomiendo la amplia variedad que tenéis en #SaboraMalaga : vinos con la Denominación de Origen Sierras de Málaga, con el sello de calidad Sabor a Málaga, que os van a sorprender gratamente. Tenemos desde vermouth para el aperitivo, a blancos y rosados para entrantes, tintos para el plato de carne y espumosos de moscatel natural para nuestros brindis ¿se puede pedir más?.

Por mi parte, daros las   GRACIAS    por estar al otro lado de la pantalla y compartir mesa tanto en este rincón, como en redes sociales. Desearos todo lo mejor para el 2018, que lo miremos con cariño y siempre siempre siempre (pase lo que pase), con la sonrisa por bandera.