Buscar este blog

Translate

domingo, 26 de febrero de 2017

Entre Fogones: Programas Febrero 2017

Se acaba Febrero y aquí os dejo el resumen de programas que hemos tenido en Radio Miramar, en el espacio "Entre Fogones".  Los audios los podéis reproducir con cualquier programa multimedia que tengáis instalado en vuestro equipo. El mes que viene, vendrán más programas de cocina, con la Cuaresma cristiana como protagonista de nuestras recetas. Mientras tanto, este repaso a este mes que se nos escapa entre las manos. Espero que os guste. 

Gulas con gambas:
Un aperitivo ideal, súper rápido de hacer y delicioso. Además, en este programa aprendemos que son exactamente las gulas, su corto origen y como han llegado hasta nuestras mesas. El audio lo tienes pinchando aquí: http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-nuestra-companera-belen-diaz-audios-mp3_rf_16772834_1.html  La receta la tienes en este enlace: http://bit.ly/1QK1rzj

Especial San Valentín:  Pechugas de pavo rellena.
Una receta distinta de comer carne de pavo. Podemos dejarla hecha con antelación y ganará sabor. Y al hacerlas por paquetes, es fácil calcular las que necesitamos. El audio lo tienes en este enlace: http://www.ivoox.com/entre-fogones-pechugas-rellenas-para-san-valentin-08-02-2017-audios-mp3_rf_16896268_1.html  Y la receta aquí: http://bit.ly/1lnP5ih

Postre San Valentín: Corazón de fruta y crema.
Para celebrar este romántico día, nada mejor que una tarta y si es en forma de corazón, pues tanto mejor. En esta ocasión, nuestro dulce corazón lo hemos rellenado de crema pastelera y frutas. El audio del programa lo tienes aquí: http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-cocinamos-tarta-en-audios-mp3_rf_17049009_1.html  Y en enlace a la receta con todo el paso a paso pinchando aquí: http://bit.ly/2lh5k4f

Pollo con manzana y canela
La última receta antes del inicio de la Cuaresma, donde dejaremos la carne más apartada unos días. Una receta sorprendente y muy rica de comer pollo. El audio del programa es este: http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-belen-diaz-nos-ayuda-audios-mp3_rf_17162701_1.html  Y la receta, para poder hacerla en casa con todos los detalles, pinchando en este enlace: http://bit.ly/2jxgg9QPolloManzanaCanela

Foto resumen de las recetas de este mes.







sábado, 25 de febrero de 2017

Cuajada de Carnaval

¿Os ha sobrado mantecados y polvorones de las Navidades? Pues os voy a dar una receta, que viene desde Granada, para aprovechar esos dulces que rondan por casa, para darle salida y que no llegue el verano y vosotros con los mantecados en la despensa. Y además de venir desde Granada, viene "robada" del blog "Encocinaando" de mi amiga Leoleta. Os dejo el enlace pinchando  AQUI  No importa si tenéis 3 mantecados de limón, 5 de sabor chocolate, 2 de coco…. De hecho, yo utilizado mantecados de sabores: limón, coco, almendras, chocolate y canela.

Advierto que es un postre que llena mucho, hay que dejarle hueco a conciencia después de la comida. Una forma de hacerlo más ligero, es sin la capa de bizcochos que lleva. Y fuera de la época post navideña, lo podemos hacer igualmente sin los mantecados. Os va a sobrar natillas, porque no utiliza toda la que indica la receta. Pero lo que he hecho es dejarla como salsa cuando he servido la ración. Al tener la textura cremosa, ayuda a comer este postre. Y tener en cuenta que necesita, al menos, 2h de reposo en la nevera pero está mejor de un día para otro. Viene muy bien para adelantar trabajo si tenemos amigos / familia a comer en casa.

¿Preparados? ¿Listos? Pues a lavarse las manos que nos metemos en la cocina.

Ingredientes para 10 - 12 personas:

- Surtido de mantecados / polvorones que tengamos por casa. Yo he utilizado unos 15 aprox.
- 1 lata de cabello de ángel.
- Almendras picadas. 
- Bizcochos de soletillas.
- 200ml de nata para montar.
- 1 litro de natillas (hechas con leche entera y 1 sobre de preparado de natillas). Os aconsejo poner muy poca azúcar a las natillas, ya que el postre es muy dulce y así compensa todo.

Preparación:
- Empezamos por hacer las natillas según nos indique el fabricante. Normalmente, del litro de leche entera, apartamos un vaso y en él, disolvemos el sobre de preparado de cuajada. Mientras ponemos el resto de la leche a hervir. Podemos ponerle un palo de canela si queremos. Cuando hierva, vamos incorporando el vaso de leche mezclado con el preparado de natillas muy poco a poco, sin dejar de remover, y seguimos removiendo hasta ver que la leche “sube” y la consistencia cambia de líquida a cremosa. Reservamos.
- La nata para montar debe de estar en la parte más fría de la nevera, así nos subirá mejor y más rápido. Con la ayuda de unas varillas, montamos la nata sin nada de azúcar. Reservamos hasta que las natillas pierdan calor, y estén templadas, y unimos las natillas con la nata montada, con movimientos envolventes.
- Ponemos todos los polvorones / mantecados en una fuente, y con las manos, los vamos mezclando, para unir todos los sabores.
- En una fuente honda con paredes altas, empezamos a poner una capa de la masa de los mantecados. Si apretamos con las manos, se queda todo unido. Después ponemos una capa de bizcochos y los pintamos con la mezcla de natillas y nata. Repartimos unas almendras y a continuación, cabello de ángel. Volvemos a repetir las capas: mantecados, bizcochos bañados en natillas, almendras y cabello de ángel. Vamos haciendo capas, terminando con una capa de mantecados, pero sin llegar al borde de la fuente, que dejaremos unos 2 dedos aproximadamente libres.
- Con la última capa que será la de mantecados, regamos todo con las natillas sobrantes, que irá colándose por toda la fuente. La decoración tradicional es de azúcar glass y hacer un dibujo con canela molida (suele ser típica una granada, por recordar la ciudad de la que procede el postre). Yo le he puesto un mantecado, para recordar parte del relleno. Espero que os guste.

Esta es la foto resumen con todo el paso a paso del proceso.
En homenaje a la ciudad de la que procede, una fuente con una granada decorada.


El surtido de mantecados amasados y formando la 1ª capa.


Los bizcochos colocados para hacer capa.


Bizcochos bañados con natillas y las almendras esparcidas.


El cabello de ángel sobre los bizcochos.


La cuajada de carnaval lista para llevar a la mesa.


Primer plano, con un mantecado de decoración.


Interior de la cuajada para que veais las distintas capas.



Una ración regada con natillas por encima.







lunes, 20 de febrero de 2017

Torta de Vélez

Es un dulce súper sencillo de hacer y riquísimo. Típico de Vélez-Málaga e ideal para un desayuno o merienda. Lo encontrareis en muchas pastelerías y panaderías, pero os voy a explicar cómo hacerlo en casa sin ninguna dificultad.

No se necesita ningún molde especial. De hecho, se hace sobre papel de horno, que ya va engrasado. Yo en la torta de la foto, sí le he puesto una base de las que se utilizan para las pizzas (molde redondo con la base perforada), porque me era más cómodo así que directamente ponerlo sobre la bandeja o rejilla del horno.

Las cantidades se miden por un vaso, y en función de ese vaso, saldrá más grande o pequeña la torta. Yo he probado algunas tortas con ralladura de naranja, aunque la receta original, no la lleva. Os lo dejo como opción por si os gusta. Y para conservarla, en el mismo papel de horno que está puesta, y se tapa con la parte que nos “sobra” conforme vamos comiéndola.

Pero pasemos a la cocina que esta torta se hace en un abrir y cerrar de ojos. ¿Me acompañas?

Ingredientes para 6 personas aprox. Tomando como medida 1 vaso (de los de agua por ej.):
1 vaso de aceite de oliva virgen extra
1 vaso de leche templada
1 vaso de azúcar + azúcar para la decoración
 2 vasos de harina de repostería
 1 cucharada sopera de ajonjolí y otra de matalahúva
 1 cucharilla (de postre) de levadura química tipo Royal
 Canela molida al gusto (yo le he puesto 1 cucharilla de postre). 
-  Almendras crudas peladas, picadas menudas (aprox. 50grs) + almendras crudas peladas enteras para la decoración (al gusto).

Preparación:
Precalentamos el horno a temperatura alta. Mientras tanto, vamos haciendo la masa.
El aceite de oliva lo calentamos 2mnts en el microondas y dejamos el ajonjolí y la matalahúva dentro, para que vayan soltando su aroma. Reservamos.
Calentamos el vaso de leche 1mnt en el microondas y reservamos.
En una fuente honda, ponemos el azúcar, canela y la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos bien. Añadimos el aceite de oliva virgen extra, que estará aromatizado con el ajonjolí y la matalahúva, y las almendras picadas. Removemos todo bien hasta integrarlo.
Luego añadimos la leche y seguimos removiendo para evitar cualquier grumo. Tiene que quedar una masa como la de los bizcochos: ni muy líquida ni muy espesa. Como cada harina es distinta, si vemos que queda muy ligera, añadimos un poco más de harina. Si por el contrario quedara una masa muy seca que costara trabajo remover, añadimos un poco de leche templada.
- Sobre un papel de horno que tendremos sobre una bandeja de horno colocado, volcamos toda la masa, procurando que quede uniforme por todos lados. Decoramos con almendras crudas entera por encima, a nuestro gusto. Espolvoreamos generosamente con azúcar toda la superficie de la masa.
Hornear a 180ºC durante 20-30mnts con calor arriba y abajo, hasta que veamos la torta horneada (podemos pinchar en el centro, al igual que los bizcochos). Dejar enfriar por completo sin manipularla mucho. Una vez fría, está lista para comer.

La torta de Vélez lista para comer.


Así de esponjosa y jugosa queda por dentro.




martes, 14 de febrero de 2017

Corazón de crema y fruta

Se acerca San Valentín y vamos a preparar algo dulce ¿os apetece? Aunque la verdad que esta tarta apetece en cualquier época del año. Es un postre fácil de preparar, se puede hacer con antelación y se toma fría, con lo cuál, sea #SanValentín o San cualquier día, es perfecta ¿verdad? 

La he hecho con hojaldre y al tener esta fecha tan romántica y especial, en un molde de corazón, aunque todos los días cocinemos con amor y cariño. Las frutas son las que tenía en casa: fresas que empiezan la temporada ahora, kiwi y piña en su jugo, que a falta de tenerla fresca, siempre tengo una lata en casa. Con las Pasas Moscatel de Málaga, le damos ese toque especial y dulce. Recordar que las Pasas Moscatel tienen la D.O.P. Málaga y el sello de calidad #SaboraMalaga

Yo le he puesto gelatina neutra por encima, para evitar que la fruta se oxide. Pero os doy otras opciones:
- Dejar en la nevera la tarta horneada y sin la fruta puesta, para hacerlo justo en el momento de servir.
- Desleir un poco de mermelada de melocotón con agua unos segundos en el microondas, ponerle un chorrito de zumo de naranja para que la vitamina C no oxide la fruta, y pintar todas las frutas con la mermelada ligeramente.
- Hacer una glasa con azúcar glas y un poco de agua y pintar con ellas las frutas. Al secar, se quedará una ligera capa blanquecina por encima (como los famosos Donuts), que protegerá a la fruta.

Y dicho todo esto, nos metemos en la cocina al grito de ¡ya!.

Ingredientes:
Para la crema pastelera
- 1/2 litro de leche
- 1 palo de canela
- 1 corteza de limón (evitar la piel blanca)
- 4 yemas de huevo
- 50grs de harina
- 25grs de Maicena 
- 80grs de azúcar normal

Para la tarta:
- 1 placa de hojaldre
- Fruta fresca / almíbar / en su jugo
- Pasas Moscatel de Málaga
- Gelatina para la cobertura

Preparación:
- Empezaremos haciendo la crema pastelera. Para ello pondremos a hervir la leche con la canela y la corteza de limón. Mientras tanto, en una fuente honda, mezclamos las yemas con el azúcar, la harina y la Maicena. Cuando la leche esté a punto de hervir, volcamos en el cuenco poniendo un colador para evitar que caigan la canela y la piel de limón. Es más fácil añadiendo primero sólo un poco de leche y cuando tengamos todo disuelto, añadir el resto. Si vemos que quedan grumos, podemos meter la batidora sin ningún problema. Ponemos todo de nuevo al fuego y sin dejar de remover, esperamos que vuelva a hervir y tengamos una consistencia cremosa, sin ser demasiado espesa. Reservamos y dejamos enfriar por completo.
- Cuando tengamos la crema pastelera completamente fría, empezaremos a montar la tarta. Precalentamos el horno a temperatura alta. Extendemos el hojaldre, sin quitar el papel que trae, que nos servirá para que no se pegue al molde. Colocamos la masa sobre el molde elegido, procurando que quede por todos los lados iguales. Podemos cortar los sobrantes y pegar con los dedos, si nos falta masa por algún sitio del molde a cubrir.
- Rellenamos con la crema pastelera. Con un poco de las claras que no hemos utilizado, pintamos los bordes del hojaldre para que queden más dorado. Tapamos el molde con papel de aluminio y metemos al horno, con calor arriba y abajo a 200ºC durante 30mnts aprox. Pasado este tiempo, quitamos el papel de aluminio y dejamos dorar los bordes del hojaldre unos minutos más (si lo hacemos todo sin tapar, la crema pastelera se nos puede quemar en el horno).
- Sacamos cuando tengamos el hojaldre dorado y dejamos enfriar por completo. Una vez la masa fría, podemos guardar tal cual en la nevera (os recomiendo dejarla en el molde en este caso) o bien rellenarla. Para el relleno, tendremos la fruta elegida lista para colocar: pelar y hacer rodajas en el caso del kiwi;  lavar-secar-quitar rabitos en el caso de las fresas;  escurrir la piña de su jugo y trocear; quitar los rabitos a las Pasas Moscatel de Málaga.
- Pintar la fruta (no el hojaldre) con la cobertura elegida y dejar en la nevera hasta que la vayamos a servir. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta


Primer plano del postre listo para comer


El hojaldre puesto en el molde.


Se rellena con la crema pastelera.


Tapar bien el hojaldre relleno con la crema antes de hornear,
para evitar que la crema se queme.





                                                      

miércoles, 8 de febrero de 2017

Natillas al aceite de oliva

Uno de los postres más caseros que puede haber, son las natillas. Parecen muy difíciles pero os voy a demostrar lo fácil que es hacerlas. Además las vamos a perfumar con nuestro oro líquido: el aceite de oliva virgen extra. Yo he utilizado un #AOVE con todo el #SaboraMalaga de la Axarquía, de variedad Verdial que es dulce y afrutado.

Un truco para disolver con facilidad la Maicena, es disolverla en un poco de leche fría. Así nos garantizamos que no quedan grumos y se disuelve fácilmente. Para las natillas de chocolate, tendremos que añadir un poco más de leche caliente, porque el chocolate, hará que espese la crema y puede quedar demasiado espesa.

Pero vamos a la cocina, que este está hecho en un momento. A lavarse las manos y colgarse el delantal.

Ingredientes:
- 500ml de leche semi desnatada o entera (a mí me gusta la leche fresca, que venden refrigerada, porque le da más sabor, pero sino, la que tengáis en casa).
- 3 yemas de huevos M o L
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
- 50 grs de harina de maíz (Maicena)
- 1 palo de canela y unas tiras de corteza de limón
- 2 o 3 cucharadas soperas de azúcar (según os guste más o menos dulce)
- Galletas María y canela en polvo para decorar
- Cacao en polvo si la queremos de chocolate, y algo más de leche caliente.

Preparación:
- En un cuenco ponemos la Maicena con un poco de leche fría, poniendo el resto de la leche a calentar junto con el azúcar, el palo de canela y la piel del limón. Añadimos el aceite a la Maicena y las 3 yemas y removemos bien hasta no obtener ningún grumo (podemos utilizar la batidora si es preciso). Reservar.
- Cuando el resto de la leche empiece a hervir, añadir nuestra mezcla de yemas, Maicena y aceite, en forma de hilo suave, sin dejar de remover todo. Pasados unos minutos, veremos que la crema se espesa y estará lista para apartar del fuego y repartir en vasos / cuencos individuales. Retirar el palo de canela y la cáscara de limón antes de servir.
- Para las natillas de chocolate: con un poco más de leche caliente (como 250ml aprox) y cacao en polvo al gusto (puede ser el que utilicemos para hacer a la taza), disolverlo todo sin que queden grumos. Añadir a las natillas ya hechas y dar unas vueltas para que todo se ligue.
- Cuando las natillas no quemen, guardar en la nevera para que cojan frío hasta que se vayan a consumir. A la hora de servir, decorar con una galleta tipo María, canela en polvo, arándanos o bizcochos.

Foto resumen de todas las natillas hechas.


Y la pregunta es ¿cuál escojo?


La versión más clásica con canela.


Servida de forma elegante, en copas, y con unos arándanos frescos.


De chocolate, en vasitos y con bizcocho.


Clásica de chocolate con galleta María.


lunes, 6 de febrero de 2017

Programas Entre Fogones Enero 2015

Para no cansaros con las entradas semanales, a partir de ahora iremos poniendo las entradas por meses. De esta forma, veis todo lo que se ha tratado este mes, de forma conjunta, y tenéis todo en un mismo clic. Espero que os guste y os resulte cómodo.

Empezamos el 11 de enero reciclando el Roscón de Reyes. Por un fallo no está el audio subido a Ivoox, pero tenemos el enlace al blog  pinchando   AQUI  Una receta original de Eva Arguiñano que ella hizo más completa, y yo me quedé en los primeros pasos conociendo los gustos de mi casa. Un éxito total y recomendable para aprovechar no sólo el roscón de reyes, sino cualquier otro dulce que tengáis un poco reseco por casa. La foto resumen de esta receta es esta:




La semana siguiente, el 18 de enero, nos pusimos a comer una buena  Olla Gitana para depurar el cuerpo de las Navidades. Un plato que nació en las huertas murcianas y que es ideal para estos días fríos de invierno. El enlace de la receta lo tenéis aquí  AQUI  Mi madre solía decir que "todo lo que se come con cuchara, sana". Y gran parte de razón llevaba. Sino probad hacer este rico guiso y ya me contaréis si después no os encontráis mejor. Para oír el programa de esta receta, donde os explico todo el paso a paso, tan sólo tenéis que pinchar AQUI   La foto, de una buena ración lista para servir, está aquí:




Continuamos hablando el 25 de enero hablando de Conejo en salsa. El enlace  AQUI  Una carne sin grasas, blanca y de sabor suave, que se adapta a cocinarla de 1000 formas y todas ricas. Además está muy bien de precio, cosa que también se agradece. Para oír este programa y todo lo que hablamos, podéis acceder al archivo Ivoox pinchando  AQUI  La foto del guiso es esta:


Y ya con esto, damos por finalizado Enero (con cuesta incluida…. Jejeje). El mes que viene seguiremos cocinando con productos de temporada. ¿Te unes a nosotros? Pues será todo un lujo contar con tu compañía al otro lado de la pantalla. `Nos seguimos viendo por este rinconcito y recordar: la sonrisa, siempre por bandera.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Gulas con gambas

Desde hace algunos años, se está poniendo "de moda" el consumir gulas. Pero ¿sabemos que son las gulas? Os voy a contar un poco sobre ellas.

Las gulas nacieron hace, aproximadamente, unos 20 años a raíz del elevado precio de la anguila. Son alevines de la anguila. Pero lo que habitualmente encontramos en nuestros comercios, ya sea en versión fresca o congelada, es un sucedáneo de las anguilas, hecho con surimi de diferentes pescados (abadejo, merluza y otros pescados). Y ahora me diréis ¿y qué es el surimi? Pues viene del japonés y significa: "carne picada". Nutricionalmente, las gulas son pura proteína de pescado, con un alto valor nutricional y sin grasa ni colesterol. 

Gastronómicamente, sus combinaciones son cada vez mayores: desde salteadas con ajos, a gambas, verduras, en ensaladas, revueltos.... La cocina vasca ha hecho de las gulas una de sus señas de identidad, aunque se consume en toda España. Su casi nula preparación (apenas un salteado rápido), hacen que las recetas para disfrutarlas sean infinitas.

Dicho todo esto, vamos a cocinarlas en una de sus versiones más famosas: con gambas. Y aunque en la receta se emplean las gambas peladas, ni se os ocurra tirar las cabezas y cáscaras. Quienes me seguís sabéis que aprovecho todo lo que puedo. Y con todo eso, las cubrís de agua y con un poco de sal, 10 minutos de microondas, consigues un caldo estupendo para un arroz, sopa, etc. Pero ahora nos vamos a la cocina con nuestras gulas. ¿Me acompañas?

Ingredientes para 4 personas:
- 3 paquetes de gulas frescas (suelen tener unos 125grs).
- 150grs de gambas peladas.
- Ajos a gusto (yo le he quitado el germen interior).
- Guindillas al gusto.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal gorda (particularmente me gusta más con esta variedad que la fina).

Preparación:
- Pelar las gambas de cáscaras y cabezas. Quitar el cordón negro de la tripa que tienen por el dorso, y que nos dará un gusto terroso al comer. Reservar.
- Ponemos un poco de #AOVE en una sartén, con los ajos fileteados y la guindilla. Mejor empezar con el aceite en frío, a dorar los ajos y la guindilla y así controlamos mejor la temperatura. 
- En cuanto empiecen a tomar color los ajos, añadimos las gambas y salamos ligeramente (las gulas suelen tener sal) y salteamos.
- Antes de que cambien las gambas de color por completo, añadir las gulas y saltear todo hasta que las gambas se terminen de hacer (apenas 1 minuto).
- Servir en seguida y disfrutar.
NOTA: Si podemos hacer este plato en cazuela de barro, ganará un plus de sabor pero no siempre es posible con las cocinas eléctricas.

Un primer plano del plato antes de disfrutarlo.


Así de sencillas y ricas se llevan a la mesa estas gulas con gambas.




miércoles, 18 de enero de 2017

Olla gitana

Este potaje tiene su origen en Murcia y en los gitanos que iban por las huertas, pidiendo algo de comer. Cada agricultor daba de lo que tenían en su campo, y con un poco de aquí y otro de allá, hacían este guiso que popularmente, se conoció como Olla gitana. 

No tiene carne ni morcillas, chorizos u otros ingredientes calóricos. Viene genial para después de las Navidades, ir limpiando el cuerpo con energía sana. Porque un buen plato de este guiso, te pone las pilas para el resto del día. Si lo queréis más completo, es sólo añadir  cocido y picado a la hora de servir. Está mucho más rico de un día para otro. Yo lo hice con caldo casero, pero sino os da tiempo a prepararlo, podéis utilizar los caldos ya envasados que se venden o bien utilizar una pastilla de caldo concentrado.

Pasemos a la cocina, que el fuego está ya encendido y nos espera.

Ingredientes para 6 personas aprox.
- 1 puñado de garbanzos por persona + 1 para la olla.
- 2 patatas grandes.
- 1 trozo grande de calabaza.
- 250grs de habichuelas verdes. Yo he utilizado las redondas, porque me gustaron más cuando fui a comprar que las planas, pero sirven las dos por igual.
- 1 puerro (parte blanca).
- 1 pimiento rojo, o verde entreverado.
- 1 cebolla.
- 1 tomate maduro o tomate triturado de conserva.
- Ajos, laurel, comino, pimentón dulce, sal fina.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 1 litro de caldo de carne.

Preparación:
- La noche anterior pondremos los garbanzos a remojo, bien cubiertos de agua. 
- A la hora de cocinar, ponemos los garbanzos con el caldo de carne a cocer. Añadimos un poco de sal, laurel y comino (en grano o molido) y el puerro. Si es en olla exprés tradicional, unos 20mnts. Si es cazuela  tradicional, aprox. 1 hora. 
- Mientras tanto, vamos pelando la calabaza y partiendo en trozos regulares. Pelar las patatas y cachearlas. Si hemos comprado habichuelas verdes planas, quitar las hebras laterales y los extremos. De las redondas sólo hace falta quitar los extremos. Trocearlas. 
- En una sartén con un poco de aceite de oliva, vamos haciendo el sofrito con unos ajos pelados y picados y la cebolla. Cuando estén blanditos, añadimos el pimiento rojo y rehogamos. Luego añadimos el tomate y terminamos de rehogar todo. Fuera del fuego, añadimos un poco de pimentón (al gusto) y dejamos que se tueste con el calor del sofrito. Reservar.
- Cuando los garbanzos estén tiernos, abrir la olla. Retirar el puerro y añadir las patatas, calabaza, habichuelas verdes y el sofrito. Mezclar todo y dejar cocer a fuego suave, hasta que las patatas estén tiernas. 
- Rectificar de sal si hiciera falta, pero si se deja de un día para otro, esperar al reposo para rectificar de sal. Servir bien caliente acompañado de un buen pan de pueblo.

Un primer plano de una ración. 


Un plato listo para meter la cuchara.





domingo, 15 de enero de 2017

Conejo en salsa

El conejo es una de las carnes más sanas que podemos comer. Hay diferencia de sabor entre un conejo de monte, y uno de granja, que son los más habituales y que lo disfrutamos durante todo el año en nuestros mercados.

La carne de conejo es muy baja en grasas, por lo que se recomienda en dietas de control de peso. También está indicado en dietas para reducir el colesterol, o enfermedades cardiovasculares. El conejo tiene un alto índice de Vitamina B12, muy indicada en mujeres embarazadas o lactantes. Además es una carne muy fácil de digerir. Otros de sus beneficios es que su bajo contenido en sodio, y ser un alimento rico en proteínas y potasio. 

Con todo esto dicho ¿cómo lo preparamos? La gastronomía nos da infinitas recetas: desde en paellas, a potajes, cazuelas, fritos… Una de las recetas más novedosas, es cocinarlo con chocolate, que es muy típico en la zona de Cataluña. Pero  hoy lo vamos a preparar de una forma sencilla, con una fritada con productos que solemos tener en nuestras neveras. Así quien no lo haya probado, se va haciendo con este sabor. ¿Me acompañas a la cocina?

Ingredientes para 4 – 6 personas:
  ½ conejo troceado (nos lo hace el carnicero y es la mejor opción).
 Aceite de oliva virgen extra. Yo he utilizado una variedad de #SaboraMalaga sin filtrar, con mucho sabor, y que con menos cantidad, nos cunde mucho al cocinar. Es de Aceites Mondrón, de la parte alta de la #Axarquía malagueña.
1 cebolla pequeña.
Pimientos verdes y rojos. Si lo tenemos en formato grande, con media pieza será suficiente.
- Tomate rallado, que puede ser natural (1 pieza grande aprox.) o bien algún resto que tengáis en conserva, como yo he utilizado.
Sal fina, pimienta en grano, tomillo, romero, laurel y ajos a gusto.
 ½ vaso de vino blanco de calidad.
 Agua o caldo de carne.

Preparación:

En una cazuela amplia, ponemos un fondo de #AOVE y doramos las piezas de conejo, sin sal, sólo dorar y reservar.
- Mientras se va dorando, vamos picando lo más fino posible la cebolla, ajos y pimientos. Si utilizamos tomate natural, lo rallamos. Dejamos reservado.
Retiramos el conejo dorado y en ese aceite, rehogamos la cebolla y ajo con un poco de sal y pimienta molida. Cuando se ponga blanda, añadimos el pimiento. Y cuando todo ya se esté rehogando, siempre a fuego suave y removiendo con frecuencia, añadimos el tomate y dejamos sofreír todo un poco.
Añadimos las piezas de conejo al sofrito, teniendo localizados los higaditos, que nos harán falta para la salsa posteriormente. Rectificamos de sal, añadimos las especias al gusto (laurel, tomillo, romero, ajos enteros…). Ponemos el vino y la misma cantidad de agua o caldo, tiene que quedar casi cubierto por completo la carne. Dejamos guisar a fuego suave y con la cazuela medio tapada.
Pasado unos 20mnts, retiramos todos o algunos de los higaditos del conejo (según si os gusta comerlo o no), y lo ponemos en el vaso de la batidora. Añadimos un poco del caldo del guiso y batimos todo bien. Incorporamos ese líquido a la cazuela y removemos con suavidad para ligarlo con la salsa existente. Rectificar de sal si hiciera falta.
Dejar guisar unos 10 minutos más, o hasta que el conejo esté tierno. Dependerá si los trozos que tenemos son más grandes o pequeños.
A la hora de servir, poner los trozos de carne de conejo y salsear por  encima con la salsa resultante. Se puede acompañar de unas patatas fritas cortadas a dados gruesos, o también de un buen salteado de champiñones. Otra opción es cascar unas patatas en el guiso y que se guisen con el conejo, tenéis plato completo de una vez.  Espero que os guste.


Una ración lista para ser degustada.


Aquí podéis ver el muslo y contramuslo, y uno de los higaditos,
que particularmente, me encanta comerlo tal cual.


En esta foto podéis ver el ajo sin pelar, como queda después 
de haberlo guisado. Un placer para quienes le gusta como queda.





jueves, 12 de enero de 2017

Pollo con manzana y canela

Esta receta la he visto en Canal Cocina, en Divinos Pucheros y curiosamente, tenía muslo de pollo para hacer al ajillo en la nevera. Pero al ver el programa, he cambiado la receta porque me apetecía probarla.

Yo he cambiado, de la receta original, la cebolla por la parte blanca del puerro, ya que no tenía cebolla en casa. He cambiado el tomate natural, que tampoco tenía, por un poco de tomate triturado. Y he utilizado muslo de pollo que ya tenía comprado de ayer y troceado pequeño (ya os digo que la idea de guisarlos era otra). Ha quedado una receta muy suave de sabor y con un toque especial. El meter la manzana, en vez de patata, rebajamos calorías y da un toque dulzón que combina muy bien con el pollo. Yo he aprovechado para hacerlo con un #AOVE D.O. Antequera que me ha regalado mi amigo Antonio. Un Hojiblanca excelente que es auténtico oro líquido.

Me dejo de rollos y nos vamos a la cocina, que esta receta se cocina casi sola. Toca lavarse las manos y colgarse el delantal.

Ingredientes para 4 - 6 personas:
- 1kg de muslos de pollo troceados
- La parte blanca de un puerro.
- 3 cucharadas de tomate triturado (o un buen tomate para freír).
- Aceite de oliva virgen extra. 
- Sal y pimienta molida.
- 1 manzana grande.
- Caldo de pollo.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- Un puñado de almendras.
- Ajos al gusto.
- 1 palo de canela

Preparación:
- Salpimentar los trozos de pollo.  En una cazuela ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra, y doramos el pollo, dejándolo dorado por fuera y crudo por dentro. Sacar y reservar.
- En ese mismo aceite, doramos el puerro hasta que esté blandito. Yo le he añadido unos ajos enteros, con piel y todo. Cuando esté rehogado, añadir un poco del tomate triturado y rehogar.
- Volver a meter el pollo en la cazuela, añadir el vino blanco y dejar evaporar a fuego fuerte. Poner el caldo de pollo, hasta aproximadamente, la mitad del pollo y guisar a fuego medio. 
- Pelar una manzana, quitar el corazón y trocear en dados. Añadir al guiso, junto con una rama de canela en rama. Rectificar de sal si hiciera falta.
- Dejar guisar unos 30 minutos aproximadamente o hasta que veamos que el pollo está guisado y el caldo se ha reducido bastante. Un poco antes de terminar el guiso, majar unas almendras y añadirlas al guiso unos 5-10 minutos a fuego suave.
- Emplatar todo y regar con la salsa que haya quedado. Servir enseguida con un buen pan para mojar en la salsa.

Un primer plano del guiso.


Vista general del plato listo para servir.





lunes, 9 de enero de 2017

Reciclar Roscón de Reyes

Esta receta se me ocurrió tras ver otra de mi admirada Eva Arguiñano. En este  ENLACE   podrás ver una riquísima forma de aprovechar el roscón que nos sobra y que se queda un poco duro. A mí me encantó la idea pero de la forma que lo presenta, yo sé que en casa no iba a tener éxito. Pero me gustó el remojar las rodajas de roscón con leche y leche condensada y ese proceso de horno. Así que me metí y experimenté y el resultado, es delicioso.

Pero no sólo se puede reciclar el Roscón de Reyes. ¿Cuantas veces habéis hecho un bizcocho y ha salido más duro de lo habitual? ¿O se ha quedado por la cocina triste y abandonado? Y quien dice bizcocho, dice unas magdalenas, unos bollos dulces.... incluso un buen pan, que queda triste y mustio. Todo eso son ideas para hacer con esta receta y reciclar esos restos duros, antes de tirar a la basura. Se le podría añadir en el momento del horneado: unos dados de manzana o pera pelada, por ej. Unas pasas moscatel en el reposo, para que la leche las hinche y estén más jugosas, un picado de almendras o nueces cuando se vayan a comer, para ese toque crujiente..... Se me va la imaginación y siempre con cosas deliciosas.

Ahora toca pasar a la cocina y meterle mano a este Roscón de Reyes que se me quedó sin poder entregar a una amiga, y se quedó duro y le di una 2ª vida. ¿Me acompañas a la cocina? Pues lávate las manos que voy buscándote un delantal para ti.

Ingredientes para 6 personas aprox.
- 1 Roscón de Reyes pequeño.
- 150ml de leche condensada (puede ser desnatada).
- 250ml aprox de leche fresca (la que utilicéis en casa).
- Azúcar y canela (yo aproveché un bote que ya tenía mezclado).
- Agua de azahar (opcional).

Preparación:
- Cortar el Roscón en rodajas de unos 2 dedos aproximadamente de ancho. Disponer en un molde con paredes altas, que puede ir al horno posteriormente. 
- En una jarra, mezclar la leche condensada y la leche, y remover para hasta que se integren. Se puede calentar ligeramente si veis que no se unen con facilidad. Añadir un poco de agua de azahar, para intensificar el aroma que ya tiene el roscón. También podríamos utilizar vainilla líquida.
- Verter la mezcla de leches sobre las rodajas del Roscón, de manera que las empape bien. Añadir un poco más de leche si hiciera falta. Las rodajas tenderán a "flotar" pero tienen que mojarse bien. Meter el molde en la nevera y dejar reposar algunas horas, dando la vuelta a las rodajas si podemos para que se empape todo bien. Se puede dejar toda la noche sin problemas.
- Encender el horno a 200ºC. Sacar el molde de la nevera y espolvorear las rodajas de Roscón con un poco de canela y azúcar por encima. Meter el molde en el horno, y si tiene la función ventilador, ponérsela también. Dejar durante 20-30mnts, hasta que veamos que leche se ha convertido en crema y las rodajas están ligeramente tostadas. 
- Se puede servir templado (que es como más me gusta a mí) en pequeño cuencos, con un poco de la salsa de leche que nos ha quedado. O dejarlo enfriar y a temperatura ambiente. ¡Buen provecho!

Resumen del paso a paso de todo el proceso


Partimos de este Roscón de Reyes que se quedó duro.


Remojado en las dos leches, para hidratar y ablandar las rodajas.


Recién horneado.


Detalle de como quedan las rodajas tras el horneado.
Se ve el azúcar que le he puesto por encima.


Listo para comer


Una foto con la rodaja con fruta confitada, para recordar que viene de un Roscón de Reyes.