Buscar este blog

Translate

jueves, 23 de noviembre de 2017

Chanfaina

Hoy os traigo un plato muy antiguo y con muchas versiones. En España hay muchas variantes de esta receta: desde Andalucía donde vivo, pasando por Extremadura, ambas Castillas, Aragón, Cataluña, Galicia, la zona del Levante… También al otro lado del charco, es muy común en países como Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Argentina… entre otros. En la provincia de Málaga, en Totalán, hay una fiesta muy popular el último fin domingo de noviembre para celebrar este guiso y degustar este rico plato. Os animo a que vengáis y disfrutéis tanto de la chanfaina de Totalán como de este bello rincón de la Axarquía malagueña.
Como os digo, el origen es muy antiguo. Dicen que cuando las familias adineradas, encargaban sacrificar un cordero a los pastores, estos sólo les entregaban las partes “nobles” que eran lo que ellos comían. ¿Qué hacían con el resto o mal llamado “partes innobles” del cordero? Se lo quedaban los pastores que los aprovechaban en un guiso. Este puede ser el origen de este rico plato, para aprovechar toda la casquería que los “señores” del lugar, no querían comer y la despreciaban. Es un plato humilde, pero lleno de sabores y una delicia para quienes nos gusta “la cuchara” para comer.
Como todas las recetas, hay tantas versiones como personas hayan dispuestas a cocinarla. Hay zonas donde se prepara con conejo, pollo, gallina, cerdo (todo ello combinado o solo uniendo algunas carnes). También donde se acompaña de arroz en la sopa, o bien, se le añade patata (como yo hago en esta receta). Hay quien le maja los hígados en la salsa (como yo le he hecho), y otros que lo dejan a trozos acompañados de sangre, pulmones, corazones u otras partes de la casquería. Otra forma de prepararlas es añadiendo huevo duro para servir. En mi comarca de la Axarquía, además, se le añade un puñado de almendras fritas en el majado final (costumbre muy típica en los guisos y potajes de la zona).
Hoy os traigo mi versión, cocinada en olla exprés tradicional pero que perfectamente se puede hacer en una cazuela, y si es en olla de barro ya ni os cuento (cualquier día soy capaz de poner un fuego de gas para recuperar los guisos en cazuelas de barro y dejar de lado las vitrocerámicas / inducción…). He utilizado las 2 carnes que más nos gustan en casa: pollo (en este caso muslo que era lo que tenía para aprovechar) y cerdo (en este caso, magro). Espero que os guste y si tenéis “vuestra” receta de chanfaina familiar, os animo a que me digáis como la preparáis en los comentarios. Espero que os guste.
Ingredientes para 6 personas aproximadamente:
-         2 muslos de pollo sin piel y troceados
-         ½ kilo de magro de cerdo partido a dados
-         ½ morcilla y ½ chorizo
-         Huesos de espinazo
-         3 patatas grandes
-         1 filete de hígado de cerdo, o en su defecto, higaditos de pollos
-         3 cucharadas (soperas) de aceite oliva virgen extra + un poco más para el sofrito.
-         Sofrito clásico: pimiento verde, cebolla y tomate maduro
-         Sal
-         Especias: hojas de laurel, pimienta y comino (en grano o molido), tomillo, romero, orégano, clavos de olor (con un par de ellos es suficiente porque dan mucho sabor), pimentón dulce. Opcional: guindilla al gusto.
-         1 cabeza de ajos + algunos dientes sueltos
-         Un buen puñado de almendras crudas y peladas.
-         Vinagre blanco suave
-         Agua
Preparación:
-         En la olla donde vayamos hacer el guiso, poner el aceite y dorar la cabeza de ajos (mejor si la podéis asar directamente al fuego). Reservar.
-         En ese aceite dorar el magro de cerdo a fuego vivo. Sólo queremos “sellar” la carne. Retirar y hacer lo mismo con los trozos de pollo. Cuando lo tengamos dorado, añadir el magro y un poco de agua, para que “levante” todo el sabor del fondo de la olla. Añadir el hueso de espinazo y cubrir con agua todas las carnes.
-         Pelar y cachear las patatas (metiendo el cuchillo y cascándolas). Añadir al guiso junto con sal, las especias al gusto (menos el pimentón) y la cabeza de ajo entera. Si no os gusta encontraros las especias, un buen truco es meterlas en una bola de té (granos de comino, pimienta, clavos de olor, guindilla…) y así se retiran todas juntas al servir.
-         Limpiar el caldo de las espumas que pueda soltar y tapar la olla. Si es en olla exprés tradicional, unos 30mnts a fuego medio-suave desde que salga vapor por la válvula. Si es en cazuela, tardará 1h aprox.
-         Mientras se guisa todo en la olla, preparar en una sartén el sofrito: empezamos friendo el hígado de cerdo (o los higaditos de pollo bien limpios de sangre) con ajos pelados y las almendras. Cuando esté hecho, sacar y reservar el aceite. En esa misma sartén, hacemos el sofrito empezando por la cebolla y cuando esté blandita, añadir el pimiento troceado y sofreír. Terminar con el tomate pelado y troceado. En el último momento, añadir fuera del fuego, un poco de pimentón dulce (aprox. 1 cucharada sopera) y remover bien. Así evitamos que se queme con el fuego, y el calor del sofrito será suficiente para tostarlo. Reservar todo.
-         Pasado el tiempo de guiso, abrir la olla exprés cuando la válvula haya soltado el vapor. Sacar el hueso de espinazo y coger un poco de caldo. En un mortero (o en la batidora sino lo tenemos), machacar todo el sofrito con el hígado, los ajos, las almendras y el vinagre.  
-         Añadir al guiso la morcilla y chorizo troceados y el preparado del sofrito. Remover suavemente todo y guisar a fuego suave unos 10mnts, para que la morcilla y chorizo se guisen y se mezclen los sabores, vigilando que no se agarre en el fondo de la olla. Rectificar de sal si hiciera falta.
-         Este guiso se puede hacer de un día para otro (que estará más rico porque los sabores habrán “subidos”). Si lo hacéis con antelación, tener precaución a la hora de calentar, porque fácilmente se puede agarrar a la cazuela. Un buen consejo es, pasar todo a un recipiente apto para el microondas y calentar ahí. Servir muy caliente.

Vista general de la chanfaina lista para servir.
Nota: el guiso queda con más caldo, que está en el fondo de la cazuela,
para que se vea todos los tropezones.



Detalle en un plano más cerca.



martes, 21 de noviembre de 2017

Pan integral de espelta y aceitunas aloreñas

Hoy hacemos un pan integral blanco…. Sí habéis leído bien: blanco. Y lo digo porque vamos a utilizar una harina que tiene mucha fibra, pero que no es oscura: la espelta. En esta entrada del blog: http://bit.ly/2j9B0WB podéis ver algunas de las harinas que nos encontramos fácilmente en nuestros comercios. Y en ella os menciono la espelta, y sus propiedades.

Este es un pan muy fácil de hacer. Queda muy rico en un almuerzo, por el toque de las ricas aceitunas aloreñas (las únicas aceitunas con Denominación de Origen hasta el momento). Además, podemos hacer bollitos pequeños, en formato individual, si tenemos invitados a comer (por daros una idea). En rodajas combina muy bien con embutido y quesos, por lo cual, de aperitivo también resulta ideal. Aunque yo os confieso, ahora que no me ve nadie, que lo preparé para un desayuno y apenas quedó nada de nada…. En casa un poco más y ni las migajas quedaron. Por eso os digo que las combinaciones son infinitas.

Tenemos que tener en cuenta que las cantidades de agua y harina no son exactas. Dependiendo de las marcas de harina, podemos utilizar un poco más o un poco menos. Empezar por las cantidades que os pongo, que, para añadir, siempre hay tiempo. Y si no tenéis mucha práctica en hacer pan, os recomiendo que no añadáis nada hasta llevar un tiempo amasando (a mano o a máquina). Porque al principio puede dar la impresión de que queda muy líquida la masa y falta harina (por ejemplo), pero con el amasado, la harina va absorbiendo ese “exceso” y quedarnos una masa perfecta. O puede pasar el caso contrario también. Por eso os recomiendo que esperéis un poco antes de añadir más harina o agua (que siempre debe de estar templada para evitar cortar la fermentación de la levadura). Si os apetece, después del reposo de la masa y de dar forma al pan, podéis volver a dejarlo levar hasta que aumente un poco más su volumen. Quedará un pan con más miga y más esponjoso. Eso ya es a gusto vuestro. El mío estuvo reposando toda la noche y no le di más reposo cuando le di forma para hornearlo.

¿Nos metemos en harina? ¿Listas para empezar amasar? Pues adelante que me voy poniendo el delantal.

Ingredientes:
- 300grs de harina de fuerza
- 100grs de harina de espelta
- 300ml de agua templada
- 1 dado de levadura fresca o 1 sobre de levadura rápida de panadero
- 1 cucharita (de las de café) rasa de sal (tener en cuenta que las aceitunas llevan sal)
- ½ cucharita de azúcar blanco
- 50grs aproximadamente de aceitunas aloreñas sin el hueso y troceadas
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra + un poco para el exterior del pan
- Cubitos de hielo

Preparación:
-          Pesar las 2 harinas y tamizarlas en un cuenco hondo.
-          Templar el agua y disolver la levadura. Cuando esté disuelta, añadir el azúcar, la sal y las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Remover bien.
-          Hacer un volcán en el centro de la harina (esto si lo hacéis a mano, con robot de cocina sólo es poner el accesorio de amasar y que empiece a funcionar). Ir añadiendo poco a poco el agua con todos los ingredientes mientras se va amasando.
-          Amasar durante al menos 10mnts, girando y tocando todas las partes de la masa. Nos debe de quedar una masa uniforme, brillante y lisa. Al tacto, si hundimos un dedo, tiene que recuperar la forma casi de momento. Si está muy dura, probad añadir un poco de agua templada (una cucharita por ej.). Si está muy blanda, añadir un poco de harina (1/2 cucharada de harina, por ejemplo, la que queráis). Cuando tengamos la masa lista, dejar reposar en lugar templado. Mi favorito es dentro del horno (apagado) porque allí no hay corriente de aire y leva muy bien. Hay que dejarla hasta que doble el volumen por lo menos.
-          Pasado ese tiempo, sacar la masa del cuenco y amasar enérgicamente para sacar el aire del interior. Añadir las aceitunas aloreñas, sin el hueso y troceadas con el cuchillo, a la masa y procurar que estén repartidas de forma homogénea. Podemos dar la forma deseada al pan, o hacer panes individuales. Si queréis una vez que hayamos dado forma, lo podemos volver a dejar reposar hasta que doble su volumen. Sino queréis esperar más tiempo, precalentar el horno a temperatura alta.
-          Sobre una rejilla del horno, cubierta con papel de hornear, pondremos nuestro pan o panes. Podemos ponerlo también en un molde si así nos resulta más cómodo (una cazuela de barro, un molde de plumcake si lo queremos con esa forma…) Hacer cortes en la superficie con un cuchillo, para que la masa “respire” cuando vaya al horno. Poner unas gotas de aceite de oliva virgen extra y repartir sobre el exterior con un pincel o con mano misma.
-          Hornear a 180ºC con calor arriba y abajo. Poner debajo de la rejilla, una fuente de horno un poco honda, y antes de meter la rejilla con el pan, echar un puñado de cubitos de hielo. Esto dará humedad al pan mientras se hornea, y tardará más en evaporarse que el agua. Meter el pan y según sea una pieza entera o piezas individuales, tardarán más o menos tiempo. La pieza grande me ha tardado unos 45mnts aproximadamente. La pieza pequeña, unos 15 minutos.
-          Dejar enfriar sobre una rejilla o una superficie ventilada, para que la base del pan no se ponga húmeda y quede crujiente. Cuando no queme al tacto, lo podemos cubrir con un paño de algodón hasta que lo vayamos a comer. Espero que os guste.

Foto resumen de esta receta


Las aloreñas partidas antes de mezclarlas con el pan


El pan ya horneado y enfriándose


Detalle de la miga de este pan y el bollito individual que hice









lunes, 20 de noviembre de 2017

Clases de harinas

Cada vez nos encontramos con más clases de harinas en nuestros comercios y la gran duda es ¿cuál compro? Os voy a intentar de explicar las principales harinas que solemos ver en nuestras tiendas y los usos más habituales o recomendables.
HARINA DE TRIGO
Harina básica que se obtiene de moler el grano de trigo maduro entero. A ese trigo, se le ha limpiado previamente de cáscara (el salvado) y del germen. Al moler el grano, nos queda el polvo blanco que todos conocemos. Puede haber distintos tipos de harinas según lo fina que se haya molido, y los usos a los que va destinada. La harina común de trigo que solemos encontrar, la podemos utilizar tanto para frituras, repostería, rebozados...etc. Se le suele llamar también "harina floja" a esta harina "básica" de trigo.
HARINA DE FUERZA
Es una harina con mayor cantidad de gluten que la harina normal o "floja". Ese gluten será necesario, para que en recetas de panes y masas (por citar algunos ejemplos de usos), la levadura suelte su gas y la masa suba y aumente de tamaño. Para poder llamar a una harina "de fuerza", tendrá que tener al menos 12 gramos de proteína (gluten) por cada 100grs de harina. Las masas que llevan harina de fuerza necesitan de un mayor tiempo de amasado. Para este tipo de harina, es recomendable utilizar la levadura de panadero (ya sea en formato seco en sobres o fresca).
HARINAS CON LEVADURA
Se trata de harina común (la "básica" que antes mencionaba) a la que se le ha añadido levadura. La cantidad de levadura suele variar según los usos a los que va destinada. La podemos encontrar en harinas para hacer panes, masas de pizzas, bizcochos, etc. Mi consejo personal, y por la experiencia en probar varias harinas con levadura, es que le pongáis levadura a vuestra preparación. Yo he tenido bizcochos planos y duros por utilizar sólo harina con levadura y confiar en que sería suficiente para que subiera como un bizcocho normal. Y esto mismo me ha pasado con masas de pizzas, panes... Así que yo respeto la levadura que me indica la receta que voy a preparar. El resultado final será que queda todo más esponjoso o sube antes, en recetas de panes por ej.
 HARINA DE REPOSTERIA
Es una harina muy floja elaborada con trigo blando, con muy poco gluten (pero lo lleva, así que ¡OJO! si lo va a comer alguna persona intolerante / alérgica a esta proteína). Está recomendada para bizcochos, magdalenas y todos los usos que se le puede dar en repostería. Combina muy bien con la harina de maíz. Sustituyendo 1/3 aproximadamente, de la cantidad de harina que tengamos que usar para repostería, por harina de maíz (y los otros 2/3 de harina de repostería), conseguiremos una masa mucho más ligera y esponjosa. No sirve para la elaboración de masas y panes, por su bajo contenido en gluten.
HARINA INTEGRAL
Es la harina que se obtiene de moler el grano de trigo entero: con su corteza (salvado), su parte interna donde se encuentra el endospermo, que es donde se obtiene la harina blanca, y el germen que se encuentra en los extremos inferiores. Su color es algo más tostado que la harina de trigo o de fuerza.
Se suele utilizar combinada con harina de fuerza blanca, para la elaboración de panes. También se suele combinar con otras harinas para galletas y repostería integral. Necesita más tiempo de amasado, al ser una masa más pesada, y suele necesitar algo más de agua que una masa que solo lleve harina de fuerza. El beneficio que obtenemos al comerla es un mayor aporte de fibra, con lo cual es muy recomendable para evitar el estreñimiento. También nos aporta más sales minerales, Vitaminas del grupo B y E que otros tipos de harinas.
HARINA DE ESPELTA
La espelta es uno de los cereales más antiguos que existen, aunque la popularidad que está cogiendo últimamente, parece que hablamos de algo muy nuevo. Es un cereal altamente energético, por los carbohidratos que posee, pero en cambio tiene menos calorías que la harina de trigo común. Tiene un alto contenido en proteína de gran valor biológico, así como más minerales y vitaminas que otros cereales. Otro beneficio es que posee mucha fibra soluble, con lo que favorece el tránsito intestinal.  Contiene gluten, por lo cual, no es apta para personas alérgicas / intolerantes. Su sabor es ligeramente dulce, recordando a los frutos secos. Sus usos son muy variados y podemos encontrar desde pasta seca con este cereal (combinada con harina de trigo duro), como utilizarla nosotros en masas de pan o galletas.

 






lunes, 13 de noviembre de 2017

Menú fin de semana 18 y 19 nov 2017

Nos metemos de lleno en la mitad de Noviembre. Se que muchos y muchas ya tenéis la mente en las Navidades, pero aún queda mes por delante. Así que os voy a poner sobre la mesa, un menú fin de semana para cargar pilas y afrontar lo que queda de mes, el de diciembre, las Navidades y lo que haga falta ¿verdad?. Pues a colgarse el delantal que nos metemos en la cocina:

Sábado 18 nov:
- Ensalada de lechugas variadas. No pongo enlace: cualquier bolsa de mezclas de lechugas que ya hay en nuestros comercios, y que tenemos donde elegir según las variedades que lleven. 
- Cazuela malagueña de fideos con pescado y marisco: http://bit.ly/1zhsyKh
- Granadas

Domingo 19 nov:
- Habas con jamón serrano: http://bit.ly/1VyqJD8
- Carrilleras de cerdo con tomate:  http://bit.ly/1IWtMKx
- Crema de limón: http://bit.ly/1IAWHlq

Foto resumen de las principales recetas aquí presentadas.




martes, 7 de noviembre de 2017

Menú fin de semana: 11 y 12 nov 2017

Ya estamos metido en Noviembre, y apetecen esos platos de cuchara, de plato único casi, que te calientan cuerpo y mente. Y de eso va nuestro menú fin de semana de hoy. ¿Me acompañas a la cocina? Lo tengo todo programado, con los enlaces a las recetas para que no te pierdas el paso a paso. 

Sábado 11 de noviembre
- Mejillones picantes con tomate: http://bit.ly/1XFHBEA
- Olla gitana: http://bit.ly/2kfUyM2ollagitana
- Macedonia de fruta de temporada.


Domingo 12 de noviembre
- Alcachofas con cherrys: http://bit.ly/1IAR8mW
- Arroz caldoso con pollo http://bit.ly/2gd618s
- Naranjas aliñadas con pasas moscatel: http://bit.ly/1KV4Zam

Resumen de las recetas aquí presentadas.


martes, 24 de octubre de 2017

Menú fin de semana 28 y 29 oct 2017

El último fin de semana de Octubre... ya mismo estamos con las Navidades encima ¡acordaros! Pero mientras que llega esta fecha, vamos a organizar el menú fin de semana. Junto al título de la receta, tenéis el enlace para ver la entrada en el blog y todo su paso a paso. Como siempre os digo, me podéis dejar cualquier comentario o duda que tengaís que intentaremos resolverla lo antes posible. Espero que os guste. Buen fin de semana a todos y todas.

Sábado 28 octubre 2017
- Cabezada de cerdo a la sal:  http://bit.ly/1FyaJmh
- Papas asadas a la sal: http://bit.ly/1P4zNbn
- Yogur casero 

Domingo 29 octubre 2017
- Tosta Axarquía
- Fideua con marisco: http://bit.ly/1N3FFAC
- Flan de leche condensada: http://bit.ly/1z3SzN1

Foto resumen de las recetas aquí presentadas.


martes, 17 de octubre de 2017

Menú fin de semana 20 y 21 oct.. 17

Enfilando ya casi el fin de mes, os dejo sobre la mesa unas propuestas para cocinar y degustar con la familia este fin de semana. Todas las recetas las tenéis en el enlace que viene justo al lado. De todas formas, si tenéis cualquier duda o sugerencia, podéis hacerme la llegar sin ningún problema.

Vamos a ver la propuesta para este fin de semana. Espero que os guste:

Sábado 20 Oct.
- Gulas con gamas: http://bit.ly/2yxDU1I
- Conejo en salsa: http://bit.ly/2jm5A1rconejosalsa
- Fruta de temporada


Domingo 21 Oct.
- Brochetas de queso con cherry y aceituna: http://bit.ly/2fQdewg
- Pisto con huevos fritos y patatas: http://bit.ly/1VFlhf5
- Tulipas de helado con fruta de temporada.


Pues hasta aquí todo por hoy. Volveremos el próximo fin de semana con otros platos fáciles y de temporada encima de la mesa. Mientras tanto, a ponerle mucho cariño a lo que cocinemos y la sonrisa siempre por bandera.




lunes, 16 de octubre de 2017

Yogur casero en yogurtera

Hace ya muchos años que hacía el yogur en casa. Regalé la yogurtera a una amiga, que le salieron todo tipos de alergias alimentarias y quería controlar todos los ingredientes ella misma, para evitar trazas o reacciones alérgicas. Al cabo de los años, he vuelto a comprar una yogurtera. Puede parecer un trasto más en la despensa de la cocina, pero os aseguro que cuando probáis un yogur casero, dais por bueno ese espacio.

Hay mucha leyenda sobre los yogures en casa y los métodos para hacerlos. Yo no me fío el hacerlos con el horno precalentado o envolver los vasitos en mantas u otros remedios caseros. No digo que no funcionen, mucho cuidado, pero prefiero tener la  yogurtera y me quedo más tranquila.

Yo os voy a dar la receta básica, que salen todos los vasitos de la yogurtera. Si vuestra máquina es de las que hacen el yogur en formato "olla", cuando estén hechos, podéis pasarlos a vasitos de cristal o bien a un tupper grande e ir cogiendo la cantidad de yogur que queráis. En muchas de las recetas que circulan por la red, indican el ponerle leche en polvo para que el yogur tenga más concentración de leche. Yo no se la añado y salen riquísimos. Lo que sí he hecho alguna vez, es añadir 1 cucharada sopera de leche condensada. De esta forma, la leche sale más concentrada y aporto algo de dulzura, aunque sólo será para quitar el sabor más ácido del yogur natural. ¿Preparados? ¿Las manos limpias? Pues derechos a la cocina que vamos a preparar nuestros yogures caseros en yogurtera.

Ingredientes:
- 1 litro de leche fresca al ser posible. Yo he probado con todo tipo de leches (desnatadas, semi, entera, fresca, uperisada, con calcio, vitaminas....) y sale bien con todas. Lógicamente, cuanto menos grasa tenga la leche, más ligero estará el yogur.
- 1 yogur natural o de sabores (se perderá el sabor y casi no se notará). Puede ser con bífidus, ecológico, desnatado, enriquecido.... Lo que sí es importante es que no tenga trozos de frutas, ni de cereales u otra cosa, que sea sólo yogur.
- Opcional: 1 cucharada de azúcar (blanco o moreno). También se le puede poner la misma cantidad de miel (romero, azahar, mil flores....) o de leche condensada.

Complementos para acompañar el yogur:
- Muesli.                                                    - Mermelada.
- Chocolate troceado.                                - Frutos secos.
- Miel.                                                        - Coco rallado.

Preparación:
- En una jarra amplia, ponemos la leche y el yogur. Si queremos endulzar con miel, azúcar o leche condensada, también se lo pondremos.
-Batimos con unas varillas o la batidora eléctrica hasta que veamos todo integrado.
- Repartiremos todo entre los vasos de la yogurtera, que quede todo homogéneo. 
- Tapamos la yogurtera  la ponemos en marcha. Necesitará un mínimo de 8h. Lo ideal es dejarla toda la noche, así por la mañana la tendremos lista.
- Por la mañana, destapar la yogurtera. Ponerle las tapas a los vasitos y guardar en la zona más fría de la nevera.
- A la hora de consumir, le ponemos el complemento que más nos guste: azúcar, miel, 1 onza de chocolate picado, frutos secos, muesli, mermelada. fruta de temporada.... Las combinaciones son infinitas. Y siempre es más aconsejable ponerle esto justo en el momento de consumir. Es importante decir que estos complementos se le ponen una vez el yogur ya elaborado y antes de consumirlos, porque si se lo pusiéramos al principio, con el calor de la yogurtera (aunque es un calor muy bajo) lo que pongamos (fruta, muesli...etc) se puede estropear. También podemos añadir jarabes de sabores: vainilla, fresa, chocolate...

Una muestra de yogur casero con complementos:
arándanos secos y nueces, miel y chocolate.




miércoles, 11 de octubre de 2017

Menú fin de semana: 14 y 15 octubre 17

Como si nada, ya tenemos aquí el mediados de mes...¡ y sin darnos cuenta ! Vamos a preparar unos menús ricos y fáciles, que no nos supongan demasiado tiempo en la cocina y que así tengamos tiempo para disfrutar con los nuesros.

Sábado 14 octubre
- Ensalada de tomates y aloreñas : http://bit.ly/1RCRNct
- Arroz de guarnición : http://bit.ly/1Ozf5iW
- Lubina a la plancha : http://bit.ly/1RYKS3k
- Melocotones de temporada

Sábado 15 octubre
- Ensalada Kebab: http://bit.ly/2fwE157
- Fabes con almejas: http://bit.ly/1W1lCvg
- Helado

Pues hasta aquí todos. Espero que hayaís disfrutado la semana todas las Pilares, y el domingo, todas las Teresas, Mayte, MariTeres y demás variantes de Teresa. Nos vemos la próxima semana. Gracias por estar al otro lado y un abrazo grande.

Resumen de este menú fin de semana aquí presentado.


miércoles, 4 de octubre de 2017

Menú Fin de Semana 07-08 Oct 17

Empezamos una nueva temporada en "Entre Fogones" de Radio Miramar. Muchos y muchas sois los que me habéis pedido menús. Y también sois muchos los que me habéis dicho, que vuestro "problema" son los fines de semana porque durante la semana, el almuerzo lo tenéis resuelto bien por el trabajo, colegio de los niños, etc.

Con ese fin nace esta etapa, que va a tener sitio propio en el blog. Os iré dejando recetas fáciles, ricas y aptas para toda la familia (y para todos los bolsillos al ser posible), para que cada fin de semana, os animéis a colgarse el delantal. ¿Os apetece? Pues vamos por este 1º menú de fin de semana, que siempre es el que parece que más cuesta. A lavarse las manos y derechitos a la cocina.

Sábado 07 Oct 2017
- Ensalada de mahonesa:  http://bit.ly/29KnBmF
- Boquerones abiertos: http://bit.ly/1LGmuAR 
- Manzanas asadas al moscatel con helado:  http://bit.ly/2stJBHo

Domingo 08 Oct 2017
- Salmorejo cordobés: http://bit.ly/1GzNAW2
- Alitas morunas: http://bit.ly/1Jlnglr

- Quesada: http://bit.ly/1Yl0Mpx

Esta es la foto resumen de este Menú Fin de Semana que os he planteado.
Espero que os guste ¡Buen provecho!





Trucos de limpieza

Una de las cosas más engorrosas que puede haber, es que haya una mancha que no se vaya, una sartén que nos recuerda lo que cocinamos la última vez, o como quitar ese pegado de una fuente sin dañarla ¿a qué os ha pasado alguna vez?

Aquí os voy a dejar varios trucos, con cosas que ya tenemos en casa habitualmente. Son trucos efectivos, sencillos y baratos ¿se puede pedir más? Pues nos ponemos manos a la obra.

Limpiar cazuelas, sartenes, bandejas de hornos:
Lo mejor es dejar en remojo con agua templada (por ejemplo, mientras comemos). Cubrimos toda la parte donde haya quedado marca de la comida, se añade un poco de jabón de lavar los platos y un buen chorro de vinagre o de zumo de limón. Cuando el agua empiece a estar caliente, apagamos y dejamos reposar. Si esto fuera en el horno, con el mismo calor del horno, será suficiente. El reposo con el agua caliente junto con el jabón, harán que se suelten todos los restos que estén pegados. El vinagre o limón harán que se vayan los restos de sabores y olores. Y así podremos, en una sartén que hayamos hecho unas sardinas a la plancha, poner un buen filete en el siguiente uso. Luego limpiaremos el utensilio con jabón y una esponja de forma habitual.

Menaje de acero inoxidable:
A veces le salen unas manchas azules difícil de quitar, aunque lo hayamos puestos en el lavaplatos. No es algo que impida el uso de la cazuela, pero sí parece que no está bien limpia. Lo primero será limpiarla con jabón y agua para quitar restos de comida. Luego le podemos frotar con vinagre o zumo de limón templado, incluso, pasando un trozo de limón directamente y frotar y luego aclarar con agua. Si la mancha fuera difícil, se puede dejar reposar.  Si con esto no se reduce o se quita, otro buen truco es limpiarla con la crema limpia vitrocerámicas. Después se aclara bien la olla y estará lista para el siguiente uso.
La foto de arriba es de la olla limpia sólo con jabón.
Las 2 fotos de abajo es de limpiarla con zumo de limón y limpia vitrocerámica.




Tuberías con mal olor:
A veces resulta que según de donde venga el aire, las tuberías nos huelen o no. Para evitar o minimizar estos olores, que no son agradables, además, podemos hacer 3 cosas:
- Echar por las tuberías (ya sean en la cocina o en los baños) sal gorda y bicarbonato. Dejar actuar todo lo que se pueda, por ej., toda una noche. Por la mañana, añadir agua hirviendo con vinagre, procurando que caigan por las paredes de la tubería.
- Otro truco muy eficaz es tirar los posos del café por el fregadero / lavabo. Le quitamos la forma rígida que se queda de la cafetera y los esparcimos por los desagües. Con el uso normal del fregadero / lavabo, se irá quitando esos olores.
- Otra forma de mantener las tuberías con buen olor, es echar un poco de lejía por los desagües y dejar actuar sin echar agua el máximo de tiempo posible. Se puede utilizar lejía con olor a limón para un olor más agradable.

Parrilla de barbacoa:
Es muy cómodo limpiarla directamente sobre la barbacoa. Para ello quitaremos las cenizas sobrantes de la última barbacoa. Pondremos unas hojas de papel de periódico en el fondo. Con una hoja de periódico doblada varias veces, haremos una especie de "esponja". Ponemos un poco de posos de café y frotaremos con ella toda la parrilla. Veremos como la grasa se separa y queda todo limpio. Cuando hayamos terminado, podemos pasar un cepillo para quitar los restos de posos y frotar con medio limón, dejando secar al aire libre, para quitar los posibles restos de olores / sabores que pueda tener. Si la parrilla está al aire libre, es conveniente frotarla con aceite de oliva, para evitar que se oxide (esto se puede hacer cada semana por ej.). Los papeles de periódicos que hemos puestos sobre la base, que habrán recogido los posos de café que hayan caído, se recogen y tiran. Si quedará algún resto que no se haya quitado, podemos pasar una esponja con jabón o quita grasa.

Limpiar el horno:
A veces es bueno prevenir las manchas. Por ejemplo, si ponemos algo sobre la rejilla del horno, poner una bandeja debajo con agua y procurar que no se quede sin agua (se evaporará durante el horneado). La grasa o restos de salsa que suelte nuestro asado caerá en la bandeja de agua. Luego será tirar el agua y limpiar esa bandeja. Para la rejilla podemos pasar una esponja con algún producto quita grasa y un buen chorro de vinagre / limón y estará lista.

Si a la hora de hacer un bizcocho (por ejemplo), no sabemos si puede salirse del molde durante el horneado, poner papel de aluminio o de hornear debajo de nuestro molde. Así si cayera algo, será sobre el papel y luego es retirar y tirar.

Para manchas que tengamos en paredes o suelo del horno, vamos hacer una pasta casera muy eficaz. Utilizaremos: 1 taza de bicarbonato de sodio, otra de sal gruesa, otra de agua. Con esto haremos una pasta que, con la ayuda de una esponja o trapo, iremos cubriendo allí donde haya algún resto de comida pegada. Luego pondremos el horno a una temperatura media, y lo dejaremos encendido (con esta pasta cubriendo las manchas), durante aprox. 30 minutos. Apagamos el horno y lo dejamos que pierda calor. Cuando esté templado, pero no frío del todo, con un paño y un cuenco en el que habremos puesto agua templada con 1 vaso de vinagre, iremos frotando y limpiando cada mancha. Terminar aclarando con agua y vinagre, sin dejar ningún resto de la pasta casera.

Lavar cojines y almohadas
Poner dentro del tambor de la lavadora un par de pelotas de tenis. Esto harán que queden más esponjosos cuando lo saquemos de la lavadora, y hará que el relleno no quede apelmazado. También funciona con las toallas, para que queden más sueltas y los albornoces. Mejor utilizar jabón líquido que detergente en polvo para la limpieza.

Evitar mal olor en la lavadora
Un buen truco de limpieza, que además de quitar manchas y olores, desinfecta la ropa es añadir un poco de amoniaco en el comienzo del ciclo. Da igual si la ropa es de color, blanca, delicada.... No la dañará ni desteñirá. Quitará los olores que traiga la ropa, por fuertes que sean, y también ayudará a que esos olores no se queden en la máquina. Para evitar que la lavadora huela a humedad, procurar no cerrar nunca la puerta una vez terminado el ciclo de lavado. Dejar un poco abierta, y así todas las piezas tendrán su ventilación natural, evitando malos olores. 

También es muy eficaz, cuando utilicemos lejía para ropa blanca, añadirla al inicio del programa junto con el detergente. Así conseguiremos que se elimine completamente de nuestra ropa, evitando después picores porque queda un resto sin aclarar. Pero también, que según el programa que hayamos elegido, la toma de la lejía la utilice muy al final del lavado, con pocos aclarados y ese olor, quede en el tambor al finalizar el programa. Si queremos además dosificarla mejor, guardar un tapón de detergente líquido o suavizante (que las botellas de lejía no suelen traer tapón dosificador) y medir la cantidad que le vamos a poner en el lavado antes de echarla directamente desde la botella.

Limpiar el lavaplatos
Casi todas las máquinas suelen traer un filtro que es muy fácil de limpiar. Es conveniente sacarlo semanalmente, y quitar los restos de comidas que pueda tener. Si está sucio, se limpia muy fácil con agua y jabón de los platos. Y es conveniente 1 vez al mes, utilizar un producto específico para limpiar la máquina en profundidad. Hay muchas marcas y opciones en el mercado. Se utilizan con el aparato vacío, en el ciclo más largo que tenga y de temperatura más alta. Tras ese lavado, se puede usar el lavaplatos de forma habitual.

Limpiar el microondas
Poner una fuente con agua y un buen chorro de vinagre o zumo de limón. Introducir en el microondas sin taparla y ponerla a potencia máxima durante 10-15 minutos aproximadamente. El vapor que genere ablandará las manchas y restos de comida que pueda contener. El vinagre / limón hará que se vayan los olores. Luego sacar la fuente con mucho cuidado y protección en las manos para cogerla. Pasar por el interior del microondas un paño humedecido, para retirar cualquier resto que pueda tener. Dejar la puerta abierta unos minutos para que se seque las paredes y listo para usar.

Cafeteras y planchas con cal
Llenar el depósito al 50% con agua y vinagre. Calentar y dejar que empiece a salir vapor en el caso de la plancha, o que salga agua como si hiciéramos un café. Apagar y dejar reposar un buen rato. Luego volver a encender y hacer que pase todo el depósito con agua y vinagre por los conductos, hasta que se vacíe. Lavar el depósito con agua y jabón, aclarando bien. Volver a llenar con agua y hacerla pasar por la máquina, para limpiarla por dentro. Hacerlo unas 3 veces o hasta que notemos que el vapor / agua que sale, no tiene olor a vinagre. Ya estará lista para usar nuestra plancha y cafetera. En la plancha es conveniente hacerlo con agua destilada y utilizar siempre esta agua para el planchado con vapor.







domingo, 13 de agosto de 2017

Peras al vino tinto con helado

Una forma original y deliciosa de comer fruta, acompañada de una rica salsa de vino y, por si fuera poco, coronada con helado. En mi caso, un delicioso helado artesano de Helados Ana Garrigós. He utilizado el sabor de leche merengada, porque entre los ingredientes, lleva canela, pero se le podría poner otros muchos. Os doy ideas: nata, turrón, chocolate, mantecado, strachatela, galleta María…. ¿sigo?

Es muy importante la calidad del vino a utilizar. En mi caso he optado a caballo ganador, con un vino dentro de la marca de calidad #SaboraMalaga: Monte Espejo, un tinto joven de Bodegas Tierras de Mollina. Además de la distinción de Sabor a Málaga, cuentan con la Denominación de Origen de Sierras de Málaga, otra garantía más de calidad.

Las peras elegidas para este postre, tienen que estar maduras pero enteras, porque si estuvieran demasiado maduras, se nos partirían durante la cocción. Yo he preferido cocerlas en mitades, porque a la hora de servir, sino hay mucho hueco para el postre, media pera puede caber mejor que una entera. En mi caso, he elegido la variedad conferencia.

Tener en cuenta que este postre lo podemos dejar hecho con antelación, porque necesitamos que las peras estén frías. Así que, si queremos prepararlo para alguna ocasión especial, perfectamente lo podemos hacer el día antes.  ¿Os apetece saber cómo prepararlo? Pues no me enrollo más y nos vamos a la cocina.

Ingredientes:
- 4 peras conferencias maduras pero duras al tacto
- 1 botella de Monte Espejo Tinto Joven
- 1 palo de canela
- 1 anís estrellado
- 1 cucharadita (de postre) de sésamo
- 1 cucharadita (de postre) de azúcar moreno
- Unos granos de pimienta rosa
- Helado de Ana Garrigós, al menos, 1 buena bola por cada persona.

Preparación:
- Pelar las peras y partirlas a lo largo, quitando el corazón con las semillas y culo. Reservarlas.
- En una cazuela amplia (más ancha que alta), poner el vino tinto con todas las especias y las peras. Debería de ser suficiente con una botella, pero podemos añadir algo más si viéramos que se quedan cortas de líquido. Tener en cuenta que pueden "flotar" y engañarnos. Tiene que haber vino suficiente para cocer la fruta.
- Poner a cocer a fuego medio, con la cazuela medio tapada. El tiempo va a ir en función de las peras. Tienen que quedar cocidas pero que no se deshagan. Yo las he tenido aproximadamente, unos 20mnts. Y a mitad de cocción, he dado la vuelta a las mitades. Se puede comprobar el punto de cocción, pinchando con una brocheta en la parte más gruesa de la fruta. Si entra sin ninguna dificultad, la fruta ya estará en su punto de cocción ideal.
- Ir sacando a una fuente plana cada mitad de pera cocida, bien escurrida de vino. Cuando se enfríen, tapar con un film de cocina y ponerlas en la parte más fría de la nevera.
- Con el vino que nos haya sobrado, se cuela en una jarrita y también se tapa con film de cocina y se guarda en la nevera.
- A la hora de servir, en un plato sopero, poner una mitad (o dos) de pera. Regar con un poco de la salsa del vino y poner encima una buena bola de Helado Ana Garrigós. Servir enseguida. Espero que os guste.

Foto resumen de esta rica receta.


El delicioso protagonista que llena de color y sabor nuestras peras.


Empezando la cocción de las peras.


Las peras ya cocidas y esperando a enfriarse.


Una ración lista para degustar.








viernes, 11 de agosto de 2017

Ensalada de Kebab

El kebab llegó hace tiempo a nuestras calles y gastronomía, y lo hicieron para quedarse y ser uno más entre nosotros. Los llamativos rulos de carne prensada, llena de especias, que van asándose poco a poco y se cortan con una especie de cuchilla eléctrica, son ya vecinos “de toda la vida” en nuestros barrios.

Estos rulos de origen turco (aunque también hay en otros países como Irán, India, etc.) suelen estar compuestos por carne de ternera en su mayoría. También están siendo muy populares los de pollo, por un contenido menor en grasas. Las carnes se pican muy finamente, hasta conseguir casi una pasta. Se adereza con especias y otros componentes (según fabricante), se le da forma cilíndrica y se suele congelar hasta el momento de ser asada.

Entre nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, se ha convertido en una alternativa de cena rápida. Los kebabs aderezados con distintas salsas, tipos de panes a elegir y acompañados de verduras (lechuga, cebolla, tomate…) son muy atractivos para cenas informales y rápidas. Pero no sólo en forma de bocadillo se puede degustar. Hoy os traigo una rica y fácil ensalada con el kebab como protagonista. Haciendo uso de productos ya envasados, vamos a montarnos una ensalada que bien podría tratarse de plato único. ¿Quieres saber cómo? Pues acompáñame a la cocina que te cuento todo el paso a paso.

ENSALADA DE KEBAB
Ingredientes para 4 personas:
- 1 bolsa de lechuga variada (rúcula, hoja de roble, canónigos…).
- 1 lata pequeña de maíz cocido
- 2 huevos cocidos
- Tomates cherry al gusto  (como 6 o 8 piezas aprox.).
- Aceitunas negras sin hueso
- Zanahoria rallada (sino la trae ya la bolsa de lechugas).
- 1 queso blanco pequeño (tipo Burgos).
- 100 grs aprox. de kebab (fácilmente lo encuentras en carnicerías).

Aliño:
Aunque no se ve en la foto para no tapar la ensalada, yo he utilizado salsa de kebab ya elaborada y que se encuentra en cualquier supermercado. Se le podría hacer también un aliño de yogur natural (sin azucarar) con aceite de oliva virgen extra, zumo de limón y especias como perejil, orégano, salvia, pimienta molida…etc.

Preparación:
- Sobre una fuente amplia y plana, disponer las hojas de lechugas variadas. Trocear con las manos si hubiera algunas demasiado grandes cortadas.
- Pelar lo huevos cocidos y partirlos en 4, y a su vez, por la mitad, teniendo 8 gajos de cada huevo. Repartir por la ensalada.
- Escurrir el líquido del maíz cocido. Dar una pasada por el grifo, para enjuagarlos ligeramente, y cuando estén bien escurridos, repartir sobre la ensalada.
- Si las aceitunas negras fueran muy grandes, partir por la mitad y repartir por la ensalada.
- Lavar los cherry y repartirlos por la ensalada (particularmente, me gustan más entero que partidos).
- Raspar una zanahoria y rallarla sobre la ensalada, si no viene ya rallada con la mezcla de lechuga.
- Escurrir el queso blanco del suero del envase, trocearlo y repartir sobre la ensalada.
- Con las manos, desmenuzar y separar los trozos de kebab y repartirlos por la ensalada de forma uniforme.
- Aliñar en el momento de servir. Buen provecho.

La ensalada lista para servir a falta del aliño.



Un primer plano de los ingredientes de esta completa ensalada.





martes, 27 de junio de 2017

Productos light, ecologicos, mermeladas y helados

Vamos a repasar algunas de las definiciones que nos encontramos en las etiquetas de muchos alimentos, y que a veces, se prestan a confusión.

PRODUCTOS LIGHT
Son uno de los productos más utilizados cuando se está a dieta por cualquier motivo. Los podemos definir como aquellos productos, que comparados con su versión “normal / original” tienen una reducción en algunos de sus ingredientes, de al menos, un 25%. Esta reducción puede ser en azúcares, grasas o cualquier otro ingrediente. El hecho que tengan esta reducción, comparada con el mismo producto original, no significa que tengan menos calorías. De hechos, si nos fijamos bien en las etiquetas y comparamos productos originales frente a la versión light, podremos ver en algunos casos, tienen las mismas calorías. El porcentaje puede llegar al 50%, pero dependerá del fabricante y del producto.
Aunque tengan las mismas calorías, puede ser recomendables su consumo si tenemos problemas de colesterol, azúcares, sal (por citar los más comunes) o simplemente, queremos consumir productos más saludables.

PRODUCTOS DIET
Son alimentos a los que se les ha cambiado su composición original, de cara a un problema / necesidad nutricional específica. Por ejemplo: Mermelada Diet: es aquella que se ha elaborado con edulcorantes o sin azúcar, recomendada para personas diabéticas o que quieren reducir la ingesta de azúcar en su alimentación. Al igual que este ejemplo, podemos encontrar este término en productos sin gluten (indicados para celiacos o intolerantes a esta proteína), sin grasas de origen animal (recomendados para personas con índices altos de colesterol / triglicéridos), productos lácteos sin lactosa, sin sal…. etc. 

PRODUCTOS ZERO
Son principalmente refrescos. Las versiones normales, se endulzan con azúcar, mientras que las versiones Light o Zero se endulzan con edulcorantes. Las calorías de las versiones Light y Zero suelen ser las mismas (apenas llegan a 1kca / 100ml). Por regla general, las versiones Zero son más fieles a la fórmula original del refresco, mientras que las versiones Light suelen tener diferencias en cuanto a la fórmula original. La cantidad y que tipo de edulcorantes a utilizar suele ser la diferencia entre estos productos. De sabor, los productos Zero son más fieles al sabor original, habiendo marcas que son casi indiferenciables, mientras que los productos Light sí hay más diferencia de sabor e incluso de color (siempre comparado con la versión original).

PRODUCTOS ECOLOGICOS,  BIO Y ORGANICOS
Los productos ecológicos son aquellos que se cultivan sin ningún elemento químicos. La diferencia más que en el tipo de cultivo, viene por el origen de la definición: “ecológico” viene del castellano, “biológico” proviene del francés y la definición de “orgánico” nos llega desde el inglés. Tienen que estar certificados y la Unión Europea tiene un solo distintivo al respecto. Según recoge la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), además de la definición, suelen indicar en el etiqueta la entidad que se encarga de la producción.
Señalar que por cultivarse sin químicos, no es un producto ecológico. Desde las semillas del producto, su cultivo, recolección y traslado para su venta, se controla que siga los cánones de calidad ecológica. También decir que estas certificaciones, se dan si todo el terreno cultiva productos ecológicos. Por ejemplo, si en una finca tenemos tomates ecológicos (desde su semilla) pero en otro lado de la finca, cultivamos lechuga que no es ecológica (aunque se cultive sin químicos), los tomates no tendrán el sello de "producto ecológico" por haber otros productos sin ese sello de calidad en la  finca.

DIFERENCIAS ENTRE SORBETE Y HELADO
La principal diferencia es que el sorbete está hecho con agua, y la del helado, está hecho con leche (fresca, desnatada, soja, sin lactosa...etc.). Ambos llevan glucosa, en sus versiones normales además de otros endulzantes. El sorbete tiene una textura más refrescante, mientras que el helado "llena" más (sobre todo si es artesano).

MERMELADAS, CONFITURAS Y JALEAS
Las diferencias, básicamente, es en la forma de preparar las frutas. Os explico rápidamente los términos que definen cada producto.

Las mermeladas se preparan con las frutas enteras o troceadas y azúcar y tras su elaboración, se suele triturar todo. Suelen ser la misma proporción de fruta que de azúcar. Por ej, si utilizamos 1kg de fresas, se elabora la mermelada con 1kg de azúcar. Se suele dejar la fruta macerar con el azúcar, para que vayan soltando su propio jugo.

Se denominan compotas a las elaboraciones de fruta cocida con un 10-15% de azúcar (a diferencia de las mermeladas que era la misma proporción de fruta y azúcar). Si son caseras y no se les practica el vacío o esterilización, se recomienda que se consuman rápidamente. Al reducir el porcentaje de azúcar, también se reduce la conservación de la misma en el tiempo (no olvidar que el azúcar, además de endulzar, actúa como conservante natural). En las compotas, es fácilmente encontrarnos trozos de fruta ya que no se tritura como en las mermeladas. Además señalar que para los ingleses, confituras son todas aquellas preparaciones con frutas no cítricas (fresas, ciruelas...) y reservan el término de mermeladas para las elaboraciones de frutas cítricas.
Las jaleas son preparaciones tras hervir la fruta elegida y extraer su zumo para mezclarlo con el azúcar. Suelen tener una apariencia algo gelatinosas y según la fruta que sea, puede ser más o menos transparente.





domingo, 28 de mayo de 2017

Manzana asada en el microondas al vino moscatel

Uno de los postres que yo recuerdo desde pequeña. Mi madre las hacía mucho para merendar, en una olla, con almíbar casero. El olor se expandía por toda la casa y daba gloria porque sólo de olerlo ya alimentaba. Ha sido también las primeras frutas que mis sobrinos han tomado siendo bebes. Con la pulpa asada, un poco de zumo de naranja y un trozo de plátano machacado, se comían un puré delicioso (y lo que no se comían ellos, nos lo repartíamos los grandes...jejeje).

Yo las he hecho más rápido que mi madre, que ya nos llega el calor (la caló como decimos en Málaga) y hay que buscar receta que no nos hagan sudar demasiado en la cocina. Con la ventaja del microondas, hacemos estas manzanas asadas casi sin darnos cuenta. Con el dulce toque del azúcar moreno de caña y alegrándolas con nuestro exquisito Vino Moscatel y su DO Málaga, nos metemos manos a la obra en la cocina. Si quieres un postre más especial, ponle una buena bola de Helados Ana Garrigós, delicioso helado artesano y natural. En este caso, de leche merengada.  ¿Me acompañas a la cocina?.

Ingredientes para 4 personas:
4 manzanas (da igual la variedad, la que tengáis en casa).
4 cucharadas, de postre, de azúcar moreno de caña.
1 palo de canela partido en 4 veces.
1 tacita (de las de café sólo) de Vino Moscatel.
Opcional: helado de leche merengada Ana Garrigós para acompañar.

Preparación:
- Lavamos las manzanas y le hacemos un pequeño corte en la piel, a mitad de la manzana. Esto evitará que la piel se rompa durante la cocción.
- Quitamos el rabito y con la ayuda de un saca-corazón o un cuchillo afilado, quitamos el corazón y el “culo” de la manzana. Pasamos un poco por agua si fuera necesario, para quitar los restos de semillas que puedan tener.
- En una fuente apta para microondas, colocamos las manzanas. Echamos 1 cucharadita de azúcar moreno de caña en el corazón de cada una, junto con el trozo de canela en rama. Regamos todo con el Vino Moscatel.
- Metemos la fuente en el microondas, con una tapadera apta para el aparato, y lo ponemos 10 minutos a máxima potencia. El tiempo de cocción dependerá del tipo de manzana, nuestro horno y del punto de asado que nos guste en la fruta. Estas manzanas en concreto, que eran muy grandes en crudo, han tardado unos 15mnts aprox. Pero como os comento, unas piezas más pequeñas o de otra variedad, pueden estar listas en 10mnts.
- Se pueden tomar templadas o frías. Para servir, se les quita la ramita de canela, y se sirve en un plato con el jugo que ha soltado de la propia manzana y el Vino Moscatel. Si queremos un postre más completo, añadir una buena bola de helado de leche merengada de Ana Garrigós, con su toque de canela en polvo por encima. ¡Buen provecho!

Foto resumen de la receta


2 manzanas sin el corazón y 2 con el rabito, para inciar el vaciado
del corazón y las semillas.


Rellenas de azúcar morena, luego se le pone el palo de canela
y todo regado con un buen Vino Moscatel DO Málaga.


El resultado una vez frías.




Listas para comer con una deliciosoa bola de helado.
Postre más que completo y rico.