Buscar este blog

Translate

miércoles, 8 de agosto de 2018

Ensalada de cogollos, aguacates y pimientos asados a la leña

La sencillez de los platos, no significa que estén menos deliciosos. Y esta ensalada, es un buen ejemplo de ello.

Un amigo me regaló unos aguacates de su campo, cultivados sin químicas ni añadidos raros. También me trajo unos cogollos de lechuga, super tiernos y deliciosos. Y tenía en casa, habitual en mi despensa, por cierto, un bote de pimientos asados a leña de Pronaxa, marca de la Axarquía malagueña que mima y envasa los pimientos asados casi mejor que si los hiciera yo en casa. Y con pocos más ingredientes, hicimos una ensalada de cogollos, aguacates y pimientos asados a la leña, que nos supo a gloria. ¿Quieres saber más? Pues pasa a la cocina que te lo cuento todo.

Ingredientes para 2-4 personas

- 4 cogollos de lechugas

- 2 aguacates maduros

- 1 bote de pimientos asados a leña de la marca Pronaxa

- 1 ajo pequeño

- 3 cucharadas soperas de Aceite de oliva virgen extra

- Zumo de medio limón

- Sal

Preparación:

- Comprobar que los cogollos vienen limpios de tierra. A mí me gusta partirlos a lo largo y enjuagar bien las hojas, dejándolos escurrir.

- Sobre una fuente plana, cortar los cogollos de lechuga a trocitos y repartirlos sobre toda la base de la fuente. Pelar el ajo y quitar el germen interior, y picarlo lo más fino posible y repartirlo sobre los cogollos. Reservar.

- Partir los aguacates por la mitad. Quitad la piel (como si fuera un plátano) y partirlos en láminas. Repartir encima de los cogollos y reservar.

- Abrir el bote de pimientos asados a la leña y escurrir algunos del aceite que trae la conserva. Trocearlos en tiras si son trozos grandes, quitando los posibles restos de piel que puedan tener, y repartir sobre la ensalada.

- En un cuenco, poner el aceite de oliva virgen extra y el limón (las cantidades van al gusto). Remover bien con un tenedor hasta obtener una salsa ligada. Salar la ensalada y repartir el aliño por encima. Servir enseguida.  ¡Buen provecho!



Los riquísimos pimientos asados a la leña, con el sello de calidad #SaboraMalaga


Un primero plato de la ensalada lista para meter el tenedor





martes, 7 de agosto de 2018

Gofres belgas

El tener una vecina medio belga, medio española trae consigo aprender cosas nuevas, entre ellas, la gastronomía. Y este es un ejemplo de ello. Aunque tengo publicada otra receta de gofres caseros (con formas de animales, ver AQUI ). Y los acompañaba de mermelada de fresa casera (para ver receta pinchar  AQUI ), la verdad que estos gofres son distintos. Me ha faltado el azúcar perlado, que es difícil de conseguir en comercios tradicionales. Este azúcar, al añadirse en el último momento a la masa, se funde una parte al entrar en contacto con el calor de la gofrera. Pero otra parte, no se funde y queda crujiente, dándole una consistencia muy rica. Con el azúcar blanco (o azúcar moreno), también queda muy bien y como son pocos minutos lo que la masa está en la máquina (aproximadamente 2), tampoco llega a fundirse del todo, aunque ese toque "crunch" es más discreto.

Esta masa necesita reposar, para que aumente bien de volumen, al igual que los panes o las masas de pizzas. De hecho, se hace con harina de fuerza y levadura de panadero. Particularmente, me gusta más la levadura fresca, que ya es fácilmente de encontrar en nuestros supermercados. Pero sino, también se puede sustituir el dado por un sobre de levadura seca de panadero. Tener cuidado, que esa levadura seca no es del tipo Royal (que habitualmente utilizamos en bizcochos, magdalenas, etc). Se puede dejar echa la masa por la mañana, y a la hora de merendar, sólo añadir la margarina (opción con menos calorías que la mantequilla) y el azúcar. 

Pero dejémonos de charlas y vamos a merendar estos ricos gofres belgas, que en esta ocasión, he acompañado un delicioso helado artesano de Helados Ana Garrigós.


Ingredientes para 6 – 8 unidades:

- 250grs de harina de fuerza
- 125grs azúcar perlado o azúcar blanco en su defecto
- 125grs de margarina a temperatura ambiente
- 90ml de leche tibia
- 1 dado de levadura fresca o 1 sobre de levadura de panadero seca
- 2 huevos
- Pizca de sal
- 1 cucharadita de vainilla líquida (se puede sustituir por agua de azahar, ron, canela molida, añadir ralladura de naranja, etc.)

Preparación:

- Templar la leche en el microondas unos 30 segundos aprox. Tiene que estar templada pero no caliente. Disolver la levadura en ella y dejar reposar.

- En una fuente honda, tamizar la harina de fuerza con un pellizco de sal y hacer un hueco en el centro. Poner los huevos, la vainilla líquida y la leche con la levadura disuelta. Amasar todo con una cuchara de madera o las manos. Queda una masa muy líquida y pegajosa, es normal. Tapar la fuente con papel film y dejar reposar para aumente de volumen en un sitio templado. Mínimo necesitará 30mnts, pero se puede dejar hecha por la mañana para tomar los gofres en la merienda, por ejemplo.
Amasar la masa para quitar el aire que tiene. Incorporar dados de margarina poco a poco. Añadir un poco y ligar bien, y no añadir más hasta que no esté integrada la anterior. La masa se vuelve más ligera.

- Cuando tengamos toda la margarina integrada, añadir de golpe el azúcar y remover bien. Veremos que, al remover, la masa se vuelve más “seca”. Ya la tenemos lista para usar.

- Calentar la gofrera y pintarla con un poco de margarina, para evitar que los gofres se peguen. Con la ayuda de 2 cucharas soperas, coger una porción de masa y colocarla en el centro de cada molde. Al cerrar, se repartirá la masa de forma uniforme. Dejar tostar hasta que los gofres queden dorados de forma uniforme. Repetir hasta hacer toda la masa.

- Para servir, acompañar el gofre con una buena bola de Helados Ana Garrigós. Yo he elegido hoy uno de mis sabores favoritos: strachatela, pero con todos están buenísimos. ¡Buen provecho!

Un rico gofre belga listo para degustar, con helado de strachatella de Ana Garrigós.


Los gofres belgas recién salido de la gofrera
(que también están ricos así tal cual)


Otro plano, por si aún dudas en hacer la receta ;-)




domingo, 15 de julio de 2018

Tortilla de patatas rellena


Esta receta la vi hace tiempo, rellena de muchas cosas. Me picaba la curiosidad por probarla y hoy me he decidido. ¿El resultado? Pues a mis niñas les ha encantado y dicen que hay que repetir y ya tienen ideas de otros rellenos: chorizo pasado por la sartén, jamón serrano, bacón crujiente con champiñones, carne picada aliñada…. ¿sigo? Las ideas son miles y la verdad, que todas apetitosas.

Una receta tan simple y sencilla, hecha con ingredientes ricos, la transforma por completo. Las patatas son malagueñas y ecológicas… el sabor de la patata de siempre, que ya casi se tenía olvidado. Fritas en aceite de oliva virgen extra, variedad Verdial en concreto, suave y afrutado con el sello de calidad #SaboraMalaga El jamón cocido es natural, sin sulfatos ni potenciadores de sabor ni nada raro. Y el queso en lonchas, es queso de cabra suave. Los huevos, de gallinas criadas en libertad (pinchar  AQUI  para ver la entrada del blog sobre las clases de huevos ). Ingredientes sencillos, pero de calidad, que elevan todo lo que preparamos.

Pero dejémonos de charla y vamos a contar como he preparado esta tortilla de patatas rellena. Derechos a la cocina.

Ingredientes para 6 pesonas aprox.:

- 4 patatas grandes.
- 5 huevos grandes a temperatura ambiente
- Aceite de oliva virgen extra para freir
- Relleno: jamón cocido al natural y queso de cabra
- Sal fina
- Opcional: ensalada variada para acompañar.

Preparación:

- Pelar las patatas y cortarlas en medio círculos, procurando que sean rodajas finas y similares de tamaño. Reservar en agua fría con un poco de sal (Se puede dejar echo con antelación).

- Cuando se tenga todas las patatas peladas, en una sartén poner aceite de oliva virgen extra suficiente para freír las patatas. Hacer primero la mitad de las patatas que tengamos cortadas. Tienen que quedar fritas pero blanditas. Salar fuera del aceite y reservar.

- Dejar que el aceite vuelva a coger temperatura, y freír el resto de las patatas. Escurrir del aceite y reservar.

- En un cuenco amplio, poner los 5 huevos con sal batir con la batidora (con las varillas si es posible), hasta que consigamos aumentar bastante el tamaño. Repartir la mezcla de los huevos batidos entre las dos partes de patatas fritas. Remover y reservar.

- Calentar una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra (puede ser el mismo aceite que hemos frito las patatas). Es importante que la potencia del fuego tiene que ser suave. En un termostato del 1 al 6, yo lo he puesto en el 3 para cuajar las tortillas. Poner una mitad  de la mezcla de patatas + huevos y dejar que cuaje ligeramente por el fondo. Sacar y reservar.

- Repetir la operación con la otra mitad de patatas y huevos. Mientras se dora la tortilla, poner una capa de lonchas de jamón cocido y encima de queso, procurando que no sobresalga del borde de la tortilla.

- Con mucho cuidado, volver la tortilla que sólo  hemos cuajado por el fondo y tenemos reservada, encima del fiambre. La parte cruda de la tortilla, tiene que estar en contacto con el jamón cocido y el queso. Con la ayuda de una espátula de silicona o cuchara de madera, ir presionando las dos mitades de tortilla y sellar el posible relleno de huevo que pueda salir por los lados. 

- Como la base la tendremos ya cuajada y dorada, con la ayuda de un plato grande, dar la vuelta a la tortilla para que la última mitad que hemos puesto (la que ha tapado el relleno) se cuaje durante unos minutos.

- Una vez bien doradas las bases de la tortilla, sacar y lista para consumir cuando se desee. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta


Esta es la 1ª mitad de la tortilla, apenas cuajada por la base.
Aún está cruda por el centro como se ve en la foto.


Aquí se está cuajando la 2ª mitad, y ya he puesto el jamón cocido.


Incorporar el queso de cabra suave.


Tapar el fiambre con la mitad de la tortilla que tenemos reservada.
Repartir el huevo que pueda salir por toda la tortilla con una espátula.


Una vez dorada, sacar de la sartén y lista para consumir.


Si un lateral no se ha sellado bien, no importa. 
Así se ve de qué está rellena nuestra tortilla.


Vista del interior, con las capas de patatas y fiambre.


Ración presentada con ensalada para acompañar






jueves, 5 de julio de 2018

Gazpacho de remolacha

Gazpachos de verano hay de muchas variedades, y tenemos que abusar de ellos: el poder comer las verduras y hortalizas en crudo, aprovechando todas sus vitaminas y minerales, es una excusa estupenda para comer rico y sano. Y además nos refrescamos por dentro, al ser sopas que se toman frías, las podemos dejar hechas con antelación y por si todo esto fuera poco, nos llenamos de saludable fibra tan importante para el tránsito intestinal.

Pero además, no sólo lo tenemos que dejar para la época del calor. Son sopas ideales en comidas un poco más pesadas, como por ejemplo, Navidad u otras celebraciones. En vez de servirlo en plato sopero y comerlo con cuchara, lo podemos servir en vasos pequeños a modo de aperitivo. Será una agradable y original forma de comenzar una comida.

El origen de la remolacha es de África, Asia y Europa, aunque hoy en día, se cultivan casi en cualquier lugar. El uso más conocido, es para la producción de azúcar, aunque es ideal para incluirla en nuestra dieta habitual. El gazpacho de remolacha que hoy preparamos, está lleno de beneficios para la salud. Para empezar, el zumo de la remolacha, ayuda a mantener el rendimiento físico y mejor que cualquier bebida energética de las que podemos encontrar en nuestros comercios (y por supuesto, más sana). Consumida en zumo o bien el bulbo cocido, ayuda a bajar la presión arterial, gracias a los nitratos naturales que posee y al óxido nítrico. Es un potente anti-inflamatorio natural, gracias a la betaína.  Además es uno de los mejores antioxidantes naturales que podemos consumir. Por si todo esto fuera poco, está cargada de Vitamina B y C, Fibra y minerales como el Potasio y el Magnesio.

Pero no solamente es comestible el bulbo, sino que las hojas de la remolacha, también son comestibles y tienen, por citar algunas de sus ventajas, más Hierro que las espinacas, además de proteínas, Fósforo, Zinc, Magnesio, Potasio, Manganeso, Vitamina A, B6, C, Calcio, Hierro. Pero si aún tienes dudas de consumir sus hojas, te contaré que ayudan a prevenir la osteoporosis, el Alzheimer y fortalece el sistema inmunitario por la producción de glóbulos blancos. Se pueden consumir como cualquier otra verdura: en zumos o batidos, salteadas, cocidas al vapor…. Mil formas y todas ricas.

No me enrollo más, que tengo todos los ingredientes encima de la mesa, y como ya tengo las manos lavadas, voy derecha para la cocina. ¿Me acompañas? Pues vamos juntas que también hay un delantal para ti.

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS
- 1kg de tomates maduros pero firmes. En mi caso, he optado por la versión de pera, que son más carnosos, pero puede ser la variedad que tengáis disponible en el momento de comprarlo.
- 2 remolachas cocidas. ½  cebolla o cebolleta, pimiento rojo (de los asar) y pepino (dejando parte de la piel).
- ½  taza pequeña de Aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharilla (de postre) de sal fina
- 1 cucharada sopera de vinagre de Jerez
- 2 dientes de ajos en vinagre (más suaves que los naturales. Se puede sustituir por 1 ajo natural pequeño sin el germen interior).
- Un trozo pequeño de pan duro, sin corteza preferiblemente.
- Agua si hiciera falta.
- Para servir: yogur natural sin azúcar, costrones de pan tostado / frito

PREPARACION
- Si las remolachas compramos al natural, cepillar bien el exterior y cocerlas cubiertas de agua con 1 cucharilla (de postre) de sal y ½ de azúcar blanco, junto con una hoja de laurel. En olla exprés tradicional, tardará unos 20mnts a fuego medio. En cocción tradicional, aprox.  45-60mnts, o hasta que el pinchar el centro de la remolacha, veamos que entra el palillo sin dificultar. Escurrir, dejar enfriar y quitar la capa exterior. 
-          Lavar tomates, pimiento, pepino, cebolleta y reservar.
-          En el vaso de la batidora (o en una fuente / olla amplia), añadir toda la verdura troceada, junto con el pan, aceite de oliva virgen extra, sal y un poco de agua. Batir todo hasta obtener una crema fina.  Si quedaran grumos, se puede pasar por un pasapuré o colador fino.
-          Reservar tapada en la zona más fría de la nevera hasta que la vayamos a consumir (mínimo de 2h).
-          Para servir, remover bien y comprobar el aliño por si hubiera que rectificarlo. Servir en plato sopero. Poner unas gotas de yogur natural sin azúcar por el centro del plato, y con un palillo o cuchillo, hacer unos círculos para unir las distintas gotas de yogur. Repartir unos costrones de pan tostado / frito y servir enseguida.

Una ración lista para comer. Buen provecho.



lunes, 25 de junio de 2018

Trucos para gazpachos de verano


En estos días, un seguidor me ha parado por la calle preguntándome consejos y trucos para hacer gazpachos en casa sin que se repitan. Además también me ha llegado una petición por privado al respecto. Así que os voy a dar los consejos, que yo particularmente, hago y que por ahora me funcionan. Espero que a vosotros también. Y si tenéis dudas, ya sabéis: dejarme vuestro comentario en esta entrada y os intento responder lo antes posible.

-          - Batidora: es casi lo principal para tener un resultado óptimo. Reconozco que lo mejor, son los robots de cocina tipo Thermomix, porque trituran y emulsionan que son una maravilla. Si no tienes un robot de este tipo, mi consejo (ya sea para preparar gazpachos como para cualquier otro uso), es que tengas una batidora lo más potente posible. Os digo mi caso: tengo una batidora de brazo de 800w, y otra americana de 1.300w. Desde que tengo la americana, todo lo que sean cremas y purés, lo hago con esa por la textura y lo fino que lo deja. Al margen de lo cómodo que es pulsar un botón, y la batidora haga su trabajo sin tener que sujetarla como pasa con la de brazo. Si vuestra máquina no es tan potente, siempre podéis pasar todo por un pasapuré o colador, y de esta manera, dejar una crema más fina al gusto.

-          - Pan: imprescindible su uso si preparamos el riquísimo salmorejo cordobés o una refrescante porra antequerana. Hay quien dice que le coge un gusto raro. Muchas veces es por la corteza del pan, por estar cocida demasiado o haber utilizado panes pre cocidos (aunque lo hayamos comprado en panadería, muchos ya vienen así) y para comer el pan, no notamos ese gusto pero sí es notable en otras preparaciones como estas que mencionamos. Yo siempre quito la corteza, y utilizo únicamente la miga del pan sobrante en casa. De esta manera, he dejado de notar ese gusto raro que os comento.

-          - Pimientos: a mí me gusta preparar los gazpachos de verano con los pimientos de asar, que suelen venir veteados de color verde y rojo. A veces también los utilizo sólo rojos para acentuar el color del gazpacho. Pero siempre quito los nervios blancos que tienen por dentro, porque tienden a dejar un gusto amargo y nada agradable.

-          - Ajos: si os gusta su uso, lo mejor es que quitéis el germen interior para evitar que se repita. Yo sólo utilizo 1 diente (y pequeño) para unos 2 litros de gazpacho / porra / salmorejo. Pero también una opción muy buena, y os evitáis que se repita, es frotar el recipiente donde se vaya a guardar vuestra preparación, con un diente. Al dejar el olor en las paredes, irá perfumando todo de forma muy sutil.

-         - Aceite de oliva virgen extra: imprescindible para este tipo de recetas, pero cuidado: que sea una variedad suave y afrutada sino queremos resultados demasiados fuertes en nuestras sopas de verano. Podemos usar variedades como la Verdial, Manzanilla, Arbequina, Hojiblanca… sólo por citar algunas de ellas. En España hay casi 400 variedades de aceitunas, imaginad la de sabores diferentes que hay. Probar el aceite en crudo y optar siempre por una versión suave y con poca cantidad. Lo bueno del aceite de oliva virgen extra, es que con poca cantidad, cunde mucho y más si se utiliza en frío. Además, siempre podremos añadir un chorrito más en el momento de consumir.

-          - Vinagres: es uno de los ingredientes que también pueden dejar marcado, y no para bien, nuestras recetas. Elegir vinagres de calidad. Se utiliza muy poco y una botella cunde mucho, y es preferible pagar 1€ más (por ejemplo), pero tener un producto cuidado y bien elaborado con la acidez justa. Podemos utilizar el vinagre de manzana / sidra, que es mucho más suave que el de vino blanco. Y otra opción muy rica y sobre todo refrescante, es aderezar con zumo de limón. Desde que me lo dijo un amigo, yo casi aliño más con limón que con vinagre mis gazpachos.

-         - Aliños: el mejor consejo que os puedo dar, es que seáis lo más tacaños posible con los aliños. Siempre “suben” de sabor con el reposo y al enfriarse. Y siempre podremos rectificar de sal o vinagre o aceite de oliva virgen extra, en el momento de servir. De esta manera, nos ahorraremos disgustos si el aliño se ha apoderado de nuestra receta.

-          - Pepinos: para evitar que se repitan y que no le cojamos manía, hay dos trucos infalibles y muy sencillos. Uno de ellos es pelarlos a rayas, conservando parte de su piel ya que contiene un ingrediente, que evita que se repita y así sea más digestivo. El otro consejo es después de pelarlo y trocearlo, añadirle bastante sal y dejar reposar sobre un colador. Veréis que empiezan a soltar un agua algo oscura. Esta agua es indigesta y la culpable de la mala fama que tienen los pepinos. Dejar que suden esta agua todo lo posible, y para ello como os he dicho, tienen que tener bastante sal (como si los hubiéramos rebozado en sal). A la hora de utilizarlo en nuestra receta (gazpachos, ensaladas…etc.), será suficiente con aclararlos bastante en agua, para que la sal se elimine y con ella, el posible mal gusto de esa agua oscura que ha sudado.

-         -  Verduras de calidad, y ecológicas al ser posibles: más de una vez me he llevado la desagradable sorpresa de picar un tomate, y a pesar de su hermoso y atractivo color rojo por fuera, por dentro estar blanco y sin gusto a nada… Uno de mis platos preferidos, son los pimientos verdes fritos pero sólo me los como si se que han sido cultivados sin químicos o es producción ecológica. De otra forma, me arriesgo a tener el estómago en la boca todo el día y el gusto a pimientos fritos como si me hubiera comido la misma huerta… Utilizando productos de proximidad, que eviten los desplazamientos excesivos, y que si no pueden ser ecológicos, que al menos no se hayan utilizados abonos y pesticidas químicos, ganaremos en calidad a la hora de alimentarnos y en salud. Preguntar siempre el origen de los productos en vuestros comercios, y fijaros bien en las etiquetas que están expuestas (no la de los precios, sino la del producto, que también debe de estar a la vista su origen, envasador, registro sanitario, etc.).
    
   Pues con todos estos trucos y consejos, y por supuesto, cocinando siempre con cariño que es el principal ingrediente en todas nuestras recetas, yo creo que sólo nos queda colgarnos el delantal y practicar. Espero que os hayan servido y cualquier duda que tengáis, podéis dejar un comentario en esta entrada y os la intento resolver. ¡A disfrutar de nuestros gazpachos de verano!

Algunos de los ingredientes que forman nuestros gazpachos de verano







Menú Fin de Semana 30 Junio y 1 de Julio

Con este Menú Fin de Semana, cerramos ciclo por esta temporada, en la sección “Entre Fogones” de Radio Miramar. Ahora toca un merecido descanso, tanto para mí por estar con el delantal detrás de este blog, como de vosotros que también “descanséis” de este mundo virtual (pero sin olvidarme ¿vale?). Ahora toca disfrutar del buen tiempo, de la playa, de las vacaciones (si se tienen) … El blog seguirá adelante, seguiré publicando recetas, pero esta sección, de momento, se va de vacaciones.

Pero no me voy sin dejar los deberes hecho: nuestro Menú Fin de Semana. Coincide que esta semana, Sabor a Málaga está promocionando los gazpachos y sopas frías malagueñas. Yo me uno a esta promoción, tan rica, sana y refrescante, con este Menú. Como siempre os digo, pinchando en la palabra   AQUÍ   os lleva derechos a esa entrada donde os cuento el paso a paso de la receta. Y las recetas para este “finde” que pilla final de Junio y principio de Julio son:

SABADO 30 JUNIO

Gazpacho de los 3 golpes   AQUI

Calamar plancha   AQUI

Café con canela y helado   AQUI

DOMINGO 01 JULIO

Ajoblanco de la Axarquía   AQUI

Bacaladillas fritas   AQUI

Tulipa de helado y fruta   AQUI

Pues esto es todo por ahora.   GRACIAS  por estar siempre al otro lado, pendiente de este pequeño rincón online y de mis recetas. Que disfrutéis mucho y bien este verano, que cocinéis todo lo que podáis y allá donde estéis, recordar siempre llevar la sonrisa por bandera. ¡¡¡UN ABRAZO GRANDE!!!

Foto resumen de las recetas aquí presentadas





martes, 19 de junio de 2018

Menú Fin de Semana 23 y 24 Junio 2018

Estamos ya casi despidiendo a Junio, con los niños casi de vacaciones y metidos de lleno en una de las noches más mágicas que existen en el año: la Noche de San Juan. Os dejo preparado unos almuerzos, rápidos, fresquitos, con productos de temporadas y bien de precio ¿se puede pedir más? Pues sí, que pasemos a la cocina y os lo muestro. Como siempre os digo, pinchando en la palabra AQUI os lleva directamente a esa entrada del blog, donde os explico el paso a paso de la receta. Vamos a ver qué trae este Menú Fin de Semana de San Juan:

SABADO 23 JUNIO

- Gúsaros / cañaíllas   AQUI

- Jibia en salsa de almendras   AQUI

- Sandía

DOMINGO 24 JUNIO

- Mejillones picantes con tomate   AQUI

- Pasta bio con calabacín   AQUI

- Tiramisú de fresas   AQUI

Pues esto es todo por esta semana. La que viene, os dejaré el último Menú de esta temporada. Pero mientras tanto, que tengáis buena semana, gracias por estar al otro lado de la pantalla y recordar llevar la sonrisa por bandera 😉 

Foto resumen Menú Fin de Semana 



sábado, 16 de junio de 2018

Pasta bio con calabacín

Llega el verano, la caló como decimos en Málaga, y con ellas, los cultivos propios de la estación. El calabacín es uno de ellos. Apenas sin calorías (15kcal / 100grs) y con un 95% de agua, es una de las verduras imprescindibles en nuestra dieta. Además, viene cargado de Magnesio, Zinc, Potasio, Fósforo, Vitaminas, Minerales y Oligoelementos. Es de los mejores alimentos que podemos comer para nuestro sistema cardiovascular. Se puede (y se debe) consumir con su piel, que es muy digestiva y contiene fibra saludable para nuestro organismo y evitar el estreñimiento.

La mejor forma de comerlo es al vapor o incluso al natural, y si no, muy poco. Hoy lo he preparado con una pasta ecológica con harina de espelta, 100% saludable. No está crudo, pero sí muy poco cocinado. Y si me preguntáis por el sabor, EXCELENTE. Decir que los calabacines que he utilizado eran ecológicos, por lo tanto, se acentúa mucho más su rico sabor y sus propiedades.  Aderezado con un excelente #AOVE de #SaboraMálaga de Mondrón, pueblo de la Alta Axarquía de variedad verdial, suave y afrutado y que combina genial con este tipo de platos. ¿Se puede pedir más? Sí: que os explique el paso a paso. Así que vamos derechos a la cocina que ya está todo preparado.

INGREDIENTES PARA 4-6 PERSONAS:

- 400grs de pasta ecológica de espelta (en mi caso, lacitos)
- 1 cebolla pequeña, ecológica si es posible para hacer este plato lo más natural posible.
- 2 calabacines ecológicos grandes, con su piel.
- Queso rallado al gusto
- Agua, sal fina y una hoja de laurel.
- Aceite de oliva virgen extra de Mondrón
- Opcional: 1 huevo cocido por persona

PREPARACION:

- Poner en una olla amplia bastante agua con sal y una hoja de laurel. Llevar a ebullición.

- Si vamos a cocer huevos para acompañar el plato, podemos hacerlo con la pasta. Tener en cuenta los minutos que necesita la pasta elegida para cocer. Los huevos pueden estar en 8-10 minutos aproximadamente. Cuando el agua empiece a hervir a borbotones, añadir lo que tarde más en cocer (huevos o pasta) y luego añadir el otro ingrediente hasta completar todos los minutos de cocción. Remover de vez en cuando para que la pasta quede suelta.

- Escurrir cuando esté la pasta al dente y reservar un poco del agua de cocción. Reservar.

- Mientras que se cuece la pasta, podemos ir salteando los calabacines. Para eso lavarlos y cortar los extremos. Con un rallador, rallarlos todo con piel incluida. Rallar también una cebolla, o partirla lo más pequeña posible. En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, saltear todo a fuego fuerte con un poco de sal, unos 2 minutos como mucho. Añadir la pasta escurrida y saltear todo. Si estuviera demasiado al dente, añadir un poco del agua de cocción de la pasta que tenemos reservada, y dejar a fuego fuerte, removiendo de vez en cuando.

- Para servir, acompañarlos de huevo duro (si lo hemos hecho) y de queso rallado al gusto. ¡Buen provecho!

NOTA: lo que sobró, lo comimos en casa por la noche, sacado de la nevera, a modo de ensalada. Yo no se si me gusta más recién cocinado o fresquito… probadlo y luego me contáis ¿vale?





lunes, 11 de junio de 2018

Menú Fin de Semana 16 y 17 Junio 2018


Tenemos otros “finde” encima y ya sí que parece que el verano está aquí, que apetecen platos fresquitos, rápidos de hacer, y si se pueden tener preparados con antelación, tanto mejor. Sobre todo, con el Mundial de Rusia en la tele ¿verdad?.

Con estas premisas, dejo hecho este Menú Fin de Semana, para daros ideas ricas para preparar, y tener tiempo libre para otras cosas. ¿Os apetece verlo? Pues seguidme a la cocina que está todo listo. Si queréis ir a la receta y ver todo el paso a paso, sólo hay que pinchar sobre la palabra AQUI y os lleva directamente a esa entrada del blog.

SABADO 16 JUNIO
Ensalada kebab   AQUI
Breca encebollada   AQUI
Sandía

DOMINGO 17 JUNIO
Gulas con gambas   AQUI
Pollo con tomate   AQUI
Dalky casero al microondas   AQUI

Esta es la foto resumen de este Menú. Espero que os guste.



Pues hasta aquí por hoy. La semana que viene volverá a tener fin de semana, y volveré a traer otro Menú para daros ideas ricas, fáciles y económicas para cocinar. Mientras tanto, feliz semana y recordar: la sonrisa, siempre por bandera :D




martes, 29 de mayo de 2018

Menú Fin de Semana 02 y 03 Junio 2018

Empezamos Junio y casi en fin de semana, que parece que da más alegría hacerlo. ¿Y qué preparamos de comer? Pues ya apetecen platos más veraniegos y frescos, o que se puedan tomar a temperatura ambiente al menos. Y con esta premisa, he preparado este Menú Fin de Semana. Como siempre, pinchando en la palabra  AQUI  tienes el enlace donde te explico las recetas paso a paso.  ¿Me acompañas a ver este Menú?

SABADO 02 JUNIO
Queso de cabra con tomate y anchoas   AQUI
Fideua con marisco   AQUI
Melón al limón   AQUI

DOMINGO 03 JUNIO
Ensalada fría de arroz   AQUI
Boquerones abiertos
Gelatina natural de frutas   AQUI

Pues hasta aquí este Menú. La semana que viene volveremos a dejar una propuesta rica y fácil encima de la mesa. Espero que os haya gustado y cualquier idea, duda o sugerencia, sólo tienes que dejar tú comentario y te responderé lo antes posible. Gracias por estar al otro lado de la pantalla. Feliz semana.

Foto resumen de este Menú Fin de Semana


miércoles, 23 de mayo de 2018

Menú Fin de Semana 26 y 27 mayo 2018

Como quien no quiere la cosa, se nos va el mes de mayo….  Tenemos aquí el último finde de este primaveral mes. Pero no por ello vamos a cruzarnos de brazos… ¡ni mucho menos! Así que empezamos con el Menú Fin de Semana, con un sábado con plato único, pero bien completo.

SABADO 26 DE MAYO
- Alcachofas al microondas   AQUI
- Carrilleras de cerdo con tomate y puré de patatas   AQUI
- Melón al limón   AQUI

DOMINGO 27 DE MAYO
- Tortilla de calabacín    AQUI
- Arroz con magro y azafrán manchego   AQUI
- Flan de cabra al moscatel   AQUI

Pues esto es todo por ahora. Espero que tengáis una buena salida de mes. Nos vemos el próximo finde, que empezaremos otro mes y como no, habrá otro Menú Fin de Semana encima de la mesa servido. Buena semana a todos.

Foto resumen de este último Menú Fin de Semana. 




Bizcocho de espelta y fruta

Cada vez es más habitual encontrar en nuestros comercios, pastelería hecha con espelta (por no citar panes, pasta..). Es además un “encargo” que me dieron las chicas de Radio Miramar cuando hicimos el programa explicando los tipos de harina (podéis ver la entrada AQUI ) Como decía en esa entrada, la harina de espelta tienes menos caloría que la de trigo, y más proteínas. Es una variante excelente a la harina de trigo (ojo, que tiene gluten) .

No he “inventado” ninguna receta nueva. He adaptado sencillamente, la receta de bizcocho que más gusta en mi casa (bizcocho esponjoso) a este tipo de harina. Como no sabía como podía quedar haciéndolo sólo de espelta, he utilizado una harina muy ligera, apropiada para repostería por la suavidad que da a las masas: la harina de maíz (la famosa Maicena que ahora hay ya más marcas que comercializan esta harina).

Deciros que las frutas que he utilizados, era las que tenía por casa. En vez de manzanas, se puede hacer también con peras (por ejemplo), que quedan deliciosas en este tipo de preparaciones. O utilizar piña, melocotones, ciruelas…. Según temporada y lo que tengamos en el frutero.

¿Nos metemos en harina? Pues vente conmigo a la cocina que esta receta es súper fácil.

Ingredientes para 6-8 personas:

- 100grs de harina de espelta, a ser posible, ecológica.
- 100grs de harina de maíz (es más difícil encontrarla ecológica).
- 150grs de azúcar blanco
- ½ sobre de levadura química tipo Royal
- 1 yogur (en este caso era de sabor plátano, pero puede ser natural o de otro sabor, no afecta)
- 4 huevos grandes
- Ralladura de 1 naranja y su zumo
- ½ vaso (de yogur) de aceite de oliva virgen extra suave
- 1 manzana grande o 2 pequeñas, peladas y cortadas a gajos
- 1 pellizco de sal

Preparación

- Empezaremos por separar las claras de las yemas. Las claras las batiremos a punto de nieve firme y reservaremos.

- Tamizar la harina de espelta con la de maíz y la levadura. Reservar.

- En un cuenco amplio, batir las 4 yemas con el azúcar y el pellizco de sal, hasta que la mezcla tome un color ligeramente blanquecino y aumente de volumen. Entonces añadir el yogur y el aceite de oliva virgen extra suave, y seguir batiendo hasta incorporar todo. Ir añadiendo poco a poco las harinas con la levadura tamizada. Veremos que la masa se vuelve espesa conforme vayamos incorporando más harina. Cuando estén todas las harinas incorporadas, añadir la ralladura de la naranja y el zumo de ½ naranja. Ligar todo bien para integrarlo.

- Precalentar el horno a temperatura alta.

- Con la ayuda de una lengua de plástico, ponemos un poco de las claras a punto de nieve en la preparación, y mezclamos bien con movimientos de arriba – abajo. Ir añadiendo el resto de claras, siempre con movimientos envolventes, hasta incorporarlas todas.

- Pelar las manzanas y partirlas en 4 partes. Quitar corazón y culo y pelarlas. Cortarlas en gajos regulares.

- En un molde desmontable (si se tiene y sino el que se tenga en casa), poner un papel de hornear y sobre él, la masa del bizcocho. Colocar los gajos de manzana sobre la superficie, unos al lado de otro. Espolvorear con un poco de azúcar blanco.

- Hornear a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador, si se tiene, durante aproximadamente 45mnts o hasta que, al pinchar en el centro, salga limpio el palillo.

- Recién sacado del horno, exprimir la media naranja que nos queda por toda la superficie. El calor del bizcocho, absorberá el zumo, dejando una masa jugosa y aromática. Dejar enfriar por completo antes de sacar del horno.

Si se quiere, se puede espolvorear con azúcar glas por encima antes de servir. Otra opción sería diluir un poco de mermelada en zumo de naranja y pintar toda la superficie con ello. Yo he optado por la forma más natural, pero os dejo estas por si os apetece. ¡Buen provecho!

 Vista general del bizcocho listo para servir


Una imagen del corte, donde se puede ver la miga
compacta pero muy fina y esponjosa.


Esta opción no la había mencionado: disfrutar
de nuestro bizcocho con un buen trozo de helado.
En esta ocasión, barra de tutti fruti de Helados Ana Garrigós
¿a que apetece?





martes, 15 de mayo de 2018

Tipos de hornos

Es una buena pregunta si tenemos que montar una cocina, porque hoy en día, casi no se entiende una cocina sin horno. Pero hay de varios tipos ¿cuál nos conviene más en nuestra cocina? No se trata de ver “el mejor” ya que esta batalla está perdida antes de empezarla. Según el uso que le vayamos a dar, así será nuestro horno. No es lo mismo usarlo sólo para hacer pizzas y algún bizcocho de vez en cuando, a que le demos “caña” y lo encendamos varias veces por semana para hacer panes, repostería, asados, etc. Y no podemos olvidar la clase energética que tiene, sobre todo, si es eléctrico.

Lo que sí os aconsejo antes de empezar a ver las características, es que pongáis un horno separado de la encimera. De ser un “combi” (vitrocerámica + horno), el horno comparte mandos con la vitrocerámica y tiene que colocarse justo debajo. Si se elige independiente cada electrodoméstico, podremos colocar el horno en otra zona distinta a la de cocción. Suele salir un poco más caro, pero tener la libertad de colocarlo donde mejor convenga en la cocina, con las de horas que podemos pasar ahí y los años de usos que le podemos dar, es un factor a tener en cuenta. Otra ventaja al elegir un modelo de horno independiente, y que muchas veces no nos fijamos, es que en caso de una avería que no tenga solución, sólo tendremos que cambiar el electrodoméstico dañado, y no todo el conjunto (vitro + horno).

No os voy hablar de marcas, porque de todas las marcas, hay buenas y malas opiniones. Lo que sí os recomendaría es una maca, que tenga servicio técnico en vuestra ciudad. Si es en el mismo municipio, tanto mejor, aunque eso ya es más difícil hoy en día, a no ser que se resida en una capital de provincia. También es interesante fijarse en los años de garantía (mínimo de 2 años por ley para todo aparato nuevo), porque hay marcas que amplían ese periodo. Es aconsejable ver detenidamente, qué cubren exactamente, y si tendríamos que pagar algún extra por esa ampliación (que quizás nos pueda compensar por los servicios de esa garantía extra).

Hornos de gas o eléctricos

Actualmente encontramos hornos de gas (tanto butano como gas ciudad) y eléctricos. La variedad de los eléctricos en cuanto a los servicios que nos ofrecen, hace que sean los más habituales en nuestras cocinas. Por eso, vamos a ver qué tipos de hornos eléctricos y con qué funciones, podemos encontrar en nuestros comercios.

Hornos encastrables y portátiles

Según donde se coloque el horno, serán de un tipo u otro. Las diferencias son estas:

Encastrables: son los que se integran en el mobiliario, ya sea debajo de la vitrocerámica o zona de cocción, como colocados “en torre” en un lateral de la cocina como se colocan actualmente (junto con el microondas, por ejemplo). Son los que ofrecen más servicios y los más comunes.

Portátiles: son hornos similares al microondas, de distintos tamaños (desde 18-25 litros hasta 55 litros). Como su nombre indican, se pueden colocar donde queramos: encima de una mesa, sobre la lavadora, en el mostrador de la cocina…etc. Tienen funciones básicas, salvo los más grandes, que tienen alguna función más completa como puede ser el ventilador, grill o el asador rotatorio. Aunque sean los hermanos pequeños de esta gama, son muy buena opción si estamos en una vivienda de alquiler, o somos pocos en casa (perfectamente pueden cubrir las necesidades de horno para 2 / 4 personas).

Limpieza de los hornos eléctricos

Es una de las cosas mas odiosas de la cocina… lo reconozco… lo que a mucha gente le echa para atrás a la hora de usar el horno para cocinar. Pero teniendo un mínimo de cuidado al cocinar nos podemos ahorrar algún trabajo de limpieza. Os digo algunos trucos:

-      * Usar una bandeja debajo de nuestro asado, con papel de aluminio. Así podemos evitar que, si salpica algo, nos caerá en esa bandeja y luego sólo será quitar el papel. También podemos cubrir toda la bandeja del asado, con papel de aluminio en la base.

-      * Cuando terminemos de usar nuestro horno, limpiar la bandeja o rejilla donde haya estado nuestra preparación. De esta manera, evitamos que la posible suciedad que tenga, se nos agarre y sea más difícil de quitar.

-      *  Podemos quitar olores en nuestro horno y que sea más fácil la limpieza de paredes / suelo, si aprovechamos el calor que queda después de usarlo, y ponemos una bandeja / molde (que puede ser la que hayamos utilizado para cocinar, una vez emplatada nuestra receta), con agua y buen chorreón de vinagre o zumo de limón. Incluso si el horno se hubiera quedado algo frío, lo podemos calentar unos 10 minutos y luego apagarlo. El vapor que va a desprender esa agua con vinagre / zumo de limón, hará que los olores se quiten y la posible suciedad que haya, se quite apenas pasando una bayeta jabonosa.

Pero a pesar de estos trucos, hay hornos que incorporan su propio sistema de autolimpieza. Vamos a ver en qué consisten:

Hornos pirolíticos: utilizan una limpieza a temperaturas muy altas (rondan los 500ºC) durante 1h o 2h. Con este proceso, se consigue que la posible suciedad que tenga, quede reducida a cenizas y se quite pasando un simple paño. Incorporan doble sistema de seguridad en estas funciones, para evitar accidentes: puerta fría (para evitar posibles quemaduras si se toca durante esta función) y un cierre automático que impide abrir la puerta, hasta que el interior está completamente frío. Según el tipo de horno o la marca del fabricante, hay modelos que hay que extraer bandejas y carriles laterales, y otros que sólo es sacar las bandejas o incluso dejarlas. Hay que tenerlo bien claro, para evitar accidentes y que nuestro horno se quede muy limpio con la función pirolítica, pero tengamos que ir corriendo al servicio técnico a reponer algún accesorio.  

Hornos cataliticosEs un proceso parecido al anterior, pero estos aparatos no suelen alcanzar más de 200ºC de temperatura y el método de limpieza es por oxidación.Eliminan restos de grasas del horno, pero no eliminan los posibles azúcares que pueda haber en bandejas o paredes. La limpieza, la suelen hacer muchos modelos sobre la marcha, mientras se cocina nuestra receta. El coste de energía es menor que la pirolítica, pero también hay que tener en cuenta que no todos los días que usemos el horno pirolítico, será necesario hacer esa autolimpieza.  

Dicho esto ¿es mejor un horno pirolítico o uno catalítico? La batalla no está nada clara y va a depender del uso que hagamos de nuestro horno, y preferencias personales (además del precio de cada modelo). Aunque sea de forma ocasional, los pirolíticos se limpian solos y su lado negativo, es el elevado consumo de energía durante el proceso. Los catalíticos, al tener paredes rugosas que absorben mejor la suciedad y olores, hacen la limpieza "sobre la marcha" y a menor temperatura. Eso sí, tendremos que enfundarnos los guantes y aplicar algún producto específico, si hay restos de alimentos con azúcar, que son los que no eliminan estos tipos de hornos. Así que ambos tienen cosas a favor y en contra y la decisión, será más cuestión personal.

Tipos de hornos

Podemos encontrar, al margen del método de limpieza, distintos tipos de hornos. Vamos a ver un poco qué podemos encontrar en el mercado.

Hornos convencionales: Son los más básicos y sus funciones suelen ser, calor arriba y abajo, sólo arriba o sólo abajo y como mucho, que tengan grill aparte.

Hornos multifunción: Hay mucha variedad en nuestros comercios de este tipo de hornos. Suelen tener hasta 10 funciones distintas de funcionamiento: doble calor, sólo arriba / sólo abajo, sólo grill, grill + calor en alguna función, ventilador aplicado a estas funciones o sólo algunas, programas como pizzas, bizcochos, carnes, pescados, panes…etc sin olvidar la función manual, para hornear como mejor convenga a nuestro preparado. Ahora se comprende mejor la palabra “multifunción” ¿verdad?

Hornos de vapor: Son los últimos en aparecer en este amplio abanico de posibilidades. Eran un método de cocción más reservados a cocinas profesionales, pero que poco a poco, se está implantando en nuestros hogares. La cocción en este tipo de hornos es más saludable, ya que conservan mejor los olores, texturas y color de los alimentos que vayamos a meter. También al aportar más humedad, se consigue mejorar la digestión al comer estos alimentos cocinados en este tipo de hornos. Suelen ser hornos multifunción, además de incorporar la función vapor. Según los distintos modelos y fabricantes, el vapor podrá ser un extra más o funciones específicas de multifunción + vapor, o también en algunos, sólo función vapor. Una de las ventajas que tiene este tipo de hornos, poco conocidas, es que, gracias al vapor, se consigue recalentar comidas sin esa sensación de sequedad que dan otro tipo de hornos o el propio microondas.

Hornos con función Aqualisis:  Son los menos habituales y además de la multifunción que hemos mencionado antes, lo que hacen especial es su limpieza. Suelen recomendar añadir aproximadamente 300ml de agua y en apenas 30 minutos, el vapor que genera el horno en esta función, hace que se limpie pasando un simple paño sin más. Es una función más intensa de lo que antes mencionábamos en los consejos iniciales para la limpieza.

A estos 4 tipos de hornos, hay que sumarles los tipos de puerta. Pueden ser la más convencional que es abatible hacia abajo, que se desplace con las bandejas hacia fuera, de apertura lateral… Este tipo de aperturas, no tienen nada que ver con el tipo de hornos que elijamos. En la mayoría de los casos, no se podrá cambiar el tipo de puertas como suele pasar en los frigoríficos (que dan en muchos modelos, la opción de abrir hacia la derecha o izquierda).

Por último, recordar que siempre hay que asegurarse de utilizar recipientes aptos para el horno (al margen del tipo de horno que tengamos). Que las sartenes y ollas no pueden meterse si tienen asas de baquelitas (las que no queman al tocarlas), ya que las altas temperaturas del horno, harían que se quemaran. Tampoco nos sirve el plástico (como es lógico) ni todos los recipientes de vidrios, y esto es importante porque a veces se pasa por alto y nos llevamos desagradables sorpresas. Sí podemos utilizar utensilios metálicos, ya sean esmaltados o antiadherentes. También moldes de silicona, que, a pesar de su flexibilidad, son totalmente aptos para los hornos excepto en la función grill. Y, por último, no olvidar tener buenos guantes aislantes: mi consejo es que, contra más largos de manos, MEJOR que no sólo es importante no quemarse los dedos sino también proteger las muñecas. Invertir en buenos utensilios que nos permitan agarrar y sacar nuestras recetas una vez horneadas, nos garantiza el éxito de la misma y evita que tengamos accidentes por quemaduras y que nuestra preparación termine en el suelo.

Espero que os haya quedado más claro todo lo que rodea este electrodoméstico y que si tenemos que renovar o amueblar nuestra cocina, elijamos el que mejor se nos adapte a nosotros.