Buscar este blog

Translate

miércoles, 18 de abril de 2018

Menú Fin de Semana 21 y 22 de abril 2018

Poco a poco vamos consumiendo el mes de Abril. Y la Primavera sigue revoltosa este año. Lo mismo tenemos unos días que invitan a ir a la playa, que tenemos el tiempo revuelto. 

Pero en esta cocina tenemos soluciones para todo (o casi todo...), y vamos a dejar encima de la mesa un Menú Fin de Semana para cargar bien las pilas, con energía sana, rica y económica ¿te animas? Pues vente conmigo que lo dejamos todo planteado. Recuerda que todos los enlaces a las recetas, los tendrás pinchando sobre la palabra  AQUI

SABADO 21 ABRIL
- Ensalada de naranjas y zanahorias   AQUI
- Breca encebollada   AQUI
- Natillas caseras  al aceite de oliva   AQUI

DOMINGO 22 ABRIL
- Mejillones al vapor   AQUI
- Arroz marinero   AQUI
- Gachas de leche  AQUI

Foto resumen de este Menú Fin de Semana


Pues hasta aquí todo por hoy. La semana que viene volveremos, a ponerle sabor al último fin de semana de Abril. Mientras tanto, recordar: la sonrisa ¡siempre por bandera!. Gracias por estar al otro lado.


martes, 17 de abril de 2018

Breca encebollada

Hoy traemos hasta el blog un pescado que antiguamente, era despreciado en las pescaderías, porque su hábitat son las rocas y los fondos rocosos. Pero esto, afortunadamente cambió, y hoy forma parte de nuestra amplia gama de pescados. Estamos hablando de la breca.
Es un pescado blanco, que nos recuerda un poco al besugo y pertenece a su familia, pero nuestra breca es plateada y rosácea. Está indicada para personas de digestión difícil o dietas de control de peso, aunque está deliciosa comerla porque sí, sin ningún motivo. Tiene carne blanca y blanda, que da muchas posibilidades de cocinar, tanto en hervidos, plancha o en el horno. Si vemos su composición nutricional, nos fijaremos que apenas tiene 75 calorías / 100grs, de ahí que sea recomendable su consumo en dietas de control de peso. Tiene vitaminas del grupo B y A. En minerales, contiene cantidades importantes de fósforo, potasio y sodio. Y aunque en menor cantidad, también encontramos que contiene calcio, hierro, cinc y magnesio.
Como se puede ver, un pescado muy completo y recomendado para incluir en nuestros menús. ¿Te animas a prepararlo? Pues hoy lo vamos hacer muy sencillo, porque está tan rica, que contra menos manipulemos la breca, es mejor. Derechitos a la cocina que nos vamos.

Ingredientes para 6 personas:

- 1kg de breca fresca. Si es posible, pedir al pescadero que nos quite las vísceras y desescame.
- 1 cebolla grande.
- 1 o 2 dientes de ajos enteros al gusto.
- Sal y pimienta molida
- Aceite de oliva virgen extra, que como sabéis lo que me seguís, siempre os recomiendo los estupendos #AOVES de #SaboraMalaga
- Agua
- 1 limón

Preparación:

- Empezamos por partir en juliana fina una cebolla grande y rehogarla ligeramente en la sartén, con un poco de sal y pimienta y aceite de oliva virgen extra. Queremos que suelte el agua y se quede transparente y tierna. Podemos añadir los ajos enteros y sin pelar en este rehogado, para que vayan dejando su perfume. Reservar.

- Precalentar el horno a temperatura alta. Sobre una fuente apta para el horno, hacer una cama, con la cebolla pochada y los ajos enteros. Reservar.

- Lavar las brecas, y en mi caso, he quitado las cabezas, pero porque en casa gusta más así el pescado asado. Salar tanto por el interior como exterior. Meter ½ rodaja de limón en el interior de las brecas.

- Disponer sobre la cama de cebollas. Regar con un dedo de agua, aceite de oliva virgen extra, y zumo de limón. Meter la fuente en el horno, a 180ºC con calor arriba y abajo, unos 15mnts aproximadamente. El tiempo dependerá del horno y de cuanto nos guste el pescado asado. No dejar demasiado asado el pescado, ya que quedará muy seco.

- Para servir, disponer las brecas sobre una bandeja, dejando aparte toda la cebolla, para que cada cuál se vaya sirviendo a su gusto. Se puede acompañar con un poco de alioli si se desea. ¡Buen provecho!


Las brecas con su cebolla, listas para comer. Espero que os guste. 



martes, 10 de abril de 2018

Menú Fin de Semana: 14 y 15 de abril 2018

Se nos presenta un tiempo de lo más revuelto. Esta Primavera viene con días calurosos y con días de frío y lluvia. Vamos a intentar comer rico y sano para tener las pilas cargadas, y hacer frente a cualquier inclemencia del tiempo. ¿Te animas con el Menú Fin de Semana? Pues te lo dejo encima de la mesa. Como siempre, los enlaces a las recetas y todo su paso a paso, lo encontrarás pinchando sobre la palabra AQUI de cada receta.

SABADO 14 DE ABRIL
- Croquetas de jamón serrano  AQUI
- Potaje de garbanzos con acelgas (sin grasas, con pollo)  AQUI
- Puding de yogur y chía   AQUI

DOMINGO 15 DE ABRIL
- Arroz para guarnición   AQUI
- Pollo asado San Miguel   AQUI
- Sopa de chocolate y fresas   AQUI

Foto resumen de este Menú Fin de Semana. 



Esto es todo por esta semana. Espero que te gusten estas recetas y las disfrutes. Gracias por estar al otro lado. ¡Buen finde!

Sopa de tomate malagueña

Esta sopa la he cenado de pequeña más de un día (y de 2…5…) en casa. Sencilla, económica, llena de sabor y una excelente forma de aprovechar los restos de pan duro, los tomates muy maduros, de comer de forma sana… y tantas cosas buenas que podamos decir.

Hay versiones de esta sopa con chorizo, o tacos de jamón. Yo he comido y visto varias recetas con alguna que otra variante. El cuajar los huevos en la sopa, la verdad que sólo lo he visto en Málaga, pero no se si habrá otros lugares donde también la sirvan así.

Sino tenéis tomates naturales, podéis echar mano a una buena conserva de tomates triturados o enteros pelados. Yo he tenido la suerte que mi amigo Jorge, me trajo una buena remesa de tomates de su campo de Lagos. Tomates cultivados cerca del mar, sin químicos ni productos artificiales. No son ecológicos (porque no tienen la certificación), pero yo les digo que son “caseros” por la forma de cultivar y el mimo que le pone a cada planta. Una sopa sencilla, pero con productos de esta categoría, se convierte en auténtico lujo. Y sin olvidarnos del excelente #AOVE con sello #SaboraMalaga: un zumo de aceituna manzanilla aloreña, suave y aromático, que engrandece todo lo que toca.

¿Nos metemos en la cocina? Pues a lavarse las manos que ya lo tengo todo preparado.

Ingredientes para 4 – 6 personas:
- 1 barra de pan duro
- ½ kilo de tomates maduros (aproximadamente)
- 1 litro de caldo de pollo / verduras
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 cebolleta
- ½ pimiento verde (o 1 pequeño)
- 1 diente de ajo
- Sal y azúcar blanco
- Aceite de oliva virgen extra, Anvioro en este caso
- Hierbabuena
- 1 huevo por persona

Preparación:

- Partir el pan en rodajas finas y reservar.

- Pelar los tomates o rallarlos, para no cocinarlos con la piel, que siempre es más desagradable al comer.

- En una cazuela ponemos un fondo de aceite de oliva virgen extra y rehogamos la cebolleta y el diente de ajo, picados lo más fino posible, con un poco de sal. Antes que se doren, añadimos el pimiento partido también menudo y rehogamos todo.

- Añadir los tomates pelados y picados fino. Rectificar de sal y añadir un poco de azúcar, para restar acidez. Dejar sofreír todo hasta que espese y pierdan el agua. En ese punto, añadir fuera del fuego, el pimentón y rehogar rápido.

- Incorporar el pan cortado y mezclar todo. Regar con el caldo preparado y volver a poner al fuego, dejando que todo cueza a fuego medio – alto unos 15 minutos. Rectificar de sal / azúcar si hiciera falta.

- Cuando la sopa haya espesado y esté casi lista, bajar el fuego e ir añadiendo 1 huevo por persona. Con el calor de la sopa, el huevo se cuajará en unos minutos.

- Servir bien caliente, repartiendo la sopa y poniendo en cada plato, 1 huevo y una ramita de hierbabuena. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta rica sopa hecha con restos de pan duro,
excelentes tomates de la #Axarquia y un #AOVE con mucho #SaboraMalaga


¿Tirar pan duro? ¡Ni mijita! Aquí le damos uso a todo.


Con este sencillo plato, vamos armar nuestra sopa.


No puede faltar nuestro oro líquido, y si es #SaboraMalaga tanto mejor


Y este es el resultado. Sólo falta meterla la cuchara antes 
de que se enfríe. ¡Salud!





viernes, 6 de abril de 2018

Menú Fin de Semana 07 y 08 abril 2018

Tenemos encima el 1º fin de semana de abril. Con tiempo revuelto, entre nubes, claros y chubascos y algo de fresco, tenemos todo lo típico de esta Primavera recién estrenada. Por eso vamos hacer un Menú Fin de Semana que nos de energías, para hacer frente a todas las inclemencias que nos puedan surgir. ¿Te animas? Pues vamos a ellos:

SABADO 07 ABRIL
- Cogollos de lechuga con anchoas del Cantábrico
- Pechugas de pollo a las finas hierbas  AQUI
- Coliflor al ajo rojo (como guarnición a las pechugas de pollo)  AQUI
- Fresas al chocolate  AQUI

DOMINGO 08 ABRIL
- Huevos rellenos  AQUI
- Conejo en salsa  AQUI
- Tarta flan de chocolate  AQUI

Foto resumen de los platos aquí presentados


domingo, 25 de marzo de 2018

Buñuelos de Semana Santa

Esta receta me la dio hace unos días una vecina, mientras que buscaba los ingredientes en el supermercado. Me dijo que, por su santo, el Viernes de Dolores, iba hacer buñuelos de Semana Santa y un chocolate porque venían los nietos a merendar. Me llamó la atención el nombre de los buñuelos (que ella no sabía tampoco el porqué de ese nombre, pero en su casa siempre se hicieron y así los conocía ella).

Le pregunté cómo se hacían porque me entró la curiosidad. Las cantidades van a ojo. Menos la harina que es la que admita, las demás son tazas o vasos. Según el tamaño de los mismo, necesitaremos más o menos. Yo he intentado hacer la receta tal cuál ella me dijo, pero le he añadido algunas cosas, que a mí particularmente, me gustan. Por ejemplo, ella añadía ralladura de limón / naranja. Pero en casa, no gusta encontrárselas en la masa, por muy fina que sean. Así que lo que yo hago, es calentar el aceite con las cortezas y así cogen ese olor.

Pero vamos a lavarnos las manos que empezamos a meter las manos en la masa, y nunca mejor dicho. A la cocina derechos.

Ingredientes para 6 personas aproximadamente:

Con la medida de una taza de café solo:
- 2 tazas de Azúcar blanco + azúcar para el rebozado
- 1 taza de aceite de oliva virgen extra
- 1 taza de vino Moscatel de Málaga
- 2 huevos
- 1 yogur natural
- Harina de repostería: la que admita la masa, a mí me ha llevado aprox. 250grs pero puede variar.
- ½ sobre de levadura química, tipo Royal
- Especias: 1 anís estrellado, corteza de limón y/o naranja, ½ palo de canela partido y canela molida
- 1 pellizco de sal (que yo he utilizado la Sal Rosé al Moscatel, con el sello de calidad #SaboraMalaga)
- 1 cucharadita (de postre) de vinagre suave, que, en mi caso, ha sido de manzana
- Aceite para freír, que yo he preferido el de girasol para no enmascarar los sabores de la masa

Preparación:

Empezamos por infusionar el aceite de oliva virgen extra. Yo he utilizado una taza grande de desayuno, más cantidad de la indicada para la masa. Porque, aunque coja la cantidad indicada para la masa, el resto, lo mezclo con el aceite de girasol para freír y así tienen ese perfume. Lo podemos hacer en el microondas (estando bien pendiente) o en un cacillo en el fuego. Ponemos el aceite de oliva, con el anís estrellado, las cortezas de limón, el ½ palo de canela abierto y calentamos todo para que se mezclen sabores. Lo dejamos reposar y reservamos.

En un cuenco amplio, ponemos los huevos, el pellizco de sal rose al Moscatel (o sal común sino tenéis) y el azúcar blanco y batimos. Cuando tengamos el azúcar disuelto en los huevos, añadimos los ingredientes húmedos: yogur, aceite de oliva (la medida del aceite que hemos infusionado) y vino Moscatel. Añadir a la masa un poco de canela molida al gusto.

Tamizamos la harina con la levadura (empezar por unos 200grs aproximadamente) e ir incorporando poco a poco a la masa. Tiene que quedar una crema no muy espesa (quedarían los buñuelos muy pesados) ni muy ligera, que no podríamos formar los buñuelos.

Cuando tengamos la masa casi lista de espesor, añadir una cucharadita de vinagre suave, manzana en este caso. Esto apenas dará sabor y hará que los buñuelos escupan el aceite en la fritura y no queden aceitosos. Dejar reposar la masa en un sitio templado, un mínimo de 30mnts, para que dé tiempo a la levadura a actuar.

Pasado este tiempo de reposo, podemos empezar a freír los buñuelos. Poner en una sartén amplia aceite de girasol + el aceite de oliva que nos ha sobrado de infusionarlo con las especias. Tiene que estar caliente pero no en exceso, porque nos tostaría los buñuelos por fuera y quedaría la masa cruda por dentro.

Con la ayuda de una cuchara sopera, vamos cogiendo porciones de masa y la vamos echando en el aceite caliente. Dar la vuelta para que los buñuelos se frían por igual e ir quitando los “hilos” de masa que caen de la cuchara, para evitar que se quemen y den mal sabor al aceite.

Escurrir los buñuelos sobre papel absorbente e ir friendo toda la masa, en poca cantidad, hasta terminarlos (podemos guardar masa para otro día sin problema, metiéndola en la nevera, aguanta un par de días).

Rebozarlos por azúcar blanco y ponerlos en una fuente de servir. ¡Buen provecho!

Consejo: el aceite que nos haya sobrado de la fritura, bien colado, se puede volver a utilizar en cualquier receta dulce, ya sea para fritura, o para hacer un bizcocho por ejemplo.

Con una fuente como esta de buñuelos de Semana Santa
¿quién trae el chocolate para acompañar?


Un primer plano de los buñuelos.




sábado, 24 de marzo de 2018

Bacalao con tomate

Mi amigo Jorge de Lagos, pedanía perteneciente al municipio de Vélez-Málaga, me ha regalado unos tomates “caseros” como yo les llamo: cultivados sin químicos, de forma natural, esperando su momento para la recogida…. Un lujo de tomates, os lo digo en serio. Y no he podido resistirme y hacer unos lomos de bacalao con tomate, con lo que tenía en casa.
Receta sencilla, económica y rápida, porque no se tarda más de 30mnts en cocinarlos. Eso sí, si el bacalao es salado, hay que estar 2 o 3 días desalando (ver cómo hacerlo pinchando    AQUI ) Receta muy típica de Cuaresma y de los días de Semana Santa, pero la verdad, que está deliciosa en cualquier época del año. ¿Te animas a prepararla? Pues vente conmigo a la cocina, que lo tengo listo para empezar a cocinar.

Ingredientes para 4 personas:

- 1kg de lomos de bacalao (si fuera salazón, necesitamos que ya está desalado).
- 1 cebolla pequeña
- 4 dientes de ajos
- 6 tomates pequeños
- 1 copita de vino blanco
- Aceite de oliva virgen extra, que yo he utilizado la variedad Verdial de la Axarquía malagueña
- Sal, pimienta molida, ramas de perejil
- 1 cucharadita de postre de pimentón dulce (admite el picante o 1 guindilla para quien le guste).
- Agua si fuera necesario

Preparación:

En una cazuela amplia, poner aceite de oliva virgen extra y dorar los ajos enteros y pelados. Mientras, ir picando la cebolla y cuando los ajos se empiece a dorar, añadir al aceite. Salar para que “sude” y evapore el agua que tenga.

Ir troceando los tomates. No importa picarlos pequeños, porque luego los vamos a triturar. Sino queréis quitar la piel, dejárselas y al triturarlos, se pasa por un colador para que salga una salsa más fina.

Cuando la cebolla esté blandita y transparente, añadir los tomates troceados, la pimienta molida y rehogar todo, hasta que veamos que el tomate se empieza a sofreír. Apartar del fuego y rehogar el pimentón con el calor de la cazuela. Luego, pasar todo a una jarra y batirlo hasta obtener una salsa sin grumos.

Devolver la salsa a la cazuela, añadir los lomos de bacalao con su punto de sal (ojo si el bacalao viene de salazón), unas ramas de perejil fresco entero y el vino blanco. Dejar guisar unos 10-15 minutos (según el grosor de los lomos), moviendo de vez en cuando la cazuela, para que la gelatina del bacalao, ligue la salsa. Ir comprobando el punto de sal, por si hubiera que añadir. Si se quedara una salsa muy espesa, añadir un poco de agua.

Para servir, poner en el fondo del plato un poco de la salsa de tomate, y sobre ella, los lomos de bacalao con la piel hacia arriba. Decorar con perejil fresco. Servir enseguida. ¡Buen provecho!

Un primer plano de un plato listo para degustar


Yo pongo el bacalao ¿quién acompaña con un buen pan y una copa de vino?




martes, 20 de marzo de 2018

Torrijas gratinadas

Unas de las recetas más típicas y tradicionales de la Semana Santa. Me atrevería a decir que una Semana Santa sin torrijas, pues no es Semana Santa ¿verdad? Son productos como el bacalao.... se te hace cuanto menos, raro si no los comes.

Pero este año he querido probar algo distinto. Los ingredientes son muy similares a las recetas que ya conocemos, con algunas diferencias tal vez. Pero la he preparado gratinadas, con el grill del horno. De esta manera, evitamos la fritura y las calorías de más. ¿Cómo están de sabor? Pues se notan diferentes a las tradicionales, pero en casa han gustado mucho. Decían que no resultan tan pesadas como las fritas, y yo coincido con ellos.

Las cantidades que os pongo son aproximadas. Yo compré un pan especial para torrijas de rebanadas muy gruesas (como un dedo gordo de la mano aproximadamente). Y añadido leche condensada a la preparación, por un lado, para endulzar la leche, pero por otro, para potenciar ese sabor en las torrijas. Todo eso regado con el maravilloso vino moscatel de Málaga, y hoy le ha tocado al riquísimo Quitapenas estar en estas torrijas. No tengáis miedo por los niños por el alcohol. Se utiliza muy poca cantidad, que, gracias a la excelente calidad de este vino, es suficiente para dar su sabor. Y también al hervir la leche, se evapora el alcohol y nos quedamos con ese magnífico sabor.

Pues si os parece, nos lavamos las manos y nos vamos a la cocina, que ya está todo preparado para hacer estas ricas torrijas gratinadas.

Ingredientes para 6-10 personas aprox.

- 6 rebanadas de pan para torrijas muy gruesas
- 1 litro de leche
- 5 cucharadas de leche condensada (probar a vuestro gusto de dulce)
- 1 palo de canela
. Corteza de limón (sin la parte blanca que amarga)
- 2 huevos grandes
- Azúcar blanco
- Canela molida
- 1 copita de vino moscatel de Málaga

Preparación:

- Empezamos por poner a hervir la leche, con la leche condensada, el palo de canela, corteza de limón y la copa de moscatel. Cuando la leche vaya a subir, la apartamos del fuego y dejamos que se enfríe por completo.

- En una fuente de horno, un poco honda, ponemos las rebanadas de pan juntas. Vamos regando poco a poco, y con un colador para que no caiga la canela ni la piel del limón, todas las rebanadas. No hay que volcar la leche de golpe, hacerlo despacio y dando tiempo a las rebanadas que vayan absorbiendo el líquido. Quizás os sobre algo de leche, no importa porque así preparada, está riquísima. Dejar las rebanadas reposar y si vemos que se quedan secas, volver añadir un poco más de leche, pero sin que “naden” en leche, porque al cogerlas, se nos romperían.

- Cuando las rebanadas ya estén reposadas y bien hidratadas, las vamos pasando por huevo batido. Es rebozarlas por ambas caras y escurrir el huevo sobrante. Se van colocando sobre una rejilla de horno, con papel de hornear puesto. Hacer este rebozado despacio, porque las rebanadas están blandas y se pueden romper.

- Una vez todas las rebanadas rebozadas, poner al grill del horno. La altura es media alta y vigilar para que no se quemen. Si el horno tiene ventilador, ponerlo para que se distribuya mejor el calor. Dejarlas unos 5 minutos, pero esto dependerá mucho de cada horno. Lo mejor es no quitar el ojo de las torrijas.

- Cuando estén todas doradas, sacar la bandeja y con la ayuda de una espátula, dar la vuelta a las rebanadas, para que se gratinen por el otro lado, y sin perder tampoco el ojo de encima.
Mientras se gratinan, tener preparado una fuente con azúcar blanco y canela (al gusto), para rebozarlas. Se mezclan bien con la ayuda de un tenedor.

- Una vez doradas por ambas caras, sacar la bandeja del horno y muy despacio, ir separando cada rebanada y rebozándolas en la mezcla de azúcar y canela. Como las rebanadas son muy grandes, yo las he partido en 4 para rebozarlas mejor y también, porque son más cómodas de comer así.
Ya las tenemos listas para disfrutar de una buena merienda. Buen provecho.

Foto resumen de esta receta.


Mirar que limones me da mi árbol del jardín... y los tengo aún más grandes.


La canela.... maravillosa, me encanta su olor y sabor.


Una de las banderas del rico Moscatel de Málaga.


Plano para que se vea el interior jugoso de las torrijas.


Las torrijas directas para el calor del grill


Un primer plano, con torrijas más gratinadas, más doradas...
intentando llegar a todos los gustos en casa.




lunes, 19 de marzo de 2018

Bacalao con coliflor y patatas

Esta receta la vi hace tiempo por televisión. No recuerdo ni canal ni cocinero que la hacía. Tampoco sé si fue así exactamente como la preparó… Que me perdone de antemano, si meto la pata, no le menciono o hago algo totalmente distinto a su idea. 


El bacalao con coliflor y patatas es uno de los guisos típicos de Galicia. A mí es uno de esos platos que me han llamado la atención por su combinación. Siempre he tomado el bacalao en potajes, con tomate, en fritada, rebozado…. Pero esta combinación, me resultaba atractiva. Además, este cocinero, le daba un giro al plato tradicional, y me gustó también la idea.

Lleva un aderezo que me encantan y que en Galicia acompañan con pescados y verduras, pero que está realmente delicioso con cualquier plato: la ajada. No os preocupéis de hacer de más, y así ya la tenéis preparada para usar. Yo la que me “sobró”, la tengo guardada en un bote hermético en la nevera y voy usando conforme necesito.
Os cuento como he hecho esta receta, que está elaborada con bacalao fresco y perfectamente, podría ser salado (previamente desalado, como es lógico).

Ingredientes para 4 personas:

- 4 lomos hermosos de bacalao
- 4 patatas medianas
- ½ coliflor
- Aceite de oliva virgen extra
- Pimentón dulce
- 4 dientes de ajos hermosos
- Sal, laurel y comino

Preparación:

- Calentar una olla con agua, laurel, unos granos de comino y sal. Mientras que hierve, pelar las patatas y partirlas por la mitad. Cortar la coliflor en ramilletes y lavarla. Poner a cocer durante a fuego medio y la olla medio tapada.

- Pasados 10 minutos desde que estén cociendo la coliflor y las patatas, incorporar el bacalao a la olla y mantener unos 5 minutos más. Pasado este tiempo, comprobar que el bacalao ya está cocido (si se separan las capas al presionar) y reservar. Comprobar que la coliflor y patatas estén cocidas (si al pincharlas, entra sin dificultad el palillo), y reservar también. Colar y guardar el agua de la cocción.

- En una batidora, poner las patatas y coliflor, reservando algunos trozos de coliflor para la presentación. Añadir un poco del agua de cocción y triturar todo muy fino, hasta obtener una crema espesa y uniforme.

- En una sartén, con aceite de oliva virgen extra, añadir los dientes de ajos pelados y laminados. Poner al fuego y estar pendientes para que no se quemen. Cuando cojan color de forma uniforme, quitar del fuego y añadir 1 cucharada sopera de pimentón dulce. Remover bien, para que se tueste por igual y pasar a una salsera.

- Servir el plato con una capa de la crema de coliflor y patatas. Sobre ella, el lomo de bacalao acompañado de algún trozo de coliflor. Regar todo con un hilo de aceite de la ajada, y algunas láminas de ajos para decorar. ¡Buen provecho!

Un plano general de la fuente lista para servir (para 2 personas).


Un primer plano del plato acabado.



Con estos sencillos, pero excepcionales ingredientes,
he preparado la ajada.



Aunque pilla reflejo el bote del mantel,
podéis ver como queda la ajada.


Aquí se está cociendo todo junto: bacalao, patatas y coliflor.







sábado, 17 de marzo de 2018

Menú Fin de Semana: 17 y 18 marzo 2018

Estamos en el último fin de semana, previo a la Semana Santa, que es una de las fechas más importantes y claves en España. Reseñada no sólo por las distintas procesiones que hay en toda España, sino por las pautas que marca la gastronomía en esta fecha. Yo siempre "barro" para casa, y os recomiendo que, si podéis, vengáis a disfrutar de la Semana Santa en la Axarquía malagueña. Tanto Vélez-Málaga como los pueblos del interior de la Comarca, tienen procesiones y actos que son preciosos y gran valor tanto cultural como histórico. Y si a eso le unimos una gastronomía rica, variada, fresca y para todos los gustos, que se puede disfrutar tanto a pie de playa como rodeados de nuestro Parque Natural de Sierra Tejeda ¿se puede pedir más? 

Vamos al Menú de este Fin de Semana, que a mí por lo menos, se me ha abierto el apetito.

SABADO 17 DE MARZO

- Conchas finas a la plancha  AQUI
Potaje de garbanzos con arroz AQUI  Para quien quiera seguir la Cuaresma cristiana, o disfrutarlos en versión “light”, prescindimos de la morcilla.
- Naranjas aliñadas con fresas y pasas moscatel AQUI 

DOMINGO 18 DE MARZO
- Ensalada templada de queso de cabra  AQUI
- Huevos gratinados  AQUI
- Tulipas de helado y fruta  AQUI

Pues hasta aquí nuestro Menú por hoy. Espero que os guste y lo disfrutéis. Hasta la semana que viene amigos. Gracias por estar al otro lado de la pantalla.

Foto resumen de este Menú Fin de Semana.





martes, 13 de marzo de 2018

Huevos gratinados

Este tipo de recetas, tengo que reconocer, que son de mis favoritas ya que surgen del aprovechamiento que hay en casa. Sabéis que no me gusta tirar comida, en la medida de lo posible, y esta es una de esas oportunidades que tenemos para dar salida a los restos que tenemos por nuestra nevera. Estos ingredientes por sí solos, apenas dicen nada, pero en esta combinación, nos pueden solucionar una cena. La tendríamos completa con una buena ensalada o unas verduras salteadas (espinacas por ejemplo).

Las cantidades que os pongo son de los restos que tenía y que me dio para hacer la receta. Por supuesto que puede haber tantas variedades de rellenos, como restos podamos tener por casa. Hay recetas similares que bañan los huevos completamente en bechamel. Particularmente, me gusta más como os lo presento aquí: sólo una capa para cubrir la superficie y que gratine. Pero os comento esta opción, por si sois muy adictos a la bechamel y queréis prepararlos así en alguna ocasión.

Bueno, no me enrollo… esta receta es rápida y no vamos a perder el tiempo leyendo. Derechitos a la cocina, que nos esperan todos los ingredientes para empezar a cocinar.

Ingredientes para 4 personas aprox.:

- 5 huevos
- 1 hamburguesa (de pollo en este caso)
- 2 lonchas de beicon, que habremos troceado menudo con unas tijeras o cuchillo.
- Queso de cabra malagueña suave (era el resto que tenía en casa)
- Aproximadamente, 250ml de bechamel ligeramente espesa
- Tomate frito (casero si es posible)
- Aceite de oliva virgen extra
- Especias al gusto: sal, surtido de pimientas molida y orégano, en este caso

Preparación:

- Cocer los huevos en agua hirviendo con sal, durante aprox. 8-10 minutos, según el tamaño de estos. Sacar y refrescar. Pelarlos y partir por la mitad, separando yema de la clara. Reservar.

- Mientras se cuecen los huevos, podemos ir preparando la bechamel casera. Yo la he preparado con 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra (me gusta más que con mantequilla), 1 cucharada sopera de harina común, sal, nuez moscada y 250ml de leche. Si queréis preparar la bechamel en el microondas, pinchar AQUI y os cuento como hacerlo.  Reservar al calor la bechamel para que no cuaje demasiado.

- En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, rehogamos el beicon y la hamburguesa, que intentaremos desmenuzar y que pierda su forma, y quede como carne picada. Añadimos pimienta molida ligeramente (la hamburguesa y el beicon tienen ya parte de sal). Yo he utilizado un molinillo con un surtido de 4 pimientas, pero el que tengáis en casa sirve igualmente. Mezclamos cuando todo esté rehogado con la yema de los huevos cocidos desmenuzadas, añadimos las especias al gusto y ligamos todo con un poco de tomate frito casero, para que quede un relleno jugoso, pero no empapado en tomate. Reservamos.

- En una fuente apta para el horno, ponemos una capa fina de tomate frito en la base. Rellenamos las mitades de los huevos cocidos, con el relleno de beicon, hamburguesa, yema cocida y tomate frito.

- Cubrir el relleno de los huevos con una capa de bechamel y sobre ella, repartir el queso cortado en finas tiras. Si tuviéramos queso rallado, podríamos poner una “nube” encima de cada huevo.

- Gratinar en el horno hasta que esté la bechamel y el queso dorado. Servir enseguida bien caliente. ¡Buen provecho!

Foto resumen del paso a paso de esta receta


La capa de tomate en el fondo de la fuente que vamos a llevar al horno.


Los huevos ya cocidos y con el relleno listo.


Todo cubierto con bechamel y las tiras de queso de cabra suave.


Los huevos gratinados listos para comer antes que se enfríen.






Clases de huevos

A raíz que la cadena de Supermercados Lidl haya anunciado que sólo venderá huevos de gallinas criadas en suelo, se ha vuelto a debate sobre los huevos de gallina, la numeración de estos, la talla,  la crianza y alimentación de las gallinas, etc.

Desde hace unos años, todos los huevos de gallina que se comercializan en Europa vienen numerados en la cáscara. La numeración nos da mucha información, según los códigos que lleven impresos. Pero ¿cuáles son esos códigos y qué dicen exactamente? Os voy a intentar explicar toda esta información, en esta entrada del blog.

CODIGOS DE LA ENUMERACION EN LOS HUEVOS DE GALLINA

Código del 0 al 3: es el 1º número que viene impreso y cada uno tiene un significado, según la producción de la granja:
-          0:  Producción ecológica. Las gallinas se encuentran en gallineros cubiertos, pero donde disponen de un espacio al aire libre. Tienen espacios para picotear, beber agua, “bañarse” en arena, comer, escarbar, etc. En el recinto disponen de perchas para que puedan descansar, nidos y terreno suficiente para moverse con libertad. Su producción está regulada por una normativa específica, certificada por los Consejos Reguladores de la Agricultura Ecológica. Llevan en sus envases, sellos específicos, también regulados por estos Consejos.
-          1: Huevos camperos. Estas gallinas viven igual que las de producción ecológica, a diferencia que su producción, no viene regulada por los Consejos Reguladores de la Agricultura Ecológica.
-          2: Gallinas criadas en suelo: la diferencia con las otras anteriores es que las gallinas sólo se mueven en un gallinero cubierto (dotado de perchas, zonas de arenas, etc.), y por lo cual, no salen a ningún recinto exterior y tienen menos espacio libre para moverse.
-          3: Gallinas criadas en jaulas: se agrupan en pequeños grupos, a razón del tamaño del animal y de la jaula. Disponen de perchas y zonas de esparcimiento, pero mucho más limitada, y son el grupo de gallinas que menos espacio para moverse libre tienen.

Letras de la enumeración: Corresponden al país de la Unión Europea donde proceden los huevos. En España tenemos el código ES.

Restos de los dígitos: Nos indica la granja donde se ha producido. Los 2 primeros nº corresponden a la provincia. Los 3 siguientes, al municipio donde esta ubicada la granja. El resto de los dígitos es para identificar a las distintas granjas que puede haber en un mismo municipio.  Puede haber una letra final, para señalar los distintos grupos de gallinas que puede haber en una misma granja.

TALLA DE LOS HUEVOS

Hay que decir que, del peso total del huevo, el 30% pertenece a la yema y el 60% a la clara. El 10% restante del peso, corresponde a la cáscara. Dicho esto, vamos a ver las diferentes tallas de los huevos, según el peso total de los mismo, y que no afectan al tipo de crianza que han tenido las gallinas:
-          S o Pequeños: menos de 53grs. de peso.
-          M o Medianos: entre 53 y 63grs. de peso.
-          L o Grandes: entre 63 y 73grs de peso.
-      XL o Súper Grandes: huevos con más de 73grs de peso.

DIFERENCIAS ENTRE HUEVOS BLANCOS Y MORENOS

La única diferencia es la raza de la gallina que lo ha puesto. Por lo demás, son iguales en calidad, nutrientes y sus que podemos hacer con ellos. La leyenda que los huevos morenos son mejores es en realidad eso: una leyenda sin fundamento alguno. De ahí que actualmente, casi no se ven en nuestros comercios huevos blancos. Porque como se extendió la leyenda que los morenos eran más buenos y se vendían más caros, muchos criadores han ido cambiando la raza de gallina en sus producciones, para venderlos a mejor precio.

DUREZA DE LA CASCARA DEL HUEVO

Hay varias leyendas también al respecto de la dureza de la cáscara. La única realidad comprobada, es que las gallinas jóvenes, ponen huevos con más grosor de cáscara que las más mayores. No tiene nada que ver ni el color del huevo, ni el tamaño ni como se ha criado la gallina.

PROPIEDADES NUTRICIONALES DE LOS HUEVOS Y CONSEJOS

Según Consejo de la Fundación Española del Corazón (ver artículo pinchando AQUI ), os voy a nombrar algunas propiedades nutricionales y consejos:

-          Contiene proteínas de muy buena calidad (sobre todo la de la clara) y de alto valor biológico. Además, vitaminas de los grupos A y B. El hierro que contiene es de origen animal, por lo cual, es muy fácil su absorción por el organismo.
-          La yema contiene grasa, proteínas, hierro, azufre y varias vitaminas. También es donde se concentra el colesterol.
-          La mejor forma de digerir el huevo es mezclado con harina, escalfados, cocidos… etc. y, sobre todo, evitar su consumo en crudo pasadas las 24h (por ejemplo, en mahonesas).
-          El frigorífico nos ayudará a conservarlos perfectamente, con una temperatura constante y sin absorber olores que pueda haber en armarios, cocinas, etc.
-          Se recomienda tener las manos bien lavadas para su manipulación, lavar minuciosamente todo lo que haya estado en contacto con el huevo, y romperlos en un recipiente distinto donde lo vayamos a utilizar, para evitar que pueda caer cáscara a la preparación.
-          El consumo de huevos en adultos a la semana se recomienda de 3 a 5 unidades por semana (huevo completo, clara + yema). Si se tiene niveles de colesterol alto en sangre, se puede reducir a 2-3 huevos completos o combinar más claras que yemas, según el criterio de nuestro médico y los casos particulares.




  

miércoles, 7 de marzo de 2018

Menú 10 y 11 de Marzo 2018

Poco a poco va avanzando Marzo por el calendario. Hay un refrán muy popular que dice: Febrero loco y Marzo, otro poco. Nosotros le vamos aplicar la locura a este Menú Fin de Semana para comer rico, sano y bien. No nos olvidamos que estamos en la Cuaresma cristiana, y es una excusa perfecta, para deleitarnos con nuestros pescados ¿te apuntas? Pues te lo dejamos aquí mismo, y recuerdas que para los detalles de las recetas, sólo tienes que pinchar en el enlace que pone AQUI:

SABADO 10 MARZO
- Sopa de pescadilla  AQUI
- Habas con jamón serrano AQUI
- Natillas de chocolate  AQUI

DOMINGO 11 MARZO
- Fabes con almejas  AQUI
- Pestiños a la miel  AQUI

Foto resumen del Menú de este fin de semana. Buen provecho.



Pues hasta aquí nuestros guisos para este "finde". La próxima semana, como siempre os digo en la radio, amenazo con volver. Mientras tanto, apostar por los productos locales, en los comercios de nuestro entorno y siempre, con la sonrisa por bandera. Buena semana amigos.


viernes, 2 de marzo de 2018

Jarabe de miel y jengibre

Esta receta es "robada" a mi querida y admirada Reme Reina que tiene el blog Al Sur del Sur, con la distinción de Sabor a Málaga. De ese blog, os traigo este jarabe o como ella lo llama: bebida para la garganta (ver su entrada pinchando AQUI ).

Decía Aristóteles, que quien desayuna con miel, se libra de enfermedades durante su larga vida. Esto nos hace una idea de lo antiquísima que es la miel, y desde cuando se conocen sus maravillosos beneficios. Este jarabe es ideal para las molestias de la garganta. A mí particularmente, me encanta en ayunas. Me quita ese carraspeo y sequedad de la garganta recién levantada. Pero sirve en cualquier momento del día. 

Para empezar, diremos que es producto 100% natural de nuestras amigas las abejas. Las hay de tantas variedades como flores y pólenes hay. Es super conocida sus propiedades para la garganta, ya sea porque tengamos tos, la tengamos irritada o estemos resfriados. Pero estas no son las únicas propiedades de este rico super alimento. Una de las propiedades más llamativas (y quizás más desconocida), es su poder para regular el azúcar en sangre. La culpa la tiene la combinación entre glucosa y fructosa que contiene, que hacen que nuestro laboratorio interior, se ponga en marcha eliminando la glucosa de nuestra sangre y, por lo tanto, bajando el nivel de azúcar. Otros de los beneficios, es que reduce el estrés metabólico, ya que el consumo de miel, hace que nuestro hígado produzca glucógeno (la reserva natural de nuestro cerebro para que todo funcione correctamente). El consumir miel a lo largo del día (desayuno, después de comer en una infusión o en la merienda, por ejemplo), ayudará a que no se nos libere la hormona del estrés. Tomada por la noche (en un vaso de leche caliente, por ejemplo), nos ayudará a dormir mejor y de forma más relajada. Y otros de los beneficios, es su poder para combatir el estreñimiento. A todo esto, podemos sumar su poder antinflamatorio, cicatrizante, inmunológico, antibacteriano, digestivo, antiséptica. Y todo ello, sin olvidarnos de todas las vitaminas que posee (varía en función de la variedad que consumamos) y minerales. Pero todas estas propiedades, se conservan siempre y cuando la miel sea natural y no sea tratada a altas temperaturas ni pasteurizada (como hacen algunas marcas comerciales). 

Es normal que la miel cristalice: es señal de pureza y para volver a tenerla más líquida, sólo tendremos que calentarla al baño María unos minutos, para que recupere su textura líquida sin alterar sus propiedades y beneficios. 

Hoy además de todos estos beneficios, lo unimos al jengibre, y las propiedades que esta raíz tiene como antinflamatorio natural, diabetes, artrosis, digestión, ayudante en dietas de adelgazamiento, quitar el mareo y las náuseas, quita el dolor muscular y es útil en enfermedades respiratorias.  

Y por si todo esto fuera poco, le sumamos el limón: fuente de vitamina C, refuerza el sistema inmunológico, tiene beneficios diuréticos, ayuda a la absorción del hierro, a disminuir el colesterol... al margen de su maravilloso olor (siempre me recuerda a limpio) y su frescura. 

Esta bebida es súper fácil de preparar. Las cantidades, según los botes que queramos hacer. La única precaución, es guardarlo en la nevera una vez hecho. Os cuento como hacerla.

Ingredientes:
- Miel, que, en este caso, he utilizado la variedad de romero (con propiedades antinflamatorias) del pueblo malagueño de Competa, uno de los más altos de la Axarquía.
- 1 limón
- Jengibre

Preparación:
- El bote que vayamos a utilizar, tiene que estar perfectamente limpio y esterilizado (hervir 10 minutos bien cubierto de agua, o poner agua y meterlo en el microondas ese tiempo, sin la tapadera metálica que estilizaremos aparte).
- El limón lo tendremos que limpiar bien, cepillando su corteza para evitar que contenga cualquier resto de suciedad. Cortarlo en rodajas y reservar.
- El jengibre lo tendremos pelado, y es muy fácil: con el mango de una cuchara, arañar su corteza que se quitará fácilmente. Ya lo tenemos listo para utilizar. Cortar en rodajas y reservar
- Con todos estos elementos ya listos, pondremos un poco de miel en el fondo del tarro. Haremos capas con las rodajas de limón y el jengibre. Iremos cubriendo de miel y reiteremos hasta completar el bote.
- Guardar en la nevera una vez lleno el bote. Con el paso de los días, veremos que la miel se vuelve más líquida. Para consumir, ir tomando unas cucharadas de este jarabe cada vez que queramos.