Buscar este blog

Translate

jueves, 8 de diciembre de 2016

Arroz caldoso con pollo y Grande Apiane Tinto Joven

Hoy os presento un plato de domingo. Y la pregunta que viene ahora es ¿por qué de domingo? Pues algo tan sencillo y simple porque en casa de mi madre, los domingos, era cuando se solía hacer arroz ya que solíamos estar todos juntos a comer. El resto de los días, cada uno llegaba a una hora a comer: los mayores por trabajo y los pequeños (como en mi caso) por el colegio. Así que a mí cocinar arroz, en cualquiera de sus vertientes, es sinónimo de reunión familiar.

El de hoy es para comerlo con cuchara, ya que es caldoso, pero sin olvidar el tenedor y cuchillo por los trozos de pollo (que a mí me gusta comerlos al final con las manos para chupar bien los huesos, pero bueno… eso ya depende de cada uno). Viene maridado con un vino 100% malagueño, con la D.O. Sierras de Málaga y el sello de calidad #SaboraMalaga Aunque las notas de cata lo recomiendan con carnes rojas y de caza, a mí me ha sorprendido mucho en esta receta y francamente, el maridaje me ha gustado. Quizás el utilizar pollo de corral, de sabor más intenso que el pollo tradicional, y poner romero en el guiso (hierba aromática presente en el Grande Apiane Tinto Joven), han hecho que esta combinación de sabores funcione tan rica. Si quieres conocer más sobre Grande Apiane Tinto Joven y los vinos que nos ofrecen Tierras de Mollina, sólo tienes que pinchar  AQUI

Pero dejémonos de charlas y pasemos a la cocina, a preparar este rico arroz caldoso con pollo y Grande de Apiane Tinto Joven.

Ingredientes para 4-6 personas:
- 1 puñado de arroz redondo por persona + 1 puñado más para la cazuela.
 ½ pollo campero troceado (mejor que lo haga el carnicero). A mí me gusta quitarle la piel, pero ya es cuestión de gusto personal.
1 cebolla picada fina (a mí me gusta mucho el toque de la cebolla en el arroz, pero como esto es un tema que levanta ampollas según quién, es completamente opcional).
1 lata de pimientos morrones.
2 tomates maduros rallados.
2 dientes de ajos picados finos, sin el germen interior.
Caldo de pollo o verduras.
1 copa de vino Grande de Apiane Tinto Joven.
 Un puñado de guisantes.
 Sal fina, pimienta molida, azafrán en hebra, romero y laurel.
 Aceite de oliva virgen extra, que yo siempre recomiendo la amplia selección que hay de #AOVE en #SaboraMalaga En este caso, al ser el vino de la Comarca de Antequera, he utilizado un aceite D.O. Antequera Hojiblanca.

Preparación:
Empezamos poniendo en el fondo de una cazuela alta (recordemos que el arroz es caldoso), aceite de oliva virgen extra sin que llegue a cubrir del todo el fondo. Cuando coja temperatura, vamos a rehogar los trozos de pollo campero, que estarán salpimentados. Doramos exteriormente, y retiramos.
En ese mismo aceite, vamos a rehogar la cebolla, con los ajos picados lo  más fino posible. Sino os gusta el sabor del ajo, podéis dejarlos enteros con piel. Así darán sabor pero será más discreto y luego es más fácil de retirar al servir. Cuando tengamos la cebolla blanda, añadimos el arroz y removemos bien. A fuego suave, vamos tostando ligeramente los granos de arroz para sellarlos por fuera y que queden más entero. Cuando lo tengamos hecho, añadimos el tomate rallado y las hebras de azafrán y dejamos rehogar todo unos minutos.
Añadir los trozos de pollo rehogados y la copa de Grande de Apiane Tinto Joven y dejar que el vino se evapore por completo.
Poner el doble de cantidad de caldo o agua que de arroz, que debe de estar caliente. Para esto, a mí me gusta utilizar un cuenco grande. Voy echando en él los puñados de arroz que voy a necesitar. Veo por donde queda marcado y ya se la marca para medir el agua / caldo. También podéis utilizar una de las jarras con medidas y fijaros en cualquier de las medidas habituales para saber la cantidad de líquido. Por ej., que el arroz llegue a la marca de los 500grs. Remover con cuidado el fondo de la cazuela, para evitar que el arroz se pegue abajo.
Cuando comience a hervir el caldo, probar de sal y rectificar si hiciera falta. Recordar que el arroz es soso y el caldo debe de estar ligeramente salado, para que el arroz absorba esa sal desde el inicio. Añadir una hoja de laurel y romero, bien en rama, o un pellizco de hojas secas. Dejar la cazuela medio tapada, y cocer a fuego suave unos 15 minutos, vigilando que no se quede sin caldo y añadiendo más (siempre caliente) cuando sea necesario. Cuando notemos el arroz casi hecho, añadir los pimientos morrones cortados en tiras y unir al guiso moviendo la cazuela. Tapar y apagar el fuego, dejando el arroz reposar unos minutos (que podemos aprovechar para poner la mesa, por ej.).
A mí me gusta llevar la cazuela directamente a la mesa y servir en platos soperos. Una copa de Grande de Apiane Tinto Joven es estupendo para acompañar este arroz caldoso. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta



Una buen arroz es imprescindible para esta receta.


Una ración de "amigo" bien acompañada de Grande de Apiane Tinto Joven



Con esta copa es suficiente para llenar de sabor este arroz caldoso



Un primer plato del plato ya servido y bien acompañado de Grande de Apiane Tinto Joven








martes, 6 de diciembre de 2016

Sopa de picadillo

Esta es una de las sopas más reconfortantes que hay. Tanto si hace frío, si estás resfriado, si has salido de fiesta la noche anterior y quieres algo que te quite esa resaca que te atormenta.... de verdad, puro milagro. Y si pensáis que exagero, la probáis y me decís ¿vale?

Arrancamos con un buen caldo de puchero (como llamamos en Málaga al cocido). Pinchando AQUI  Pero vamos a lavarnos las manos y nos metemos en la cocina ¿os apetece?.

Ingredientes para 4 personas aprox.
- 1 litro o algo más de caldo de puchero, que tendremos ya hecho con antelación.
- 2 puñados de fideos medianos.
- Patata y zanahoria que habremos cocido en el caldo.
- Los garbanzos del puchero.
- La carne que hemos utilizado para hacer el caldo, limpia de pieles y huesos y troceada.
- 2 huevos 
- Jamón serrano picado.
- Sal (si hiciera falta) y hierbabuena.

Preparación:
- Colaremos 1 litro de caldo aproximadamente, de la olla que habremos preparado de puchero. Recordar que este caldo se puede congelar perfectamente. Pondremos a hervir de nuevo, quitando las posibles espumas que tengan.
- Pondremos los 2 huevos a cocer dentro del caldo, para que cojan ese sabor. Miraremos cuantos minutos necesitan cocer los fideos. Si son sobre 7-9 se pueden añadir una vez vuelva a hervir el caldo. Remover todo bien y cocer 10mnts desde que se ponen los huevos.
- A mitad de la cocción, poner los garbanzos, el jamón serrano, la carne picada a dados, la zanahoria y patata cortada en la sopa, para que se calienten y vayan tomando sabor. 
- Pasados los 10 minutos (incluso pueden ser 8-9 si los huevos no son muy grandes), sacarlos y pelarlos con la ayuda de un trapo, para no quemarnos. Reservar.
- Para servir, poner la sopa en platos hondos, con una buena ramita de hierbabuena. A mí me gusta poner los huevos cocidos en plato aparte, porque en casa, hay quien quiere solo yema o clara, quien le gusta todo... así que lo dejo aparte, junto con más jamón serrano a dados, para que se añada según quieran. Al llevar el jamón serrano, normalmente no hace falta añadir sal, pero rectificar si hiciera falta. 

**Esta sopa suele llevar dado de pan frito en aceite de oliva virgen extra, pero al llevar la patata, nosotros no se la solemos poner. 

Un plato listo para servir


La sopa acompañada del huevo duro y más jamón serrano


Una forma muy cómoda de poner los extras que queramos añadir.


¿Quién es el primero en meterlela cuchara?




lunes, 5 de diciembre de 2016

Entre Fogones 30-11-16: Carne de membrillo y frutas del otoño

Una semana más, me cuelgo el delantal en los micrófonos de Radio Miramar para cocinar "Entre Fogones" Hoy me ha tocado compartir micro con mi querida Patricia Padial y hemos hablado, entre otras cosas, de las frutas típicas de otoño. ¿Quieres conocerlas? Pues son estas que te detallo a continuación:
- Higos
- Membrillos
- Uvas
- Kaquis
- Granadas
- Manzanas
- Peras
- Kiwis
- Frutos rojos (arándanos, moras, frambuesas)
- Plátano canario (el mejor momento para consumirlos)
- Piña
- Pomelos
- Mandarinas
- Naranjas
- Aguacates (mejor si son mi Axarquía)
- Mangos
- Chirimoyas
- Frutos secos: castañas, piñones, nueces, avellanas, almendras, higos secos....etc.

Con toda esta variedad de frutas, vamos hacer una receta muy típica de Andalucía, que nos puede durar en la nevera varios meses y es súper sencilla de preparar: carne de membrillo. Tienes todo el paso a paso pinchando AQUI 

Pero si lo que queréis es oír el programa que hicimos en directo, es tan fácil como pinchar en este enlace:  http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-cocinamos-carne-membrillo-audios-mp3_rf_14360073_1.html   El archivo Ivoox se puede reproducir con cualquier programa multimedia que tengáis instalado en vuestro equipo.

Pues hasta aquí el programa de esta semana. Espero que os haya gustado. La semana que viene volveremos a encender los micrófonos y los fogones en Radio Miramar. Mientras tanto, mi consejo para que compreis en vuestros comercios locales y los productos de vuestra zona. Un beso grande y a llevar la sonrisa por bandera.

En los micrófonos de Radio Miramar


sábado, 19 de noviembre de 2016

Carne de membrillo

Carne de membrillo, como le llamamos en Andalucía o Dulce de membrillo, como se le conoce en el resto de España.

Es un postre ancestral, típico del otoño cuando empiezan aparecer los membrillos en nuestros mercados. Se conserva durante meses de forma totalmente natural, debido a la cantidad de azúcar que lleva y a la pectina de la manzana. Se puede tomar de aperitivo en canapés, acompañado de queso (tanto blanco como curado.... al gusto de cada uno). Y para los que os gustan los contrastes agridulces, también en ensalada con nueces, queso, tomate, surtido de lechugas, una vinagreta suave... 

No es complicado de hacer. Tan sólo se trata de no quitarle el ojo de encima, porque tiene la costumbre de "agarrarse" al fondo de la cazuela. No hay que dejar de remover, pasando bien la cuchara de madera o la lengua de silicona por el fondo de la cazuela y todos los rincones. Y un consejo: no intentéis reducir la cantidad de azúcar de la receta, para hacerla más "light". El resultado será una crema de membrillo pero no está consistencia compacta. 

Pero vamos lavándonos las manos y nos metemos de lleno en la cocina.

Ingredientes:
- 1kg de membrillos
- 2 manzanas (pueden ser reinetas, rojas, amarillas.... la variedad que más os guste o tengáis disponible en vuestra zona).
- 1 rama de canela.
- El mismo peso de los membrillos pelados, de azúcar blanca.
- Zumo de medio limón.

Preparación:
- Necesitamos empezar a preparar nuestra carne de membrillo la noche anterior, o por la mañana temprano si la vamos hacer por la tarde. Pelaremos los membrillos, le quitamos el corazón interior y partimos en dados pequeños (contra más pequeños, antes se cocinarán). Cuando los tengamos todos pelados y cortados, los pesamos y sabremos que esa es la cantidad de azúcar blanca que necesitamos. Yo de 1kg aprox. de membrillo, una vez pelados, sin corazón y troceados, se quedaron casi en 700grs. escasos.
- Pelar las manzanas, quitar el corazón y partir en dados pequeños.
- En una cazuela de fondo grueso o una fuente, ponemos el azúcar, el membrillo, la manzana y el zumo de medio limón. Removemos todo bien, para que el azúcar impregne toda la fruta. Esto hará que macere y suelte sus jugos. Tapar con un plástico de cocina y dejar reposar en la nevera, donde más frío haga, un mínimo de 8h.
- Pasado este tiempo, removemos bien todo y ponemos la fruta a cocer en una cazuela de fondo grueso, con un palo de canela. No hay que dejar de remover, porque conforme vaya espesado, más riesgo de quedarse pegado tenemos. 
- Veremos que conforme se vaya cociendo la fruta, del color amarillento pálido, irá cambiando a color naranja y espesando toda la preparación. Cuando la fruta esté de color naranja, podemos apartar la cazuela del fuego y triturar todo lo más fino posible. Volver al fuego hasta que haya vuelto a espesar y la cuchara se nos quede.
- Pasar todo a un recipiente de cristal y cuando se enfríe, guardar en la nevera y estará listo para consumir a nuestro gusto.

Esta es mi carne de membrillo, una vez solidificado y enfriado,
Listo para consumir. 



Empezando la cocción con los membrillos y manzanas pelados y troceados,
el palo de canela, azúcar y el zumo de limón.







martes, 15 de noviembre de 2016

Solomillo mechado

Esta es una receta muy sencilla, apta para cualquier delantal por novato que sea, pero con un resultado muy bueno. Yo lo hice en cazuela porque eran 4 solomillos, pero si fueran más, se puede hacer de la misma forma en el horno.

Necesitamos una aguja de mechar, que la encontramos en muchas ferreterías y por supuesto, en las tiendas de artículos de  cocina. Es una aguja hueca en la zona central, con un tope deslizante en ese hueco. Se suele utilizar para piezas grandes como lomos, o en este caso, solomillo. Para rellenarla, ponemos el tope al final o hasta donde veamos que la aguja queda totalmente insertada dentro de la pieza de carne. El relleno puede ser el que queramos, teniendo en cuenta que tiene que ser tamaño pequeño para que quede dentro del hueco de la aguja de mechar. Lo típico es poner jamón serrano, tocino del jamón, ajos, cebolla, incluso dados de zanahorias o trozos de huevo cocido.

Os aconsejo que pidáis a vuestro carnicero una malla para meter los solomillos, una vez mechados, o bien, atarlos con un cordel alimenticio. Esto hará que no pierdan la forma durante la cocción.  A la hora de servir es tan fácil como cortar esas cuerdas con unas tijeras. Y si vais a guisar varios solomillos, lo mejor es hacerlo en una bandeja de horno algo honda,

Pero vamos a la cocina, que se nos va a pasar el hambre ¿me acompañas?

Ingredientes:
- 1 solomillo por persona, de cerdo en este caso.
- Lonchas de jamón serrano.
- Ajos laminados.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vino blanco de calidad. No hace falta que sea un "Gran Reserva". En cualquier comercio podemos encontrar vinos con D.O., con lo que tenemos ya una calidad garantizada, a buen precio.
- Caldo de carne o verduras.
- Sal, pimienta molida, laurel.

Preparación
- Preparar la aguja de mechar con lonchas de jamón serrano (dejar el tocino que pueda tener), y poner ajo laminado entre las lonchas.
- Coger un solomillo e insertarla la aguja en la parte central. Con el tope, ir tirando hacia atrás de la aguja, y el tope hará que se quede dentro todo el relleno. Salpimentar el exterior del solomillo (tener en cuenta que lo hemos rellenado de jamón serrano, ser prudentes con la sal). Meter en una malla de carnicero o atar con hilo de cocina para que no pierda la forma. Repetir con los demás solomillos que tengamos.
- En una cazuela amplia, poner aceite de oliva virgen extra (yo siempre recomiendo las variedades de #SaboraMalaga ) y cuando esté caliente, ir dorando los solomillos por todos lados a fuego fuerte, para sellarlos por fuera y que queden jugosos por dentro.
- Una vez estén todos dorados por fuera, añadir caldo y vino, a parte iguales, hasta que llegue a la mitad aprox. de altura de los solomillos. Poner laurel, y si queremos, podemos añadir algún ajo entero sin pelar. Dejar guisar a fuego medio durante 10-15mnts (según tamaño) y dar la vuelta a los solomillos, dejándolos el mismo tiempo del otro lado.
- Una vez cocinados, sacar de la cazuela, quitar la malla / hilos, y dejar reposar sin la salsa, y tapados para evitar que se enfríen. Si nos hubiera quedado mucha salsa, podemos reducirla a fuego fuerte. Otra opción es disolver un poco de harina de maíz (Maicena) en un poco de agua fría, e ir añadiendo poco a poco, sin dejar de remover la salsa, hasta que tengamos la consistencia que queramos. 
- Servir los solomillos con un poco de salsa en el plato, y el resto, en salsera aparte para quien quiera ponerse más. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta


Esta es la aguja de mechar, hueca en el centro, para poder meter el relleno.


Rellenando los solomillos.


Ese es el tope de la aguja, que mantendrá el relleno dentro,
mientras vamos sancando la aguja.


El solomillo una vez cocinado. Lo he partido por la mitad para que se vea el relleno,
y como aún está un poco rosado en el centro.


Alcachofas con panceta

Una de las verduras del otoño: las sanas alcachofas. Muy diurética, para hacer perder esos líquidos que tenemos acumulados y que tan pesados nos hacen, además de la fibra que nos aporta (entre otros beneficios), para limpiar a base de bien el organismo.

Yo hoy le he dado un hervor en cazuela, de forma tradicional. Pero también podríamos haber hecho este plato cociendo las alcachofas en el microondas (mirar como hacer las alcachofas al microondas pinchando  AQUI ). Y todas las hojas externas que hemos desechados, así como el pelar los tallos de las alcachofas, los podemos utilizar. Le damos un hervor de unos 10mnts a fuego medio. Luego colamos todo y podemos guardarlo en botes o  cuando se enfríe, en bolsas de hacer cubitos de hielo en casa, y así tenemos un riquísimo fondo de verduras para cualquier guiso. Si tuviéramos puerros, las hojas verdes que se suelen tirar, se puede aprovechar en este caldo.

Pero vayamos a la cocina, que vamos a comer muy pronto. A lavarse las manos y ponerse el delantal.

Ingredientes para 4 personas:
- 1kg de alcachofas (no os asustéis que se desperdicie mucho).
- 200grs de panceta cortada a dados o bacón. Ver que no tenga la corteza exterior, que no se come y es muy dura y molesta.
- Aceite de oliva virgen extra, que como ya me conocéis, siempre recomiendo las variedades de #SaboraMalaga por calidad y sabor.
- 1/2 cebolla picada fina.
- Agua  para cocer, y para el remojo, agua fría con hielos y mucho perejil.

Preparación:
- Antes de empezar a pelar las alcachofas, tendremos una fuente amplia con agua fría con hielo y mucho perejil fresco en el agua, así no se nos pondrán negras las piezas.
- Quitar las hojas externas del cuerpo de las alcachofas. Cortar también las puntas, que suelen estar de color morado / negro. Cuando lleguemos al corazón de la verdura, sumergirla en el agua fría con perejil. Proceder igual con todas.
- Cortar el tallo y pelarlo para quitar la capa exterior. Dejar también sumergido con el perejil. 
- Preparamos una olla agua y sal. Cuando hierva, meter los corazones de alcachofas (para que se hagan antes se pueden partir en 4) y los tallos pelados. El tiempo variará según el tamaño. Yo me guio pinchando con una brocheta en las zonas más duras de la verdura (en la base). Escurrir del agua de la cocción y reservar tapadas para que no se enfríen. El agua de cocción la podemos guardar para cualquier guiso que se necesite (añadirla a una paella por ej).
- En una sartén amplia dorar la cebolla ligeramente salada hasta que esté blanda (tener en cuenta que hemos cocido la verdura con sal y la panceta / bacón también lleva sal). Cuando la panceta se esté empezando a dorar, añadir las alcachofas y dejar unos minutos todo junto. A mí no me gusta dorar demasiado la panceta, porque según que tipos, son muy saladas a la hora de comer.
- A la hora de servir, disponer las alcachofas sobre la base de una fuente plana, junto con sus tallos. Por encima, repartir la cebolla y panceta rehogadas. Listo para servir y disfrutar.







lunes, 14 de noviembre de 2016

Jurel al limón y aceite de oliva virgen extra

El jurel es un pescado azul con muchos beneficios para el organismo. Para empezar, por ser pescado azul, es rico en grasas, muchas de ella ricas en Omega3, tan beneficiosos para el corazón, ya que reducen el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre,

Además contiene varias vitaminas del grupo B y vitaminas A, C, E, K y D (tan necesaria para la absorción del calcio). Pero no se queda atrás el contenido en Yodo, Hierro, Calcio, Potasio. Es bajo en calorías, siendo una buena opción para dietas de control de peso. La única contra indicación es para las personas que padecen gota y ácido úrico, por el alto contenido en purinas que tiene.

Dicho todo esto, es muy habitual tomar el jurel cocido en sopas de pescado, o bien asados a la plancha. Hoy os traigo una forma distinta y muy sabrosa de tomarlo. Podría ser perfectamente un aperitivo o tapa. Si queremos dejar varios hechos con antelación, yo os recomiendo dejarlos cubiertos de aceite de oliva virgen extra. A la hora de servir, escurrir de ese aceite, aliñar con limón y unos granos de sal en escamas y listo para comer. Ese aceite de oliva virgen extra que nos sobra, nos puede servir desde para aliñar una ensalada, como para hacer pescados a la plancha o cualquier otra preparación de pescado.

Esta receta es fácil aunque la única dificultad la tenemos en limpiar el pescado una vez cocido, y sacar los lomos. El agua de la cocción ¡¡NO SE TIRA!! Se puede colar y utilizar en cualquier sopa de pescado o bien de fondo para un arroz con pescado. Pero pasemos a la cocina.

Ingredientes:
- 1 jurel por persona.
- Agua para cocer.
- Limón, sal gorda y hojas de laurel.
- Aceite de oliva virgen extra, que yo os recomiendo que elijáis entre la amplia variedad de #AOVE #SaboraMalaga Yo le he puesto una variedad suave y afrutada: Verdial, pero perfectamente le puede combinar una Hojiblanca, Arbequina o Manzanilla.

Preparación:
- Limpiar los jureles de tripas, quitar las cabezas y las aletas. Lavar bien de la sangre que puedan soltar, dejarlos escurrir y reservar.
- En una cazuela amplia, poner agua para que cubran los jureles aproximadamente, con sal gorda, una rodaja gruesa de limón y una hoja de laurel grande. Cuando comience a hervir, meter los jureles y cocer a fuego medio durante 10-15mnts aproximadamente, según el tamaño de los jureles. Sacar los jureles y reservar. Colar el agua de la cocción y dejarla para otra preparación de pescado (se puede congelar).
- Cuando el jurel esté frío y se pueda manipular, quitar la piel. Dando un pequeño corte en la cola y tirando de ella hacia la cabeza del pescado, sale casi toda. Con la ayuda de una pala de pescado, o un cuchillo de mantequilla, sacar el lomo lo  más entero posible. Colocar en una fuente.
- Quitar la espina central del jurel. Dar la vuelta al pescado y repetir la misma operación, quitando la piel y reservando el lomo en fuente aparte. Hacer lo mismo con cada jurel, poniendo siempre los lomos unos al lado de otro y nunca encima.
- Una vez tengamos todos los lomos de jurel limpios de pieles y espinas, rociar con un poco de zumo de limón (al gusto) y un hilo de aceite de oliva virgen extra. Quien lo prefiera, puede espolvorear con un majado de perejil fresco y ajo. Listos para servir.

Una ración lista para servir y disfrutar.


sábado, 12 de noviembre de 2016

Entre Fogones 09-11-16: Quinoa con setas y productos del otoño

Un miércoles más nos volvemos a meter en la cocina de las ondas de Radio Miramar. Y lo hacemos hablando de las verduras típicas del otoño. ¿No sabes cuáles son? Pues aunque podemos encontrar verduras todo el año, el otoño es la época de:

- Acelgas
- Alcachofas
- Berenjena
- Brócoli / Brécol 
- Calabacín
- Calabaza
- Cardo
- Col lombarda
- Coliflor
- Endivias
- Escarolas
- Espinacas 
- Guisantes
- Setas

Y para hacer una receta otoñal, se me ha ocurrido cocinar quínoa con setas y alioli. Tenéis el enlace a la receta pinchando  AQUI  donde os explico un poco el origen de la quínoa, sus propiedades (que son muchas) y los motivos para hacerle un hueco en nuestra despensa.
Si lo que queréis es oír el programa que se emitió en Radio Miramar, es tan sencillo como pinchar sobre este enlace  http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-recibimos-a-belen-diaz-audios-mp3_rf_13677395_1.html

Y esto es todo por esta semana. El próximo miércoles, volveremos a colgarnos el delantal en las ondas de Radio Miramar, con Eva Guzmán y Patricia Padial. Mientras tanto, a disfrutar de estas verduras otoñales. 

Un beso grande.


sábado, 5 de noviembre de 2016

Gúsaros o Cañaillas cocidas

Las cañaillas son también conocidas como caracoles de mar y búsaros (que en Málaga se le llama gúsaros). Es uno de los aperitivos que a mí me gusta disfrutar en fines de semana y bien fresquitos.

Es muy popular cocerlos en olla tradicional, durante unos 10-15mnts, pero nos podemos quedar cortos si son ejemplares un poco grandes, debido a que tienen una concha muy dura. Mi madre siempre los cocía en olla exprés, a fuego bajo, y así lo hago yo, y quedan con una textura estupenda.

Para comerlos, necesitamos la ayuda de unos palillos de madera o metálicos. Se empieza por quitar la costra externa que los cierra. Con los palillos, procederemos a sacar el molusco, igual que si fuera un caracol de tierra. Una vez sacado el cuerpo de la cañailla o gúsaros, podemos ponerle unas gotas de limón. Yo particularmente, me gustan tal cual para no enmascarar el intenso sabor a mar que tienen.

Hay que comprarlos bien frescos, y en el marisco, el olor es el 1º delator si no está realmente en condiciones óptimas. Sino lo vais a preparar nada más llegar a casa, os aconsejo conservarlos envuelto en un trapo húmedo en la zona más fría de la nevera. No conservarlo más de 2 días desde su compra, para evitar alguna intoxicación. Su preparación es muy sencilla y por eso, nos vamos a ir lavando las manos y pasando a la cocina ¿me acompañas?.

Ingredientes para 4 - 6 personas:
- 1kg de gúsaros o cañaillas
- Agua
- Sal gorda y laurel

Preparación:
- Lavar bien el marisco, para quitar arena. Se puede dejar en remojo con agua con hielo para que vaya soltando impurezas,
- Una vez bien limpios, en una olla exprés con agua suficiente para cubrir todo el marisco, la ponemos a calentar con un puñadito de sal gorda y una hoja de laurel. Una vez esté el agua hirviendo, meter los gúsaros y comprobar que quedan todos bien cubiertos de agua.
- Tapar la olla exprés (tradicional en mi caso) y poner la válvula de seguridad. Cuando salga vapor ella, bajar el fuego hasta el mínimo para que siga saliendo vapor por dicha válvula. 
- Pasados 10mnts, quitar la válvula y cuando haya perdido toda presión la olla, abrir y escurrir el marisco. Refrescar con agua y colocar sobre una fuente amplia con agua con hielo, para detener la cocción. 
- Conservar en la nevera, en la zona más fría que haya, hasta que se vaya a consumir. Los podemos dejar cubiertos con un trapo húmedo.

 Una ración lista para consumir


Detalle de la carne del molusco






viernes, 4 de noviembre de 2016

Entre Fogones 02-11-16: Pan de muertos

Tras el parón obligado que he tenido este verano, por un accidente, volvemos a la "normalidad" poco a poco, aunque yo particularmente siga en rehabilitación. Pero no hay mejor medicina que hacer lo que te gusta. 

Parte de esa normalidad, se traduce en los programas semanales de "Entre Fogones" de Radio Miramar. Y creo que hemos re-estrenado la sección por todo lo alto, contando las novedades para esta nueva temporada y con una receta que nos invita a viajar. ¿Dónde nos vamos? Pues gastronómicamente hablando y sin maletas, viajamos hasta México para disfrutar de su Pan de Muertos Además hoy día 2 de noviembre, Día de los Difuntos, creo que es la receta más apropiada que podíamos hacer. ¿Quieres conocer el paso a paso de esta receta?  Pues tan sólo tienes que pinchar  AQUI  para ver todos los detalles.

Si te perdisteis el programa, y todo lo que Eva Guzmán y yo hablamos, lo puedes recuperar con este archivo Ivoox  
http://www.ivoox.com/hoy-entre-fogones-recibimos-a-belen-diaz-audios-mp3_rf_13580609_1.html

Y hasta aquí ha sido todo por hoy. Espero que os guste y ya sabéis que nos volvemos a oír en las ondas de Radio Miramar, el próximo miércoles a las 9,30h.

Foto resumen de este programa de radio


miércoles, 26 de octubre de 2016

Pan de muertos

Tengo unos amigos que han estado de vacaciones en México (¡Qué suerte!) y me han traído de regalo, una receta muy curiosa que yo desconocía: el pan de muertos A pesa que ellos estuvieron a primeros de mes, este dulce se ofrecía en los desayunos como algo típico del país, para que los turistas conocieran este dulce tan tradicional allí para celebrar los difuntos. 

Tiene una historia muy curiosa, que os voy a contar brevemente. Se remonta a la época de cuando los españoles llegaron a la entonces llamada, Nueva España. En aquellas tierras era costumbre los sacrificios humanos, y unas de las tribus de aquella época, entregó a su hija en matrimonio a otra tribu como símbolo de unión entre ambas. Pero esta princesa, fue sacrificada en vida a los dioses. El sacerdote que hizo el sacrificio, le arrancó el corazón en vida y lo metió en una olla con amianto. Luego lo mordió y lo ofreció a los dioses en agradecimiento por su protección. Los españoles renegaron de esta costumbre y que se siguiera celebrando, y de ahí, salió un pan dulce lleno de símbolos: los huesos que cruzan el pan y la bola que se pone encima, simbolizan el cuerpo del sacrificio. A los laterales se le pone unas pequeñas bolas, en recuerdo de las lágrimas que la víctima derramaba hasta su sacrificio. Hoy en día en un popular dulce que se disfruta con chocolate o café en desayunos o meriendas.

La receta no es difícil pero necesita mucho amasado, sino disponéis de un robot de cocina que haga esta función, o participan los niños en el amasado, que también puede ser una buena opción. Necesita reposo por 2 veces: la 1ª en el amasado inicial, y la 2ª cuando duplica su volumen, se vuelve amasar y se divide la masa en los panes que vayamos hacer. Por ello tenerlo en cuenta, para hacer la receta con antelación.

Pero vamos a dejarnos de historias y a pasar al amasado ¿os apetece? Os prometo que el resultado merece la pena. Toca lavarse las manos y pasar a la cocina.

Ingredientes para 3 panes aproximadamente de 250grs:
- Harina de fuerza, entre 400grs y 600grs. La cantidad no es fija y va en función de lo que la masa vaya necesitando. 
- 1/2 taza de azúcar blanco (aprox. 60grs)
- 1 cucharada sopera de semillas de anís (va al gusto).
- 1 cucharilla pequeña de sal fina (que yo utilicé margarina salada y no se la añadí).
- 15grs de levadura fresca de panadero, o un sobre de levadura seca de panadería.
- 100grs de mantequilla (que como os he comentado, cambié por margarina salada).
- 160ml de leche.
- 80ml de agua.
- 4 huevos grandes.
- Ralladura de naranja.
- Opcional: 1 cucharada sopera de agua de azahar, que yo cambié por licor Cointreau.
- Glaseado: un almíbar "tpt" (tanto por tanto), que yo hice con zumo de 1 naranja y la misma cantidad de azúcar blanco. Azúcar blanco y semillas de anís para el rebozado final.

Preparación:
- Unir la leche, con agua y la mantequilla / margarina y calentar ligeramente hasta que la grasa se empiece a disolver. No calentar en exceso porque vamos a deshacer ahí la levadura, y si está muy caliente, la levadura no hace efecto. Que podamos meter un dedo, notar calor pero no quemarnos. Disolver en ella la levadura y reposar.
- Mientras en una fuente amplia, empezar con 200grs de harina pasada por un colador. Es recomendable tener más harina tamizada, para añadir directamente. Poner el azúcar blanco, la sal (si la mantequilla / margarina no la lleva), las semillas de anís, la ralladura de naranja y remover todo. 
- Añadir los líquidos donde hemos disuelto la levadura y el agua de azahar / Cointreau y empezar a ligar todo, amasando con la ayuda de unas barillas o cuchara de madera, sino se hace con robot de cocina.
- Incorporar los huevos de 1 en 1, y siempre una vez incorporados y unidos, añadir un poco más de harina a la masa. Amasar con las barillas hasta que ya tengamos que poner la masa sobre una superficie de trabajo enharinada y seguir amasando, y añadiendo la harina que haga falta, hasta obtener una masa elástica y uniforme que se despegue de las manos (o de las paredes si se hace con robot de cocina). Al principio puede parecer que nada liga, pero con el amasado, la apariencia de la masa irá cambiando su aspecto. Tener cuidado de no añadir toda la harina al principio porque podría quedar una masa muy compacta y pesada. Si esto fuera así, añadir un poco de zumo de naranja o leche, para volver a dar elasticidad a la masa.
- En una fuente amplia, untar con un poco de mantequilla / margarina / aceite las paredes para evitar que la masa se quede pegada. Tapar con un plástico de cocina y dejar reposar en un sitio cálido hasta que doble su volumen.
- Una vez fermentada la masa, sacar de la fuente y volver amasar todo, para sacar el aire que lleva la masa. Hacer 4 parte lo más iguales posible y amasarlas en forma de bola. Sobre una fuente amplia, con papel de hornear en la base, disponer las 4 bolas de masa, separadas unas de otras, ya que tienen que volver a duplicar su tamaño. Sino tenemos bandejas grandes, dividir las bolas en 2 o tantas fuentes como tengamos. Tapar con plástico de cocina y dejar reposar hasta que doblen su volumen.
- Precalentar el horno a temperatura alta, y disponer para el horneado de una fuente de horno con papel de hornear en la base, para poner nuestros panes.
- Reservar 3 bolas para formar panes. Con la bola que nos queda, dejarla para la decoración. Tenemos que dividirlas en 3 bolas (para la decoración de cada pan), y de cada tercio, sacar 2 huesos, 1 bola central y unas bolitas para las lágrimas. Los huesos se forman 2 tiras que crucen el pan,  en forma de X. Humedecer con agua en la base y pegarlas al pan. Luego formar la bola superior (que simboliza la cabeza), humedecer en la base con agua, y pegar la bola encima de los huesos. Con el resto del pellizco, formar 2 o 3 lágrimas, que humedecidas con agua, pegaremos entre los "huesos". Hacer lo mismo con cada bola que hemos dejado para decorar.
- Cuando tengamos todos los panes decorados, meter al horno a 180ºC y hornear durante aproximadamente 20mnts, o hasta que veamos que están dorados por fuera y cocidos por dentro (podemos pinchar con una varilla de brocheta para comprobarlo).
- Mientras se hornean los panes, hacer el almíbar con el azúcar y zumo de naranja, hasta obtener una consistencias de almíbar. Reservar.
- Una vez horneados los panes, aún calientes y con la ayuda de un pincel de cocina, pintar generosamente todos los panes con el almíbar preparado. Rociar toda la superficie con azúcar blanco y semillas de anís. Dejar enfriar antes de comer.
- Se pueden conservar varios días envueltos en papel de hornear y bien cerrados al aire.

Un pan de muertos listo para degustar.


Aunque no se aprecia bien en la foto, toda la superficie tiene una capa de azúcar
blanco y semillas de anís que se queda pegada por el almíbar. Con estas cantidades,
me salieron 3 panes de este tamaño.




domingo, 23 de octubre de 2016

Tosta Axarquía

Se me apetecía hacer algo con aguacate para untar en una tostada (o tosta, como se le llama ahora) sin caer en el guacamole. Algo sencillo, fácil, con pocos ingredientes pero ricos. No se si lo he conseguido o no. En casa han dicho eso de ¿no hay más?. Digo yo que les habrá gustado ¿verdad?.

El aguacate es uno de los subtropicales de excelencia de la comarca de la Axarquía. La mayor parte de su producción se exporta a todos los lugares del mundo imaginables. Lo mismo va a Portugal, que Canadá o Australia. De los muchos beneficios que nos aporta, citaremos entre otros:
- Sus grasas suben el colesterol "bueno" (HDL) y baja el "malo" (LDH)
- Es rico en fibras saciantes, fortalece el sistema inmunológico y es cardiosaludable.
- Contiene 10 ácidos grasos, 17 aminoácidos, 10 vitaminas y varios minerales esenciales para nuestro organismo como el Zinc o el Potasio.
- Regula los niveles de azúcar en sangre, siendo adecuado su consumo para personas con esos índices más altos o diabéticos. La única precaución en este caso, es no comerlo con frutas dulces o carbohidratos, como por ejemplo en una ensalada.

Se suelen comprar duros (que aún no están aptos para el consumo) y suelen madurar en 2 o 3 días como mucho. Si queremos acelerar este proceso, no hay nada más que envolver un aguacate con una manzana o un plátano, en papel de periódico y en apenas 24h lo tendremos maduro y apto para utilizar. En la nevera, una vez maduros, se pueden conservar 2 o 3 días, pero recordar que es fruta tropical y que el frío no le sienta bien. Colocarlo en la zona menos fría de la nevera, para que no se pongan negros por las bajas temperaturas.

Si os estáis preguntando el porqué del nombre de esta receta, es porque menos la sal y la pimienta, los demás ingredientes utilizados, son de la Axarquía. Pero vamos a dejar la charla aquí y hacer esta receta. Si la queréis con una consistencia más espesa, sólo tenéis que quitar las pepitas al tomate. Vamos a la cocina ¡ya!

Ingredientes para 4 personas:
- 1 aguacate grande.
- 1 tomate mediano.
- Zumo de limón.
- Aceite de oliva virgen extra, que os recomiendo el #AOVE de Mondrón que he utilizado con todo su #SaboraMalaga
- Sal fina.
- Surtido de pimientas molidas (que ya viene en botes las distintas pimientas con el tapón molinillo para moler directamente).
- Tostadas de pan, que en mi caso venía el pan caliente de la panadería, y no lo hemos tostado.

Preparación:
- Pelar los tomates y picar lo más fino posible, o también se pueden rallar directamente . Si lo queréis más espeso, quitar las pepitas. Poner en un cuenco hondo.
- Partir el aguacate por la mitad y quitar la piel. Es muy fácil y desde un extremo, es tirar de ella, como si fuera la piel de un plátano. Quitar el hueso también y picar con el cuchillo lo más pequeño que podamos. Añadir a los tomates.
- Añadir zumo de limón para evitar que el aguacate se ponga negro. Poner sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra. Remover todo bien y probar el aliño. Se puede guardar en la nevera unas horas, cubierto de plástico de cocina, que pondremos en contacto directo con este aliño. 
- Para servir, tostar unas rodajas de pan y poner un poco nuestro preparado encima. También se puede servir las tostadas de pan y en un cuenco aparte, nuestro preparado para que cada cuál se sirva a su gusto. 
NOTA: si os gusta el picante, a este aliño va muy bien unas gotas de tabasco o una guindilla picada fina.

Ya tenemos el aperitivo listo para servir.


Esta es la foto de presentación que ha hecho una de mis niñas.
Aquí os la dejo para vuestro disfrute.







sábado, 8 de octubre de 2016

Pollo aliñado y empanado con cebollas

Esta receta la vi en Canal Cocina en el programa "Cocina de familia" de la presentadora Elena Aymerich. La verdad que me encantó por el giro que tenía a los clásicos y archiconocidos filetes empanados, que decidme amigos ¿en que casa no se cocinan con cierta frecuencia?. Me quedé con ganas de probarlos y no me lo pensé dos veces: me puse manos a la obra.

Yo los he preparado con filetes de pechuga de pollo, porque en casa el pollo es la carne estrella por excelencia. Una de las ventajas, si tenéis niños un poco más sensibles a que un filete puede estar duro o tiene un nervio, es que es muy blanda y esos problemas no os lo van a decir. 

Esta receta tiene la ventaja que  los filetes se pueden dejar aliñados con antelación, y lógicamente, ganan en sabor. Si os gusta la cebolla a la plancha, aprovechar y echar alguna pieza más porque con el aliño de los filetes, cogen un gusto muy rico. Y como iba el día de experimentar, también lo hice con un pan rallado especial para empanados, algo más grueso del habitual y más crujiente. La verdad que nos gustó como quedó.

Pero vamos a la cocina que tengo todo preparado y listo para cocinar. ¿Me acompañas? Pues vamos a ir lavándonos las manos y a colgarse el delantal se ha dicho.

Ingredientes para 4 personas:
- 6 / 8 filetes de pechuga de pollo hermosos (según tamaño).
- 2 cebollas grandes.
- Sal fina.
- Para empanar: harina normal, 2 huevos batidos y pan rallado.
- Aceite suficiente para freír.
- Para el marinado: 2 cucharadas soperas de vinagre de vino suave, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (yo siempre os recomiendo las excelentes variedades que hay recogidas en #SaboraMalaga que tienen #AOVE para todos los paladares).

Preparación:
- Hacer el marinado en una fuente honda, con el vinagre y el aceite de oliva y remover bien hasta ligar ambos ingredientes. Reservar.
- Salar los filetes de pollo por ambas caras y meterlos en la fuente del marinado, removiendo con suavidad para garantizarnos que se quedan todos impregnados de la salsa. Reservar.
- Quitar la piel a las cebollas, y la 1ª capa externa que suele ser dura y menos agradable de comer. Cortar las cebollas en rodajas finas, separando cada aro que tiene cada rodaja. Incorporarlos a los filetes de pollo y la salsa, y remover todo con cuidado, para que las cebollas también cojan aliño. Tapar todo con un plástico de cocina y dejar reposar en la nevera, donde más frío haga, al menos 15mnts.
- Al cocinar, preparar 3 fuentes hondas para el empanado: 1 con harina (de todo uso), 1 con 2 huevos batidos con un poco de sal y la última con pan rallado. Ir sacando los filetes del aliño, sin la cebolla y proceder a empanar siguiendo los pasos clásicos: harina por ambos lados del filete y sacudiendo el exceso, huevo batido y escurriendo el filete después y el pan rallado por último. Ir haciéndolo filete a filete y reservar.
- Poner 2 sartenes al fuego: 1 con aceite suficiente para freír y otra para hacer las cebollas a la plancha. Cuando el aceite esté caliente pero no en exceso (se quemarían los filetes por fuera y quedarían crudos por dentro), ir metiendo los filetes hasta que los tengamos dorados por ambos lados. Escurrir del aceite de fritura lo más posible y dejarlos reposar en una fuente con papel de cocina. En la otra sartén, mientras vamos haciendo los filetes, vamos cocinando a fuego medio / alto los aros de cebolla con el posible marinado que pueda haber sobrado al sacar los filetes. Salar ligeramente e ir tostando la cebolla hasta que cojan un tono dorado. A mí me gusta apenas dorada (y así las saqué) pero a mi marido le encantan super doradas y que no se vea el "blanco" de las cebollas... ya va al gusto.
- Para servir, acompañar los filetes empanados con la cebolla salteada. Aunque así están riquísimos, seguro que si hay gente menuda (y no tan menuda), os van pedir mahonesa o ketchup. 

Una ración lista para comer. ¡Buen provecho!



domingo, 2 de octubre de 2016

Bloody Mary sin alcohol

El verano parece que se resiste a marcharse. Pero aunque no haga buen tiempo ¿a quién no le apetece un cóctel, fresco, lleno de vitaminas e ideal para tomar en el aperitivo? 

Pues hoy traigo uno de los grandes clásicos en cocteles: Bloody Mary. Mi versión es sin tequila, pero ahí está como opción para quien quiera ese toque de alcohol. Tampoco lleva la salsa inglesa, típica de este coctel pero que a mí particularmente, no me agrada demasiado. Y os digo lo mismo: lo dejo como opción para quién le apetezca ponerla. Sé que unas gotas por copas no son mucho, pero es ese toque que a mí me deja un toque desagradable.

Se puede elaborar con tomates naturales, si tenéis licuadora. Pero yo he utilizado un excelente zumo de tomate ecológico. También las naranjas y limones son "caseras" como yo les digo, las naranjas de la finca de un amigo que las cultiva sin químicos y el limón que tengo en el jardín de casa. Pero no me enrollo más, nos lavamos las manos y nos metemos de llenos en la cocina, que sino, se calienta este rico Bloody Mary Sin Alcohol y no es plan ¿verdad?

Ingredientes para  4 personas (según el tamaño de los vasos):
- 200ml de zumo de tomate ecológico.
- 100ml de zumo de naranja natural sin pepitas.
- 50ml. de zumo de limón.
- Sal, pimienta negra molida y tabasco al gusto.
- Hielo picado.
- Pepinillo picante para adornar.
- Opcional: unas gotas de salsa inglesa al gusto.

Preparación:
- Es bueno tener los ingredientes fríos con antelación.
- En una jarra amplia (o coctelera si tenéis) poner todos los ingredientes con un poco de hielo. Remover bien para mezclar todo.
- Servir en vasos bajos con hielo picado. Acompañar de un pepinillo picante. 
- Servir enseguida. 
** NOTA: Se puede tener hecho con antelación y guardado en la nevera, listo para servir.


El cóctel listo para servir.


Un cóctel para refrescarnos y cargar vitaminas y auténtico 0,0% 
¿se puede pedir más?.


viernes, 23 de septiembre de 2016

Quinoa con setas y alioli

La quínoa es uno de esos "nuevos" alimentos que ha llegado para quedarse en nuestras cocinas. Muchos dicen que es un cereal, pero no es cierto. Pertenece a la misma familia que las espinacas o acelgas, pero se le asocia a los cereales por su composición y forma de cocinarlo.

Está llena de ventajas: no tiene gluten, es de fácil digestión, alto valor en proteínas, tiene poco índice glucémico (muy interesante para los diabéticos o personas con el azúcar en sangre alta), rico en fibra soluble e insoluble, contiene calcio, hierro, vitaminas del grupo B, magnesio, se puede preparar tanto en recetas dulce como en saladas y también existe la harina de quínoa ¿se puede pedir más?

La forma de prepararla es muy sencilla. Hay que lavarla bien antes de cocinarla, para que pierda una sustancia que tiene en la superficie y que se llama  "saponina". Y ya que la tenemos lavada y escurrida, vamos a meterle mano cocinándola ¿lo hacemos juntos?

Ingredientes para 2-4 personas
- 100grs de quínoa seca
- 50grs de setas (media bandeja, aprox, de las que sueles encontrar en cualquier comercio).
- 1/2 cebolla.
- 1 diente de ajo sin germen interior.
- Aceite de oliva virgen extra, que he utilizado la variedad Verdial que se cultiva en la #Axarquia malagueña con todo su #SaboraMalaga
- Tomillo, pimienta molida y sal fina.
- Agua para cocer.
- Alioli al gusto.

Preparación
- Como ya hemos explicado, lavar generosamente la quínoa bajo el chorro del agua. La podemos poner en un colador y así luego escurre fácilmente antes de cocinarla.
- Ponerla en una olla con agua, unos 2 dedos por encima de su nivel, con sal y un poco de tomillo. Dejar cocer a fuego suave, desde que hierva, unos 15mnts o hasta que se haya consumido el agua. Tiene que hincharse los pequeños granos de quínoa y que veamos que ha salido su germen blanco.
- Mientras que se cuece la quínoa, picar lo más fina posible media cebolla y un diente de ajo, y rehogar a fuego suave en una sartén con #AOVE. Salpimentar todo ligeramente. Cuando la cebolla esté blanda y transparente, añadir las setas troceadas y rehogar con un pellizco de tomillo seco.
- Cuando veamos que las setas están casi hechas, añadir la quínoa y dar a todo unas vueltas, para que se mezclen los sabores.
- Para servir, yo he puesto todo en un cuenco y le he dado la vuelta sobre un plato de pizarra, acompañado de alioli. Poner un pellizco de tomillo sobre todo el plato a modo de decoración y servir enseguida. Es ideal para acompañar cualquier plato a la plancha.

SUGERENCIA:
- Podemos escurrir lo que quede de agua una vez cocida, refrescar, ponerle un hilo de aceite de oliva virgen extra y guardar en la nevera para consumir en otra ocasión. Aguanta 2-3 días.
- Este plato combina muy bien con unos espárragos trigueros / calabacín salteados.



El salteado listo para consumir, con un trozo de seta en 1º plano.
Espero que os guste.