Buscar este blog

Translate

jueves, 13 de octubre de 2011

Tortilla de patatas con cebolla

Ya lo se que no tiene misterio alguno.... que es más viejo que andar pa'lante (como decimos aquí) pero por ello, no va a estar menos rica ¿verdad?. Yo tengo la suerte de vivir en una zona donde hay un aceite de oliva excelente, y me encanta las patatas fritas en ese aceite... le da un toke especial. Luego el aceite, una vez frío, se cuela y sirve para cualquier guiso.
Es muy sencillo de hacer y os cuento como lo he hecho, por si hay alguien que no se haya estrenado aún con este plato:
- Pelar las patatas y reservarlas. Para una tortilla de 2 huevos, como es esta, con un par de patatas grandes es suficiente. Yo las lavo y las seco muy bien. Las parto por la mitad y luego, otra vez cada mitad por la mitad, y "loncheo" finamente, más o menos, salen triangulos. Volver a secar las patatas una vez partidas, para que estén lo más secas posibles y al freirlas, no salte el aceite. 
- La cebolla la suelo partir por la mitad y en juliana fina, para que se camufle totalmente con la patata.
- Calentar aceite de oliva en una sartén honda y cuando esté caliente, echar las patatas y cebolla y freir hasta que queden doradas por fuera y tiernas por dentro. Remover de vez en cuando, que hay algunas con tendencia a "pegarse".
- Sacarlas del aceite y a mí me gusta ponerlas en un colador o escurridor (como los de pasta) para que suelten todo el aceite posible. Es entonces cuando le echo sal y no al freirlas, porque una vez ví en la tele en un programa de cocina, que comentaban que la sal no se disuelve con el aceite caliente y era mejor salar cuando estuvieran fritas porque los alimentos no cojen la sal en la fritura (solo si pasa el alimento por harina y la sal se queda entre el alimento y la harina). Y así lo hago yo y me va bien.
- En una sartén pequeña (¡¡que no se pegue por Dios!!... mira que da coraje.....), poner un poco del aceite donde se han frito las patatas. Calentar la sartén pero a la mitad de potencia que tengamos disponible.
- Batir 2 huevos con una pizca de sal y echar las patatas fritas escurridas. Mezclar bien con el tenedor y echar a la sartén. Remover un poco y en cuanto haya cuajado la base, darle la vuelta y cuajar la otra mitad.
- Servir acompañada de una ensalada, unas aceitunas, un tomate picado con un majado de ajo-perejil y aliño de vinagreta, en un bocata con un poco de mahonesa y rodaja de tomate y lechuga....... la imaginación al poder. ¡Buen provecho!