Buscar este blog

Translate

domingo, 31 de enero de 2016

Sopa de chocolate y fresas

Este es un postre fácil, delicioso, ideal para cenas románticas, para sorprender a tus invitados..... vamos, que lo que te van a sobrar son motivos para prepararlo.

El chocolate negro os lo dejo a vuestra elección: con leche, con frutos secos, de algún país especial... hay montones de variedades y la verdad que no se cuál me gusta más. Si os gustan los sabores un poco especiales, os recomiendo una variedad que hay con chile y mermelada de frutos rojos.... yo me comería hasta el envoltorio... jajaja. Yo en esta ocasión he utilizado una variedad normal con leche, porque quería ponerle el chupito de Vino Moscatel, con la DO Málaga..... todo un lujo y combina muy bien con el chocolate.

Del chocolate blanco, sí os recomiendo que sea especial de postre porque los habituales, no funden igual y quedan más ligeros. Lo podéis encontrar tanto en formato de perlas, como ya en tabletas tradicionales. 

Vamos derechos a la cocina, que esta receta es para prepararla y sentarse a la mesa sin más esperas. 

Ingredientes para 2 personas:

- Media tableta de chocolate de calidad al gusto (con leche, con almendras...etc.).
- Media tableta de chocolate blanco, especial postres.
- Leche
- 3 o 4 fresas grandes
- 1 chupito de Vino Moscatel
- 1 bolita de mantequilla
-
Preparación:

- Lavar las fresas sin cortar el rabito. secad y reservad.
- Trocear el chocolate negro y ponerlo en un cuenco pequeño. Añadir leche sin llegar a cubrir del todo, el Vino Moscatel y la bolita de mantequilla. 
- En otro cuenco, trocear el chocolate blanco y añadir leche, pero sin llegar tampoco a cubrirlo del todo.
- Si los cuencos son pequeños, se pueden meter juntos en el microondas. Calentar 1 minuto a potencia máxima (mi microondas es de 800w). Sacad y remover bien. Si no estuviera disuelto, volver a meter unos segundos, hasta que tengamos los chocolates disueltos y sin grumos. Es mejor ir dando 30 segundos de tiempo, después de ese 1º minuto, porque así controlamos que no se nos queme el chocolate (que amargaría y arruinaría el postre).
- Una vez tengamos los dos chocolates disueltos, sacad y reservar. En un plato sopero, poner un fondo del chocolate negro. En el centro, hacer un círculo con chocolate blanco y con la punta de un cuchillo, hacer unas líneas como si fuesen rayos de sol.
- Cortar el rabito verde a las fresas y partirlas por la mitad. Repartir entre los rayos de chocolate blanco. Servir enseguida.

Presentación final del plato. También podemos trocear
las fresas más pequeñas y repartirlas alrededor del chocolate blanco.


El plato de la izda, son las fresitas que se cultivan en Algarrobo, pueblo
cercano a donde vivo. Las del al lado, son fresones de Huelva.


No hace falta trocear demasiado el chocolate. Con separad las onzas
será suficiente para fundirlo.






-