Buscar este blog

Translate

viernes, 25 de marzo de 2016

Bacalao rebozado

Esta receta la podemos hacer tanto con bacalao fresco como desalado. Para desalar el bacalao con todas las garantías de éxito, os recomiendo que pinchéis   AQUI  y sigáis los consejos que os doy y que a mí siempre me funcionan.

Este rebozado es los más sencillos y clásicos. Conviene que esté el pescado lo más libre de espina, si es posible, porque así es más fácil de comer. En Vélez-Málaga se suele acompañar con un hilo de miel de caña de azúcar. También otro acompañamiento que le va genial es el alioli. Y tal cual, está delicioso, os lo aseguro.

En las fotos veis un plato con rejilla. A mí me gusta mucho utilizarlo en las frituras, porque suelta mejor el aceite sobrante que si lo pusiéramos sobre papel de cocina. Así que si veis alguno parecido, cogerlo porque seguro que os va a dar mucho juego, También es muy cómodo para poner carnes / pescados y que suelten la sangre / agua que puedan aún contener.

¿Tenéis curiosidad de como lo he hecho? Pues a lavarse las manos que esto es un plato rápido y delicioso. Vamos a la cocina que nos espera el delantal.

Ingredientes para 4-6 personas
- 1 kg de bacalao troceado, y sin espinas si es posible.
- Sal (OJO si utilizamos bacalao desalado, porque puede tener algún resto)
- Harina
- 2 huevos (quizás nos pueda hacer falta 1 más)
- Pan rallado
- Perejil fresco picado.
- Aceite para freir. Se puede utilizar aceite de oliva virgen extra o bien si queréis un sabor más neutro, el de girasol.

Preparación:
- Cortar los filetes en porciones pequeñas, procurando haber quitado la espina central. Salar y reservar.
- Disponer una fuente con harina de todo uso para rebozar. Hacer lo mismo con otra para el pan rallado, al que habremos puesto un puñadito de perejil  picado.
- En un cuenco o plato sopero, batir los 2 huevos con sal hasta que estén bien ligado.
- Poner el aceite a calentar y mientras tanto, vamos rebozando el pescado. Se reboza así: se pasa por harina y se sacude el exceso. Se reboza en huevo y se escurre y se pasa al pan rallado, procurando que quede todo cubierto.
- Freír en pequeñas tandas, con el fuego medio alto. Cuando estén dorados por un lado, dar la vuela y dorar por el siguiente. Nos tiene que quedar frito por fuera pero jugoso por dentro, así que no conviene pasarse con la fritura.
- Ir dejando las porciones fritas sobre un plato con rejilla, para suelten el exceso de aceite.
- Servir todo inmediatamente tal cual, o acompañado de una salsa alioli o miel de caña de azúcar. 

Foto resumen de este paso a paso


Empezamos con una estupenda materia prima, 
ya troceada y lista para cocinar.


Los cuencos del rebozado: harina, huevo batido y pan rallado con perejil picado.


Freír en pequeñas tandas. 


Dejar escurrir del exceso de aceite


Listos para llevar a la mesa y disfrutar.