Buscar este blog

Translate

martes, 15 de noviembre de 2016

Solomillo mechado

Esta es una receta muy sencilla, apta para cualquier delantal por novato que sea, pero con un resultado muy bueno. Yo lo hice en cazuela porque eran 4 solomillos, pero si fueran más, se puede hacer de la misma forma en el horno.

Necesitamos una aguja de mechar, que la encontramos en muchas ferreterías y por supuesto, en las tiendas de artículos de  cocina. Es una aguja hueca en la zona central, con un tope deslizante en ese hueco. Se suele utilizar para piezas grandes como lomos, o en este caso, solomillo. Para rellenarla, ponemos el tope al final o hasta donde veamos que la aguja queda totalmente insertada dentro de la pieza de carne. El relleno puede ser el que queramos, teniendo en cuenta que tiene que ser tamaño pequeño para que quede dentro del hueco de la aguja de mechar. Lo típico es poner jamón serrano, tocino del jamón, ajos, cebolla, incluso dados de zanahorias o trozos de huevo cocido.

Os aconsejo que pidáis a vuestro carnicero una malla para meter los solomillos, una vez mechados, o bien, atarlos con un cordel alimenticio. Esto hará que no pierdan la forma durante la cocción.  A la hora de servir es tan fácil como cortar esas cuerdas con unas tijeras. Y si vais a guisar varios solomillos, lo mejor es hacerlo en una bandeja de horno algo honda,

Pero vamos a la cocina, que se nos va a pasar el hambre ¿me acompañas?

Ingredientes:
- 1 solomillo por persona, de cerdo en este caso.
- Lonchas de jamón serrano.
- Ajos laminados.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vino blanco de calidad. No hace falta que sea un "Gran Reserva". En cualquier comercio podemos encontrar vinos con D.O., con lo que tenemos ya una calidad garantizada, a buen precio.
- Caldo de carne o verduras.
- Sal, pimienta molida, laurel.

Preparación
- Preparar la aguja de mechar con lonchas de jamón serrano (dejar el tocino que pueda tener), y poner ajo laminado entre las lonchas.
- Coger un solomillo e insertarla la aguja en la parte central. Con el tope, ir tirando hacia atrás de la aguja, y el tope hará que se quede dentro todo el relleno. Salpimentar el exterior del solomillo (tener en cuenta que lo hemos rellenado de jamón serrano, ser prudentes con la sal). Meter en una malla de carnicero o atar con hilo de cocina para que no pierda la forma. Repetir con los demás solomillos que tengamos.
- En una cazuela amplia, poner aceite de oliva virgen extra (yo siempre recomiendo las variedades de #SaboraMalaga ) y cuando esté caliente, ir dorando los solomillos por todos lados a fuego fuerte, para sellarlos por fuera y que queden jugosos por dentro.
- Una vez estén todos dorados por fuera, añadir caldo y vino, a parte iguales, hasta que llegue a la mitad aprox. de altura de los solomillos. Poner laurel, y si queremos, podemos añadir algún ajo entero sin pelar. Dejar guisar a fuego medio durante 10-15mnts (según tamaño) y dar la vuelta a los solomillos, dejándolos el mismo tiempo del otro lado.
- Una vez cocinados, sacar de la cazuela, quitar la malla / hilos, y dejar reposar sin la salsa, y tapados para evitar que se enfríen. Si nos hubiera quedado mucha salsa, podemos reducirla a fuego fuerte. Otra opción es disolver un poco de harina de maíz (Maicena) en un poco de agua fría, e ir añadiendo poco a poco, sin dejar de remover la salsa, hasta que tengamos la consistencia que queramos. 
- Servir los solomillos con un poco de salsa en el plato, y el resto, en salsera aparte para quien quiera ponerse más. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta receta


Esta es la aguja de mechar, hueca en el centro, para poder meter el relleno.


Rellenando los solomillos.


Ese es el tope de la aguja, que mantendrá el relleno dentro,
mientras vamos sancando la aguja.


El solomillo una vez cocinado. Lo he partido por la mitad para que se vea el relleno,
y como aún está un poco rosado en el centro.