Buscar este blog

Translate

domingo, 26 de agosto de 2012

Mejillones tigres torreños

Bueno, esta es una de las recetas en la que hay tantas versiones como personas que la preparan. Y el nombre de la receta, es porque son mejillones que se cultivan entre Torre del Mar y Caleta de Vélez, producto local 100%. No tengo nada en contra del mejillón gallego y está buenísimo ¡¡que conste!!, pero si tengo producto local, tiro de él y más cuando es de una calidad excelente. Os cuento como los he hecho:

Para cocer los mejillones:
- 1kg de mejillón fresco (tirar los que estén abiertos o con las conchas rotas).
- Agua, hoja de laurel (yo no suelo utilizar sal, dejo la que trae el mejillón).
- Limpiarlos bien de lapas y barbas y disponerlos en una olla amplia. Poner la hoja de laurel y cubrir el fondo de la olla, un dedo aprox. Tapar y dejar a fuego máximo hasta que se abran. Ir quitando los mejillones conforme se vayan abriendo, y desechar los que no se abran.
- Colar el agua de la cocción que nos vendrá de lujo para cualquier guiso o sopa de pescado.
- Quitar una de las conchas al mejillón y comprobar, que dentro del bicho,  no quedan barbas. Dejar enfriar.

Para la salsa:
- Tomate tamizado (yo he utilizado esta variedad que es sin piel ni semillas, porque espesa mucho antes a la hora de guisarlo).
- Cebolla pequeña.
- Aceite de oliva.
- Ajos, una guindilla pequeña sin pepitas, pimentón dulce, sal.
- Aprox, medio litro de bechamel. Si es casera, podemos utilizar el agua de haber cocido los mejillones en vez de leche, y tendrá más sabor aún.

Para freir:
- Pan rallado.
- Aceite para freir.

Preparación del relleno:
- Separar el mejillón de la concha y picarlo con las ayudas de unas tijeras o cuchillo. Reservar.
- En una sarten amplia, poner el aceite de oliva, los ajos  y guindilla picados muy fino, junto con la cebolla. Salar y dejar rehogar a fuego medio.
- Apartar la sartén del fuego y añadir el pimentón. Remover para que se tueste sin quemarse.
- Añadir el tomate y volver a poner la sartén al fuego. La cantidad de tomate es a ojo, hasta que veamos que tenemos una salsa suficiente para los mejillones que tenemos picado. Que no quede "seco" pero tampoco sea una "sopa".
- Incorporar los mejillones picados y dar unas vueltas para que todo coja sabor.
- Rellenar las conchas con esta preparación, sin que llegue a llenarse al completo. Ir poniendo los mejillones en una fuente. Cuando hayamos tenido todas las conchas rellenas, poner una capa de bechamel encima para cubrirlos.
- Poner una capa de pan rallado por encima de la bechamel. Si queremos congelarlos, en este paso, y sin poner ninguna concha encima de otra, los metemos en el congelador. Podemos poner una fuente, taparlo con papel film y meter en el congelador hasta que esté completamente congelado el mejillón. Entonces podremos congelarlos en un tupper o bolsa de congelación, sin peligro que el relleno se pueda salir o deformar.
- Para freir, nada tan sencillo como calentar el aceite sin que llegue a humear. Poner los tigres con el relleno mirando hacia arriba (se puede salir el relleno si la concha se da la vuelta). Freir y escurri y servir.

Los mejillones cocidos y abiertos


Los tigres fritos. Foto hecha por una de mis hijas.