Buscar este blog

Translate

sábado, 21 de junio de 2014

Alitas adobadas en sartén

Un plato rico y barato, y delicioso si te gusta comer con los dedos y como dicen mis niñas: el chupeteo. Esta misma receta, la podemos preparar tanto al horno como en la barbacoa. Pero no siempre tenemos tiempo para prepararlas así. Hoy las cocinamos en sartén, en apenas media hora desde que nos ponemos a cocinar (sin contar con el tiempo de adobo). Para el adobo, si las preparo para cenar, las dejo en adobo por la mañana. O si es para almorzar, desde la noche anterior. 

Yo las preparo con especias para pinchos morunos, esta mezcla ya preparada que encontramos en muchos de nuestros supermercados. Cada fabricante le da su toke especial y cuidado, porque hay versiones que pican bastante. Algo a tener en cuenta sino te gusta el picante o lo van a comer los niños. Y mirar si llevan sal incorporadas. Las que he utilizado, sí llevan sal y por eso yo no he añadido a la receta. ¿Para acompañar? Pues la verdad es que tal cual, con un buen pan cateto al lado para la salsa, están exquisitas. Pero también están muy ricas y combinan mucho con arroz blanco cocido (por ej una variedad de arroz largo o salvaje), al que le podemos dar un toke más especial pasándolo un poco por la sartén con aceite de oliva virgen extra, una vez cocido. 

Y sino manejáis bien los cuchillos, lo mejor es pedirle a nuestro carnicero que nos parta las alitas. No es nada difícil, porque se hace por las uniones del hueso. Pero si llamáis al carnicero y se la dejáis encargadas, os lo hará en un periquete y luego sólo será recoger el pedido. 

Y una vez más, seguimos cocinando con #SaboraMalaga, seguimos con nuestro aceite de oliva virgen extra que como ya sabéis, yo utilizo el que se produce en mi comarca malagueña de la #Axarquía. El vino que he utilizado, también es de Málaga, de Tierras de Mollina. Siento no poner el nombre, pero utilicé lo que me quedaba en la botella y la tiré y no apunté el nombre. Pero da igual: yo he utilizado varios de Tierras de Mollina y son a cual más ricos. Así que es acierto seguro si lo utilizáis. Vamos a colgarnos el delantal y a meternos en la cocina ;)

Ingredientes:
- 1kg de alitas de pollo, partidas por la mitad.
- 1 cucharada (sopera) de especias para pinchos morunos (va a gusto).
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vino blanco.
- Un trozo de pimiento rojo.
- Perejil fresco (da mucho más sabor que el seco).

Preparación:
- Empezamos por hacer la salsa del adobo. En un cuenco ponemos la especia de pinchos moruno, el pimiento rojo y el perejil fresco picados lo más fino posible, aceite de oliva virgen extra (aprox. medio vaso de agua) y un poco de vino blanco. Removemos bien para integrar todo.
- En una fuente honda, ponemos las alitas y regamos con esta preparación. Removemos bien para que todas las alitas queden bien impregnadas del aliño. Si vemos que tienen poco color de especias, podemos añadir un poco más (ojo: que con el marinado "sube" el color y sabor). Lo mismo que si vemos que nos quedamos un poco corto de aceite de oliva o vino, añadimos sin problemas. Tiene que estar todo bien impregnado.
- Cubrir la fuente con film de cocina y poner donde más frío haga en la nevera. Hay que dejarlas un mínimo de 2h para que las alitas cojan bien los sabores. Si podemos, removemos de vez en cuando todo el conjunto, para que el aliño se reparta por igual.
- Pasado el tiempo de adobo, ponemos una sartén amplia al fuego. Ponemos las alitas con todo su aliño, incluso si ha quedado algo de la salsa del adobo. Guisar a fuego medio, removiendo de vez en cuando y procurando que no se nos quede sin salsa para evitar que se nos pegue. 
- Cocinadas de esta forma, no quedan "churruscadas" como en la barbacoa o plancha. Pero si queremos darle ese toke, podemos ponerlas en una fuente plana y dejarlas unos minutos en el grill del horno, para darle ese punto de tostado. 
- Servir bien calientes con su salsa.

Esta foto está sacada de la sartén, justo antes de servir. En casa este plato, no me dejan 
emplatarlo para hacerle la foto.... no saben esperar. Ese color dorado es por el curry que lleva las especias.


Las alitas ya adobadas y listas para su paso por la sartén.