Buscar este blog

Translate

lunes, 27 de octubre de 2014

Albóndigas a la jardinera con vino D.O.Málaga

Esta receta es de esas, que cuando las hago y llegan mis niñas del colegio dicen "ay..... ¡¡albóndigas que ricas!!". Y la verdad que siempre aprovecho y hago además en cantidad, para congelar y tener guiso preparado otro día. Son de esos platos " de siempre", de los que recordamos de niños en casa ¿verdad?.

Este plato se suele hacer con la patatas fritas a trozos grandes, y luego, incorporarlas al guiso 5mnts para que cojan el sabor de la salsa. Yo he preferido hacerlas guisadas directamente, por tener menos calorías que fritas y también porque así se hacía todo a la vez. Para congelar, es verdad que a veces la patata queda un poco manida, sin mucha consistencias. Ante esto, podemos chafarla con un tenedor y engordamos la salsa. La otra opción, que yo hago, es comer en el día la mayor parte de las patatas, y congelar apenas unos dados. En muchas ocasiones, y para tener un único plato principal, entonces sí las acompaño fritas y así el mismo plato, se comen de 2 formas distintas: con las patatas guisadas y fritas. Como vereis, hay opciones para repetir sin que se note que se repite.

Pero vamos al lío, que este plato es fácil, se puede dejar hecho con antelación (por ej, las albóndigas aliñadas el día antes para que la carne esté más jugosa), es barato y no hay quien deje una miga en el plato. Y seguimos cocinando con #SaboraMalaga y con la D.O. España puesto que el vino que lleva esta receta, es D.O. Málaga.  Así que a lavarse las manos y a pasar derechitos a la cocina ¿vale?.

Ingredientes:
- 1kg de carne picada, que yo he utilizado mitad de cerdo y mitad de ternera.
- 2 cebollas grandes.
- Unos dientes de ajos, pelados y sin germen, al gusto de cada uno.
- 2 zanahorias grandes ralladas y partidas a trozos.
- 2 patatas grandes peladas y cortadas a trozos (similares a los de la zanahoria).
- Un puñado de guisantes, congelados en esta ocasión, aunque si están de temporada, mucho mejor los frescos por sabor y calidad.
- Aceite de oliva virgen extra, que sabéis que yo utilizo el de la Axarquia, con todo su #SaboraMalaga.
- Sal, pimienta molida, especias al gusto (perejil, romero, tomillo, laurel...etc).
- Medio vaso de vino blanco D.O. Málaga
- Agua o caldo de carne / verdura si hiciera falta.
- Miga de pan remojada en leche, una cantidad aproximada a una rebanada de pan de molde.

Preparación:
- Comenzamos por aliñar la carne: salpimentamos, añadimos ajo picado lo más menudo posible y las especias al gusto, que yo puse un poco de perejil fresco y tomillo seco. Añadimos la miga de pan remojada en leche, bien escurrida en leche. Y ponemos un poco de vino blanco D.O. Málaga. Con todo eso, empezamos amasar bien toda la carne, haciendo que todo se reparta y se distribuyan bien las especias y sabores que hemos añadidos. Con la ayuda de una cuchara sopera, vamos haciendo las albóndigas, apretando ligeramente con las manos. No las pasamos por pan rallado ni por harina, sino directamente formadas las "pelotas" (como les llamaban mis niñas de pequeña a las albóndigas). Vamos reservando. Si las hacemos con antelación, cubrimos con un film de cocina y las dejamos en la nevera donde más frío haga hasta que las vayamos a guisar.
- En una cazuela ancha y baja, cubrimos el fondo con aceite de oliva. Rehogamos las cebollas con un poco de sal, hasta que estén blanditas, con el fuego a media potencia y la tapa ligeramente tapando la cazuela, para que la cebolla "sude" bien. 
- Añadimos las albóndigas y damos unas vueltas, para rehogar la carne ligeramente.
- A continuación, ponemos las zanahorias, patatas, guisantes, hoja de laurel, el vino blanco D. O. Málaga y un poco de agua o caldo si hiciera falta. Hay que dejarlo cubierto de líquido hasta la mitad aprox.
- Dejamos guisar, a fuego medio y con la olla a medio tapar, unos 30mnts o hasta que al pinchar las patatas, veamos que se parten sin dificultad. Ir probando la salsa y rectificar de sal si hiciera falta.
- Si vemos que hay mucha salsa, apartar en una fuente las albóndigas con toda la verdura, y dejar reducir a fuego fuerte la salsa, removiendo con frecuencia para evitar que se pegue.  De esta forma, se evapora parte de la salsa, quedando más concentrada y espesa.
- Servir bien calientes con un buen pan, para mojar en la salsa.

Un primer plano de todo el guiso.


Vista general del "tupper" antes de guardarse en la nevera, con la salsa al fondo.