Buscar este blog

Translate

jueves, 22 de enero de 2015

Crema de verduras con fibra

Los beneficios de tomar fibra alimenticia, son indiscutibles y creo que no os descubro nada nuevo. El efecto más conocido, es que favorece el tránsito intestinal pero no es el único. Por ej, no aporta calorías ¿conocías este beneficio?. Hay dos tipos de fibra alimenticia:

- Insoluble: las más "famosas" y que las encontramos en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales (tan presentes en pastas, galletas, panes, etc.). Algunos de los beneficios que obtenemos, por citar los más populares, es que evita el estreñimiento y es una buena aliada en las hemorroides, aumenta la sensación de saciedad (con la misma cantidad de pan, por ej, notamos que estamos "más llenos" con uno integral que con un pan blanco) y nos ayuda a desintoxicar el organismo.
- Soluble: lubrican nuestros intestinos al formar una especie de gel protector. La encontramos en espinacas, habas, guisantes, legumbres, los cereales y en especial la avena, la piel de la manzana (¿cuantas veces hemos oído lo beneficioso que es comer la manzana con piel? aquí tenéis una de las razones), mango, albaricoques....y seguiríamos con algunos más, pero no quiero aburrir.

A estos beneficios, en esta receta se une que la he hecho en parte con leche desnatada enriquecida con fibra, de Central Lechera Asturiana. Hay varias marcas de leche que comercializan leche enriquecida en fibra, pero a mí esta particularmente, es la que más resultado me ha dado para el estreñimiento y la que más me gusta de sabor. En casa somos bebedores de leche y gastamos aprox. 1 litro diario. Suelo utilizar este tipo de leche 2 veces por semana, salvo caso de estreñimiento más intenso, y la verdad que desde que lo hago, y le sumo el incluir pan integral, consumir pasta integral alternando con la pasta "normal", tomar más fruta fresca y toda la verdura posible (sea cruda o cocinada), la verdad que hemos notado la diferencia. Son pequeños hábitos, que casi no cuestan trabajo incorporarlos al día a día, y que notamos los beneficios enseguida en el organismo.

Aunque esta receta sea así de saludable, no por ellos dejamos de consumir productos locales (casi toda la verdura que utilizo es de la Axarquía), le unimos las propiedades de nuestro extraordinario #AOVE (aceite de oliva virgen extra) con su sello de calidad #SaboraMalaga Os dejo 2 versiones para tomarla: tal cual o con un poco de jamón serrano. Pero dejemos de charlar y vamos a cocinar:

Ingredientes procurando que las verduras sean grandes (aprox. 6 personas):
- 2 calabacines.
- 1 puerro.
- 2 zanahorias.
- 1 nabo.
- Una rama de apio blanco.
- Pencas de acelgas (de un manojo, yo utilizo las pencas para estos preparados, y las hojas, para hacer salteados de verduras).
- Judías verdes (o habichuelas verdes, como las llamamos en Málaga). No os puedo decir cantidad exacta, porque me regaló una amiga una buena cantidad de su campo, y las tenía ya congeladas sin la hebra lateral y troceadas. Aprox. unos 4 puñados.
- 2 puñados de guisantes (también los tenía congelados).
- 1 patata.
- Leche Central Lechera Asturiana 0% con fibra (casi un litro aprox.).
- Agua.
- Sal, comino molido (ayudará a soltar gases), pimienta molida.
- Aceite de oliva virgen extra, que he utilizado el sabroso oro líquido de la Axarquía, que es verdial, y al ser suave y afrutado, combina muy bien con esta receta.

Preparación:
- Lavamos los calabacines y le cortamos los extremos. Con la ayuda de un pela verduras, cortamos la piel pero no todas, dejando el calabacín "a rayas" verticales con piel y sin ella. Lo troceamos y reservamos.
- Partir el puerro a lo largo y lavar bien, para quitar la posible tierra que pueda tener. Trocearlos y reservar.
- Raspar las zanahorias y cortar en rodajas. Reservar.
- Pelar la patata y partirla a cachos: metiendo solo un poco el cuchillo y tirando hacia nosotros para "cascarla".
- Lavar bien la rama de apio y trocearla en 2 o 3 trozos. No hace falta quitarle las hebras, puesto que sólo la vamos a utilizar para aromatizar.
- Pelar el nabo, quitándole también los extremos, trocear y reservar.
- Los guisantes y las habichuelas verdes las podemos utilizar congeladas directamente.
- En una olla ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra y rehogamos el puerro con un poco de sal, hasta que esté blandito.
- Añadir el resto de las verduras y dar unas vueltas a todo, para que coja calor y se rehogue ligeramente.
- Cubrir hasta la mitad o un poco más aproximadamente, con la leche y terminar con agua hasta cubrir ligeramente las verduras.
- Salpimentar y añadir un poco de comino molido. Cocer a fuego medio durante unos 15-20mnts, removiendo de vez en cuando.
- Una vez cocida toda la verdura, retirar los trozos de apio. Batir todo bien (lo podemos hacer directamente en la olla) o pasarlo por el pasa puré si queremos una crema más fina.
- Se puede tomar fría en verano, o bien calentita en invierno. Y la podemos tomar con unos taquitos de jamón serrano, tanto en frío como en caliente. ¡¡¡ Buen provecho!!!

Aunque la foto es de otra receta, aquí tenéis la leche que utilizado.


Esta es la crema, pasada por batidora y lista para tomar.


Y aquí la tenéis con el jamón serrano (que se esconde en la crema).