Buscar este blog

Translate

sábado, 19 de noviembre de 2016

Carne de membrillo

Carne de membrillo, como le llamamos en Andalucía o Dulce de membrillo, como se le conoce en el resto de España.

Es un postre ancestral, típico del otoño cuando empiezan aparecer los membrillos en nuestros mercados. Se conserva durante meses de forma totalmente natural, debido a la cantidad de azúcar que lleva y a la pectina de la manzana. Se puede tomar de aperitivo en canapés, acompañado de queso (tanto blanco como curado.... al gusto de cada uno). Y para los que os gustan los contrastes agridulces, también en ensalada con nueces, queso, tomate, surtido de lechugas, una vinagreta suave... 

No es complicado de hacer. Tan sólo se trata de no quitarle el ojo de encima, porque tiene la costumbre de "agarrarse" al fondo de la cazuela. No hay que dejar de remover, pasando bien la cuchara de madera o la lengua de silicona por el fondo de la cazuela y todos los rincones. Y un consejo: no intentéis reducir la cantidad de azúcar de la receta, para hacerla más "light". El resultado será una crema de membrillo pero no está consistencia compacta. 

Pero vamos lavándonos las manos y nos metemos de lleno en la cocina.

Ingredientes:
- 1kg de membrillos
- 2 manzanas (pueden ser reinetas, rojas, amarillas.... la variedad que más os guste o tengáis disponible en vuestra zona).
- 1 rama de canela.
- El mismo peso de los membrillos pelados, de azúcar blanca.
- Zumo de medio limón.

Preparación:
- Necesitamos empezar a preparar nuestra carne de membrillo la noche anterior, o por la mañana temprano si la vamos hacer por la tarde. Pelaremos los membrillos, le quitamos el corazón interior y partimos en dados pequeños (contra más pequeños, antes se cocinarán). Cuando los tengamos todos pelados y cortados, los pesamos y sabremos que esa es la cantidad de azúcar blanca que necesitamos. Yo de 1kg aprox. de membrillo, una vez pelados, sin corazón y troceados, se quedaron casi en 700grs. escasos.
- Pelar las manzanas, quitar el corazón y partir en dados pequeños.
- En una cazuela de fondo grueso o una fuente, ponemos el azúcar, el membrillo, la manzana y el zumo de medio limón. Removemos todo bien, para que el azúcar impregne toda la fruta. Esto hará que macere y suelte sus jugos. Tapar con un plástico de cocina y dejar reposar en la nevera, donde más frío haga, un mínimo de 8h.
- Pasado este tiempo, removemos bien todo y ponemos la fruta a cocer en una cazuela de fondo grueso, con un palo de canela. No hay que dejar de remover, porque conforme vaya espesado, más riesgo de quedarse pegado tenemos. 
- Veremos que conforme se vaya cociendo la fruta, del color amarillento pálido, irá cambiando a color naranja y espesando toda la preparación. Cuando la fruta esté de color naranja, podemos apartar la cazuela del fuego y triturar todo lo más fino posible. Volver al fuego hasta que haya vuelto a espesar y la cuchara se nos quede.
- Pasar todo a un recipiente de cristal y cuando se enfríe, guardar en la nevera y estará listo para consumir a nuestro gusto.

Esta es mi carne de membrillo, una vez solidificado y enfriado,
Listo para consumir. 



Empezando la cocción con los membrillos y manzanas pelados y troceados,
el palo de canela, azúcar y el zumo de limón.