Buscar este blog

Translate

sábado, 26 de marzo de 2011

Macarrones boloñesa con bechamel

Fácil para prepararla hasta un niño y rica para rebañar y no dejara rastro de nada.

Empezamos con los ingredientes:
500grs de macarrones
400grs de carne picada (en este caso, ternera y cerdo)
Aceite de oliva
Pastilla de avecrem
Queso rallado al gusto
Sal
1/2 vaso de vino blanco o cerveza

Para el sofrito: tomate triturado o natural (aprox 1/2 kilo), cebollas, ajos, pimiento verde y rojo (o los veteados rojo-verde, que también sale muy rico), especias a gusto (hierbas provenzales, mezcla para pasta, orégano, albahaca, perejil....) y pimentón dulce.

Para la bechamel: 2 cucharadas soperas de Maicena, 2 cucharadas soperas de aceite, 1/2 litro de leche, sal, nuez moscada.

Elaboración:
- Cocer la pasta en abundante agua con una pastilla de avecrem y hoja de laurel y pizca de sal. Cuando esté el agua hirviendo, echar la pasta poco a poco removiendo el agua. Seguir las instrucciones del paquete referente al tiempo. Refrescar bien con agua fría y reservar.
- Si hemos podido dejar aliñada la carne con antelación, tanto mejor porque cogerá mejor el gusto. Sino, mientras se cuece la pasta, aliñarla con sal, ajo picado y las hierbas aromáticas al gusto. Mezclar bien.
- En una sarten amplia, poner aceite de oliva y cuando esté caliente, añadir la cebolla picada menuda. Cuando esté blandita, echar la carne y rehogar un poco todo. Añadir el tomate y el pimentón a gusto e ir removiendo bien para que sofría todo por igual. Añadir el vasito de vino blanco o cerveza y dejar guisandose a fuego medio, hasta que el tomate haya  soltado todo el agua y esté todo hecho una salsa espesita pero no en exceso. Tened en cuenta que la pasta "chupará" salsa. Rectificar de sal si hiciera falta.
- Para la bechamel, calentar la leche en el micro hasta que esté caliente, con sal y nuez moscada a gusto. En un cuenco aparte, mezclamos la Maicena con el aceite, hasta que obtengamos una pasta cremosa. Añadimos un poco de leche caliente y removemos bien hasta que esté todo ligado. Completamos con toda la leche y calentamos en el micro. Vamos calentando cada 30 segundos removiendo bien hasta que tengamos la bechamel espesita. De esta forma, no suele quedar grumos en la bechamel, pero si los hubiera, es tan sencillo como pasar la batidora.

Ya tenemos la pasta cocida, la boloñesa hecha y la bechamel caliente y sin grumos. Ahora toca terminar el plato:
- Precalentar el horno a temperatura alta.
- En una fuente amplia y honda, poner la pasta y la salsa boloñesa. Remover bien para que se mezcle todo.
- Echar la bechamel encima e intentar cubrir toda la superficie.
- Añadir queso rallado a gusto
- Dejar hornear unos 15mnts a una temperatura aprox de 180ºC. Si os gusta el queso gratinado, poner la gratinadora y no le quiteis el ojo de encima, que en cuestión de 1mn o 2 como mucho, tendreis el queso bien churruscado.

Ahora las prueba del delito. Esta es la foto con la pasta mezclada con la salsa boloñesa. Si se hace con tomate natural, "pierde" color comparado con el tomate frito de lata tradicional, pero se gana enormemente en sabor y en que no comemos los conservantes, aditivos, colorante, etc que suelen llevar las salsas envasadas.


Esta es la foto con la bechamel. Faltaría el queso rallado, que no la quise hacer para que veais como se quedó la bechamel


Me hubiera gustado poner una foto del resultado final pero no me dio tiempo ni me dejaron...... casi se lo comen directamente ..... jajajaja.