Buscar este blog

Translate

lunes, 28 de noviembre de 2011

Mejillones alegres al vapor de Barbadillo

Esta es una receta que he presentado a un concurso de Canal Cocina. Es la 1ª vez que presento una receta a un concurso así.... seguro que no la eligen porque el nivel es muy alto, pero bueno, ahi está para quien la quiera disfrutar. Por supuesto, que también la incorporo a este blog. Lo de "alegres" viene por la guindilla... jejeje.

Necesitamos lo siguiente:
- 1kg de mejillones
- Aceite de oliva virgen extra
- 1 ajo y 2 guindillas (a gusto)
- 1 copita de Barbadillo (vino blanco de la Tierra de Cádiz riquísimo)
- 1 cucharada de Maicena o harina de maíz

Lo preparamos de la siguiente forma:
- Limpiar las "barbas" de las conchas de los mejillones, intentando dejarlas lo más limpias posibles. Pasarlos por agua para que suelten cualquier resto de arena o similar que puedan tener.
- En una cazuela baja y ancha, poner el aceite virgen extra. Pelar un ajo (a gusto) y dorarlo sin quemarlo en aceite de oliva virgen extra, junto con las guindillas (a quien le guste más picante.. que añada más pero a mi me gusta que tenga solo "un toque"). Lo mejor es hacerlo a fuego suave, para controlar que no se nos queme el ajo (que amargaría) y hacerlo en este orden: aceite frío, poner el ajo y guindilla y entonces, encender el fuego... que empiece todo desde frío para controlar la temperatura.
-  Añadir una cucharada sopera de Maicena / harina de maíz y rehogarla en el aceite de oliva con el ajo y las guindillas. Utilizo esta harina porque me gusta como queda en las salsas y porque así, esta receta la pueden disfrutar personas que sean celiacas o intolerantes al glúten. 
- Añadir el Barbadillo y remover bien la salsa para que no haya grumos. Si hiciera falta más vino, añadir sin problemas. Incorporar los mejillones de golpe y dejar tapada la cazuela hasta que los mejillones se abran. Conforme se vayan abriendo, pasarlos a una fuente, quitando la concha superior.
-  Cuando tengamos todos los mejillones en la fuente, reducir la salsa a fuego fuerte si nos ha quedado muy ligera y salsear los mejillones por encima. Servir de inmediato y acompañarlo de un Barbadillo bien frío. ¡¡Buen provecho!!

NOTA: esta receta no lleva sal. La sal que incorporan los mejillones, para mi gusto, es suficiente para dar ese sabor a mar al plato.

OTRAS OPCIONES:
- Se puede añadir un buen puñado de almejas. Se dejarían un ratito en remojo con agua con un pellizco de sal, para que suelten la tierra que puedan tener. Antes de incorporarlas al guiso, pasarlas por el grifo de agua para que no nos salga el plato demasiado salado.
- Incorporar en el momento de servir, un puñadito de perejil fresco bien picado.