Buscar este blog

Translate

domingo, 4 de marzo de 2012

Croquetas de cocido para alérgicos

Cocido o puchero como le decimos en Málaga. Guiso maestro donde los hayas, que te resucita cuando estás malito o tienes bajón. Y de las carnes del cocido o puchero, las croquetas, otro plato que te resuelve una cena, un aperitivo, tanto recien fritas como frías.

Lo que tienen de "especial" esta receta es que ni lleva leche ni huevo, por lo tanto, todos los alérgicos a estos 2 alimentos, lo pueden tomar perfectamente. Si hay celiacos o intolerante al glutén, es sustituir la harina de trigo por Maicena (a mí me gusta más porque queda la masa más suave) y utilizar pan rallado sin gluten. No pongo cantidades exactas porque dependerá de la cantidad de carne que tengamos. Calcular la proporción y poner la misma cantidad de aceite que de harina: por ej 4 cucharadas soperas de aceite y otras 4 de harina.

Ingredientes:
- Carne cocida del puchero: pechuga de pollo, gallina, codillo, ternera, pavo....lo que hayamos utilizado para hacer el caldo. Toda la carne limpia de pieles, huesos y picada por la picadora o con el cuchillo lo más fino que podamos. 
- Aceite de oliva
- 1 o 2 cebollas grandes muy picadas (dependiendo de la cantidad de carne que tengamos)
- Harina de trigo o Maicena
- Caldo del puchero
- Sal, nuez moscada y comino molido
- Pan rallado para rebozar
- Aceite para freir


Preparación:
- En una cacerola o sartén amplia, poner aceite de oliva con la cebolla picada y la sal, nuez moscada y comino molido. Dorarla a fuego suave hasta que esté transparente.
- Añadir la harina y tostar sin que se queme. Incorporar la carne y remover todo bien.
- Regar todo con caldo del puchero, más vale quedarse corto e ir añadiendo si hiciese falta. No hay que dejar de remover todo bien.
- Tiene que quedar una masa compacta, que al remover, se venga toda la masa detrás de la cuchara. Cuando lo tengamos, apartar del fuego en una fuente amplia y dejar enfriar.
- Cuando la masa esté totalmente fría, ir cogiendo porciones y formar la forma entre las manos. Rebozarlas en pan rallado y freir en aceite caliente.
- Si queremos congelar, ir separando cada capa de croquetas, con papel de horno (está engrasado y ayudara a que no se quede todo pegado. El film transparente y el papel aluminio no queda tan bien). Para freir, hacerlo directamente desde el congelador al aceite caliente. Y sino queremos que chispote el aceite con la croqueta congelada, volver a pasarla por pan rallado.
- Escurrir las croquetas en un plato con papel absorvente y servir.  ¡ Buen provecho !