Buscar este blog

Translate

lunes, 13 de mayo de 2013

Coliflor al ajo rojo

Hoy traigo una forma distinta de tomar coliflor. Lo del nombre es por el pimentón. En este caso, dulce. Para evitar que huela tanto al cocer, una de las cosas que mucha gente se echa para atrás para no consumirla, yo lo hago utilizando al 50% agua y leche (la que tengais habitualmente en casa). Hay quien le echa un chorrito de vinagre, pero según como la utilices después, no me termina de convencer. Con esta mezcla de leche y agua, no huele tanto (olor tiene que haber....) y queda además más blanca. ¿Propiedades? Muchas y muy sanas: baja en calorías, rica en agua, fibra, vitaminas A, B (varias de este grupo), C, E, hierro, potasio, calcio, magnesio, yodo... todo son ventajas.  Y para ayudar a soltar gases, un poco de comino molido. Y para no perder la costumbre, comprando productos locales. En este caso, de mi vecino del pueblo lado, Alvaro Bazán socio de LA HUERTA DE MALAGA   No he utilizado la coliflor entera, sólo es una parte. Los troncos me gusta dejarlos para cremas de verduras. Vamos al lío y empezar a guisar....

Ingredientes:
- Coliflor.
- Agua y leche al 50%
- Sal, comino molido (o en grano), ajos, aceite de oliva virgen extra y pimentón dulce (en mi caso) DO de la Vera.

Preparación:
- Ponemos a hervir en una olla el agua con la leche, sal, comino molido y un ajo entero con piel.
- Partimos los ramilletes de la coliflor, sin el tronco principal, intentando que se queden lo más enteros posibles. Cuando el líquido hierva, los sumergimos procurando que no queden totalmente cubiertos, para que no se desahaga demasiado al cocer la parte más tierna.
- El tiempo de cocción dependerá de la cantidad que pongamos. Mínimo 10-15mnts a fuego medio, creo que no bajará. Yo siempre me gusta pinchar uno de los troncos más gruesos, para comprobar la cocción. No dejar de vigilar la cocción, ni poner fuego demasiado alto, porque la leche (aunque lleve agua) tiende "a subir" y puede desbordarse de la olla.
- Una vez cocida, con una paleta, escurrir los ramilletes y ponerlos en un plato llano o fuente plana.
- En una sartén, ponemos aceite de oliva virgen extra con ajos laminados (a gusto). Para evitar que ajo se nos queme demasiado pronto, lo mejor es hacerlo a fuego medio y echar los ajos en el aceite frío, para que poco a poco, vayan cogiendo temperatura.
- Cuando veamos que el ajo empieza a tostarse, apartar del fuego y echar pimentón al gusto. Hacerlo fuera del fuego para evitar que el pimentón se queme. Rociar con este aceite rojo, toda la superficie de la coliflor.
- Servir enseguida. Buen provecho.

La coliflor cocida y lista para consumir.