Buscar este blog

Translate

domingo, 16 de junio de 2013

Alitas morunas

¿Quereis un aliño casero y rico para las alitas de pollo? Entonces no dejeis de hacer esta receta. Quedan super ricas y con un toque muy especial. Las especias morunas, ya la venden preparadas. Según la marca, pueden ser más o menos fuerte o picantes, mucho ojo si se utiliza por 1ª vez. También hay que tener cuidado con la sal, porque algunos fabricantes, añaden sal y otros solamente especias. 

Partir las alitas por la unión que tienen, no es difícil pero siempre es mejor que lo hagan en la carnicería. Un buen consejo es dejarselo encargado al carnicero, aunque se tarda poco, y así cuando vayamos, es sólo recoger el pedido: nuestro carnicero lo hará en un hueco sin clientes y nosotros no tendremos que esperar que nos toque el turno, las parta...etc. 

Vamos al lío y a colgarnos el delantal: ¡¡derechos a la cocina!! 

Ingredientes:
- 1kg de alitas de pollo partidas.
- Especias morunas (aprox, 1 cucharita de café).
- Sal.
- Aceite de oliva de virgen extra.
- Vino blanco (también podemos utilizar cerveza... un poco para las alitas y otro para quien cocina ;-)  ).

Preparación:
- En un vaso de los de agua, ponemos las especias y aprox, 2-3 dedos de aceite de oliva virgen extra. Disolvemos un poco las especias y completamos con el vino.
- En un cuenco hondo, ponemos las alitas y regamos con el aliño. Removemos bien para que todas las alitas queden impregnadas. Tapamos con film transparente y dejamos reposar en la nevera, un mínimo de 2h. Cuanto más tiempo, más sabor cogerán.
- Cuando la vayamos a cocinar, precalentar el horno a temperatura alta.
- En una fuente apta para horno que tenga fondo (para el líquido del aliño), poner las alitas y regar con el aliño. Salar ligeramente.
- Hornear aprox a 180ºC-200ºC hasta que veamos que están doradas. Se pueden dar la vuelta a medio horneado.
- También se pueden meter en una bolsa de asar, haciendole un pequeño agujero para que salga el vapor y no explote.
- Una vez doradas y asadas, servir en una fuente y  regar con el jugo del asado. ¡¡Buen provecho!!.

Las alitas ya horneadas y listas para comer.


En crudo con su aliño, antes del reposo en la nevera.