Buscar este blog

Translate

lunes, 28 de octubre de 2013

Espinacas a la crema con jamón

Una forma muy rica y jugosa de comer verduras, espinacas en este caso. Otra receta fácil, se hace casi sola..... y en poco tiempo. Dependerá si tenemos las espinacas congeladas o no. Yo suelo tener siempre en el congelador, porque además de gustarme mucho, me arregla una cena rápido. Me gusta comprarlas en medallones pequeños, porque así saco lo que necesito y también es más fácil que se descongelen. El gusto de las espinacas frescas, no tiene nada que envidiar..... otro mundo... pero el congelador está ahí para cuando no se está fuera de temporada. 

Con esta receta, como plato único, puede servir de cena para 2 personas. Si se acompaña de una tortilla francesa, unas croquetas, un pescado plancha... etc puede servir para 4. Si quereis aligerar las calorías de esta receta, sólo teneis que sustituir la nata de cocinar por leche evaporada, que tiene menos calorías que la nata. Es más líquida y costará un poco más que espese, pero de sabor es muy parecido a la nata. Me dejo de rollos y nos metemos a cocinar. Pero antes de nada, no os asusteis por el volumen que pueden tener las espinacas, sobre todo, las frescas. Porque tienen muchísima agua y conforme se van rehogando, se "pierden" y quedan muy reducidas.

Ingredientes:
- 400grs de espinacas picadas congeladas (o frescas).
- 1 cebolla mediana.
- 1 diente de ajo sin germén.
- 1 paquete de jamón serrano picado (aprox. 75grs)
- 200ml de nata líquida para cocinar (18% materia grasa).
- Aceite de oliva, sal, nuez moscada.

Preparación:
- En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y rehogamos la cebolla y el ajo picados fino, con un poco de sal. Cuidado con la sal en esta receta, que le vamos añadir jamón y nos puede quedar salada. Mejor rectificar al final si hiciese falta.
- Cuando la cebolla esté blandita, añadir las espinacas. Yo las hecho tal cual, pero si teneis tiempo, las podeis dejar descongelando sobre un colador para que pierdan agua.  Ir rehogando las espinacas a fuego medio, y removiendo  con frecuencia. Veremos que soltarán mucha agua, seguir rehogando hasta que queden más "secas".
- En este punto, añadir el jamón serrano. Del paquete, habremos quitado un poco para reservar para la decoración. Añadir la nata y un poco de nuez moscada.
- Cocinar a fuego medio, removiendo con frecuencia hasta que espese las espinacas. Probar de sal por si hiciese falta rectificar, pero tened en cuenta que vamos a ponerle un poco de jamón para decorar.
- Servir calentitas y yo las he puesto en una taza para darle una forma bonita.

Las espinacas presentadas en el plato.


Las espinacas rehogadas antes de añadir jamón y nata.