Buscar este blog

Translate

viernes, 31 de enero de 2014

Gachas malagueñas

Esta receta es de mi amiga Mónica Morales, que vino a casa a comer y nos preparó estas ricas gachas de postre. La receta es 100% de tradición familiar: la que enseñó su abuela a su madre, y a su vez, la madre a ella. Se suele preparar en días muy frío y servirse en la misma sartén. Esta receta es #saboramalaga y de la #Axarquia por donde quiera que se mire :)

Las cantidades son a ojo aproximadamente. Si vemos que quedan muy espesa, añadir un poco más de agua caliente para conseguir que sean más cremosas. Se endulzan, trandicionalmente aquí, con la maravillosa miel de caña de azúcar, donde además en la Axarquía (en Frigiliana) tenemos la única fábrica que queda en Europa. Sino tenéis, añadir la miel que tengáis en casa. Pero me dejo de rollos y vamos a meternos en la cocina, con el agradecimiento a Mónica por enseñarme esta receta tan rica y tan tradicional.

Ingredientes:
- Aceite de oliva virgen extra (que yo he utilizado el que se produce en la Axarquía)
- Unas rebanadas de pan, cortadas a dados (mejor si es duro), aprox 4 o 5 rebanadas grandes.
- 5 puñados de almendras crudas.
- 1 cucharada sopera (rasa) de matalauva y ajonjolí (al gusto).
- Aprox, 1/2 litro de agua.
- Miel de caña (preferiblemente).
- 5 cucharadas rasas de harina común o de repostería.

Preparación:
- Cubrimos una sartén amplia con aceite de oliva y calentamos a fuego suave, añadiendo entonces las almendras. Removemos bien para que se frían por igual. Sacamos las almendras  del aceite y las majamos en un mortero (o picadora sino tenemos, que no queden demasiado pulverizadas, sino que tengamos "tropezones").
- En el mismo aceite que hemos frito las almendras, freímos los dados de pan hasta que estén bien crujientes. Escurrimos y reservamos a parte.
- Añadimos el ajonjolí y la matalauva y tostamos sin que llegue a quemarse.
- Quitar la sartén del fuego, para enfriar un poco el aceite, y añadimos poco a poco el agua y volvemos a poner al fuego.
- Ponemos la harina y removemos bien con una cuchara de madera, para disolverla sin que queden grumos. Se hará una especie de bechamel. Cuando la tengamos bien ligada y cremosa, apartamos del fuego. Añadimos la almendras fritas y majadas y los dados de pan frito. Remover todo y llevar la sartén a la mesa.
- Repartir en cuencos y endulzar al gusto con miel de caña.

VARIANTES:
- Para alérgicos a la almendra, se puede hacer perfectamente sin ellas.
- Para alérgicos al gluten, hacer con harina y pan aptos para celiacos.

Aquí está la sartén justo antes de sacarla a la mesa, con la rica Miel de Caña de azúcar.