Buscar este blog

Translate

lunes, 7 de abril de 2014

Albóndigas expres de merluza

Este plato es de poca elaboración, casi ninguna diría yo. Hay días que se nos echa la hora de comer encima y no tenemos nada preparado ¿a que os suena esa canción? Pues aunque yo no soy amiga de precocinados o cosas elaboradas, hay veces que recurro a ellas. Porque además, hay cosas con muy buena calidad y que merecen la pena utilizarlas. Y esto es una muestra. Además, seguimos en Cuaresma y es plato totalmente válido en esta ocasión.

Son albóndigas de merluza, y la verdura, también congelada. Están hechas en aprox 20-30mnts en total, osea, que se puede considerar "express" ¿verdad?. Van directamente guisadas, sin freir, con lo cual, no sumamos las calorías de la fritura, y es de agradecer. ¿Cantidades?, pues cogí poca cosa porque eramos 3 personas, y eran unas 12 albóndigas aprox, y de guisantes y zanahorias, un par de puñados, para que tengáis una idea. Pero también rápido va a ser la explicación, así que vamos directos a colgarnos el delantal.

Ingredientes:
- Albóndigas de merluza congeladas.
- 1 cebolla pequeña. 
- Zanahoria a dados y guisantes (también congelados en esta ocasión).
- 2 dientes de ajos.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Agua, laurel, comino molido (ayudará a soltar los gases de los guisantes), perejil picado, sal.
- Maicena (harina de maíz), si hiciese falta engordar la salsa.

Preparación:
- En una cazuela rehogamos la cebolla y los ajos picados menudos en aceite de oliva. Salamos un poco para que la cebolla "sude" pronto y se rehogue bien.
- Cuando esté la cebolla transparente, añadimos las zanahorias y los guisantes (congelados). Rehogamos a fuego medio todo unos minutos.
- Añadimos las albóndigas (tal cual están congeladas), y rehogamos, para tostar ligeramente la cobertura que tienen. Cubrimos con agua, y añadimos las especias y un poco más de sal.
- Guisar a fuego medio unos 15mnts, moviendo la cazuela con frecuencia (mejor así que metiendo la cuchara, que podemos romper las albóndigas). La cobertura de las albóndigas, nos hará espesar la salsa y posiblemente, tengamos que añadir un poco más de agua durante el guiso.
- Si viéramos que queda una salsa muy ligera, en medio vaso de agua fría, disolvemos un poco de Maicena y vamos añadiendo poco a poco, hasta conseguir el punto de espesor que queramos en la salsa.
- Rectificar de sal, si hiciese falta, y añadir perejil picado.
- Servir inmediatamente. Consejo: hacer un poco más de la cuenta: mi hija pequeña repitió y casi me deja a mí sin comer ;)

Una ración lista para servir y disfrutar. Buen provecho.