Buscar este blog

Translate

sábado, 17 de mayo de 2014

Tarta de chuches 3 pisos

Esto no es de ser "cocinillas" pero hice una tarta a raíz de la comunión de mi hija mayor, viendo los precios  mínimo que me pedían por las más sencillas, y a partir de ahí, hago algunas para amigos. 

Las verdad es que algo que le gusta mucho a los niños, porque en las típicas bolsas que se solían entregar en los cumpleaños, todos llevan lo mismo y no siempre todo le gustan a los niños. De esta forma, cada uno va cogiendo lo que más le gusta. Es recomendable tener unas bolsitas vacías, para que cada niño, pueda ir echando en su bolsa, lo que más le guste y así llevárselo a casa.

Es muy fácil de hacer. Tenemos que procurar tener chuches de distintos colores, sabores, formas y tamaños. Las grandes nos servirán para tapar grandes zonas. Las pequeñas, para ir rellenando los huecos y que no se vea el corcho de la base. Tan sólo hay que forrar de film de cocina las bases de corcho, para evitar que un niño, al retirar la chuche, pueda comerse un trozo de corcho. Y necesitaremos para clavarlas, palillos de diente de madera. Los partiremos por la mitad y por detrás de cada chuche, los iremos clavando. Así no se verá ningún palillo por fuera. Hay unos palillos de plástico de colores para estas cosas. Pero son muy largos y cuando empiezas a clavar, llega un momento en que los palillos "chocan" y es difícil seguir poniendo chuches. Así que lo mejor, al menos para mí, son los palillos de dientes (si son planos mejor, sino los redondos).

Yo esta tarta he partido de una base de corcho de 3 pisos, redonda, y cada círculo de distinto tamaño: pequeño, mediano y grande. Pero las hay de formas muy distintas: corazones, cuadrados, rectángulos... y también podéis coger una base de corcho y darle la forma que más os guste ¡¡la imaginación al poder!!. Os cuento un paso a paso, aunque no hay fotos de este proceso.

- Empezamos, como ya os he comentado, con forrar las bases con film transparente de cocina. Las uniones, las dejaremos por debajo. No se van a ver de todas formas con las chuches encima, pero queda más curiosa.
- Yo os recomiendo comprar las chuches en alguna tienda especializada, donde las podáis comprar al peso, y haya variedad. Calcular aprox, 100grs. de cada chuches. Depende de la variedad de chuches que queráis poner o de la temática. Porque por ej, una base de corazón, se puede hacer con chuches de fresas, moras rojas y labios de gominola y ahí, necesitaremos algo más de cantidad, por ej 150grs de cada uno. Si sobra, no os preocupeis: no se van a quedar caducadas en casa ... jajaja.
- Podemos cubrir la base superior, con unas tiras de pica pica que hay tanto de sabores (rojo = fresa, negro = cola, verde = menta...) como en forma de arco iris. Se llaman "lenguas" y suelen ser "pica pica". Estas no se verán porque van a ir con chuches encima, pero se llevarán una sorpresa cuando cojan las chuches que saltan a la vista, y vean que debajo, hay más.
- Continuamos con los laterales de la base. A mi me gusta ponerlas con nubes rosas y blancas, pero las hay rizadas y también celeste y blancas y están empezando hacer de otros colores también. Si las lenguas sobran por los laterales, las tapamos con las nubes. Ponemos nubes, debajo el "sobrante" de lengua y sujetamos con un palillo. Vamos bordeando todos los laterales. Al final tendremos que "recortar" alguna nube para que quepa, pero merece la pena.
- La superficie, podemos elegir temática. Por ej: filas de la misma chuches: huevos fritos, plátanos, fresas, moras negras, gominolas verdes, etc. O bien de una sola temática: un piso de gominolas de colores surtidos, otro de fresas, otro de corazones... 
- Empezamos por las chuches más grandes y las pequeñas, como ya os he comentado, para tapar huecos. Si hay que achucharlas, no importa, son blandas y se almodan a poco que presionemos.
- En el último piso, me gusta darle un poco de altura. Lo consigo con chupa chups. En este caso, dejé el último piso con corazones mitad de fresa y mitad de naranja y metí cada chupa chups, en aros de gominolas rojos. Hubiera quedado más bonito en un color que contrastara pero no lo encontré.
- La tarta queda muy bonita sobre una base de blonda. Yo cojo las bases de cartón que ya venden en cualquier tienda o bazar, que suelen ser plateadas o doradas, o un bajo plato de cartón sino lo encontráis, también puede servir eso.
- Para entregarla, la envuelvo en celofan que tenga algún motivo estampado: estrellas, lunares, rayas, nubes.... La cierro hacia arriba, juntando los bordes y sujetandolo con cinta adhesiva. Me gusta que terminen irregularmente. Termino con una moña de color. En este caso blanco porque era para una comunión, pero rosa, azul, plata.... como más os guste. Estas moñas ya vienen casi hechas: solo es ir tirando de unos hilos y se van rizando solas. Sino, con esa cinta que se vende por metros, hacéis un par de nudos y con el filo de una tijera, tiráis y se rizan sola.

Os pongo las fotos de como quedó. Espero que os guste y cualquier duda, me preguntáis sin problemas ;)

Esta es la tarta antes de envolver, una vez clavadas todas las chuches,
y montada sobre la base de cartón y blonda plateada.


Aquí tenéis un detalle del remate superior


Detalles de algunas chuches: pulpos multicolor, moras negras y rojas, nubes rosas, plátanos,
gominolas surtidas, otras tricolor (rosa, blanca y celeste en la base)...



La tarta envuelta en celofán con su moña puesta lista para entregar.