Buscar este blog

Translate

viernes, 24 de octubre de 2014

Flan de chirimoya DO Malaga y naranja

Hoy os traigo un postre original con una fruta de origen tropical: la chirimoya, que tiene Denominación de Origen (DO) de Málaga y Granada. Es fácil, barata, no necesita horno y nos pueden ayudar a prepararla nuestros niños, y así los vamos haciendo pequeños chefs. 

Su forma de corazón, la hace fácilmente reconocible en nuestros mercados. Además es una fruta con muy bajas calorías, pero rica en azúcares, con lo cuál, las personas diabéticas deberán comerla con las cantidades recomendadas en cada caso. Además posee propiedades laxantes, vitaminas A,B, C, E,  minerales como el potasio, calcio, hierro y fósforo, El único inconveniente, y que echa mucho para atrás su consumo, son los huesos internos que tienen. Pero su blanca y jugosa pulpa, hacen que merezca la pena comerla. Además, hoy os presento una forma de comerla, sin sus huesos, para disfrutar niños y mayores, para disfrutar de este rico manjar con todo el Sabor a Málaga que conlleva. ¿Quieres saber como? Pasemos a la cocina que me cuelgo el delantal y te cuento como hacerla:

Ingredientes para 4 personas:
- 1 chirimoya grande (la mía pesaba aprox 250grs sin abrir)
- El zumo de 1 naranja.
- 2 hojas de gelatina neutra.
- 1 cucharada sopera de miel  de azahar de Colmenar.

Preparación:
- Ponemos las hojas de gelatina en remojo en agua fría, para que se vayan hidratando.
- De una naranja, cortamos una rodaja de la parte central, más ancha y reservamos. Con el resto, exprimimos su zumo.
- Escurrimos las gelatinas del agua de remojo y las ponemos en un vaso, al microondas apenas 8-10 segundos a máxima potencia. Conseguiremos derretir la gelatina. Mezclar con el zumo de naranja y la miel de azahar, hasta que todo quede ligado.
- Partimos la chirimoya por la mitad. Vamos a pringarnos las manos, pero es la mejor manera de hacer esto: vamos cogiendo porciones de la pulpa de la chirimoya (la parte blanca interna). Tendremos 2 cuencos preparados: uno para echar la pulpa y otro para, con las manos, quitarles los huesos. Tenemos que dejar la pulpa de la chirimoya separada de los huesos. Se puede poner oscura, al entrar el contacto la pulpa con el aire. Por eso tendremos ya preparado el zumo de naranja, que con su vitamina C, ayudará a mantener el color.
- En el vaso de la batidora o una jarra, ponemos la pulpa de la chirimoya con el zumo de naranja, que lleva disuelto las hojas de gelatina y la miel. Batimos todo para triturar la pulpa de la chirimoya.
- Repartimos la cantidad en 4 copas o vasos individuales.
- Con la rodaja de naranja que habíamos reservado, le quitamos completamente la piel con la ayuda de un cuchillo bien afilado. La pulpa de la naranja, la repartimos entre los vasos en la superficie.
- Cubrimos con film de cocina transparente y metemos en la nevera un mínimo de 3h, para que la gelatina cuaje bien. Lo mejor es de un día para otro, o hacerlo por la mañana para consumirlo por la noche.
- Servir en los mismos vasos recién sacados del frigorífico.

Aquí tenéis un flan listo para consumir.