Buscar este blog

Translate

viernes, 31 de octubre de 2014

Saco para garbanzos y especias

Aquí os traigo un pequeño saco que resulta muy práctico para cocinar, aunque os pueda chocar un poco la idea inicialmente. Es de algodón 100% y se puede encontrar fácilmente en ferreterías y bazares, aunque también es muy fácil de fabricar en casa, por ej, con gasas de algodón de esas que utilizamos para limpiar las babas a los bebes.

En el puchero yo lo utilizo para meter los garbanzos. Así se cuecen todos juntos. Luego es sólo sacar el saco,y ahí tengo todos los garbanzos juntos y no los tengo que ir apartando. Y cuando te acostumbras a ello, la verdad es que no puedes pasar sin el saco.

También es muy útil en otros guisos para las especias. En este blog tengo también una entrada con la bola de té (mira AQUI ) Pero si tenemos muchas especias o son grandes, por ej: tomillo o romero en ramas, cabeza de ajos asadas, ñoras, etc. no nos cabe en la bola de té. Entonces podemos meter esas especias en el saco. Así darán sabor pero no se quedan en el guiso. A todo el mundo no le gusta masticar un grano de pimienta, o clavo de olor por ej. De esta forma, las especias cumplen su misión pero el guiso no tiene ninguna sorpresa que pueda resultar desagradable para nadie.

A la hora de limpiarlo, es súper fácil. Yo lo lavo primero a mano con jabón de los platos. Le doy la vuelta, para frotar donde ha estado los garbanzos o las especias. Y tras ese primer lavado, lo meto en la lavadora. Sí, habéis leído bien: lo meto en la lavadora, junto con el resto de la colada, como si fuera un paño de cocina o un mantel más. Y se puede meter con la ropa blanca y lavarse con lejía perfectamente. Un consejo para cuando lavéis con lejía: echarla siempre al principio del lavado, junto con el detergente. El motivo es que según qué programa pongamos y de cada lavadora, unos tienen más enguajes de ropa que otros. Y podemos correr el riesgo que quede algo de lejía en las prendas. Si lo ponemos al principio, seguro que no queda ningún rastro de lejía en las prendas al final del lavado, sea el programa que sea.

Os dejo una foto de un saco que yo utilizo y otro que tengo "de reserva", aún con su cartón envasado. Probadlo a usarlo y ya me diréis si es cómodo o no.