Buscar este blog

Translate

martes, 25 de noviembre de 2014

Almejas salteadas

Un plato rico, malagueño, que gusta a niños y grandes y que no está bueno....no que va...... como se dice ahora: bueno no, lo siguiente.  Además lo tenemos listo en 5mnts y es perfecto para tapear, de un entrante, para una cena ligera con una ensalada (por ej).

Lo único que hay que asegurarse es una materia prima EXCELENTE, así con mayúsculas. Yo las he comprado esta mañana, y estaban vivas... continuamente abriéndose las conchas y al más mínimo roce, se cerraban herméticamente. Más señal de frescura imposible. Además tengo la suerte de tener al lado el puerto de Caleta de Vélez y hoy además, eran almejas "del terreno" como le decimos aquí, las que se dan en esta zona de la Axarquía, con todo su #SaboraMalaga.

Hay quién aprovecha para hacerles una salsa verde (con perejil fresco muy picado), quien le echa limón (yo al pescado / marisco fresco no me gusta, porque le resta, para mí, sabor a la frescura). Pero yo las he hecho muy simples, porque con esta calidad, creo que cuanto menos se toquen, mejor quedan. Y además no he añadido sal, porque para mi gusto, con la propia que traen las almejas, es suficiente. El caldo que me ha sobrado, lo he colado y congelado. Es apto para cualquier guiso que hagamos de pescado o marisco. Pero sino queréis guardarlo, está buenísimo mojando pan o para tomarlo así simplemente. Aquí se aprovecha todo y no se tira nada. Pero vamos a la cocina, que esta receta está hecha en un "visto y no visto" y no vamos a perder más tiempo.

Ingredientes  (4-6 personas aprox)
- 1kg de almejas muy frescas.
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra, aromatizado con ajo. Si tenemos la oportunidad de tener el de la Axarquía, variedad verdial, suave y afrutado, tanto mejor. Para aromatizarlo, basta con dejar un ajo pelado en una aceitera. En 24h habrá cogido olor el aceite al ajo y lo podemos dejar dentro más días sin problemas. Sino lo tenemos aromatizado, bastará con añadir un ajo troceado y pelado.
- Agua (aproximadamente un dedo, pero si queremos más caldo, añadir más cantidad9.

Preparación:
- Para conservar las almejas hasta que las vayamos a elaborar, dejarlas cubiertas con un paño de algodón mojado. Así mantendrán su frescura. Aprox. 30 minutos antes de prepararlas, las pasamos por el grifo y las dejamos cubiertas de agua fría (poner hielo si hace falta), con sal y las dejamos en la nevera.
- Escurrir las almejas y volver a "lavarlas" bajo el grifo, para quitar el exceso de sal y la tierra que hayan podido soltar.
- En una cazuela baja o sartén, poner el aceite a calentar. Sino se tiene el aceite aromatizado, nos bastará con dorar, a fuego suave, un ajo hasta que esté dorado pero sin quemarse (que amargaría el plato).
- Cuando el aceite esté caliente, añadir las almejas de golpe, añadir un poco de agua (calcular  para cubrir el fondo escasamente, las almejas soltarán su jugo). Si añadimos el agua con el aceite caliente, nos puede salpicar y quemarnos, ojo con esto. 
- Tapar la cazuela / sartén y dejar a fuego fuerte hasta que se abran las almejas. Remover bien para que se reparta el calor.
- Servir enseguida en una fuente honda. Podemos ir sacando las almejas primeros y luego regarlas con su jugo, poniendo un colador para la posible tierra que puedan haber soltado.

Las almejas recién lavadas.


Una vez abiertas y salteadas


Un detalle de las almejas con su jugo


Lo que sobre del caldo, se cuela y se congela para aprovecharlo
en cualquier guiso de pescado.