Buscar este blog

Translate

lunes, 24 de noviembre de 2014

Patatas asadas con mahonesa sin huevo de aceitunas aloreñas

A veces una se anima no solo a cocinar, sino a presentar lo que cocina a concursos.... ahí es ná..... Al margen del concurso,  lo importante no sólo es participar sino compartir con los otros participantes y lo que se aprende de todo lo que se mueve allí. Y además el concurso es de lo más apetecible: el II Concurso Gastronómico: La Aloreña en la tapa II  Pinchando AQUI  tenéis toda la información de este concurso, que termina a fin de mes. Además han hecho 2 categorías: profesionales y "foodies" o cocinillas como yo me defino.... jejejeje.

Recordar que la Aceituna Aloreña es la única aceituna de mesa, hasta ahora, que tiene el distintivo de Denominación de Origen Protegida (DOP) al margén de tener el distintito de calidad Sabor a Málaga que otorga la Diputación Provincial. Producto único y muy típico de Málaga, raro será el bar que no te las ponga de tapa para acompañar una buena cerveza bien fresquita, o repartidas en una ensalada. Su aliño característicos con productos típicos de la comarca del Guadalhorce las hacen únicas en sabor y calidad. En esta receta además, le unimos el aceite de oliva virgen extra de Antequera, que también tiene DOP y el distintivo de calidad Sabor a Málaga. Sabroso regalo que me hizo una amiga antequerana y al cuál le estoy dando muy buen uso.

Pero vamos al lío que esta receta es muy sencilla y seguro que os va a gustar. Derechitos a la cocina que empezamos a enumerar ingredientes para colgarnos el delantal:

Ingredientes para 4 personas aprox.:
Para asar las patatas
- 2 patatas grandes.
- Sal gorda (aprox. 1kg)
- Especias al gusto: granos de pimienta, clavos de olor, ajos con su piel. tomillo, romero....
Para la mahonesa:
- 50grs de aceitunas aloreñas sin hueso ni rabito + algunas para decorar.
- El zumo de medio limón pequeño.
- Leche (yo he utilizado desnatada con calcio, pero la que soláis utilizar).
- Aceite de oliva virgen extra.
- Aceite de girasol.
- 1 ajo pequeño sin germen interior.
- Sal a gusto.

Preparación:
- Precalentamos el horno a temperatura alta.
- En una bandeja de horno, mejor si es algo profunda, ponemos una hoja de papel de asar. Sobre ella, ponemos las patatas lavadas (para quitarle la tierra que puedan tener) y entera con su piel y sin haberlas secados.
- Empezamos a echar sal gorda sobre las patatas, pero no toda, como la mitad aproximadamente. Añadimos las especias que hayamos escogidos y las repartimos entre la sal. Terminamos de cubrir con la sal gorda que nos quede. No importa sino están completamente cubiertas las patatas.
- Tapamos la fuente con papel de aluminio y las metemos al horno a 200ºC, aproximadamente 1h o hasta que al pinchar la patata, veamos que se pincha sin dificultad. Dependiendo del grosor de la patata o tamaño, puede tardar un poco más. 
- Mientras se asan las patatas, podemos adelantar tarea haciendo la mahonesa. Al llevar leche, es apta para los alérgicos al huevo. Y si utilizamos leche de soja, sería también apta para los intolerantes a la lactosa y la leche de vaca. 
- Las aceitunas que tenemos con el hueso y el rabito quitado, la ponemos en el vaso de la batidora, y le damos un par de golpe para triturarlas. No importa sino quedan todas uniformes o hay alguna que no se triturado. Sacar las aceitunas y reservar.
- En el mismo vaso, poner el ajo sin el germen interior, un dedo de leche, un dedo de aceite de oliva virgen extra y un dedo de aceite de girasol. Añadir sal y limón al gusto. Mejor quedarnos algo "corto" y rectificar si hiciese falta.
- Empezamos a batir, con la batidora pegada al fondo del vaso y si tiene velocidad, poner la mínima posible. Cuando veamos que empieza a subir la mahonesa, ir subiendo y despegando la batidora del fondo, en movimientos muy suaves y muy lentos. Ir aumentando progresivamente de forma pausada, la velocidad tanto de la batidora, como de los movimientos nuestros, para evitar que se nos corte la mahonesa. Rectificar de sal y de zumo de limón si hiciese falta. Nos tiene que quedar una mahonesa espesa. Si viéramos que está muy líquida, añadir un poco más de aceite (oliva o virgen, según veamos al probar). Si viéramos que está demasiado espesa, añadir un chorrito de leche. Así hasta obtener la consistencia deseada.
- Añadir la aceitunas trituradas y remover bien todo con una cuchara, para repartir las aceitunas por toda la mahonesa. Poner en un cuenco de servir, adornando la superficie con algunas mitades (sin hueso ni rabito) de aceitunas aloreñas enteras. Reservar en la nevera mientras se terminan de asar las patatas.
- Una vez asadas las patatas, quitar el exceso de sal con la ayuda de unos guantes de horno (cuidado que queman mucho). Pelar las patatas con la ayuda de una puntilla y cortarlas en rodajas gruesas.
- Servir las rodajas de patatas asadas con un poco de la mahonesa de aloreñas.

Empezamos con una materia prima excelente


Las aloreñas sin hueso ni rabito


Una vez pasadas por la picadora



Así queda la mahonesa de aloreñas lista para degustar


Aquí está presentada como tapa.



Las patatas asadas con la mahonesa de aloreña. De fondo, para acompañar,
pollo asado a la barbacoa. De tapa a menú delicioso ¿verdad?