Buscar este blog

Translate

martes, 20 de enero de 2015

Albóndigas fritas en salsa

Mis niñas estaban de antojos... sí, lo reconozco. Las albóndigas son de esos platos que le chiflan y les encantan comer. Suelo hacerlas en 2 versiones: en olla expres VER AQUÍ o bien una receta "hermana" pero hecha en cazuela tradicional VER AQUÍ  Y con los restos, si quedan, las pongo envueltas en hojaldres y son ideales para una cena rápida o un aperitivo VER AQUÍ  

Pero lo dicho, estaban de antojos y mi "pequeña!" (de 12 años recién cumplidos) se le apeteció albóndigas "fritas como las hace todo el mundo, pero con tu toque mamá"...... A ver como te quedas tras oír eso..... yo muerta, si me pinchan no sangro, os lo aseguro.

Esta receta, muy parecida a las  anteriores, sube más las calorías, al freír ligeramente las albóndigas. Sólo es un tostado por la parte exterior, para sellar la carne. Es verdad que las "pelotas"  (como las solemos llamar en Málaga), quedan más jugosas así, porque se sellan todo el aliño y el sabor de la carne. También quedan más firme en la cocción, y no hay peligro que se puedan abrir. Esta vez no tenía tiempo de dejarlas aliñadas para hacer las albóndigas al día siguiente. Así que el vino que normalmente hecho en la masa de la carne, se lo eché en la salsa. ¿Qué vino? Pues uno blanco de Tierras de Mollina, con la DO Vinos de Málaga y el sello de calidad #SaboraMalaga  Es increíble el sabor tan rico que da con medio vasito que le pongamos. Recomendable 100% Al igual que el AOVE utilizado, apenas un poco, que no llega ni a cubrir el fondo de la cazuela, suficiente para hacer el sofrito y llenar de sabor y aroma todo el guiso.

Pero me dejo de rollos. Os pongo esta versión, y ya elegís vosotros cuál hacéis ;-)

Ingredientes (aprox 6 personas)
- 1kg de carne picada (de un solo tipo de carne, o mixta, a vuestro gusto).
- 1 cebolla grande.
- 2 tomates y 2 zanahorias grandes.
- 2 dientes de ajos grandes pelado.
- Sal, pimienta molida, hojas de laurel, perejil picado. pimentón dulce.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Medio vaso de vino blanco de Málaga (afrutado).
- Pan rallado para el rebozado.
- Un poco de pan duro y leche fría para cubrirlo.
- 1 huevo.
- Aceite para freír.
- Aceite de oliva virgen extra, que yo he utilizado el verdial que es tan común en mi Axarquía, pero os recomiendo cualquiera de las ricas variedades que tiene Málaga.

Preparación:
- Aprovechar ese trozo de pan duro que ronda por la cocina, para cortarlo en dados y cubrirlo de leche fría. No importa que tenga la corteza, que sea integral, o de soja, o del tipo de pan que sea. Dejarlo a remojo, para que se ablande, mientras preparamos la masa de las albóndigas. Que apenas cubra de leche el pan, no hace falta más.
- Ponemos la carne picada en una fuente amplia, donde podamos amasarla cómodamente.
- Salpimentamos la carne, añadimos el perejil picado. Removemos bien.
- En el cuenco donde tengamos el pan remojado, añadimos el huevo y un poco de sal y removemos bien. Añadimos a la mezcla de la masa de carne y removemos bien. 
- Si vemos que la mezcla está muy húmeda y nos dificulta hacer las bolas, podemos añadir un poco de pan rallado, que absorverá ese exceso de humedad (por eso es bueno no hechar demasiada leche con el pan a remojo, porque además el exceso habría que tirarlo).
- Formar las albóndigas. Yo utilizo de medida una cuchara sopera: lo que quepa dentro es lo que cojo de masa. Pasar las pelotas por pan rallado, sacudir el exceso y reservar.
- Cortar la cebolla lo más fina posible y reservar. Los ajos nos bastará con pelarlos, quitarles el germen interior y partirlos en trozos medianos.
- Pelar los tomates y partirlos menudos. Reservar.
- Pelar 2 zanahorias y partirlas en rodajas. Reservar.
- En una sartén pequeña ponemos aceite para freír y vamos poniendo las pelotas, pero sólo para que doren ligeramente, el interior debe de quedar crudo. Sacar y poner sobre una fuente con papel absorvente, para coja el exceso de grasa. Repetir hasta que tengamos todas las albóndigas fritas.
- En una cazuela baja, ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra, con la cebolla y los ajos. Salpimentamos y rehogamos a fuego suave, hasta que la cebolla esté blandita. 
- Añadir la zanahoria y el tomate, rehogar todo bien. Añadir un poco de sal y pimienta para el tomate, y laurel a gusto (nos bastará con 1 o 2 hojas).
- Cuando el tomate haya perdido su agua, añadir las albóndigas. Regar con medio vaso de vino blanco de Málaga y completar con agua, sin que llegue a cubrirlas. Dejar guisándoses, a fuego medio, con la tapadera medio levantada, durante aproximadamente 20-30mnts. 
- Mover la cazuela de vez en cuando, para evitar que se agarren las pelotas. Rectificar de sal si hiciese falta. Procurar no meter la cuchara para evitar romper una "pelota". 
- Se pueden servir enseguida, espolvoreando un poco de perejil picado por encima, o bien, dejarlas para comer al día siguiente, que harán que estén más sabrosas. ¡¡¡ BUEN PROVECHO !!!

Este es el momento de la fritura. Fijaros que apenas están doradas,
y es lo que están haciendo la otra mitad.


¿A que podría ser una buena tapa una albóndiga como esta?
Lista para ser consumida.