Buscar este blog

Translate

domingo, 25 de enero de 2015

Arroz con magro de cerdo y azafrán manchego

Los domingos, no se porqué, parece que apetece más que nunca comer arroz ¿no os pasa a vosotros lo mismo? Quizás porque en mi casa, como era un día que no se trabajaba, no había colegio, no había que ir a comprar...en fin, que se dejaban todas las rutinas, nos levantábamos más tarde de lo habitual y daba igual comer a las 14h o a las 15h y lo hacíamos todos juntos, cosa que durante la semana, era misión imposible.

Receta fácil, sabrosa, preparada en apenas 1h escasa, con verduras de mi Axarquía y su rico #SaboraMalaga y magro de cerdo, carne sabrosa, sin huesos ni nervios, ideal para que la coman los más peques sin rechistar. Yo le echo cebolla.... hay quien dice que es ingrediente prohibido en un arroz, pero a mí me gusta el sabor que aporta. Quien crea que es pecado, se puede hacer igualmente sin ella y estará también rico nuestro arroz. 

Tenía varias fotos del paso a paso hechas, pero confiando en que las había enviado por email desde el móvil, las borré sin darme cuenta que no las había enviado....... ¡gran fallo!. Pero no hay más secretos que los que os voy contando en esta entrada para preparar este arroz.... salvo que pasemos a la cocina directamente y es lo que vamos hacer ahora mismo ;-)

Ingredientes para 6 personas aprox.
- 1 puñado grande arroz redondo por persona + 1 puñado más para la cazuela.
- 250grs de magro de cerdo, cortado a dados regulares.
- 1/2 cebolla picada lo más pequeña posible.
- 1 tomate grande maduro sin piel, cortado a dados pequeños.
- 1 pimiento pequeño (yo tenía uno mitad verde y mitad rojo).
- 1 puñado de habichuelas verdes (judías verdes, como le decimos en Málaga). 
- Un pellizco de hebras de azafrán manchengo, que tiene la DOP (Denominación Origen Protegida).
- 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, el sabroso #AOVE que no puede faltar en nuestras cocinas. En este caso, de mi comarca de la Axarquía con toda su calidad #SaboraMalaga
- Doble de agua o caldo de carne / verduras que la cantidad de arroz bien caliente: yo pongo el arroz en un cuenco o jarra grande. Mido por donde queda y empiezo a calentarla con un poco de sal, pimienta, unos clavos de olor y una hoja de laurel.
- Sal fina y unos ajos enteros con piel (con un par de ellos grandes pueden ser suficiente, pero a gusto).

Preparación:
- En una paellera, cazuela baja o sartén, ponemos el aceite de oliva virgen extra y los ajos enteros con piel.
- Cuando veamos que empiezan a coger calor, añadir la carne (sin salar, para que no suelte sus jugos) y rehogamos bien, para dejarla sellada. Retirar la carne y los ajos. Reservar.
- En ese mismo aceite, rehogar bien la cebolla con un poco de sal, para que "sude" y se ponga blandita y transparente. Añadir entonces el pimiento, sin la "cabeza" con las semillas, entero y el tomate. Rehogar todo bien, hasta que el tomate pierda su agua natural.
- Añadir todo el arroz y tostarlo bien, para sellarlo y quede bien rehogado. 
- Incorporar unas hebras de azafrán, y tostar ligeramente cuidando que no se quemen.
- Ponemos el magro y los ajos que teníamos reservado, las habichuelas verde y añadimos poco a poco, el agua / caldo que teníamos preparado bien caliente, distribuyendo bien el agua / caldo poco a poco hasta completar todo lo que tengamos de líquido. 
- A fuego suave, cocinar durante aproximadamente 15mnts, comprobando de sal y rectificando si hiciese falta. Al inicio, deberíamos de notar el agua / caldo ligeramente salada, cuando hemos incorporado todo el líquido y se ha unido a todos los ingredientes. No nos asustemos porque el arroz absorbe esa sal. 
- Cuando notemos el arroz casi hecho, apartar del fuego. A mí me gusta dejarlo reposar cubierto de una tapa o de un mantel, durante unos minutos, mientras preparo mesa. 
- Comer enseguida tras ese reposo, porque aunque esté fuera del fuego, el calor de la cazuela sigue "cocinando" el arroz y se nos puede pasar. ¡¡¡Buen provecho!!!

Las hebras del sabroso azafrán manchengo, listas para ser rehogadas.



Un plato listo para comer. Fijaros en la hebra de azafrán que hay delante del trozo de carne,
como colorea más intensamente al arroz: la magia del azafrán.