Buscar este blog

Translate

viernes, 13 de marzo de 2015

Pollo asado al Mondrón

Mondrón es una barriada, junto con Vilo,  perteneciente a Periana, en lo alto de la Comarca de la Axarquía malagueña. Está rodeada de olivos centenarios que  nos ofrecen su exquisito aceite de oliva virgen extra de la variedad Verdial, pero también cuenta con melocotones y naranjos. Os dejo en enlace a su web AQUI para que tengáis más información.

Este aceite es uno de los imprescindibles en mi fondo de despensa. Tanto en variedad más comercial, como la de aceite de oliva sin filtrar, más espeso  y más intenso de sabor y olor. Ese aceite lo uso tanto para cocinar  guisos, estofados, verduras (hace falta menos cantidad que el tradicional ya filtrado) como en crudo sobre una buena tostada de pan cateto. Integrada esta cooperativa en #SaboraMalaga nos ofrece una variedad de envases para todo tipo de consumidor. Os dejo AQUI  el enlace a su web, para que lo podáis conocer mejor.

Y esta receta, de un tradicional pollo asado pero con un toque más personal, tiene como protagonista a este rico #AOVE que llena de personalidad y extraordinario sabor a un sencillo pollo. Yo lo he preparado en una fuente oval profunda, de manera que la salsa, ha cubierto la mitad del pollo. De esta manera, queda muy jugoso y no tan seco como el tradicional pollo asado. ¿Quieres saber como lo he preparado? Pues a lavarnos las manos y colgarnos el delantal que nos vamos derechitos a la cocina.

Ingredientes para 4-6 personas:
- 1 pollo limpio y entero, para asar.
- 1 cebolla picada.
- Ajos pelados (al gusto 4-6 dientes).
- 1 limón pequeño.
- Laurel, granos de pimienta y pimienta molida, sal.
- Aceite de oliva virgen extra de Mondrón.
- Agua o caldo de pollo.
- Patatas para la guarnición, con sal gorda para asarlas.

Preparación:
- Precalentamos el horno a temperatura alta.
- Mientras tanto, salamos el pollo por dentro. Introducimos los ajos pelados y enteros, granos de pimienta (al gusto), la cebolla picada y laurel. Cerramos  con el limón partido por la mitad, y atamos el pollo, para que mantenga su forma durante el asado. Con una cuerda apta para cocinar y hornear, unimos los dos muslos y atamos, y pasamos el cordel a lo largo del pollo, y luego haciendo líneas horizontales, para que las alas no se abran durante el asado.
- Salpimentar el pollo por fuera y colocarlo en una fuente honda. Añadir un buen chorro de aceite de oliva virgen extra de Mondrón, como medio vaso de agua aproximadamente. Poner un poco de agua o caldo de pollo. 
- Introducir la fuente en el horno, a temperatura alta (200ºC - 180ºC) durante 1h aproximadamente, o hasta que veamos la superficie del pollo dorada. Sacar y dar la vuelta al pollo, para que se tueste la otra mitad.
- Si queremos acompañarlo de patatas asadas, en una fuente plana, ponemos una hoja de papel de hornear con una buena cantidad de sal gorda. Ponemos las patatas lavadas (sin secar) sobre la sal y cubrimos con más sal gorda. Si las patatas son grandes, las metemos debajo del pollo a la vez. Si son pequeñas, como las de estas fotos, se pueden meter cuando demos la vuelta al pollo.
- Una vez el pollo asado y dorado, sacamos del horno. Dejamos el pollo reposar sin salsa sobre una buena tabla. El interior del pollo (cebolla, ajos, especias sin el limón), lo ponemos en una sartén a fuego fuerte, junto con la salsa que haya soltado el pollo. El objetivo es reducir la salsa, concentrar sabores y que la cebolla coja otro punto de sabor en esa reducción (estará cocida pero aún un poco entera). 
- Mientras tanto, podemos ir poniendo en una fuente de servir, el pollo trinchado: muslos y sus contra muslos, alas, y pechugas. Podemos tapar con un papel de aluminio y meter en el horno (con el termostato apagado), que con el calor que tendrán, ayudará a que no se enfríe. 
- Las patatas, las sacamos y con las ayudas de dos manoplas de horno, les quitamos la sal del horneado. La podemos poner una fuente de barro y las conservamos al calor del horno, igual que el pollo, hasta el momento de servir.
- Servimos una ración de pollo, con la patata abierta por la mitad, y todo ello salseado con la salsa de cebollas y ajos que hemos reducido. ¡¡Buen provecho!!

El aceite de oliva virgen extra protagonista de esta receta.


El pollo atado y salpimentado.


Las patatas listas para meterse en el horno.


El pollo asado, listo para ser trinchado.


Otra vista del pollo asado.


Las patatas asadas y sin la capa de sal.


El plato listo para degustar.


Un resumen final de toda la receta.