Buscar este blog

Translate

jueves, 16 de abril de 2015

Ensalada crujiente de naranjas y zanahorias

Esta receta, la vi en el programa de cocina Roobin Food (Tele 5) y me encantó la idea de una ensalada crujiente. Me la anoté y he hecho mi versión, con algún toque particular. El resultado fue sorprendente (para bien) y de hecho, pienso seguir haciéndola más de una vez, porque nos gustó mucho.

Lo que si quiero ponerle la próxima vez, es un poco de queso fresco. El cocinero, David de Jorge le puso unas cucharadas de yogur natural (si azúcar). Pero yo más que eso, le pondría unos dados de queso fresco, y si es de cabra malagueña, tanto mejor, con todo su #SaboraMalaga

Me gustó mucho la propuesta que hizo David de Jorge de ser una ensalada para llevar al trabajo, picnic, playa, etc. En este caso, guardar aparte el pan tostado en la sartén y las almendras, las cebollas rojas y las endivias, y añadirlas en el momento de comer, para que no pierdan el crujiente. 

Aunque pueda parecer que las naranjas ya no están buenas en esta época, yo compré unas naranjas de la comarca del Guadalhorce que estaban riquísimas. Las puse sólo con la pulpa. Es muy fácil y luego en la elaboración os lo detallo.

Pero os cuento como prepararla, y seguro que no os vais arrepentir de haberla probado, A colgarse el delantal y vamos a la cocina.

Ingredientes para 4 personas:
- 2-3 zanahorias grandes ralladas.
- 1 naranja grande.
- Un trozo de cebolla morada.
- 1 endivia.
- Un puñado de almendras crudas.
- Una rebanada de pan cateto, o de pueblo. Puede ser del día anterior.
- Un puñado de aceitunas aloreñas, recordar  que además del sello de calidad #SaboraMalaga son las 1ª aceitunas de mesa con la Denominación de Origen.

Aliño: zumo (lo que quede tras sacar la pulpa) y ralladura de la naranja, sal fina, pimienta molida, vinagre de manzana, aceite de oliva virgen extra (yo siempre os recomiendo cualquier variedad de las que se producen en Málaga: variedad Verdial, Hojiblanca, Manzanilla.....).

Preparación:
- En una sartén sin nada de grasa, vamos a tostar ligeramente el pan. Para eso partimos la rebanada en dados regulares y a fuego suave, lo vamos dejando que se ponga crujiente. Las almendras las troceamos un poco y las echamos con el pan, para que también vaya tostándose. Las almendras pueden soltar su propio aceite, que lo recogerá el pan. Hacerlo sin prisas, removiendo con frecuencia, y a fuego muy suave. Reservar una vez lo tengamos listo.
- Mientras que el pan y las almendras se tuestan en la sartén, podemos ir preparando el aliño de la ensalada. Para eso poner en una ensaladera la ralladura de la naranja (sin la parte blanca que amarga). Rallar las zanahorias en la misma ensaladera (podemos guardar un poco para el momento de servir la ensalada, sin mezclar con el aliño). La naranja, quitarle por completo la piel y sacar los gajos sin la piel, cortando entre las pieles (se ve una línea fina blanca). Exprimir el zumo que pueda tener y añadir también a la ensaladera. Los gajos, trocearlos de tamaño grande. Añadir algunos al aliño y reservar si queréis otros para el momento de servir. Aliñar (al gusto) con sal, pimienta, vinagre de sidra y el aceite de oliva virgen extra. Reservar en la nevera sino lo vamos a tomar de momento.
- Quitar el hueso a un puñado de aceitunas aloreñas y reservar hasta el momento de montar la ensalada.  
- Montar la ensalada poniendo un  poco de envidias picadas en el fondo del plato. Recordar que las endivias, para que no amarguen, no se deben de lavar. Si tuvieran algo de tierra, con una servilleta se quita. Repartir sobre ellas el aliño de zanahoria ralladas y naranjas (sin el caldo del aliño). Si hemos guardado zanahoria rallada sin aliñar, incorporar también ahora. Poner las aceitunas aloreñas, la cebolla roja troceada, el pan tostado y las almendras. 
- Regar todo con el aliño de las zanahorias y naranjas. Podemos añadir un poco más de sal, aceite, y vinagre como toque final, si viéramos que hiciera falta. Servir enseguida.

La naranja pelada para sacar los gajos sin piel. Sólo es cortar los gajos por esos
hilos blancos que se ven (es la piel interna). 


El pan después de pasarse por la sartén. No cambia de color pero estaba
más seco y crujiente.


Las riquísimas aceitunas aloreñas, tan típicas de Málaga.


Los gajos de naranja y zanahoria aliñados. Mirad el jugo que suelta
cuando llevan un ratito aliñadas.


Detalles de la ensalada ya montada. Juego de colores con el morado de la cebolla,
el naranja de zanahorias y fruta, blanco del pan y almendras, verde de las aceitunas....


Otro detalle de la ensalada. Aloreñas y almendras tostadas ¡que buena combinación! 


Una ración que puede ser plato único ¿verdad?


El resumen de este paso a paso.