Buscar este blog

Translate

domingo, 21 de junio de 2015

Pollo en cazuela al vino de Rueda

Creo que el pollo es de las cosas que nos gustan a todos ¿verdad? Habrá quién prefiera la pechuga o las alitas. Asado, frito, en paella o a la barbacoa..... mil formas de prepararlo y siempre agradecido. Y si del cerdo se aprovechan hasta los andares, el pollo no se queda atrás porque con sus esqueletos y despojos, se utilizan para maravillosos caldos y sopas, al margen de la casquería. Además es una carne que también tiene un precio razonable, por lo cual, es otra de las causas que lo ponen como "producto favorito" en muchas cestas de la compra.

Hoy os lo traigo guisado en cazuela / olla, de forma muy sencilla pero muy sabrosa. Por un lado, el tomillo que es de las hierbas aromáticas que más me gustan cuando cocino con pollo. Y por otro, un riquísimo vino blanco de Rueda, con Denominación de Origen. Le sumamos también un delicioso aceite de oliva virgen extra malagueño. Hay varias comarcas malagueñas con el sello de calidad #SaboraMalaga (Ronda, Guadalhorce, Axarquía...) pero además en Antequera, también tiene su aceite la Denominación de Origen.

No me enrollo y pasamos derechito a la cocina, que esta receta se hace casi casi sola y mientras se guisa, podemos ir preparando la guarnición: verduras cocidas, arroz largo salteado, unas patatas (fritas o asadas...o en puré)... la imaginación al poder.

Ingredientes para 4 -6 personas 
- 1 pollo sin piel y troceado.
- 1 cebolla mediana.
- 2 dientes de ajos grandes pelados.
- Aceite de oliva virgen extra, al ser posible de Málaga.
- Sal, pimienta negra molida y tomillo.
- 1 vaso (de los agua) de vino blanco de Rueda.

Preparación
- En una cazuela baja y amplia, cubrimos casi todo el fondo con aceite de oliva virgen extra. Rehogamos la cebolla picada lo más fina posible y los dientes de ajos enteros (se perderán en la salsa durante el guiso), a fuego suave para evitar que se nos queme.
- Mientras tanto, vamos salpimentando todos los trozos de pollo. Los añadimos cuando la cebolla empiece a ponerse blandita y transparente.
- Rehogar bien el pollo, para que coja un ligero color dorado por fuera, pero por dentro esté crudo.
- Añadir vino blanco de Rueda y tomillo seco (como una cucharilla de café rasa). Dejar guisar con la cazuela medio destapada a fuego medio. De vez en cuando, más que remover con una cuchara de madera, menear la cazuela. Tardará aproximadamente unos 30mnts en guisarse, pero dependerá del tamaño de los trozos de pollo.
- Una vez el pollo guisado, si nos ha quedado mucha salsa, retiraremos todos los trozos de pollo. Con la salsa, poner la cazuela a fuego fuerte y dejar que reduzca. Esto además hará que se concentren los sabores. Podemos dejar durante el guiso el pollo "justo" de sal, porque si tenemos que reducir la salsa, nos podemos encontrar que esté ligeramente salada. También podemos espesar añadiendo un poco de Maicena (harina de maíz) disuelta en agua fría y ligando con la salsa sin para de remover bien.
- Emplatamos  con los trozos de pollo guisado y regado por su salsa. No olvidéis acompañar de un buen pan, porque la salsa invita a mojar pan. 

El  pollo listo para servir y disfrutar.


El sello distintivo de la D. O. Rueda