Buscar este blog

Translate

sábado, 27 de junio de 2015

Té con menta y limón con helado

Esto puede ser una merienda, un tentempié a media mañana para recuperarnos cuando venimos de la calle con las temperaturas propias del verano, o tomarlo después de una buena comida o cena. 

A mí me gusta tener el té frío en la nevera, para que al ponerle el hielo picado, no se derrita pronto. Y me gusta la variedad de té verde con menta, porque en frío, me parece la opción más refrescante. Sino tengo, le pongo una bolsa de menta poleo, que también deja un gusto muy refrescante en frío.  Y como el té va con hielo, y aumenta la proporción normal de agua, me gusta poner 2 bolsitas de infusión en vez de 1. También le añado unas rodajas de limón natural, para que acentúe ese frescor. Y para endulzar, yo me declino por la miel y todas sus propiedades. Además que en verano, con tanta bebida fría, es lo mejor que podemos tomar para nuestra garganta. Y en Málaga tenemos miel de altísima calidad, con un abanico impresionante de sabores (romero, espliego, azahar, tomillo, eucalipto, aguacate, miel flores.....etc). Y todo ello con el sello de calidad #SaboraMalaga

El helado es tipo sorbete, más refrescante que el típico helado de cremoso. A mi me gusta mezclar lo con el té, y lo voy tomando con pajita poco a poco. Pero me dejo ya de tonterías y nos metemos a preparar esta refrescante bebida para los calores que nos azotan.

Ingredientes (para cada persona):
- 1 taza de agua a punto de hervir
- 2 sobres de té a la menta
- Ramitas de menta o hierbabuena
- Rodajas de limón
- Miel para endulzar a gusto
- Helado sorbete de limón
- Hielo picado 

Preparación:
- Calentar el agua a punto de hervir. Añadir las infusiones de té, unas hojas de menta / hierbabuena y unas rodajas de limón.
- Endulzar a gusto con miel y dejar reposara 2-3 minutos aproximadamente.
- Colar todo y enfriar en la nevera hasta que lo vayamos a consumir.
- Para servir, poner en un vaso alto, unas hojas de menta / hierbabuena,  unas rodajas de limón e hielo picado. 
- Regar con el té frío de la nevera sin llegar al borde del vaso. Poner 1 o 2 bolas de sorbete de limón y decorar con unas hojas de menta fresca.

Infusionar el té con la menta y limón


Listo para servir y disfrutar