Buscar este blog

Translate

miércoles, 22 de julio de 2015

Salsas para barbacoas

Pues a petición de mi querida Eva Guzmán, dejo en esta entrada un surtido de salsas caseras para barbacoas. Me lanzó el guante en directo, y yo se lo recojo muy gustosamente. Sabéis que estoy abierta a todas las sugerencias que me queráis hacer llegar y sirva esta entrada, de ejemplo.

Algunas ya tengo publicadas y os puedo poner las fotos, y en este caso, os pongo el enlace a la entrada del blog donde explico todos los detalles. Otras, os dejo aquí la receta de como hacerlas pero no tengo fotos, pero son fáciles y aptas para los más novatos en la cocina.

Vamos al lío, que hay salsas para todos los gustos. Hoy nos vamos derechitos al jardín, que la barbacoa ya la tenemos encendida.

- Mahonesa sin huevo: esta salsa está muy indicada en verano. La tradicional de huevo, es aconsejable tomarla en el mismo día que la hagamos y tirar el resto. Haciéndola con leche, nos dura más días en la nevera. En este enlace os cuento cómo prepararla:  http://bit.ly/1TP1jN2


- Mahonesa con Aceitunas Aloreñas: con la misma base que la salsa anterior, obtenemos esta rica y original mahonesa. Tan sólo hay que tener un buen puñado de Aceitunas Aloreñas, con todo su #SaboraMalaga y la DO Aceitunas Aloreñas, quitar el hueso y picarlas muy menudas. La mezclamos con la mahonesa ya hecha y lista para comer. Ideal para carnes o pescados. Un ejemplo lo tenéis en esta entrada con patata asada: http://bit.ly/1wuef3M  


- Alioli: la receta original es con una yema de huevo, ajo muy picado, aceite de oliva, sal y vinagre. Se hace en mortero, ligando todo hasta conseguir una salsa mahonesa bien ligada. Se puede hacer, más rápido con la batidora, añadiendo aceite en forma de hilo muy fino y poco a poco. Es ideal para arroces secos, fideuas y pescados. 

- Mahonesa de mostaza y miel: yo la he probado y me gusta y resulta muy original, aunque en casa esta mezcla de salado y dulce no termina de hacer "tilín" en casa. Sobre una mahonesa ya hecha (que puede ser ya comprada), es mezclar al gusto mostaza antigua (la de granitos) con una miel suave (por ej de mil flores o romero, y en la Axarquía, en concreto en Cómpeta tenemos una variedad deliciosa). La proporción suele ser 2 cucharadas (de postre) de mostaza, por 1 de miel, aunque esto es muy particular y hay quien ajusta estas cantidades a su gusto, dejando una salsa más fuerte (con más mostaza) o más agridulce (poniendo más miel). Yo la veo indicadas para carnes suaves como la de pollo.

- Aceite de ajo y perejil: esto es un clásico en mi nevera. Va casi con todo: lo mismo que para un pescado a la plancha, al que ponemos un poco de esta salsa una vez emplatado, que una carne. En la barbacoa de carnes, si es una chuleta por ej, una vez asada una parte, al dar la vuelta, me gusta poner un poco del majado de ajo y perejil sobre la carne. Con el calor de la barbacoa, el ajo se tostará sin quemarse, dando sabor a la carne. Es tan sencillo como picar lo más finamente posible, ajo y perejil (sólo me gusta poner las hojas) y cubrirlo con nuestro oro líquido: aceite de oliva virgen extra. La salsa que os sobre, se conserva muy bien en la nevera varios días y os aconsejo taparla con un film de cocina, para evitar que la nevera huela a ajo. Aquí os cuento los detalles http://bit.ly/1KjHmcM


- Tomate rallado al aceite de ajo: Con el calor de la barbacoa, se agradece una salsa fresca en muchas ocasiones. Si os gusta esta opción, os aconsejo esta salsa. Al estar el tomate al natural, aprovechamos todas las vitaminas y sus propiedades. Si os gusta el picante, podéis añadir una guindilla (o varias) picadas, o unas gotas de tabasco. Aquí os dejo la entrada al blog de esta receta  http://bit.ly/1GAL9xn


- Chimichurri argentino: esta receta es como la receta de la paella, hay tantas versiones como personas. Yo os digo una receta básica, que me gusta tomar sobre todo con costilla asada y cortada al estilo argentino (corte horizontal y no vertical de las costillas). La podemos hacer en bote de cristal que tengamos vacío (por ej de mahonesa) y así lo que nos sobre, se conserva perfectamente. Ponemos una taza grande de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada sopera de: orégano seco, perejil, fresco muy picado, ají o guindilla (si os gusta el picante, al gusto), vinagre de vino, sal al gusto (es opcional, y no echar mucha por si añadimos sal en escamas a la carne), toque de pimienta molida, ajos pelados y picados muy fino (podemos quitar el germen interior para que no repita). Se agita todo bien para ligar los ingredientes y lo ideal es hacerla con antelación para que se mezclen los sabores de las especias. Cada vez que se usa, se agita bien. Hay quien sustituye el ají / guindilla por pimentón picante, pero como os digo, hay tantas versiones como nos pueda dar la imaginación.

- Tomate frito al microondas; la salsa de tomate, es la salsa "milagro" cuando hay niños, porque raro es que no coman algo si lleva tomate frito. Os dejo una entrada al blog, para hacerlo en el microondas, sin manchar cocina, muy rápida y fácil. Ideal para acompañar cualquier carne braseada. Y si os gusta picante, sólo es añadir guindilla o tabasco. Aquí tenéis la entrada del blog http://bit.ly/1CJ8OgN




Pues yo creo que con estas ideas, tenemos salsas más que suficientes para acompañar a nuestras barbacoas. Podemos hacer varias y servirlas en pequeños cuencos, de manera que cada comensal se sirva la que más le guste. Espero que os haya servido de  ayuda, por si no queréis usar las salsas ya envasadas que encontramos en cualquier supermercado. Aquí os dejo un resumen de todas las salsas.