Buscar este blog

Translate

martes, 17 de noviembre de 2015

Rape con langostinos

Esta receta se hace mientras se pone la mesa.... rápida y rica. De precio hay para todos los bolsillos. El fresco, suele ser a estar a un precio medio, pero llegando por ej las Navidades, por la demanda de este rico pescado en estas fechas, suele subir bastante. En las tiendas de congelados, los tenemos tanto de origen nacional como importado. El abanico de precio, también va en función si son piezas enteras, sólo colas, etc. 

Siempre podemos tener una buena ocasión para prepararlo. El rape es un pescado blanco con proteínas con un alto valor biológico. Su carne gelatinosa, es muy suave y digestiva. Es uno de los pescados que se utiliza para sopas y cremas y que sientan muy bien cuando se tiene trastornos digestivos. Sólo posee un hueso central, que lo hace muy fácil para que sea comido por niños o personas mayores.

Y esta receta es de lo más sencilla y fácil. Podemos tener los langostinos ya pelados con antelación, y habiéndoles quitado la tira negra que tienen en el dorso, y que es muy terrosa en la boca. Se quita muy fácil haciendo una incisión con una puntilla y limpiándola con el propio cuchillo. También podemos agrandar este plato añadiendo unas almejas o mejillones... ya al gusto vuestro. Si se hiciera más cantidad, después de rehogar la cebolla y la harina, se puede pasar todo a una fuente de horno, y a una temperatura de 150ºC, hornear el pescado.  Pero pasemos a la cocina, que ya tenemos las manos lavadas y el delantal colgado.

Ingredientes para 4 personas:
- 1 kilo de rape cortado a trozos
- 1 cebolla
- Media cucharada sopera de harina de repostería o de trigo.
- 200 grs de langostinos crudos y pelados.
- Caldo de pescado (rehogar las cáscaras en aceite de oliva virgen extra y cubrir con agua. Hervir durante 5mnts presionando bien las cabezas. Colar y reservar).
- Sal fina y pimienta de colores en granos.
- Perejil picado para adornar.

Preparación:
- Con los langostinos pelados, y la ayuda de un puntilla, abrir ligeramente el dorso para quitarles el hilo negro terroso que contienen. Reservar.
- Partir la cebolla en juliana fina y rehogar a fuego suave, en una sartén con aceite de oliva virgen extra. Salar para que "sude" y suelte toda su agua.
- Añadir la harina y rehogar bien para que se tueste y pierda el sabor a harina.
- Incorporar un poco de agua de haber cocido las cabezas de los langostinos. Deslír bien la harina evitando que queden grumos en la salsa (si quedaran, podemos pasar todo por la batidora). 
- Poner el rape y las bolas de pimientas, dejar guisar unos 10 minutos a fuego suave. Ir moviendo la cazuela en vez de remover con la cuchara. Si vemos que la salsa queda demasiado espesa, añadir más agua o caldo.
- Cuando veamos que el rape está casi hecho, añadir los langostinos, tapar la cazuela y dejar que se hagan. Los langostinos estarán en su punto pasados 2 o 3 minutos.
- Servir inmediatamente con un poco de perejil picado por encima. ¡Buen provecho!

Una ración lista para servir.


Fijaros en el dorsal del langostino abierto, y sin la tira negra.


Un detalle del plato.


Foto resumen de la receta