Buscar este blog

Translate

domingo, 17 de enero de 2016

Arroz para guarnición

Este arroz se ha convertido en una de las guarniciones preferidas en casa. Lo tomamos con todo y sobre todo. Lo mismo sirve en frío con un poco de atún en conserva y unos tomates para una ensalada, que para acompañar un pescado a la plancha o un pollo asado. Se cuece en apenas 18 minutos aproximadamente, y después de escurrirlo, si os apetece, se puede pasar 1 minuto por la sartén con aceite de oliva virgen extra y unos ajos en láminas. Esto hará que tome otra textura y sabor realmente delicioso. 

Esta guarnición es una mezcla (que ya se comercializa así) de arroz vaporizado, con arroz salvaje y arroz rojo:

El arroz salvaje es rico en fibra, proteína e hidratos de carbono, y bajo en grasas. Pero además nos aporta Potasio, Magnesio, Calcio y Fósforo. Muy recomendable su consumo en personas que sufren de estreñimiento.

El arroz rojo es también un arroz salvaje muy rico en fibra, Hierro, Magnesio, Zinc y Vitaminas B6. Es antioxidante y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Por su contenido en fibra, lo hacen muy saciante y adecuado para personas con problemas de estreñimiento. 

El arroz vaporizado se obtiene después de someter el arroz con cáscara a remojo a temperatura alta, y luego se somete a presión por vapor, donde se elimina gran parte del almidón que contiene además de su cáscara. A pesar de este procedimiento, sigue conservando gran parte de sus minerales y vitaminas, que otros arroces, por el proceso de pulido en el grano al que se someten, pierden. Al no tener tanto almidón como otros arroces (el redondo por ejemplo), hace que el grano quede más suelto al cocinarlo. Contiene menos hidratos de carbono que otros arroces, lo que lo hace adecuado para personas con los niveles de azúcar alto. Al igual que las otras variedades comentadas antes, es rico en Calcio, Zinc, Magnesio y Potasio. 

Vamos a la cocina que esta receta es rápida y no quiero entreteneros:

Ingredientes:
- 1 puñado de arroz por persona (haced un poco más, aguanta perfectamente en la nevera cubierto con un film de cocina unos días).
- Agua, sal  y una hoja de laurel.
Opcional: aceite de oliva virgen extra y láminas de ajos.

Preparación:
- En una olla alta y amplia, ponemos el agua a hervir con una hoja de laurel. Cuando hierva a borbotones, añadimos la sal.
- Incorporar el arroz en forma de lluvia, no de golpe, para evitar que se apelmace y remover bien. Cocer unos 18 mnts. o hasta que al probar, esté al dente. Normalmente en los envases pone los fabricantes el tiempo de cocción.
- Pasado este tiempo escurrir el arroz. Se puede pasar por agua fría para detener la cocción, sino se va a consumir de forma inmediata. 
- Si lo vamos a tomar nada más cocer, podemos calentar un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y poner unas láminas de ajo. Cuando comience a dorarse el ajo, añadir el arroz y dar unas vueltas rápidas para que se impregne bien del aceite y el ajo. Servir enseguida.

El arroz una vez cocido y listo para comer.