Buscar este blog

Translate

martes, 9 de febrero de 2016

Bastones de pan con sal rosa al vino de Málaga

Esta receta la hemos hecho en una mano a mano mi hija pequeña y yo. Es fácil y muy resultona. Además queda abierta a montones de posibilidades. Desde las formas de los bastones de pan, hasta añadirles especias, tacos de embutido, queso rallado….. la imaginación al poder ¿verdad? Nosotras sencillamente, le hemos puesto sal rosa en escamas al vino de Málaga….un toque sencillo pero delicioso, con todo el @SaboraMalaga

Es una masa muy fácil que sube muy bien. En apenas 2h de reposo, ya estaba doblado su volumen.  Yo he dejado los bastones subir un poco, una vez formados, mientras se hacía un bizcocho en el horno. No han crecido mucho más, pero si un poco.

Pero vamos a meternos en  harina, y nunca mejor dicho. Si tenéis niños en casa, que se laven las manos ellos también, que ya veréis como disfrutan haciendo esta receta.

Ingredientes:
-          500grs de harina de fuerza (dejar 50grs pesado y aparte).
          300ml de agua templada (dejar 100ml reservada aparte).
-          ½ cucharadita de sal fina.
-          1 dado de levadura fresca, o un sobre de levadura de panadero.
-          Aceite de oliva virgen extra: yo  he utilizado la variedad Verdial, para darle un toque muy suave y afrutado. Pero si queréis un toque más intenso, podéis utilizar por ej., la variedad Picual.
     Sal rosa en escamas al vino de Málaga.

Preparación:
Empezamos calentando el agua. Con 30 segundos en el microondas, nos puede servir. Tiene que estar caliente pero no hirviendo, que podamos meter un dedo sin quemarnos. Añadir la levadura y disolver. Reservar.
 En un cuenco amplio, poner la harina tamizada y añadir la sal. Remover bien. Hacer un agujero en el centro e ir añadiendo el agua con la levadura disuelta. Amasar todo bien para intentar formar una bola de pan elástica. Como tenemos reservada agua templada y harina, vamos añadiendo si vemos que le hace falta. ¿Qué la masa se raja mucho y no se puede formar una bola uniforme? Añadimos un poco de esa agua, mejor poco a poco a cucharadas por ej., hasta que veamos en el amasado que sea suficiente. ¿Está la masa muy líquida y pegajosa? Quizás hemos echado demasiado líquido y hace falta un poco más de harina. Hacer lo mismo: poco a poco para no pasarnos en la cantidad.
Cuando tengamos una masa uniforme y brillante, que al hundir el dedo, recupera la forma, la dejamos reposar. Para ello la dejamos en el cuenco inicial, con un paño húmedo por encima y la dejamos en un lugar templado hasta que doble su volumen (el horno por ej.).
Pasado este tiempo y que esté bien fermentada la masa, la sacamos del cuenco y amasamos bien, para quitar todo el aire que pueda tener. Con la ayuda de un rodillo, estiramos un cuadrado no dejándolo muy fino de grosor. Con un corta pizza, vamos cortando tiras, del grosor que queramos, en este caso, nos gustó hacerlas gruesas. Una vez cortadas, las doblamos por la mitad y la vamos trenzando de forma retorcidas. Las dejamos sobre una fuente de horno con papel de hornear. Repetimos con todas. Dejar subir un poco más de volumen cubiertas con un paño.
Encender el horno a temperatura alta. Pincelar todos nuestros bastones con aceite de oliva virgen extra y espolvorear la sal rosa en escamas al vino de Málaga por encima.
Meter al horno a 180-200ºC hasta que veamos que nuestros bastones están dorados y cocidos. Según el tamaño de los mismos y nuestro horno, puede tardar entre 15 y 30 minutos.
Sacar del horno cuando estén dorados y comer enseguida. Los que sobren, se conservan bien en un bote hermético o lata metálica.

Foto resumen de esta receta
 

La masa ya estirada después de fermentar hasta doblar su volumen


El grosor que dejé para estos bastones.


Con un corta pizzas es muy fácil cortar la masa.


Sal rosa en escamas alvino de Málaga: nuestro toque sabroso


Algo tan rico tenía que tener el sello Sabor a Málaga


Empezamos a trenzarlas tiras de pan que hemos cortado.


Listos y horneados para llevar la mesa nuestros bastones.


Podemos hacer diferentes formas: caracolas, trozos sin retorcer.... lo que nos guste.


Unos bastones listos para consumir.


Fijaros como la sal en escama queda en la corteza.