Buscar este blog

Translate

domingo, 28 de febrero de 2016

Tortilla de calabacín

Tengo el lujo que mi amigo Jorge, me trae de vez en cuando calabacines cultivados en su campo, sin productos químicos y todo de forma natural. A veces me trae de los que lleva a la corrida de frutos para vender. Otra veces, de los que destierran en el campo porque son feos, salen muy torcidos, o alguna cosa que tengan a la vista, que hace que no se vendan cuando van a las tiendas. Os quiero decir que esos que nadie quiere, son igual de ricos y estupendos que los otros más "perfectos".

Hoy he aprovechado que otro amigo, Antonio, me había traído huevos de sus gallinas. Animales cuidados en libertad y con cereales. Sólo produce para la familia y algunos amigos, que tenemos la suerte que nos regale alguna docena de vez en cuando. Un auténtico lujo estos huevos, os lo aseguro. Y con estos huevos, he hecho una tortilla de calabacín que era un auténtico lujo, os lo aseguro.

¿Queréis que os cuente el paso a paso de esta sencilla pero deliciosa tortilla? Pues a lavarse las manos que nos metemos en cocina ¡¡ya!!

Ingredientes para 4 personas
- 2 calabacines grandes
- 2 huevos grandes
- Aceite de oliva virgen extra, que yo he utilizado la variedad Verdial de la Axarquía, con todo su #SaboraMalaga
- Sal fina

Preparación
- Lavamos bien los calabacines y secamos. Cortamos los extremos y partimos por la mitad a lo largo. Hacemos cortes a lo largo, a modo de palos estrechos, y luego cortamos de forma horizontal, procurando que nos salgan dados regulares.
- En una sartén amplia ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra, como un par de cucharadas soperas aproximadamente. Cuando empiece a estar caliente, incorporamos los dados de calabacines y echamos sal. Rehogamos a fuego medio alto, para que suelten rápido el agua que contienen.
- Cuando tengamos ya la verdura rehogada y blandita, apartamos del fuego y sacamos a un plato, escurriendo el posible aceite que pueda quedar. Batimos los huevos con un poco de sal y mezclamos con estos dados de calabacín rehogados.
- En una sartén pequeña, ponemos una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra y cuando esté caliente, añadimos la mezcla de huevo y calabacín. Removemos ligeramente y dejamos cuajar a fuego medio. Pasados 3 – 5 minutos, que veamos que ya está cuajada la tortilla por el lado de la sartén, con un plato llano grande, damos la vuelta y dejamos cuajar por el otro lado.
- Servir enseguida muy caliente. Se puede acompañar de unos dados de tomate natural.

Vista de la tortilla lista para comer. Espero que os guste.