Buscar este blog

Translate

viernes, 11 de marzo de 2016

Mejillones picantes con tomate

Hoy os traigo una forma distinta de tomar mejillones: con una rica salsa de tomate ligeramente picante. El picante siempre es algo opcional y al gusto de quienes vayan a comer. A mí me gusta que note ese picor, pero sin que le reste sabor al plato porque el picante es muy potente.

Los mejillones siempre súper frescos. Si no lo vamos a preparar recién comprados, os aconsejo que se guarden en la nevera envueltos en un paño húmedo, en la zona más fría de la nevera. De esta manera, lo vamos a mantener en las mejores condiciones de conservación.

A esta receta sólo le falta un buen pan para mojar la salsa, y cuando lo probéis, veréis que no miento en absoluto. ¿Nos metemos en la cocina? Pues a lavarse las manos que el delantal lo tengo ya colgado.

Ingredientes para 4 personas:
- 1kg de mejillones frescos.
- 500grs de tomates naturales maduros.
- 1 cebolla grande.
- Unos dientes de ajos y cayena (al gusto).
- Sal fina y pimienta molida.
- 1 hoja de laurel
- Perejil picado para adornar
- Aceite de oliva virgen extra, que yo os recomiendo las ricas variedades de #SaboraMalaga

Preparación:
- Lavamos bien los mejillones, quitando todas las hebras y lapas que puedan contener las conchas. Reservamos.
- Lavamos los tomates, pelamos y partimos a dados pequeños. No importa sino quedan muy finos. A mí me gusta encontrarme algún trozo comiendo.
- Quitamos el germen a los ajos y los picamos finos, junto con la cebolla, que también la picaremos lo más fina que podamos. 
- En una cazuela con un fondo de aceite de oliva virgen extra, empezamos rehogando la cebolla con el ajo. Salpimentamos ligeramente. Cuando la veamos blandita, añadimos el tomate y la cayena (yo solo he puesto 1, pero va al gusto) y la hoja de laurel. Dejamos rehogar bien el tomate, con la cazuela medio tapada (por las salpicaduras que a soltar) y removiendo de vez en cuando. Lo dejamos a fuego suave hasta que el tomate haya perdido parte del agua que contiene y esté la salsa espesando.
- Añadimos los mejillones y tapamos, dejando que se abran con el vapor de la salsa de tomate. Una vez abiertos, vamos sacándolos uno a uno fuera del fuego, mientras que dejamos la cazuela a fuego suave. Quitamos la concha superior del mejillón, y la posible hebra que pueda tener el mejillón en su interior. Vamos reservando aparte. 
- Con la salsa de tomate reducida, apartamos del fuego para emplatar. Ponemos en un plato sopero los mejillones formando un círculo y regamos todo con la salsa bien caliente. Si los queremos servir de forma conjunta, elegir una fuente que sea un poco honda. Poner los mejillones y regar con la salsa. Sino cabe todo, poner una salsera aparte para quién se quiera añadir más salsa en su plato. Espolvorear con perejil picado muy fino. Servir enseguida.



Foto de una ración lista para servir.