Buscar este blog

Translate

jueves, 10 de marzo de 2016

Pasta con calabacín y tomate casero

Tenía ganas de un plato de pasta ligero, sin demasiada salsa de tomate. Tenía ya una hecha, sólo con tomates del campo de mi amigo Jorge cultivados sin químicos y la preparé en el microondas  (ver  AQUI  ) 

Además quería probar una nueva pasta ecológica que han empezado a traer en el supermercado. La verdad que me ha encantado en todos los sentidos y va a ser una de las habituales ya en mi despensa. Tenía algo de carne picada, y unos calabacines de mi amigo Jorge riquísimos, cortados la noche anterior. Así que no me lo pensé y me preparé un plato de pasta rápido, fácil, riquísimo y sin sensación de pesadez tras terminar de comer. Si le quitamos la carne que tiene, sería un plato apto para vegetarianos. Os cuento como hacerlo. ¿Me acompañáis a la cocina?

Ingredientes para 6 personas:
-500 grs de pasta bio (espirales en este caso).
- 200grs de carne picada (cerdo en este caso).
- 2 calabacines grandes (pesaban algo más de 500grs)
- Ajos, laurel, orégano y queso rallado al gusto.
- Aceite de oliva virgen extra, que yo utilizo la variedad Verdial tan típica de la Axarquía y con todo su #SaboraMalaga
- Sal fina y pimienta molida.
- Agua
- Salsa de tomate casera

Preparación:
- En una olla amplia ponemos bastante cantidad de agua, con algunos ajos y laurel para que perfume el agua de cocción. Esperamos que hierva y añadimos sal. A continuación, la pasta bio poco a poco y sin parar de remover, para evitar que se nos quede pegada al fondo de la olla. Cocemos según los minutos que indique el fabricante.
- Lavamos los calabacines y sólo quitamos los extremos. Los partimos por la mitad a lo largo y otra vez a la mitad. Partimos en dados regulares y reservamos.
- En una sartén amplia, rehogamos los calabacines en aceite de oliva virgen extra, sin añadir sal porque empezarían a soltar agua y nos interesa que se queden más tostados inicialmente. 
- Cuando veamos que han cambiado de color, añadir la carne ligeramente salpimentada y rehogarla junto con los calabacines, a fuego fuerte y sin cesar de remover bien todo. Reservar.
- Al estar la pasta cocida al dente, escurrir y enfriar ligeramente para que no siga cociendo. Volver a poner en la olla, y añadir la carne y los calabacines salteados. Remover bien.
- Repartir en platos individuales, con queso rallado y orégano al gusto, y un hilo de salsa de tomate caliente por encima. ¡¡Buen apetito!!



La pasta lista para servir ¿quién será el primero?