Buscar este blog

Translate

domingo, 24 de abril de 2016

Chimichurri

Esta es una rica salsa de origen argentino, ideal para acompañar carnes a la brasa. Hay mil recetas de chimichurri.... esto es como la paella: cada uno aporta su propia receta y todas son deliciosas.

En mi caso os voy a dar la que me dio una amiga argentina y que en casa nos gusta mucho. Las cantidades de especias son un poco orientativas: yo sólo le pongo 1 cayena porque nos gusta muy suave pero quién lo quiera más picante, es añadir más. Si os gusta una salsa con color suave, poner menos pimentón (que puede ser dulce o picante o una mezcla de ambos). Hay quién le añade un poco de vinagre de vino blanco a esta salsa. A mí particularmente, no me gusta porque a veces echo limón natural sobre los asados. Pero queda puesto como opción.

Se conserva muy bien durante varios días. Yo lo pongo en un bote de cristal (reciclar los botes de mermeladas, conservas, mayonesas....) y lo guardo en la nevera donde menos frío haga. Luego se remueve bien, porque las especias tienden a irse al fondo, y está lista para servir. Si el frío de la nevera os cuaja el aceite, vuelve a su estado normal dejándolo un rato a temperatura ambiente.

Pues dicho todo esto, nos metemos en la cocina. Esta salsa se elabora en un abrir y cerrar de ojos y nos metemos en la cocina al grito de ¡ya!

Ingredientes:
- 500ml. de aceite de oliva virgen extra.
- 1 cucharadita (siempre se refiere a postre) de perejil picado fino, comino molido, orégano, tomillo y otra de romero.
- 1 cucharadita de pimienta en grano, que yo he utilizado de surtidos variados de pimientas (estas que vienen rosa, blanca, negra...etc).
- 1 cayena
- 5 ajos grandes pelados y picados menudos.
- 2 cucharaditas de pimentón dulce.

Preparación:
- En una sartén pequeña o cazo, poner el aceite de oliva virgen extra con los ajos picados y todas las especias, excepto el pimentón.
- Poner al fuego muy suave, porque tiene que calentarse sin que los ajos lleguen a freír. Tienen que tener calor para que las especias suelten sus aromas.
- Cuando veamos que el aceite ya lleva unos minutos caliente, y antes que se quemen los ajos, apagar el fuego. Añadir el pimentón, remover todo suavemente y alejar del fuego, dejando la sartén o el cazo tapado, para que el calor no se pierda y las especias suelten sus sabores en el aceite.
- Servir en un cuenco y poner un poco de salsa sobre la carne ya asada. 

El chimichurri puesto sobre un plato para que veais como queda.


No olvidar utilizar un buen #AOVE que es la base de esta salsa.


Algunas especias flotando en la superficie de la salsa.