Buscar este blog

Translate

martes, 3 de mayo de 2016

Jibia a plancha

La jibia también es conocida como sepia o choco. Es uno de los moluscos menos conocidos y menos valorados, pero tiene muchas excusas para que forme parte de nuestro fondo de nevera de forma habitual.

Hay mucha queja que suelen ser duras. Esto es porque no se ha quitado la tela rosácea que la protege. También hay que tener cuidado cuando se compra fresca. Además de comprobar la frescura, ver que el pescadero no la tiene en remojo en agua del grifo, sino en agua del mar. El agua dulce, por osmosis, hace que la jibia se hinche y pese más. Así que preguntar al pescadero si la ha tenido en remojo, en qué tipo de agua era. El agua de mar, además de evitar esa osmosis, hará que se conserve viva más tiempo, garantizando la frescura al comprarla.

Tiene una tinta interior, que la protege cuando está bajo el agua de sus depredadores. Pedirle al pescadero que os la limpie sino sabéis como hacerlo. Su experiencia hará que saque esa bolsa limpia. Esa tinta la podemos utilizar en la cocina para hacer arroz negro, o calamares en su tinta (por ej.).
Decíamos que la jibia posee excusas para comerlas de forma habitual y os voy a comentar algunas. Para empezar apenas tiene grasa, ya que 100grs apenas poseen 1gr de grasa y unas 75kcal aprox. Además es importante a tener en cuenta su contenido en Vitaminas A, del grupo B y E. También los minerales como Calcio, Hierro, Yodo, Magnesio, Zinc, Selenio y Sodio. Por sacar un defecto, eleva el consumo del colesterol. Pero se puede comer 1 o 2 veces en semana, evitando su consumo en frituras o rebozados, que es lo que más nos subiría estos valores. Así que hoy os propongo una receta ideal para bajar de peso, que no nos va hacer subir demasiado los valores del colesterol, y que nos vamos a llenar de las ricas proteínas que el mar nos ofrece. ¿Me acompañas a la cocina? Vamos que nos espera el delantal.

Ingredientes para 4 personas:
- 1kg. de jibia fresca y limpia.
- Aceite de oliva virgen extra, que os recomiendo una variedad suave de las que se producen en Málaga, por ej., el Verdial de la Axarquía con todo su #SaboraMalaga
- Sal gorda
- Opcional: perejil fresco picado.

Preparación:
-         -  Nuestro pescadero nos habrá dejado la jibia ya limpia de tinta. Sólo nos quedará quitar la tela externa y limpiar las tripas interiores. La cabeza me gusta dejarla aparte del cuerpo, dejando sólo los tentáculos. Todo bien lavado y escurrido.
          - Sobre una plancha bien caliente, que podemos poner un poco de aceite de oliva virgen extra si os apetece, ponemos la jibia. A mí me gusta dejarla de una sola pieza, si es posible. Aunque en una de las fotos, la jibia pesaba algo más de 1kg y tuve que trocearla para que pudiera entrar en la plancha.
          - Dejar asar unos 3-5 mnts por cada lado, hasta que veamos que la carne ha cambiado de color y está ligeramente tostada. No hacerla demasiado porque tiende a quedarse seca.
         -  A la hora de servir, sacar sobre una fuente amplia, salando con sal gorda y buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Si se desea, poner perejil fresco picado fino. Servir enseguida.

Esta es parte de esa jibia de más de 1kg que os comentabaen la receta.
Troceada y con parte de las patas listas para comer.


Jibias pequeñas, de ración individual, haciendose en la plancha.


Ya lista para comer


Unos buenos tomates locales y cultivados sin químicos, 
acompañamiento ideal para este rico plato.