Buscar este blog

Translate

jueves, 30 de junio de 2016

Gazpacho de cerezas

En la comarca malagueña de la Axarquia, donde vivo, tenemos en el techo de la comarca, el pueblo de Alfarnate. El llamado "Pirineo del Sur" produce unas cerezas excepcionales, que empiezas a comer y son como las pipas: ya no puedes parar. Pero las cerezas sólo es una excusa para visitar y ver este bello pueblo. Os dejo el enlace a la web municipal pinchando  AQUI  para que podáis conocer un poco mejor esta joya malagueña.

Y con estas ricas cerezas, he hecho un gazpacho. La moda del gazpacho de cerezas la puso el famoso chef malagueño Dani García, que lo sirvió en una comida donde acudía nuestra Reina Emérita Doña Sofía y le pidió la receta de ese gazpacho. Esa anécdota saltó a la prensa y desde entonces, se hizo muy popular. La verdad que el contraste verduras + frutas puede sorprender, pero resulta muy fresco y original. Con el calor del verano, se agradecen este tipo de recetas frescas, llenas de vitaminas y minerales, que nos carguen las pilas con energía sana.

El hueso de las cerezas no es demasiado difícil de quitar. Yo lo hago pasando una puntilla (cuchillo pequeño) por la mitad de la cereza. Luego giro las dos mitades en sentido contrario cada una, y se abre como un bote de conservas. Con el dedo quito el hueso fácilmente sin más trabajo. Hay quien también utiliza los quitan huesos para las aceitunas, pero quizás no sea tan común que tengáis ese aparato en casa.

Pero vamos al lío que esta receta se toma muy fría y con tanta charla, se nos va a calentar. ¡A la cocina derechos para lavarnos las manos y colgarnos el delantal!

Ingredientes para 4 personas:
600grs de tomates maduros.
300grs de cerezas de Alfarnates deshuesadas.
1 trocito de pimiento verde y un gajo de cebolla.
-  ½ vaso (de los agua aproximadamente) de aceite de oliva virgen extra, que yo no me he salido de mi comarca y he utilizado la variedad Verdial de Mondrón, pero os recomiendo cualquier aceite suave del amplio abanico de #SaboraMalaga
Zumo de limón a gusto. Se puede utilizar vinagre de vino blanco, pero particularmente, el limón veo que conserva mejor el color del gazpacho y le da un toque más refrescante.
Sal fina a gusto.
Pan duro, si hiciera falta.

Preparación:
Lavar las cerezas y quitar los huesos. Reservar.
Lavar los tomates y quitar el tallo central. Trocearlos y ponerlos en una jarra amplia. Añadir el pimiento verde, la cebolla, las cerezas sin hueso, y el aliño (sal, limón y aceite de oliva virgen extra). Conviene quedarse “corto” en el aliño porque con el reposo del gazpacho, los sabores “suben” y luego nos puede quedar demasiado ácido de limón o salado. Mejor rectificar al servir.
Batir todo hasta obtener una crema bien ligada. Si quedara muy líquida, se le puede añadir un poco de pan duro, hasta que tengamos una consistencia de crema ligera.
Pasar todo por un pasapuré, para obtener una crema muy fina y así retener las pieles de las cerezas y tomates. Dejar enfriar en la zona más fría de la nevera aproximadamente 2h o más.
A la hora de servir, remover todo el gazpacho para volverlo a ligar. Comprobar el punto de aliño y rectificar si hiciera falta. 
- Poner el gazpacho en copas o cuencos individuales y adornar con unas hojas de menta / hierbabuena y unas cerezas con su rabito. ¡Buen provecho!

El gazpacho de cerezas listo para degustar


Otra vista de como queda en copa.


El origen de todo. Fijaros en la caja de cerezas: 
estaba llena la tarde anterior. Si me descuido, tengo que comprar
otra caja para hacer la receta, de lo ricas que son estas cerezas.