Buscar este blog

Translate

jueves, 4 de agosto de 2016

Tarta helada de queso y chocolate

Esta tarta nos da la facilidad que no necesita horno para su preparación. Es ideal para hacer en verano, o como colofón a una comida copiosa (por ejemplo cuando nos juntamos con familiares / amigos). Al ser fría, baja muy bien la sensación de pesadez de la comida. Y al ser helada, nos permite dejarla hecha con antelación, o guardar las sobras (si las hay) para otro día, sin temor que se tenga que tirar.

Yo he utilizado sirope de fresa para darle sabor y color al cuerpo de la tarta. Sino tenéis, podéis utilizar puré de fresas o frambuesas o frutas rojas. La acidez de la fruta fresca, contrastará con el dulzor de la leche condensada. Y le he puesto helado de chocolate porque la combinación fresa + chocolate me parece irresistible, sobre todo si es un helado artesano como todos los que prepara Helados Ana Garrigos. Pero podría ser perfectamente helado de vainilla, turrón, fresa, nata.... la imaginación y el gusto al poder. 

Ya sé que me vais a decir que esta tarta es muy calórica, y lo es. ¿Podemos rebajar calorías? Pues sí, algunas podemos quitar y os digo como: utilizando queso light, leche condensada desnatada, galletas dietéticas y helado sin azúcar. También tener en cuenta que esta tarta, llena mucho y que con una ración pequeña, puede ser suficiente. Así que os dejo las dos opciones encima de la mesa. 

Vamos a la cocina para empezar a preparar nuestra tarta helada de queso y chocolate:

Ingredientes para 6-8 personas:
- 1 lata pequeña de leche condensada.
- 400grs de queso de untar natural.
- Sirope de fresa al gusto
- 1 rulo de galletas tipo María
- ½ litro de Helado Ana Garrigós sabor Oreo
- Mini Oreos para decorar

Preparación:
- En una jarra / fuente amplia, ponemos el queso de untar, la leche condensada y sirope al gusto (para dar color a la preparación). Batir bien hasta mezclar todos los ingredientes.
- En un molde desmontable o de silicona, poner una capa de esta preparación. Poner unas galletas María sobre toda la superficie. Volver a poner más crema de fresa y otra capa de galletas. Cubrir con la crema de fresa que nos quede. Meter el molde en el congelador hasta que todo esté bien compacto y congelado (mínimo de 3h pero puede ser toda la noche por ej.)
- Una vez tengamos la tarta bien congelada, sacarla y repartir el Helado de Ana Garrigós sobre toda la superficie, con la ayuda de una espátula de cocina. Cubrir la base con más galleta María y volver a meter en el congelador, para que todo vuelva a estar frío hasta el momento de servir.
- Para servir, sacar la tarta 5mnts antes del congelador y dejar a temperatura ambiente. Desmoldar la tarta sobre una fuente amplia. Decorar con mini galletas de Oreo sobre la superficie y lista para disfrutarla.

El resumen en fotos de esta receta


Con este rico helado hemos rematado la tarta.


La tarta lista para servir


Aquí podemos ver las galletas y el helado de la base


¿Quién quiere esta porción?