Buscar este blog

Translate

sábado, 8 de octubre de 2016

Pollo aliñado y empanado con cebollas

Esta receta la vi en Canal Cocina en el programa "Cocina de familia" de la presentadora Elena Aymerich. La verdad que me encantó por el giro que tenía a los clásicos y archiconocidos filetes empanados, que decidme amigos ¿en que casa no se cocinan con cierta frecuencia?. Me quedé con ganas de probarlos y no me lo pensé dos veces: me puse manos a la obra.

Yo los he preparado con filetes de pechuga de pollo, porque en casa el pollo es la carne estrella por excelencia. Una de las ventajas, si tenéis niños un poco más sensibles a que un filete puede estar duro o tiene un nervio, es que es muy blanda y esos problemas no os lo van a decir. 

Esta receta tiene la ventaja que  los filetes se pueden dejar aliñados con antelación, y lógicamente, ganan en sabor. Si os gusta la cebolla a la plancha, aprovechar y echar alguna pieza más porque con el aliño de los filetes, cogen un gusto muy rico. Y como iba el día de experimentar, también lo hice con un pan rallado especial para empanados, algo más grueso del habitual y más crujiente. La verdad que nos gustó como quedó.

Pero vamos a la cocina que tengo todo preparado y listo para cocinar. ¿Me acompañas? Pues vamos a ir lavándonos las manos y a colgarse el delantal se ha dicho.

Ingredientes para 4 personas:
- 6 / 8 filetes de pechuga de pollo hermosos (según tamaño).
- 2 cebollas grandes.
- Sal fina.
- Para empanar: harina normal, 2 huevos batidos y pan rallado.
- Aceite suficiente para freír.
- Para el marinado: 2 cucharadas soperas de vinagre de vino suave, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (yo siempre os recomiendo las excelentes variedades que hay recogidas en #SaboraMalaga que tienen #AOVE para todos los paladares).

Preparación:
- Hacer el marinado en una fuente honda, con el vinagre y el aceite de oliva y remover bien hasta ligar ambos ingredientes. Reservar.
- Salar los filetes de pollo por ambas caras y meterlos en la fuente del marinado, removiendo con suavidad para garantizarnos que se quedan todos impregnados de la salsa. Reservar.
- Quitar la piel a las cebollas, y la 1ª capa externa que suele ser dura y menos agradable de comer. Cortar las cebollas en rodajas finas, separando cada aro que tiene cada rodaja. Incorporarlos a los filetes de pollo y la salsa, y remover todo con cuidado, para que las cebollas también cojan aliño. Tapar todo con un plástico de cocina y dejar reposar en la nevera, donde más frío haga, al menos 15mnts.
- Al cocinar, preparar 3 fuentes hondas para el empanado: 1 con harina (de todo uso), 1 con 2 huevos batidos con un poco de sal y la última con pan rallado. Ir sacando los filetes del aliño, sin la cebolla y proceder a empanar siguiendo los pasos clásicos: harina por ambos lados del filete y sacudiendo el exceso, huevo batido y escurriendo el filete después y el pan rallado por último. Ir haciéndolo filete a filete y reservar.
- Poner 2 sartenes al fuego: 1 con aceite suficiente para freír y otra para hacer las cebollas a la plancha. Cuando el aceite esté caliente pero no en exceso (se quemarían los filetes por fuera y quedarían crudos por dentro), ir metiendo los filetes hasta que los tengamos dorados por ambos lados. Escurrir del aceite de fritura lo más posible y dejarlos reposar en una fuente con papel de cocina. En la otra sartén, mientras vamos haciendo los filetes, vamos cocinando a fuego medio / alto los aros de cebolla con el posible marinado que pueda haber sobrado al sacar los filetes. Salar ligeramente e ir tostando la cebolla hasta que cojan un tono dorado. A mí me gusta apenas dorada (y así las saqué) pero a mi marido le encantan super doradas y que no se vea el "blanco" de las cebollas... ya va al gusto.
- Para servir, acompañar los filetes empanados con la cebolla salteada. Aunque así están riquísimos, seguro que si hay gente menuda (y no tan menuda), os van pedir mahonesa o ketchup. 

Una ración lista para comer. ¡Buen provecho!