Buscar este blog

Translate

miércoles, 18 de enero de 2017

Olla gitana

Este potaje tiene su origen en Murcia y en los gitanos que iban por las huertas, pidiendo algo de comer. Cada agricultor daba de lo que tenían en su campo, y con un poco de aquí y otro de allá, hacían este guiso que popularmente, se conoció como Olla gitana. 

No tiene carne ni morcillas, chorizos u otros ingredientes calóricos. Viene genial para después de las Navidades, ir limpiando el cuerpo con energía sana. Porque un buen plato de este guiso, te pone las pilas para el resto del día. Si lo queréis más completo, es sólo añadir  cocido y picado a la hora de servir. Está mucho más rico de un día para otro. Yo lo hice con caldo casero, pero sino os da tiempo a prepararlo, podéis utilizar los caldos ya envasados que se venden o bien utilizar una pastilla de caldo concentrado.

Pasemos a la cocina, que el fuego está ya encendido y nos espera.

Ingredientes para 6 personas aprox.
- 1 puñado de garbanzos por persona + 1 para la olla.
- 2 patatas grandes.
- 1 trozo grande de calabaza.
- 250grs de habichuelas verdes. Yo he utilizado las redondas, porque me gustaron más cuando fui a comprar que las planas, pero sirven las dos por igual.
- 1 puerro (parte blanca).
- 1 pimiento rojo, o verde entreverado.
- 1 cebolla.
- 1 tomate maduro o tomate triturado de conserva.
- Ajos, laurel, comino, pimentón dulce, sal fina.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 1 litro de caldo de carne.

Preparación:
- La noche anterior pondremos los garbanzos a remojo, bien cubiertos de agua. 
- A la hora de cocinar, ponemos los garbanzos con el caldo de carne a cocer. Añadimos un poco de sal, laurel y comino (en grano o molido) y el puerro. Si es en olla exprés tradicional, unos 20mnts. Si es cazuela  tradicional, aprox. 1 hora. 
- Mientras tanto, vamos pelando la calabaza y partiendo en trozos regulares. Pelar las patatas y cachearlas. Si hemos comprado habichuelas verdes planas, quitar las hebras laterales y los extremos. De las redondas sólo hace falta quitar los extremos. Trocearlas. 
- En una sartén con un poco de aceite de oliva, vamos haciendo el sofrito con unos ajos pelados y picados y la cebolla. Cuando estén blanditos, añadimos el pimiento rojo y rehogamos. Luego añadimos el tomate y terminamos de rehogar todo. Fuera del fuego, añadimos un poco de pimentón (al gusto) y dejamos que se tueste con el calor del sofrito. Reservar.
- Cuando los garbanzos estén tiernos, abrir la olla. Retirar el puerro y añadir las patatas, calabaza, habichuelas verdes y el sofrito. Mezclar todo y dejar cocer a fuego suave, hasta que las patatas estén tiernas. 
- Rectificar de sal si hiciera falta, pero si se deja de un día para otro, esperar al reposo para rectificar de sal. Servir bien caliente acompañado de un buen pan de pueblo.

Un primer plano de una ración. 


Un plato listo para meter la cuchara.