Buscar este blog

Translate

sábado, 25 de febrero de 2017

Cuajada de Carnaval

¿Os ha sobrado mantecados y polvorones de las Navidades? Pues os voy a dar una receta, que viene desde Granada, para aprovechar esos dulces que rondan por casa, para darle salida y que no llegue el verano y vosotros con los mantecados en la despensa. Y además de venir desde Granada, viene "robada" del blog "Encocinaando" de mi amiga Leoleta. Os dejo el enlace pinchando  AQUI  No importa si tenéis 3 mantecados de limón, 5 de sabor chocolate, 2 de coco…. De hecho, yo utilizado mantecados de sabores: limón, coco, almendras, chocolate y canela.

Advierto que es un postre que llena mucho, hay que dejarle hueco a conciencia después de la comida. Una forma de hacerlo más ligero, es sin la capa de bizcochos que lleva. Y fuera de la época post navideña, lo podemos hacer igualmente sin los mantecados. Os va a sobrar natillas, porque no utiliza toda la que indica la receta. Pero lo que he hecho es dejarla como salsa cuando he servido la ración. Al tener la textura cremosa, ayuda a comer este postre. Y tener en cuenta que necesita, al menos, 2h de reposo en la nevera pero está mejor de un día para otro. Viene muy bien para adelantar trabajo si tenemos amigos / familia a comer en casa.

¿Preparados? ¿Listos? Pues a lavarse las manos que nos metemos en la cocina.

Ingredientes para 10 - 12 personas:

- Surtido de mantecados / polvorones que tengamos por casa. Yo he utilizado unos 15 aprox.
- 1 lata de cabello de ángel.
- Almendras picadas. 
- Bizcochos de soletillas.
- 200ml de nata para montar.
- 1 litro de natillas (hechas con leche entera y 1 sobre de preparado de natillas). Os aconsejo poner muy poca azúcar a las natillas, ya que el postre es muy dulce y así compensa todo.

Preparación:
- Empezamos por hacer las natillas según nos indique el fabricante. Normalmente, del litro de leche entera, apartamos un vaso y en él, disolvemos el sobre de preparado de cuajada. Mientras ponemos el resto de la leche a hervir. Podemos ponerle un palo de canela si queremos. Cuando hierva, vamos incorporando el vaso de leche mezclado con el preparado de natillas muy poco a poco, sin dejar de remover, y seguimos removiendo hasta ver que la leche “sube” y la consistencia cambia de líquida a cremosa. Reservamos.
- La nata para montar debe de estar en la parte más fría de la nevera, así nos subirá mejor y más rápido. Con la ayuda de unas varillas, montamos la nata sin nada de azúcar. Reservamos hasta que las natillas pierdan calor, y estén templadas, y unimos las natillas con la nata montada, con movimientos envolventes.
- Ponemos todos los polvorones / mantecados en una fuente, y con las manos, los vamos mezclando, para unir todos los sabores.
- En una fuente honda con paredes altas, empezamos a poner una capa de la masa de los mantecados. Si apretamos con las manos, se queda todo unido. Después ponemos una capa de bizcochos y los pintamos con la mezcla de natillas y nata. Repartimos unas almendras y a continuación, cabello de ángel. Volvemos a repetir las capas: mantecados, bizcochos bañados en natillas, almendras y cabello de ángel. Vamos haciendo capas, terminando con una capa de mantecados, pero sin llegar al borde de la fuente, que dejaremos unos 2 dedos aproximadamente libres.
- Con la última capa que será la de mantecados, regamos todo con las natillas sobrantes, que irá colándose por toda la fuente. La decoración tradicional es de azúcar glass y hacer un dibujo con canela molida (suele ser típica una granada, por recordar la ciudad de la que procede el postre). Yo le he puesto un mantecado, para recordar parte del relleno. Espero que os guste.

Esta es la foto resumen con todo el paso a paso del proceso.
En homenaje a la ciudad de la que procede, una fuente con una granada decorada.


El surtido de mantecados amasados y formando la 1ª capa.


Los bizcochos colocados para hacer capa.


Bizcochos bañados con natillas y las almendras esparcidas.


El cabello de ángel sobre los bizcochos.


La cuajada de carnaval lista para llevar a la mesa.


Primer plano, con un mantecado de decoración.


Interior de la cuajada para que veais las distintas capas.



Una ración regada con natillas por encima.