Buscar este blog

Translate

miércoles, 8 de febrero de 2017

Natillas al aceite de oliva

Uno de los postres más caseros que puede haber, son las natillas. Parecen muy difíciles pero os voy a demostrar lo fácil que es hacerlas. Además las vamos a perfumar con nuestro oro líquido: el aceite de oliva virgen extra. Yo he utilizado un #AOVE con todo el #SaboraMalaga de la Axarquía, de variedad Verdial que es dulce y afrutado.

Un truco para disolver con facilidad la Maicena, es disolverla en un poco de leche fría. Así nos garantizamos que no quedan grumos y se disuelve fácilmente. Para las natillas de chocolate, tendremos que añadir un poco más de leche caliente, porque el chocolate, hará que espese la crema y puede quedar demasiado espesa.

Pero vamos a la cocina, que este está hecho en un momento. A lavarse las manos y colgarse el delantal.

Ingredientes:
- 500ml de leche semi desnatada o entera (a mí me gusta la leche fresca, que venden refrigerada, porque le da más sabor, pero sino, la que tengáis en casa).
- 3 yemas de huevos M o L
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
- 50 grs de harina de maíz (Maicena)
- 1 palo de canela y unas tiras de corteza de limón
- 2 o 3 cucharadas soperas de azúcar (según os guste más o menos dulce)
- Galletas María y canela en polvo para decorar
- Cacao en polvo si la queremos de chocolate, y algo más de leche caliente.

Preparación:
- En un cuenco ponemos la Maicena con un poco de leche fría, poniendo el resto de la leche a calentar junto con el azúcar, el palo de canela y la piel del limón. Añadimos el aceite a la Maicena y las 3 yemas y removemos bien hasta no obtener ningún grumo (podemos utilizar la batidora si es preciso). Reservar.
- Cuando el resto de la leche empiece a hervir, añadir nuestra mezcla de yemas, Maicena y aceite, en forma de hilo suave, sin dejar de remover todo. Pasados unos minutos, veremos que la crema se espesa y estará lista para apartar del fuego y repartir en vasos / cuencos individuales. Retirar el palo de canela y la cáscara de limón antes de servir.
- Para las natillas de chocolate: con un poco más de leche caliente (como 250ml aprox) y cacao en polvo al gusto (puede ser el que utilicemos para hacer a la taza), disolverlo todo sin que queden grumos. Añadir a las natillas ya hechas y dar unas vueltas para que todo se ligue.
- Cuando las natillas no quemen, guardar en la nevera para que cojan frío hasta que se vayan a consumir. A la hora de servir, decorar con una galleta tipo María, canela en polvo, arándanos o bizcochos.

Foto resumen de todas las natillas hechas.


Y la pregunta es ¿cuál escojo?


La versión más clásica con canela.


Servida de forma elegante, en copas, y con unos arándanos frescos.


De chocolate, en vasitos y con bizcocho.


Clásica de chocolate con galleta María.